¿Por qué se de­be uti­li­zar ais­lan­tes en edi­fi­cios?

La trans­mi­sión del so­ni­do pro­vo­ca in­va­ria­ble­men­te pér­di­da de con­fort a los ocu­pan­tes, es­pe­cial­men­te en aque­llos edi­fi­cios en que la pri­va­ci­dad es un fac­tor im­por­tan­te.

Construir Nicaragua - - BRANDED CONTENT -

El so­ni­do es la vi­bra­ción de un ma­te­rial u ob­je­to, la cual, se trans­mi­te a tra­vés del me­dio o al­re­de­dor de és­te. El me­dio de trans­mi­sión pue­de ser só­li­do, lí­qui­do o ga­seo­so. Los se­res hu­ma­nos son ca­pa­ces de per­ci­bir so­la­men­te los so­ni­dos que se en­cuen­tran en­tre las fre­cuen­cias de 20 Hz y 20000 Hz pe­ro a par­tir de 90 de­ci­be­les, pue­de su­frir pér­di­da per­ma­nen­te de au­di­ción, si el tiem­po de ex­po­si­ción pro­me­dio es su­pe­rior a ocho ho­ras en una jor­na­da se­ma­nal de cua­ren­ta ho­ras.

De acuer­do con Tu­bal, lí­der en Ni­ca­ra­gua en im­por­ta­ción y co­mer­cia­li­za­ción, de pro­duc­tos y ma­te­ria­les in­dus­tria­les, los so­ni­dos ha­bi­tua­les que se ge­ne­ran en edi­fi­cios co­mer­cia­les y re­si­den­cia­les son ge­ne­ral­men­te de fre­cuen­cias. Es­to fa­ci­li­ta su con­trol, el cual, ge­ne­ral­men­te tie­ne co­mo ob­je­ti­vo evi­tar que el so­ni­do trascienda en­tre di­fe­ren­tes es­pa­cios, ase­gu­ran­do pri­va­ci­dad y con­fort a los ocu­pan­tes y a la vez con­tro­lar la re­fle­xión del so­ni­do al in­te­rior de ca­da es­pa­cio, ase­gu­ran­do la am­bien­ta­ción ade­cua­da.

La trans­mi­sión del so­ni­do pro­vo­ca in­va­ria­ble­men­te pér­di­da de con­fort a los ocu­pan­tes de los di­fe­ren­tes es­pa­cios, es­pe­cial­men­te aque­llos es­pa­cios, en que la pri­va­ci­dad es un fac­tor im­por­tan­te. Tan­to la trans­mi­sión de so­ni­do en­tre di­fe­ren­tes es­pa­cios, co­mo la re­fle­xión del so­ni­do al in­te­rior de un es­pa­cio, pue­den ser con­tro­la­das me­dian­te el uso de ma­te­ria­les ais­lan­tes acús­ti­cos. Es­tos ma­te­ria­les, de­bi­do a su cons­ti­tu­ción, son ca­pa­ces de ab­sor­ber una gran can­ti­dad de ener­gía del so­ni­do, es de­cir, dis­mi­nuir su in­ten­si­dad.

Alia­dos en con­tra del so­ni­do

Ca­be des­ta­car que, co­mo re­gla ge­ne­ral, los ma­te­ria­les ais­lan­tes acús­ti­cos no pue­den afec­tar las fre­cuen­cias de un so­ni­do, só­lo disminuyen su in­ten­si­dad al ab­sor­ber la ener­gía, por lo que, tan­to el so­ni­do re­fle­ja­do, co­mo el so­ni­do trans­mi­ti­do, ten­drán siem­pre una me­nor in­ten­si­dad que el so­ni­do ori­gi­nal, pe­ro la fre­cuen­cia se­rá la mis­ma.

Es por ello que Tu­bal, dis­tri­bui­dor en Ni­ca­ra­gua de Owens Cor­ning, la em­pre­sa lí­der a ni­vel mundial en la pro­duc­ción de ma­te­ria­les ais­lan­tes, po­see en su tien­da la fi­bra de vi­drio Aisl­ho­gar de Owens Cor­ning, cons­ti­tui­da por mi­llo­nes de fi­la­men­tos de vi­drio se­pa­ra­dos por es­pa­cios de ai­re. Cuan­do el so­ni­do pa­sa a tra­vés del ma­te­rial, los fi­la­men­tos vi­bran y se fro­tan en­tre sí, ge­ne­ran­do ca­lor, con lo que la ener­gía acús­ti­ca es trans­for­ma­da en ener­gía tér­mi­ca; fe­nó­meno de ab­sor­ción.

Los ma­te­ria­les elás­ti­cos, tam­bién lla­ma­dos elas­tó­me­ros co­mo Ther­ma­flex, fun­cio­nan de ma­ne­ra si­mi­lar. En es­te ca­so la fric­ción ocu­rre a ni­vel mo­le­cu­lar, mien­tras las cel­das del ma­te­rial se es­ti­ran y con­traen con­ti­nua­men­te. La ab­sor­ción de so­ni­do de los ma­te­ria­les ais­lan­tes

Tan­to la trans­mi­sión de so­ni­do en­tre di­fe­ren­tes es­pa­cios, co­mo LA rE­flE­xIóN del so­ni­do al in­te­rior de un es­pa­cio, pue­den ser con­tro­la­das me­dian­te el uso de ma­te­ria­les ais­lan­tes acús­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.