APRENDE A DE­JAR­LO IR

Women's Health (México) - - DOSIS DE SALUD -

“¿ME SIEN­TO O SUENO CO­MO UNA VÍC­TI­MA?”

No de­ci­mos que es­tés sien­do pa­té­ti­ca, pe­ro... a ve­ces nos con­ver­ti­mos en már­ti­res pa­ra ra­cio­na­li­zar lo que nos pa­só. Tra­ta de re­pen­sar las co­sas. “Si el re­sen­ti­mien­to su­ce­de por­que ter­mi­nas­te una re­la­ción, no es cul­pa so­lo de uno de los dos”, di­ce Coo­per. “Re­co­no­ce que tú tam­bién es­tás in­vo­lu­cra­da en el pro­ble­ma, in­clu­so si so­lo fue de for­ma sub­cons­cien­te o por error. Iden­ti­fi­ca las ac­cio­nes con que has con­tri­bui­do”.

“¿ES­TOY SIEN­DO UNA IDIOTA?”

To­das so­mos culpables por so­bre­rreac­cio­nar una y otra vez, u ofen­der­nos de más por­que no en­ten­di­mos bien la si­tua­ción. In­ten­ta ha­cer una eva­lua­ción se­pa­ra­da de tus sen­ti­mien­tos. “Re­ví­sa­los con al­guien más”, acon­se­ja Coo­per. “Pe­ro ase­gú­ra­te de que sea al­guien que pue­da dar­te una re­tro­ali­men­ta­ción ho­nes­ta”.

“¿EXPLIQUÉ LO QUE ESTÁ MAL?”

¿La per­so­na sabe que es­tás mo­les­ta? “An­tes de con­fron­tar a al­guien con quien es­tás re­sen­ti­da, sién­ta­te y pien­sa en lo que te lle­vó a esa si­tua­ción. Des­pués pla­nea lo que quie­res de­cir. Es­to te ayu­da­rá a ex­pre­sar­te de for­ma ra­cio­nal. Si eres agre­si­va, re­ci­bi­rás una res­pues­ta de­fen­si­va, que so­lo ali­men­ta­rá tu re­sen­ti­mien­to”, di­ce Coo­per.

“¿ES­TOY EN UN CI­CLO DE PEN­SA­MIEN­TO NEGATIVO?”

¿Eres in­tros­pec­ti­va? Ne­ce­si­tas sa­lir de tu ca­be­za. “Tus pen­sa­mien­tos pue­den in­fluir en tus sen­ti­mien­tos. Ca­da tar­de, de­di­ca 10 mi­nu­tos a en­fo­car­te en los as­pec­tos po­si­ti­vos de tu per­so­na­li­dad y tu día. Es­to te da­rá más pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos, eli­mi­nan­do la ne­ga­ti­vi­dad”, asegura Ma­cas­kill.

“¿ME SIEN­TO SE­GU­RA?”

“Cuan­do tie­nes me­nos con­fian­za en ti, es más probable que quie­ras que la gen­te te res­pe­te más, y cuan­do no lo ha­ce, te pue­des eno­jar mu­cho”, apun­ta Coo­per. Haz un ál­bum. Do­cu­men­ta al­go que te re­cuer­de que eres una bue­na em­plea­da/ami­ga/ser hu­mano. Sí, es bá­si­ca­men­te una ca­pi­lla pa­ra tu ego, pe­ro tam­bién pue­de de­te­ner­te de vol­ver­te una amargada. Y no, no ne­ce­si­tas pu­bli­car­lo en re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.