Bel­gra­do

Domus en Español Nicaragua - - SUMARIO - Zoran Đu­ka­no­vic

Fo­tos: Aleksandar Ku­ju­cev

Ca­da vez que pien­so en Bel­gra­do, no veo lu­gar en par­ti­cu­lar. Siem­pre ima­gino a mi ciu­dad en su to­ta­li­dad, co­mo una gran ima­gen úni­ca, lle­na y en­mar­ca­da por los ví­vi­dos sue­ños y los mie­dos de sus ha­bi­tan­tes.

En la vi­da real Bel­gra­do es una ciu­dad frag­men­ta­da por sus ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas, por las he­ri­das de los re­cien­tes con­flic­tos y por su am­bi­va­len­te ca­rác­ter mul­ti­cul­tu­ral. Pe­ro en los re­co­ve­cos de mi men­te es in­di­vi­si­ble, por­que to­do lo que la se­pa­ra lo in­te­gra al mis­mo tiem­po en una en­ti­dad úni­ca. Bel­gra­do, “co­mo los sue­ños, es­tá he­cha por los de­seos y los te­mo­res de sus ciu­da­da­nos, a pe­sar de que el hi­lo de su dis­cur­so es­tá ocul­to, sus re­glas son ab­sur­das, sus pers­pec­ti­vas en­ga­ño­sas y to­do ocul­ta al­go di­fe­ren­te”1

Es la ca­pi­tal de Ser­bia, un pe­que­ño país eu­ro­peo que ac­tual­men­te es­tá in­mer­so en una tran­si­ción com­ple­ta y en ca­pas del au­to­ri­ta­ris­mo a la de­mo­cra­cia, del so­cia­lis­mo al ca­pi­ta­lis­mo, del co­lec­ti­vis­mo al in­di­vi­dua­lis­mo, del ateís­mo al fanatismo, del ais­la­mien­to a la glo­ba­li­za­ción y de la ala­ban­za a la bur­la.

Es­tá en el ex­tre­mo nor­te de la Pe­nín­su­la Bal­cá­ni­ca, en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te, en­tre “miel y san­gre” 2; en lo al­to de una co­li­na, an­cla­da en la con­fluen­cia de los ríos Da­nu­bio y Sa­va, “en un lu­gar exó­ti­co, don­de cho­ca­ron las pla­cas tec­tó­ni­cas del Is­lam, el cris­tia­nis­mo or­to­do­xo y el ca­to­li­cis­mo ro­mano, jun­to con el so­cia­lis­mo y el ca­pi­ta­lis­mo” 3.

Las ló­gi­cas del oes­te axial y del la­be­rín­ti­co es­te, así co­mo la opo­si­ción en­tre la ri­que­za del nor­te y la po­bre­za del sur, no so­lo cho­can sino que, en reali­dad, en­vuel­ven en una es­pec­ta­cu­lar es­pi­ral, com­par­tien­do el mis­mo des­tino, al mis­mo tiem­po y en el mis­mo lu­gar. Es una ciu­dad con un gran nú­me­ro de nom­bres sim­bó­li­cos: Co­li­na de la Batalla y de la Gloria, Co­li­na de la Con­tem­pla­ción,

Ca­sa de la Gue­rra, Egip­to de Ru­me­lia, Ca­sa de la Li­ber­tad, Puer­ta Orien­tal, Puer­ta Oc­ci­den­tal, Puer­ta de los Bal­ca­nes y Puer­ta de Eu­ro­pa Cen­tral, en­tre otros. Nom­bres tan di­ver­sos atri­bui­dos al mis­mo lu­gar in­di­can la as­tu­ta ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de Bel­gra­do a los di­fe­ren­tes re­tos his­tó­ri­cos y de so­bre­vi­vir me­dian­te un ex­tra­ño jue­go se­mióti­co, pa­ra huir, a tra­vés de los sig­ni­fi­ca­dos, con el ob­je­ti­vo de ocul­tar­se y ha­cer­se in­vi­si­ble ba­jo el man­to de la me­tá­fo­ra.

El re­sul­ta­do es que Bel­gra­do con­tie­ne si­mul­tá­nea­men­te y re­pro­du­ce ac­ti­va­men­te to­dos los sím­bo­los mul­ti­fa­cé­ti­cos que la re­pre­sen­ta­ron a lo lar­go de los si­glos. La ciu­dad es una amal­ga­ma es­pe­cí­fi­ca, una alea­ción que con­tie­ne orien­te y oc­ci­den­te y el sur y el nor­te, al mis­mo tiem­po, en el mis­mo lu­gar. Es­ta es su pe­cu­lia­ri­dad.

De­bi­do a la ubi­ca­ción de la ciu­dad, en la que las cul­tu­ras y las ci­vi­li­za­cio­nes se en­cuen­tran, lu­chan, in­ter­ac­túan, se in­ter­fie­ren y en­fren­tan; ha si­do una área muy atrac­ti­va pa­ra los asen­ta­mien­tos y las con­quis­tas.

El pri­mer asen­ta­mien­to, en la ma­yor área al­re­de­dor de la ciu­dad, fue cons­trui­do por la cul­tu­ra Vin­ca ha­ce más de 5.000 años, mien­tras que los cel­tas se asen­ta­ron en la cres­ta, so­bre la con­fluen­cia de los ríos, ha­ce más de 2.000 años. 4

Des­de en­ton­ces es­ta co­li­na ha si­do des­cu­bier­ta y con­quis­ta­da por mu­chas cul­tu­ras: tra­cios-da­cios, ro­ma­nos, hu­nos, sár­ma­tas, os­tro­go­dos, fran­cos, ge­tas, go­dos, bi­zan­ti­nos, áva­ros, es­la­vos, croa­tas, hún­ga­ros, búl­ga­ros, oto­ma­nos, aus­tría­cos y ale­ma­nes; to­dos mo­ti­va­dos a es­ta­ble­cer­se y lu­char por ella. Co­mo re­sul­ta­do de es­tos em­ba­tes y lu­chas cul­tu­ra­les, po­cas otras ciu­da­des en la his­to­ria del mun­do han si­do re­du­ci­das a ce­ni­zas y re­cons­trui­das tan a me­nu­do co­mo Bel­gra­do. “No te cal­mas, no co­no­ces la paz y la quie­tud,

co­mo si es­tas co­sas no exis­tie­ran, pe­ro son con­ti­nua­men­te crea­das, cons­trui­das y re­no­va­das” 5.

Co­mo lu­gar es­tra­té­gi­co, por ser una im­por­tan­te en­cru­ci­ja­da en­tre oc­ci­den­te y orien­te, ha si­do tes­ti­go de 115 gue­rras y fue des­trui­da 44 ve­ces 6. Pa­re­ce que “aquí la den­si­dad del tiem­po his­tó­ri­co es tan gran­de que la vi­da co­ti­dia­na ya no tie­ne lu­gar”7.

Sin em­bar­go, ese no es el ca­so. Des­de el sue­lo, la ciu­dad apa­re­ce com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, muy frag­men­ta­da y con una gran per­so­na­li­dad.

Los de­ta­lles sa­len a la luz en to­das par­tes: vi­da co­ti­dia­na, per­so­nas, tex­tu­ras, ma­te­ria­les, for­mas, co­lo­res, olo­res, so­ni­dos, lu­ces, mo­vi­mien­tos y na­tu­ra­le­za. To­do se mez­cla: Bel­gra­do con Ze­mun y con Bel­gra­do Nue­vo; la ciu­dad de al­ta den­si­dad con el va­cío de la Is­la de la Gran Gue­rra, aho­ra des­ha­bi­ta­da, que es su co­ra­zón ver­de; el só­li­do ban­co ro­co­so de la cres­ta de Bel­gra­do con la bri­llan­te su­per­fi­cie de los ríos; los mo­der­nos edi­fi­cios de vi­drio jun­to a las rui­nas del bom­bar­deo; clasicismo y li­ber­tad mez­cla­dos con ca­sas oto­ma­nas tra­di­cio­na­les, mu­cha­chas a la mo­da con gor­di­tas; tor­ta sa­cher con ba­kla­va, ke­bab con sal­chi­chas, dis­co­te­cas con dan­za del vien­tre, ci­ga­rri­llos con ca­chim­bas; pors­che con ca­rros ti­ra­dos por ca­ba­llos, rui­do y si­len­cio; gloria y de­rro­ta, ciu­dad y va­cío, miel y san­gre.

En el ni­vel de la ca­lle, por de­cir­lo co­mo Cal­vino, el dis­cur­so co­mien­za a ser se­cre­to, las re­glas se vuel­ven ab­sur­das, las pers­pec­ti­vas en­ga­ño­sas y to­do es­con­de al­go di­fe­ren­te. Gra­cias a su com­ple­ji­dad, Bel­gra­do evi­ta per­ma­nen­te­men­te, con éxi­to, su ex­pe­rien­cia.

Pa­ra en­ten­der a Bel­gra­do no pue­des ser un sim­ple ob­ser­va­dor. Los vi­si­tan­tes quie­ren ex­pe­ri­men­tar la ciu­dad tan­to co­mo ella se quie­re abrir a los vi­si­tan­tes. La ciu­dad te pi­de que te de­jes im­preg­nar por

com­ple­to. Tie­nes que in­ver­tir to­do tu ser en un pro­ce­so mutuo de trans­fu­sión de sue­ños y mie­dos, el de­seo de unir­te y dis­fru­tar de su so­li­da­ri­dad con­tem­pla­ti­va. Así es co­mo el pro­mon­to­rio de Bel­gra­do se con­vir­tió en un es­ce­na­rio pa­ra una jam ses­sion de per­so­na­li­da­des ex­cep­cio­na­les que, jun­tas, ha­cen que la ciu­dad jue­gue. En to­da su his­to­ria y en la ac­tua­li­dad, Bel­gra­do “tie­ne la ca­pa­ci­dad de dar al­go a to­dos por­que ha si­do crea­do por to­dos” 8.

Es por eso que Bel­gra­do es mi ob­se­sión, pro­fun­da e in­tros­pec­ti­va.

1 Pa­rá­fra­sis de Las Ciu­da­des Invisibles, de Ita­lo Cal­vino, 1972.

2 Los Bal­ca­nes fue­ron men­cio­na­dos por pri­me­ra vez en el si­glo XV por el es­cri­tor ita­liano Fi­lip­po Buo­nac­cor­si (Fi­li­po Ca­lí­ma­co, 1437- 1496), quien es­cri­bió que los na­ti­vos lla­ma­ban su área Bol­cha­num ( “quem

in­co­lae Bol­cha­num vo­cant”). Una teo­ría su­gie­re que la pa­la­bra Bal­kan se ori­gi­na a par­tir de dos tér­mi­nos de la len­gua del oto­mano: bo­la (miel) y khan (san­gre). Una unión dia­léc­ti­ca de los opues­tos que in­vi­ta a la re­fle­xión.

3 Eve-ann Pren­ti­ce, “Por qué amo a Bel­gra­do mal­tra­ta­da”, en The Guar­dian: Tra­vel, 10 de agos­to de 2003. 4 La pri­me­ra for­ta­le­za de es­te si­tio, que fue cons­trui­da por los cel­tas en el si­glo IV ac, era co­no­ci­da por los ro­ma­nos co­mo Sin­gi­du­num (la Ciu­dad Blan­ca), así bau­ti­za­da por el co­lor de sus mu­ra­llas. El nom­bre Bel­gra­do, en ser­bio Beo­grad, sig­ni­fi­ca Ciu­dad Blan­ca.

5 Pa­rá­fra­sis del es­cri­tor de la an­ti­gua Yu­gos­la­via Ivo An­dric, Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 1961.

6 Ro­bert Nur­den, “Bel­gra­do se ha le­van­ta­do de las ce­ni­zas pa­ra con­ver­tir­se en la ciu­dad sím­bo­lo de los Bal­ca­nes”, en The In­de­pen­dent, el 22 de mar­zo de 2009. Usando la ló­gi­ca sim­ple de las ma­te­má­ti­cas: 115 gue­rras en 2000 años de his­to­ria sig­ni­fi­ca que la ciu­dad ha vi­vi­do una gue­rra ca­da 17 años.

7 De un dis­cur­so del poe­ta Vla­di­mir Piš­ta­lo, pro­nun­cia­do en el ba­rrio Ko­san­ci­cev Ve­nac, de Bel­gra­do, en el si­tio bom­bar­dea­do don­de es­ta­ba la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Ser­bia, el 6 de abril de 2010.

8 Pa­rá­fra­sis de la ci­ta: “Las ciu­da­des tie­nen la ca­pa­ci­dad de pro­por­cio­nar al­go a to­dos, so­lo por­que y so­lo cuan­do son crea­das por to­dos”, Ja­ne Ja­cobs, La muer­te y la vi­da de las gran­des ciu­da­des ame­ri­ca­nas, 1961.

Pá­gi­na 104: Ciu­dad. El nú­cleo de la ciu­dad y la par­te más an­ti­gua de Bel­gra­do. Vis­ta nor­te, por en­ci­ma de la in­ter­sec­ción en­tre Kral­ja Mi­la­na y Kne­za Mi­loša. Pá­gi­na 105: Ma­pa de Bel­gra­do de Jo­van Beš­liš, 1893, que mues­tra so­lo el área del cen­tro ac­tual. El pe­que­ño ma­pa en la es­qui­na in­fe­rior iz­quier­da in­di­ca to­do el te­rri­to­rio cu­bier­to hoy por Bel­gra­do. Los ríos Sa­va y Da­nu­bio di­vi­den la ciu­dad en tres zo­nas te­rri­to­ria­les. En es­ta pá­gi­na: Pa­no­rá­mi­ca de Bel­gra­do mos­tran­do el ba­rrio de Ko­sa­nčićev Ve­nac a la iz­quier­da y el puer­to de­por­ti­vo, en­mar­ca­do por el Puen­te Bran­ko en el río Sa­va. Gloria. La For­ta­le­za de Bel­gra­do por en­ci­ma de la con­fluen­cia de los ríos Sa­va y Da­nu­bio. Po­bed­nik (El ga­na­dor) es la mo­nu­men­tal obra maes­tra del es­cul­tor yu­gos­la­vo Ivan Meš­tro­vić, rea­li­za­da en 1928.

Zoran ĐukanovićEl ar­qui­tec­to Zoran Đukanović na­ció en Ša­bac, Ser­bia, en 1962. En­se­ña di­se­ño ur­bano, la his­to­ria de la ciu­dad y el ar­te pú­bli­co en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Bel­gra­do, don­de tam­bién dic­ta el pro­gra­ma de Ar­te Pú­bli­co y Es­pa­cio Pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.