¿POR QUÉ A TAN MAR GA DA?

La vi­da mo­der­na ali­men­ta nues­tros re­sen­ti­mien­tos y, una vez que echan raí­ces, no be­ne­fi­cia­rán tu men­te ni tu sa­lud. WH des­cu­bre có­mo rom­per el há­bi­to de la amargura.

Women's Health (México) - - DOSIS DE SALUD - Por Sa­rah Ewing

“TO­DOS SO­MOS CULPABLES DE DE­JAR QUE LA AMARGURA NOS INVADA”.

Te que­da du­da de que es­ta­mos to­dos muy amar­ga­dos? No ne­ce­si­tas te­ner una vi­da par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil pa­ra en­con­trar un mon­tón de co­sas por las cua­les sen­tir­te re­sen­ti­da. El re­sen­ti­mien­to pa­re­ce es­tar por to­das par­tes, es­par­cién­do­se co­mo tin­ta en el agua, re­vol­vién­do­se mien­tras lo be­be­mos. “Pe­ro es muy na­tu­ral, es adic­ti­vo”, ex­pli­ca la psi­co­te­ra­peu­ta Char­lot­te Dunsby-fer­gu­son. “Ge­ne­ral­men­te na­ce de un sen­ti­mien­to de in­jus­ti­cia, por lo que bus­cas reivin­di­car­lo, re­pa­san­do emo­cio­nes y even­tos en un ci­clo men­tal con­ti­nuo”. Y si pien­sas que ya lo su­pe­ras­te, de­ten­te un mo­men­to. Mi­ra un po­co más cer­ca, se es­con­de en los pe­que­ños de­ta­lles. ¿Ese co­rreo in­ten­so de tu je­fe que si­gues le­yen­do una se­ma­na des­pués? ¿La dis­cu­sión que no pue­des de­jar de pla­ti­car a la gen­te por­que ne­ce­si­tas es­cu­char que real­men­te no fue tu cul­pa? ¿Y ese sen­ti­mien­to in­có­mo­do que tie­nes cuan­do es­tás en Fa­ce­book stal­kean­do a tu ex so­lo pa­ra des­cu­brir que su nue­va no­via es her­mo­sa? No es­tás so­la. Los ren­co­res pe­que­ños e in­ci­si­vos se arras­tran por to­das par­tes, más rá­pi­do de lo que crees. Es­ta­mos lle­gan­do a un pi­co de re­sen­ti­mien­tos y los ex­per­tos es­tán preo­cu­pa­dos por lo des­truc­ti­vos que és­tos pue­den ser pa­ra tu sa­lud; afec­tan­do tu men­te y sis­te­ma in­mu­ne más de lo que el es­trés o la an­sie­dad a lar­go pla­zo lo ha­rían. “Mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes han mos­tra­do que, co­mo es­tra­te­gia pa­ra afron­tar la vi­da, con­te­ner tus emo­cio­nes (que es gran par­te de ser re­sen­ti­da) es una de las peo­res co­sas que pue­des ha­cer”, ex­pli­ca Cary Coo­per, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter. “Even­tual­men­te ex­plo­ta­rás, pe­ro por lo ge­ne­ral no lo ha­rás con la per­so­na con que te sien­tes re­sen­ti­da, lo que te cau­sa­rá más an­gus­tia o te ter­mi­na­rá en­fer­man­do”, di­ce. Pe­ro an­tes de ex­plo­rar es­tas con­se­cuen­cias, va­le la pe­na ob­ser­var las cau­sas que nos han lle­va­do a caer en es­ta espiral de in­fe­li­ci­dad.

LAS RAÍ­CES

Pre­de­ci­ble­men­te pue­des co­men­zar cul­pan­do a tus pa­dres. A di­fe­ren­cia de su in­fan­cia, en nues­tra pro­pia eta­pa de cre­ci­mien­to nos die­ron mu­cho re­for­za­mien­to po­si­ti­vo, la creen­cia de que “to­do mun­do es un ga­na­dor”; y el man­tra “el es­fuer­zo es lo que cuen­ta”. Así que la vi­da real adul­ta pue­de ser un bal­de de agua fría: “Co­mo ni­ños, nos en­se­ña­ron a creer que el mun­do era jus­to, pe­ro es­to so­lo nos pre­pa­ró pa­ra la de­cep­ción pos­te­rior”, se­ña­la Ann Ma­cas­kill, psi­có­lo­ga en la Uni­ver­si­dad Shef­field Ha­llam. Aho­ra toma esas ex­pec­ta­ti­vas y jún­ta­las con las nue­vas for­mas de so­cia­li­zar ali­men­ta­das por la tec­no­lo­gía. Ac­tual­men­te pu­bli­ca­mos tan­to en re­des so­cia­les, que es fá­cil cul­par­las por to­das las en­fer­me­da­des del si­glo 21. Pe­ro cuan­do se tra­ta de re­sen­ti­mien­to, es­ta es una es­pe­cie de tram­pa emo­cio­nal. “Las re­des so­cia­les ha­cen mu­cho más fá­cil com­pa­rar­nos con otros”, co­men­ta Coo­per. “Es­tas com­pa­ra­cio­nes pue­den re­du­cir la au­to­es­ti­ma y sen­tar las ba­ses pa­ra el re­sen­ti­mien­to”. Por­que cuan­do no tie­nes con­fian­za, te sien­tes aún más he­ri­da. Aña­de a eso que no nos podemos mover en la for­ma en que lo ha­cía­mos. Ha­ce mu­cho tiem­po, rom­pías con al­guien (pa­re­ja o ami­go) y no te­nías que vol­ver­lo a ver. Aho­ra pue­des mi­rar­lo en re­des so­cia­les cons­tan­te­men­te, sin que el víncu­lo ter­mi­ne de rom­per­se ja­más. Y mien­tras avi­va­mos el fue­go, nos vol­ve­mos me­nos ca­pa­ces de ex­te­rio­ri­zar­lo. “Se vuel­ve muy fá­cil ali­men­tar el re­sen­ti­mien­to con el stal­keo en lí­nea. Si ya te sien­tes

re­sen­ti­da ha­cia ellos, si­gues ali­men­tan­do el res­que­mor una y otra vez”. La tec­no­lo­gía tam­bién ha da­ña­do nues­tra inteligencia emo­cio­nal. “Ca­da vez nos co­mu­ni­ca­mos me­nos fren­te a fren­te”, con­ti­núa Coo­per. “Y cuan­do no pue­des ver a al­guien cara a cara, tam­po­co iden­ti­fi­cas sus ges­tos o in­ten­cio­nes, así que eres más pro­cli­ve a ma­len­ten­der la si­tua­ción”. Una bro­ma que hu­bie­ra si­do ob­via en per­so­na, pa­re­ce una ac­ti­tud pa­si­vo-agre­si­va al leer­se en un co­rreo. Cuan­do una ami­ga te es­cri­be de úl­ti­ma ho­ra pa­ra can­ce­lar pla­nes, no pue­des sen­tir el es­trés y la sin­ce­ri­dad en su voz. Así que, ¿qué ha­ces? En lu­gar de pla­ti­car­lo con un ca­fé, o in­clu­so por te­lé­fono, te mo­les­tas en pri­va­do, cons­tru­yen­do un mu­ro de si­len­cio­so ren­cor. Por su­pues­to que to­dos so­mos culpables de de­jar que la amargura se lle­ve lo me­jor de no­so­tros una y otra vez. Pe­ro hay una ra­zón por la que ne­ce­si­ta­mos cor­tar­lo de ta­jo. Los ex­per­tos coin­ci­den en que, una vez que te sien­tes re­sen­ti­da por una co­sa, es­to pue­de abrir las com­puer­tas de la ne­ga­ti­vi­dad. “A lo lar­go del tiem­po, pue­des vol­ver­te súper aler­ta a su­pues­tas ofen­sas”, di­ce Coo­per. “Se vuel­ve un círcu­lo vi­cio­so de ofen­si­vi­dad que ali­men­ta tus sen­ti­mien­tos de in­su­fi­cien­cia y pe­si­mis­mo”. Así que, si ya es­tás por­tan­do una fuer­te car­ga de ani­mad­ver­sión, tal vez no ve­rás con ojos de amor al ti­po que en­tra al va­gón del me­tro an­tes de ti pa­ra ocu­par el úni­co asien­to dis­po­ni­ble. Pron­to te ve­rás a ti mis­ma co­mo víc­ti­ma. “Al prin­ci­pio, la gen­te será em­pá­ti­ca. Pe­ro esa em­pa­tía se es­fu­ma cuan­do se har­ta de que te pon­gas co­mo már­tir, es­to so­lo te ha­rá más amargada por el he­cho de que ‘a na­die le im­por­ta lo que te pa­sa’”, ex­pli­ca Ma­cas­kill. Lo que pue­de da­ñar tus re­la­cio­nes más pron­to de lo que pien­sas.

TRA­TO PREFERENCIAL

Es es­ta na­tu­ra­le­za per­ni­cio­sa que ha lle­va­do al mé­di­co ale­mán Mi­chael Lin­den a acu­ñar el tér­mino “sín­dro­me de amargura post-trau­má­ti­ca”, pa­ra des­cri­bir el mo­men­to en que los re­sen­ti­mien­tos es­tán tan arrai­ga­dos que tie­nen con­se­cuen­cias fí­si­cas a lar­go pla­zo. Mien­tras que los efec­tos del sín­dro­me de amargura post-trau­má­ti­ca se cen­tran en sen­tir­te co­mo si tu vi­da es­tu­vie­ra ba­jo ries­go, co­mo si to­do tu sis­te­ma de creen­cias fue­ra ata­ca­do. “Quie­nes lo su­fren sien­ten que el mun­do los ha tra­ta­do de ma­ne­ra in­jus­ta”, apun­ta Ma­cas­kill. “Pa­ra esa gen­te, es­ta es una for­ma de ser. El re­sen­ti­mien­to se ha vuel­to par­te de su iden­ti­dad”. In­clu­so si no pa­de­ces es­te sín­dro­me, vi­vir con cual­quier ni­vel de re­sen­ti­mien­to pue­de po­ner tu sa­lud en ries­go se­rio. Su na­tu­ra­le­za ob­se­si­va lo vuel­ve una for­ma de es­trés au­to­im­pues­to; mien­tras más nos ob­se­sio­na­mos con el re­sen­ti­mien­to, más su­fren nues­tros cuer­pos. “El re­sen­ti­mien­to a lar­go pla­zo pue­de de­bi­li­tar el sis­te­ma in­mu­ne, así co­mo pro­vo­car do­lo­res de ca­be­za, in­som­nio y do­lor cró­ni­co”, di­ce Dunsby-fer­gu­son. Coo­per está de acuer­do, en­fa­ti­zan­do va­rios es­tu­dios de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio que han mos­tra­do que quie­nes en­tie­rran sus emo­cio­nes in­hi­ben sus sis­te­mas in­mu­no­ló­gi­cos y se po­nen en ries­go de en­fer­me­da­des a lar­go pla­zo. Los in­ves­ti­ga­do­res en psi­co­neu­ro­lo­gía (que es­tu­dia la in­ter­ac­ción en­tre nues­tra psi­co­lo­gía y los sis­te­mas ner­vio­so e in­mu­ne del cuer­po) des­cu­brie­ron que re­te­ner sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos es­ti­mu­la la so­bre­pro­duc­ción de ci­to­ci­nas, que pro­mue­ven la in­fla­ma­ción. Y es­ta hin­cha­zón pue­de vol­ver­nos vul­ne­ra­bles a en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes ti­po 2, Alz­hei­mer y cier­tos ti­pos de cán­cer. “Sin em­bar­go, mien­tras es­tás ba­ta­llan­do con la amargura, pue­des in­ten­tar re­em­pla­zar­la con otras adic­cio­nes”, ad­vier­te Dunsby-fer­gu­son: “Una men­te re­sen­ti­da pi­de a gritos ser alterada por al­go, ya sea al­cohol, fármacos o ca­fé. Lue­go es­to se vuel­ve el de­to­na­dor emo­cio­nal”. Re­co­no­cer a tiem­po el com­por­ta­mien­to amar­ga­do es cla­ve. “Una vez que se ha vuel­to par­te de tu iden­ti­dad y lo has in­ter­na­li­za­do, es más di­fí­cil des­ha­cer­se de él”, di­ce Ma­cas­kill. Aho­ra, no va­mos a de­cir que la res­pues­ta es sim­ple­men­te per­do­nar, ol­vi­dar y de­jar­lo atrás, des­afor­tu­na­da­men­te, no es tan sen­ci­llo. Pe­ro, con un po­co de ayu­da, se­gu­ra­men­te lo­gra­rás en­con­trar una sa­li­da.

“UNA MEN­TE RE­SEN­TI­DA PI­DE A GRITOS SER ALTERADA POR AL­GO, YA SEA AL­COHOL, FÁRMACOS O CA­FÉ. LUE­GO ES­TO SE VUEL­VE EL DE­TO­NA­DOR EMO­CIO­NAL”.

“Es muy fá­cil com­pa­rar­nos con otros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.