Un Eco­sis­te­ma Crea­ti­vo en el Cen­tro His­tó­ri­co de Tegucigalp­a

Domus en Español Nicaragua - - SUMARIO - Tex­to: Car­men Ire­ne Paz

His­tó­ri­ca­men­te los cen­tros de las ciu­da­des cons­ti­tuían la con­glo­me­ra­ción de los di­fe­ren­tes espacios gu­ber­na­men­ta­les, co­mer­cia­les, cul­tu­ra­les y re­si­den­cia­les. En el ca­so de Tegucigalp­a, el co­mer­cio se co­men­zó a desa­rro­llar a prin­ci­pios del Si­glo XVII.

Pa­ra el si­glo XIX, los ca­pi­ta­li­nos po­dían en­con­trar to­do lo que ne­ce­si­ta­ban y desea­ban. En los años 50 del Si­glo XX se co­mien­za a vis­lum­brar un cam­bio im­por­tan­te en el Cen­tro His­tó­ri­co, ya que se cons­tru­yen obras ar­qui­tec­tó­ni­cas de van­guar­dia.

En el si­glo XX el cen­tro fue tes­ti­go de di­fe­ren­tes pro­ce­sos, co­mo el éxo­do de las éli­tes ha­cia co­lo­nias re­si­den­cia­les y el tras­la­do de ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les a otros sec­to­res de la ciu­dad. Po­co a po­co fue per­dien­do su es­plen­dor y ca­yen­do en el ol­vi­do gu­ber­na­men­tal, an­te la ne­gli­gen­cia de sus au­to­ri­da­des. Es­te pro­ce­so con­tri­bu­yó a un no­to­rio de­te­rio­ro y a la in­tro­duc­ción del co­mer­cio in­for­mal.

Ca­da ge­ne­ra­ción re­cuer­da y vi­ve el cen­tro de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Lo cier­to es que, en el ima­gi­na­rio de mu­chos ca­pi­ta­li­nos, el cen­tro de Tegucigalp­a era el nú­cleo de la ac­ti­vi­dad co­mer­cial. En mi ni­ñez, los pa­seos al cen­tro eran es­pe­ra­dos con an­sias. Se an­ti­ci­pa­ban las vi­si­tas obli­ga­to­rias a di­fe­ren­tes co­mer­cios pa­ra de­te­ner­se un ra­to y pla­ti­car. Pa­rar­se, ob­ser­var, y dis­fru­tar al­gu­na go­lo­si­na eran ri­tua­les de ese es­pe­ra­do pa­seo. El tiem­po se de­te­nía y se en­con­tra­ba pla­cer en “es­tar”. Es­tas me­mo­rias e his­to­rias es­tán arrai­ga­das al co­ra­zón de mu­chos ca­pi­ta­li­nos que con nos­tal­gia año­ra­mos esa épo­ca.

En la ac­tua­li­dad, al ana­li­zar y ha­blar acer­ca del Cen­tro His­tó­ri­co de Tegucigalp­a hay pa­la­bras que son re­cu­rren­tes en el me­dio de la ar­qui­tec­tu­ra y el ur­ba­nis­mo, re­vi­ta­li­za­ción, in­clu­sión, par­ti­ci­pa­ción y reac­ti­va­ción son so­lo al­gu­nas de ellas. La re­vi­ta­li­za­ción del Cen­tro His­tó­ri­co es ne­ce­sa­ria y su­ma­men­te com­ple­ja. Dé­ca­das de in­di­fe­ren­cia apa­ga­ron su luz y la per­cep­ción de nues­tro cen­tro cam­bio. La reali­dad es que el Cen­tro His­tó­ri­co de Tegucigalp­a es­tá vi­vo, siem­pre lo ha es­ta­do, so­la­men­te que hay dos reali­da­des y dos mun­dos opues­tos.

Des­de ha­ce años, di­fe­ren­tes cen­tros cul­tu­ra­les han tra­ba­ja­do en pro de su me­jo­ra­mien­to y reac­ti­va­ción. Des­de di­fe­ren­tes trin­che­ras, se han im­pul­sa­do la pues­ta en va­lor y el res­ca­te de es­te lu­gar má­gi­co, plu­ral y cau­ti­van­te.

Los pro­pie­ta­rios que si­guen cui­dan­do con or­gu­llo sus ne­go­cios se han con­ver­ti­do en tes­ti­mo­nios de per­se­ve­ran­cia y par­te cru­cial de la re­vi­ta­li­za­ción del cen­tro his­tó­ri­co. Sus ha­bi­tan­tes que reúsan sa­lir­se de sus ca­sas de an­ta­ño son par­te cru­cial de la re­vi­ta­li­za­ción del cen­tro his­tó­ri­co. La po­bla­ción des­pla­za­da e ig­no­ra­da es par­te cru­cial de la re­vi­ta­li­za­ción del cen­tro his­tó­ri­co.

Ha­blar de re­vi­ta­li­zar el cen­tro es ha­blar de in­cor­po­rar es­tra­te­gias acer­ta­das que re­cu­pe­ren el es­pa­cio pú­bli­co y se ge­ne­ren nue­vos espacios de con­vi­ven­cia pa­ra to­dos los ca­pi­ta­li­nos. Ha­blar de re­vi­ta­li­zar el cen­tro es po­der crear una alian­za con la em­pre­sa pri­va­da pa­ra que in­vier­ta en el cen­tro y uti­li­ce

un mo­de­lo ade­cua­do de in­ter­ven­ción. Ha­blar de re­vi­ta­li­zar el cen­tro es po­der re­gre­sar la ca­li­dad de vi­da y dig­ni­fi­car el es­pa­cio pú­bli­co. Es­te preám­bu­lo nos­tál­gi­co, nos lle­va a la pre­sen­ta­ción de un pro­yec­to in­no­va­dor desa­rro­lla­do por RAÍZ Ca­pi­tal que es­tá ubi­ca­do en el Ba­rrio El Cen­tro, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Ave­ni­da Cer­van­tes, una de las ca­lles em­ble­má­ti­cas de Tegucigalp­a.

Pa­ra ha­blar de él, de­bo con­tar­les la his­to­ria de­trás de es­te edi­fi­cio.

Quin­chon León y Cía. co­mien­za a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del si­glo XX cuan­do Quin­chon León Long y San­tia­go León em­pren­die­ron el via­je des­de Chi­na ha­cia Hon­du­ras, asen­tán­do­se en la ca­pi­tal. Pa­ra el año de 1900, San­tia­go León y otros so­cios ha­bían cons­ti­tui­do la ca­sa co­mer­cial Quin­chon Léon y Cía. la cual fun­cio­na­ba en la Ca­lle Real de Co­ma­ya­güe­la. Pa­ra el his­to­ria­dor Jor­ge Al­ber­to Amaya, es­ta fue la pri­me­ra gran em­pre­sa de in­mi­gran­tes chi­nos. La mer­ca­de­ría que ven­dían era im­por­ta­da des­de Hong Kong. Sus pro­duc­tos eran muy va­ria­dos y de ex­ce­len­te ca­li­dad co­mo ser co­mes­ti­bles, za­pa­tos, mer­ce­ría, telas y som­bre­ros. Al pa­sar de los años, fue­ron ex­pan­dien­do la em­pre­sa con su­cur­sa­les en otras zo­nas del país. En el año de 1926, Quin­chon León y Cía. se tras­la­da a la Ave­ni­da Cer­van­tes, pa­ra ese en­ton­ces el ne­go­cio fue ex­pe­ri­men­tan­do un gi­ro orien­tan­do más a la fe­rre­te­ría. En los años 50, an­te el im­pre­vis­to que la ca­sa que ocu­pa­ban de la Fa­mi­lia Ze­la­ya se­ría de­mo­li­da pa­ra cons­truir un nue­vo edi­fi­cio, to­man la de­ci­sión de cons­truir su pro­pio in­mue­ble, siem­pre en la Ave­ni­da Cer­van­tes a po­cos me­tros de su an­te­rior ubi­ca­ción.

El edi­fi­cio Quin­chon León y Cía. es una de las pri­me­ras cons­truc­cio­nes mo­der­nas de los años 50, en la ciu­dad ca­pi­tal. El di­se­ño fue en­co­men­da­do a una fir­ma pa­na­me­ña, quien lo pro­yec­tó de 11 ni­ve­les, pe­ro so­la­men­te se cons­tru­ye­ron 5 de ellos. El Ar­qui­tec­to Al­fre­do León, fue el res­pon­sa­ble de la obra. Su cons­truc­ción ini­ció en el año 1952 y la pri­me­ra eta­pa fue con­clui­da en 1958. El edi­fi­cio em­ble­má­ti­co de Quin­chon León y Cía. era si­nó­ni­mo de in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to. Los sis­te­mas cons­truc­ti­vos y ma­te­ria­les im­ple­men­ta­dos en él avi­zo­ra­ban la lle­ga­da de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na que se asen­ta­ría en la ciu­dad ca­pi­tal.

Cin­co plan­tas com­po­nían el edi­fi­cio. En la azo­tea del Ni­vel 6 se evi­den­cia la in­ten­sión de se­guir con la cons­truc­ción de los ni­ve­les res­tan­tes.

En la pri­me­ra plan­ta, se ubi­ca­ba la sa­la de ven­tas de la fe­rre­te­ría y los otros cua­tro pi­sos al­ber­gan ofi­ci­nas y la ca­sa de ha­bi­ta­ción de los pro­pie­ta­rios. La obra obe­de­cía a las nor­mas de cons­truc­ción nor­te­ame­ri­ca­nas y es­ta­ba pla­ni­fi­ca­da pa­ra ser cons­trui­da por eta­pas. Su fa­cha­da es­ta­ba com­pues­ta por ele­men­tos verticales de lá­mi­na de alu­mi­nio tro­que­la­da que en­fa­ti­za­ban la lon­gi­tu­di­na­li­dad de su di­se­ño. Los ven­ta­na­les eran de alu­mi­nio y vi­drio con an­te­pe­chos ver­de os­cu­ro. El ni­vel de aca­ba­dos del edi­fi­cio des­lum­bra­ba un ai­re de mo­der­ni­dad an­te las cons­truc­cio­nes tra­di­cio­na­les que se en­con­tra­ban en Tegucigalp­a. La ma­yor par­te de los ma­te­ria­les pro­ve­nían del ex­tran­je­ro. Se des­ta­can al­gu­nos de­ta­lles de sus aca­ba­dos: el pa­sa­ma­nos de alu­mi­nio y el pi­so de te­rra­zo con li­gas de bron­ce y en la en­tra­da; se apre­cian tam­bién las ini­cia­les “Q L” que le da­ban la bien­ve­ni­da a los vi­si­tan­tes.

El edi­fi­cio de Quin­chon León y Cía. fue inau­gu­ra­do re­cien­te­men­te ba­jo el nom­bre de Ca­sa Quin­chon. Co­mo un ser vi­vo, ha­bi­tan­te del Cen­tro His­tó­ri­co, el edi­fi­cio ori­gi­nal quie­re con­ver­tir­se en un eco­sis­te­ma crea­ti­vo. El pro­yec­to es desa­rro­lla­do por RAÍZ Ca­pi­tal, quien se ha uni­do a otros sec­to­res cul­tu­ra­les e in­ver­sio­nis­tas pa­ra in­yec­tar­le di­na­mis­mo y vi­ta­li­dad al Cen­tro His­tó­ri­co. Ca­sa Quin­chon ofre­ce un es­pa­cio al­ter­na­ti­vo que al­ber­ga a em­pren­de­do­res, ar­tis­tas, free­lan­cers, di­se­ña­do­res y crea­ti­vos, en­tre otros.

El mo­de­lo de re­vi­ta­li­za­ción uti­li­za­do por RAÍZ Ca­pi­tal es de im­pac­to so­cial. Al in­ver­tir en la res­tau­ra­ción y re­vi­ta­li­za­ción de pun­tos es­tra­té­gi­cos de la ciu­dad me­dian­te pro­yec­tos que ge­ne­ran un im­pac­to po­si­ti­vo, se po­drán di­na­mi­zar sec­to­res de­te­rio­ra­dos de la ciu­dad y se po­drá for­ta­le­cer el ca­pi­tal so­cial, fi­nan­cie­ro, cul­tu­ral y am­bien­tal. Su mi­sión es crear va­lor fi­nan­cie­ro y so­cial a lar­go pla­zo a tra­vés de la re­vi­ta­li­za­ción ur­ba­na sos­te­ni­ble.

La obra ini­cia­da en 1952, es­tá sien­do cul­mi­na­da tras 66 años. La fa­cha­da oes­te del in­mue­ble fue ter­mi­na­da y se aña­die­ron dos pi­sos más. La me­mo­ria his­tó­ri­ca fue pre­ser­va­da y se pue­de apre­ciar en ca­da rin­cón. Las li­gas de bron­ce per­ma­ne­cen in­tac­tas, re­cor­dán­do­nos su pa­sa­do.

En la plan­ta ba­ja y mez­za­ni­ne se ubi­ca La Ram­pa Mer­ca­do Gas­tro­nó­mi­co. Es­te es­pa­cio ofre­ce una pro­pues­ta in­no­va­do­ra de mer­ca­do que es­pe­ra im­pul­sar a los em­pren­de­do­res cu­li­na­rios.

En el se­gun­do ni­vel se en­cuen­tra Con­nect Co­work. Un es­pa­cio que ofre­ce es­cri­to­rios com­par­ti­dos y de­di­ca­dos, lounge, cen­tro de co­pia­do, áreas de des­can­so y un ca­fé. Tam­bién se en­cuen­tra “La Ca­te­dral” en un es­pa­cio que ori­gi­nal­men­te eran las bo­de­gas de Ca­sa Quin­chon León y Cía. Fue bau­ti­za­do con ese nom­bre por los hi­jos de los pro­pie­ta­rios que ju­ga­ban allí y su al­tu­ra les re­cor­da­ba la es­pa­cia­li­dad y mo­nu­men­ta­li­dad de una ca­te­dral. Hoy “La Ca­te­dral” es uno de los espacios más in­tere­san­tes de Ca­sa Quin­chon. Sus pa­re­des fue­ron des­po­ja­das del re­pe­llo ori­gi­nal pa­ra de­jar ex­pues­to el la­dri­llo, con­vir­tién­do­se en el lien­zo pa­ra la ex­hi­bi­ción ar­tís­ti­ca.

En el ter­cer y cuar­to ni­vel se en­cuen­tra una ex­ten­sión del co­wor­king, con espacios pa­ra mi­cro ofi­ci­nas pri­va­das, sa­las de jun­tas y es­cri­to­rios com­par­ti­dos. Los ni­ve­les cin­co y seis es­tán pen­sa­dos pa­ra al­ber­gar pro­gra­mas edu­ca­ti­vos.

La úl­ti­ma plan­ta con­ta­rá con un es­pa­cio pa­ra un res­tau­ran­te y bar. El es­pa­cio po­drá ser al­qui­la­do pa­ra la rea­li­za­ción de even­tos. El ni­vel 7 cuen­ta con un ac­ce­so a la azo­tea. En es­te es­pa­cio, el tiem­po se de­tie­ne y se pue­de apre­ciar el lu­gar que aco­ge a es­te edi­fi­cio em­ble­má­ti­co. La vis­ta pa­no­rá­mi­ca cau­ti­va al vi­si­tan­te, la ma­gia y la plu­ra­li­dad del cen­tro se apre­cia des­de las al­tu­ras, dan­do rien­da suel­ta a la ima­gi­na­ción, per­mi­tien­do ob­ser­var, ana­li­zar y so­ñar. So­ñar con las po­si­bi­li­da­des de me­jo­ra­mien­to que exis­ten en el Cen­tro His­tó­ri­co, pe­ro so­bre to­do con las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo y pues­ta en va­lor de Tegucigalp­a.

Ca­sa Quin­chon pro­po­ne ser un es­pa­cio mul­ti­dis­ci­pli­nar, di­ver­so y plu­ral con un fuer­te sen­ti­do de co­mu­ni­dad, un eco­sis­te­ma pa­ra em­pren­de­do­res e in­dus­trias crea­ti­vas. El edi­fi­cio que por más de 60 años al­ber­gó el tra­ba­jo y em­pren­di­mien­to de la fa­mi­lia Quin­chon León, re­sur­ge, se re­nue­va y da pa­so a una nue­va era que rin­de tri­bu­to a los va­lo­res de una de las fa­mi­lias de in­mi­gran­tes más em­pren­de­do­ras de Hon­du­ras.

En es­ta pá­gi­na: Un mu­ral acom­pa­ña la es­pe­ra en el es­pa­cio com­par­ti­do del ter­cer ni­vel, don­de se en­cuen­tran mi­cro ofi­ci­nas pri­va­das, sa­las de jun­tas y es­cri­to­rios com­par­ti­dos.Si­guien­te pá­gi­na:Arri­ba: La Fa­cha­da ori­gi­nal del Edi­fi­cio Quin­chon León y Cía. ubi­ca­do en la Ave­ni­da Cer­van­tes de Tegucigalp­a. Aba­jo: Los espacios com­par­ti­dos son am­plios y lu­mi­no­sos. El ar­te y el di­se­ño es­tán pre­sen­tes en la de­co­ra­ción.

Arri­ba:Con­nect Co­work ofre­ce un es­pa­cio de tra­ba­jo en co­mu­ni­dad, con la op­ción de ofi­ci­nas pri­va­das o es­cri­to­rios com­par­ti­dos.Aba­jo:La Ca­te­dral, es­pa­cio má­gi­co que al­ber­ga­rá ex­po­si­cio­nes iti­ne­ran­tes y even­tos cul­tu­ra­les.

Pá­gi­na an­te­riorDos imá­ge­nes aé­reas de Ca­sa Quin­chon. La azo­tea ofre­ce una de las me­jo­res vis­tas del Cen­tro His­tó­ri­co.Es­ta pá­gi­na:El di­se­ño de los espacios in­ter­nos, se reali­zó con am­te­ria­les re­ci­cla­bes y eco­nó­mi­cos, que a la vez otor­gan calidez y co­mo­di­dad al am­bien­te.

Otra vis­ta de La Ca­te­dral. En ella se apre­cia el la­dri­llo ex­pues­to, re­fle­jo de la ma­te­ria­li­dad ori­gi­nal del edi­fi­cio. La tex­tu­ra se con­viern­te en un lien­zo pa­ra la ex­hi­bi­ción ar­tís­ti­ca.Pá­gi­na si­guien­te:El co­lor y las di­fe­ren­tes tex­tu­ras ha­cen que el di­se­ño de Con­nect Co­work sea fres­co y ju­ve­nil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.