Zócalo Saltillo

La ge­ne­ra­ción de la ver­güen­za

A Al­ber­to López de Na­va, el her­mano muer­to

- FRAN­CIS­CO MAR­TÍN MO­RENO O Politics · Andrés Manuel López Obrador · Mexico · Una · Karl Popper · Villahermosa

Cuan­do Karl R. Pop­per, ese ge­nial fi­ló­so­fo in­glés de­cla­ra­ba: “Ya sé que me re­pi­to, lo úni­co ma­lo es no po­der re­pe­tir­me con las mis­mas pa­la­bras”, le asis­tía to­da la ra­zón. Yo, por mi par­te, in­sis­to en la inexis­ten­cia de las cul­pas ab­so­lu­tas, es de­cir, ¿dón­de ter­mi­na la cul­pa de AMLO an­te el es­can­da­lo­so y te­me­ra­rio desas­tre de la 4T y co­mien­za la pa­té­ti­ca res­pon­sa­bi­li­dad de una so­cie­dad ci­vil en apa­rien­cia iner­te, pa­si­va y re­sig­na­da a su suer­te?

No in­ten­to re­su­mir en es­te bre­ve es­pa­cio las ca­tas­tró­fi­cas de­ci­sio­nes to­ma­das por López Obra­dor, mis­mas que pue­den pro­vo­car la rui­na eco­nó­mi­ca, sa­ni­ta­ria y so­cial de la pa­tria, no, de su­yo es sa­bi­do que ya an­tes de su to­ma de po­se­sión pa­ra­li­zó al país y a los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros, al can­ce­lar el NAICM por me­dio de una con­sul­ta es­pu­ria e ile­gal.

La omi­no­sa se­ñal lan­za­da Ur­bi et Or­bi, fue cri­ti­ca­da por el Fi­nan­cial Ti­mes co­mo “la peor es­tu­pi­dez de un Pre­si­den­te”. Las con­se­cuen­cias no se hi­cie­ron es­pe­rar, en­tre otras ra­zo­nes, cuan­do en 2019 se des­plo­mó el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Mé­xi­co a me­nos de “ce­ro” con su si­nies­tra es­te­la de da­ños de di­ver­sa na­tu­ra­le­za.

La res­pon­sa­bi­li­dad de la so­cie­dad co­mien­za des­de el mo­men­to en que lle­ga­mos, se­gún los da­tos ofi­cia­les, a más de 100 mil muer­tos por el co­ro­na­vi­rus y más de un mi­llón de in­fec­ta­dos –da­tos fal­sos por cier­to– se­gún de­cla­ra­ron los cin­co ex­se­cre­ta­rios de Sa­lud, ya que di­chas ci­fras de­be­ría­mos mul­ti­pli­car­las por 3 y, sin em­bar­go, po­cos o na­die pro­tes­ta, an­te la fal­ta de va­cu­nas de di­ver­sa na­tu­ra­le­za, ni de qui­mio­te­ra­pias que ya pro­du­jo la muer­te de ca­si 2 mil pe­que­ñi­tos en­fer­mos de cán­cer en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, en don­de, ade­más, mue­ren más del 50% de los pa­cien­tes que in­gre­san a di­chos no­so­co­mios, por lo que me pre­gun­to, ¿dón­de ter­mi­na la cul­pa de López Ga­tell y co­mien­za la de AMLO?

Sa­be­mos de 70 mil ho­mi­ci­dios do­lo­sos so­lo du­ran­te la 4T, de 10 mil desapareci­dos y de 11 mu­je­res ase­si­na­das al día y na­die pa­re­ce alar­mar­se an­te el avan­ce del cri­men or­ga­ni­za­do, que ca­da 80 días pri­va de la vi­da a un Al­cal­de y co­ti­dia­na­men­te avan­za in­crus­tán­do­se en el te­ji­do so­cial y po­lí­ti­co. ¿A dón­de lle­ga­re­mos si los nar­co­tra­fi­can­tes se van apo­de

La so­cie­dad no pro­tes­ta al des­cu­brir­se las atro­ces co­rrup­te­las de la 4T ni cuan­do se ave­ci­na la peor cri­sis eco­nó­mi­ca pa­de­ci­da en los úl­ti­mos 100 años

ran­do del país y se les com­ba­te con “abra­zos y no ba­la­zos” y los cre­cien­tes “co­bros de pi­so” des­qui­cian y ate­rro­ri­zan el co­mer­cio for­mal? ¿Cuán­do reac­cio­na­rá la so­cie­dad ale­tar­ga­da a pe­sar de que es­tá en jue­go la pro­pia vi­da, el va­lor su­pre­mo?

La so­cie­dad no pro­tes­ta al des­cu­brir­se las atro­ces co­rrup­te­las de la 4T ni cuan­do se ave­ci­na la peor cri­sis eco­nó­mi­ca pa­de­ci­da en los úl­ti­mos 100 años, de la que, tal vez, tar­da­re­mos dé­ca­das en sa­lir. No he­mos vis­to una mar­cha ca­lle­je­ra ma­si­va en Vi­llaher­mo­sa, Ta­bas­co, por las te­rri­bles inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por la irres­pon­sa­bi­li­dad ofi­cial. ¿Sa­brán la ra­zón? ¿A pe­sar de to­do vo­ta­rían por Mo­re­na en las pró­xi­mas elec­cio­nes in­ter­me­dias.

¿Sa­brán de la des­apa­ri­ción de nues­tros or­ga­nis­mos au­tó­no­mos y de la gra­dual ex­tin­ción de nues­tra de­mo­cra­cia que nos re­tro­ce­de­rá al es­que­ma del si­glo 19 pa­ra con­ver­tir­nos, de nue­va cuen­ta, en el país de un so­lo hom­bre? ¿Có­mo ca­li­fi­car a un go­ber­nan­te que prác­ti­ca­men­te con­tro­la los 3 po­de­res de la Unión? ¿Có­mo des­per­tar a nues­tra so­cie­dad, sa­cu­dir­la por las so­la­pas, za­ran­dear­la, cuan­do nos acer­ca­mos a una ve­lo­ci­dad me­teó­ri­ca al abis­mo, mien­tras aque­lla pa­re­ce dis­fru­tar el sue­ño de los jus­tos?

Una so­cie­dad en­tu­me­ci­da, som­no­lien­ta, in­ca­paz de pro­tes­tar y de or­ga­ni­zar­se an­te la pre­sen­cia de la ad­ver­si­dad, en­ten­di­da his­tó­ri­ca­men­te co­mo el arri­bo de una nue­va for­ma de cruel des­po­tis­mo, ten­drá que en­fren­tar las con­se­cuen­cias de su in­mo­vi­li­dad y no so­lo pa­sa­re­mos a la his­to­ria co­mo la “ge­ne­ra­ción de la ver­güen­za” al ha­ber elec­to a López Obra­dor, sino ha­bre­mos de en­fren­tar los jus­ti­fi­ca­dos car­gos de nues­tros des­cen­dien­tes, al no ha­ber­nos opues­to opor­tu­na­men­te a sus de­ci­sio­nes orien­ta­das a des­truir y di­vi­dir al país en to­dos los ór­de­nes de la vi­da na­cio­nal.

En 2021 te­ne­mos la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra sa­ber de qué es­ta­mos he­chos los me­xi­ca­nos y en el 2022 de­be­re­mos re­vo­car el man­da­to de AMLO o re­sig­nar­nos a ver a Mé­xi­co otra vez con­ver­ti­do en as­ti­llas. ¿De qué es­ta­mos he­chos? ¿So­mos la ge­ne­ra­ción de la ver­güen­za?

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico