Zócalo Piedras Negras

Los perjuicios no son prejuicios

- ¿Cómo dijo? RICARDO ESPINOSA www-comodijo.net

Los accidentes desafortun­adamente suceden… sí claro, pero siempre son causados porque algo que falla y aunque en ocasiones es muy difícil predecir cuándo sucederá uno, sí se pueden tomar medidas para prevenirlo­s… ¡por supuesto!

Escucho con frecuencia que dicen que los accidentes se deben a “fallas humanas”, y yo digo que todas las fallas son humanas, porque aunque sea una cosa la que falla y por ello se produce el accidente, existe una persona que creó, construyó, reparó o revisó tal cosa, pero lo hizo mal y por eso falló. Entonces dicen: “Bueno, se trató de un error involuntar­io” y ahí sí, “perdóneme pero discúlpeme” —como decía una tía mía— porque “error involuntar­io” se trata de una frase redundante, porque todos los errores son involuntar­ios y si no lo son, entonces no se trata de un error, sino de una acción “de mala leche”, con la voluntad de dañar a alguien… un atentado, pues.

Ya que andamos con frases redundante­s, otra que he escuchado es: “accidente fortuito. Todos los accidentes son sucesos inesperado­s y la palabra fortuito quiere decir precisamen­te eso: algo que sucede por casualidad. Por eso se considera una frase redundante, a menos de que trabaje usted en el mundo de los seguros, porque un amigo que trabaja en ese ambiente y que usa la frase “accidente fortuito”, me explicó —porque yo no sabía— que en el argot de los seguros, la frase “accidente fortuito” se refiere a un accidente en el que ninguna de las partes tiene la culpa, y por eso no se pudo evitar que sucediera.

A veces nos referimos a un accidente como un “incidente”, que es algo que altera el desarrollo normal de algo, o bien, una pelea entre personas, pero no es precisamen­te un accidente. También usamos la palabra “percance”, que es también un daño, un problema, algo imprevisto que es en nuestro perjuicio.

Y aquí nos encontramo­s con esas palabras, tan parecidas, que no debemos confundir: “perjuicio” y “prejuicio”. Todo cambia si intercambi­amos la posición de la ‘r’ y la ‘e’ en el prefijo de estas dos palabras: “per-juicio” es lo que “per-judica”, lo que hace daño, mientras que “pre-juicio” es esa idea o juicio que se hace de alguien o algo antes de tiempo, sin conocerlo bien. Claro que no son lo mismo, pero la raíz de ambas palabras sí lo es: Viene del latín praeiudica­re que significa “juzgar previament­e”. O sea que ambas palabritas, prejuicio y perjuicio, nacieron siendo la misma —porque el juzgar a alguien antes de ver las pruebas le haces un daño— pero con el tiempo se fueron separando y ahora tienen usos diferentes.

Y antes de irme, le tengo la palabra “siniestro”, que es como los de los seguros le llaman a un accidente. Siniestro tiene el significad­o de algo funesto, malintenci­onado, pero también algo que está a mano izquierda. La idea antigua es que el lado izquierdo —de la mano, por ejemplo— siempre es menos efectivo comparado con el derecho y por eso la izquierda representa el lado que no tiene algo positivo.

Bueno, al menos así era como pensaban los antiguos.

Consultori­o Verbal

comodijo2@hotmail.com Twitter: @comodijo

PREGUNTA DEL PÚBLICO. Pedro Villarreal pregunta: ¿Cómo se dice cuando una persona ha sido muy fiel a otra? ¿Fielísima?

RESPUESTA: El superlativ­o de la palabra fiel es “fidelísimo”. Por ejemplo: “Esa persona ha sido fidelísima toda su vida”.

AHORA PREGUNTO: ¿Qué es una draga?

a.- Aparato que limpia los ríos.

b.- Un objeto punzocorta­nte. c.- Una prenda íntima. d.- Una sustancia tóxica. RESPUESTA: a. Una draga es una máquina que limpia puertos, ríos y canales extrayendo piedras, arena, etc.

Frase para terminar: Quien diga que el dinero no da la felicidad, pues que lo transfiera a mi cuenta. ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico