Zócalo Saltillo

Dos años, la cla­ve del éxi­to

- RAYMUNDO RI­VA PA­LA­CIO twit­ter: @ri­va­pa Politics · Andrés Manuel López Obrador · Felipe Calderon · Como · Organization for Economic Cooperation and Development · Mexico · Enrique Peña Nieto · Laredo

El pre­si­den­te An­drés Manuel López Obra­dor pro­vo­ca mu­cha di­vi­sión y ren­co­res. Lo in­sul­tan en las ca­lles, es cri­ti­ca­do (in­clui­do quien es­to es­cri­be) de ma­ne­ra fre­cuen­te en los me­dios y en las re­des so­cia­les es ava­sa­lla­do. Sin em­bar­go, en la otra par­te del mun­do real, le va muy bien.

Se­gún la en­cues­ta de en­cues­tas de ora­cu­lus.mx, 6 de ca­da 10 me­xi­ca­nos aprue­ban la ges­tión de López Obra­dor, y aun­que su ni­vel de apro­ba­ción es si­mi­lar al de Felipe Cal­de­rón al cum­plir su se­gun­do año de Go­bierno, el con­tex­to en el que se die­ron am­bas me­di­cio­nes es di­fe­ren­te. Pa­ra el desas­tre en re­sul­ta­dos de López Obra­dor, el apo­yo que tie­ne es ex­cep­cio­nal.

En es­tos dos años ha te­ni­do una caí­da en to­dos los ru­bros, no con­se­cuen­cia de la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus per se, sino re­sul­ta­do de po­lí­ti­cas pú­bli­cas fa­lli­das y de­ci­sio­nes a par­tir de sus fi­lias y fo­bias, y diag­nós­ti­cos a par­tir de sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes ana­lí­ti­cas y, con to­do el res­pe­to que me­re­ce, de su ig­no­ran­cia.

López Obra­dor, fe­no­me­nal po­lí­ti­co in­tui­ti­vo, ca­re­ce de re­cur­sos in­te­lec­tua­les pa­ra en­ten­der su en­torno, el país y el mun­do. Tam­po­co tie­ne un equi­po con éti­ca ins­ti­tu­cio­nal que se le en­fren­te y le di­ga lo equi­vo­ca­do que es­tá. El cham­bis­mo fu­tu­ris­ta, la ideo­lo­gi­za­ción y la in­com­pe­ten­cia, lo acom­pa­ñan en es­te nau­fra­gio.

Co­mo gran bo­tón de mues­tra, el cre­ci­mien­to ca­yó de más de 2% en 2018 a 0 por cien­to. López Obra­dor des­hi­dra­tó la eco­no­mía pa­ra en­gor­dar sus pro­gra­mas so­cia­les-elec­to­ra­les. Pa­ra fi­nan­ciar sus ca­pri­chos y obras de su ima­gi­na­ción –la re­fi­ne­ría, el tren y el ae­ro­puer­to–, re­du­jo sa­la­rios en el sec­tor pú­bli­co, re­cor­tó pre­su­pues­tos –en va­rias se­cre­ta­rías no ha­bía ni pa­pel hi­gié­ni­co en los ba­ños–, por­que los 500 mil mi­llo­nes de pe­sos que de­cía es­ta­ban es­con­di­dos en la Te­so­re­ría pro­duc­to de la co­rrup­ción, aún no los en­cuen­tra.

El dra­co­niano re­cor­te pro­du­jo una dra­má­ti­ca caí­da en el gas­to de sa­lud, don­de se re­du­je­ron prác­ti­ca­men­te to­dos los ser­vi­cios mé­di­cos de pre­ven­ción y aten­ción opor­tu­na de en­fer­me­da­des en un 21%, y pro­vo­có que más de 8 mi­llo­nes de me­no­res no re­ci­bie­ran va­cu­na­ción, cu­yas con­se­cuen­cias en en­fer­me­da­des y de­ce­sos se con­ta­bi­li­za­rán en po­co tiem­po.

Su hos­ti­li­dad con­tra in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos oca­sio­nó la fu­ga de más de 4 mil mi­llo­nes de dó­la­res, con lo que el cos­to fi­nan­cie­ro de la deu­da del sec­tor pu­bli­co se ele­vó a 1.35 bi­llo­nes de pe­sos, que pa­ga­re­mos to­dos los me­xi­ca­nos.

La re­cau­da­ción que tan­to pre­su­me el Pre­si­den­te, es la más ba­ja de los úl­ti­mos cin­co go­bier­nos, y es el úni­co país de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co que lle­va seis tri­mes­tres de con­trac­ción eco­nó­mi­ca.

Los ho­mi­ci­dios do­lo­sos si­guen al al­za y es­te año ter­mi­na­rá co­mo el más san­grien­to en la his­to­ria del país. La con­flic­ti­vi­dad so­cial se ha ex­ten­di­do en Mé­xi­co. Es­tán los que lle­van años pro­tes­tan­do, co­mo la di­si­den­cia ma­gis­te­rial y los nor­ma­lis­tas, a los que se le han su­ma­do gru­pos afec­ta­dos por sus po­lí­ti­cas, que eran apo­lí­ti­cos, co­mo las ma­dres que pro­tes­ta­ron por la can­ce­la­ción de las es­tan­cias in­fan­ti­les sin pro­po­ner una sus­ti­tu­ción –al DIF le die­ron ce­ro pe­sos en el pre­su­pues­to–, los pa­dres de los ni­ños con cán­cer por­que no tie­nen me­di­ci­nas, o los en­fer­mos de Si­da, en la mis­ma si­tua­ción.

El em­pleo for­mal es te­rri­ble, 555 mil pla­zas per­di­das en es­tos dos años, con­tra 1.5 mi­llo­nes crea­das con Pe­ña Nie­to y 2.3 mi­llo­nes con Cal­de­rón. Los ga­so­li­na­zos de ellos dos son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­no­res que los rea­li­za­dos du­ran­te el pri­mer bie­nio de López Obra­dor.

Ese Im­pues­to Es­pe­cial so­bre Pro­duc­ción y Ser­vi­cios, a los cua­les se si­gue re­fi­rien­do el Pre­si­den­te co­mo un cán­cer del neo­li­be­ra­lis­mo, le han da­do a él una ter­ce­ra par­te del IVA y la quin­ta par­te del Im­pues­to So­bre la Ren­ta. Sin es­te im­pues­to, los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos se­rían peo­res.

Si uno ve la reali­dad de los da­tos con la apro­ba­ción de López Obra­dor, sus nú­me­ros asom­bran. ¿Con 10 mi­llo­nes más de po­bres es­te año, có­mo es­tá tan bien eva­lua­do? Si ha pau­pe­ri­za­do al país, ¿qué ven esos 6 de ca­da 10 me­xi­ca­nos que le aplau­den?

La en­cues­ta de apro­ba­ción pre­si­den­cial de Buen­día&La­re­do le da un acuer­do na­cio­nal de 64%, que es for­mi­da­ble a dos años de su Go­bierno don­de to­das las va­ria­bles po­lí­ti­cas, so­cia­les y eco­nó­mi­cas le son ad­ver­sas o son un desas­tre.

De su Plan de Desa­rro­llo, so­lo el 6% de las me­tas se han cum­pli­do. López Obra­dor ten­dría que es­tar en una pi­ca­da ver­ti­cal, pe­ro no lo es­tá. Más aún, re­cu­pe­ró sus ni­ve­les de apro­ba­ción pre­vios a la pan­de­mia. Lo que mues­tra la en­cues­ta es que el dis­cur­so de con­tras­te con Pe­ña Nie­to le da muy bue­nos re­sul­ta­dos.

Ha­blar ge­ne­ra­li­da­des so­bre la co­rrup­ción si­gue te­nien­do un im­pac­to con­si­de­ra­ble, a la cual se le ali­men­ta to­dos los días en la ma­ña­ne­ra, un ejer­ci­cio pro­pa­gan­dís­ti­co efi­caz. Otra va­ria­ble que ex­pli­ca la apro­ba­ción son los pro­gra­mas so­cia­les. En la en­cues­ta, el 40% afir­mó que la en­tre­ga de di­ne­ro es lo me­jor que ha he­cho López Obra­dor, par­ti­cu­lar­men­te los adul­tos ma­yo­res.

Mien­tras si­ga ex­tra­yen­do di­ne­ro de don­de sea pa­ra re­ga­lar­lo, López Obra­dor man­ten­drá só­li­da esa apro­ba­ción. Cuan­do de­je de te­ner re­cur­sos pa­ra ello, es pro­ba­ble que otras va­ria­bles que hoy jue­gan a su fa­vor, co­mo la co­rrup­ción del pa­sa­do, se con­vier­tan en un bú­me­ran y se le em­pie­ce a re­cla­mar so­bre la co­rrup­ción de su fa­mi­lia y de su Go­bierno.

Al­go de ello em­pie­za a no­tar­se, co­mo re­fle­ja la en­cues­ta de Buen­día&La­re­do, don­de la per­cep­ción de que el país va por buen ca­mino se en­cuen­tra en el pun­to más ba­jo del se­xe­nio, y 1 de ca­da 5 que an­tes te­nía una bue­na opi­nión de López Obra­dor, ya cam­bia­ron su per­cep­ción.

Sin em­bar­go, pa­ra que se des­plo­me su apro­ba­ción, por lo que su­gie­ren los nú­me­ros en las en­cues­tas, to­da­vía fal­ta un buen tiem­po. La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal de los me­xi­ca­nos le si­gue dan­do car­ta blan­ca al no cues­tio­nar­lo ni re­vi­sar los da­tos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico