Hud­son Yards

La ope­ra­ción más im­po­nen­te del desa­rro­llo de bie­nes raí­ces en los Es­ta­dos Uni­dos con­sis­te en la trans­for­ma­ción de las 11 hec­tá­reas de una es­ta­ción fe­rro­via­ria, aún ac­ti­va, en un pai­sa­je com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te.

Domus en Español Nicaragua - - SUMARIO - Una con­ver­sa­ción con Jus­tin Da­vid­son Fo­tos de Mi­chael Mo­ran

West Si­de New Yok City EE.UU.

Un dis­tri­to con 17 mi­llo­nes de m2 de edi­fi­cios co­mer­cia­les y re­si­den­cia­les, un es­pa­cio cul­tu­ral y una zo­na ver­de. ¿Qué es Hud­son Yards? Jus­tin Da­vid­son, au­tor de Mag­ne­tic City. A Wal­king Com­pa­nion to New York y crí­ti­co de ar­qui­tec­tu­ra y mú­si­ca clá­si­ca de la New York Ma­ga­zi­ne, co­men­ta so­bre es­te pai­sa­je ur­bano, mien­tras que An­to­nio Ro­val­di cap­tu­ra la cos­ta.

En fe­bre­ro de 2013, Sto­re­front­for Art and Ar­chi­tec­tu­re en Nue­va York or­ga­ni­zó una con­fe­ren­cia pú­bli­ca ti­tu­la­da “Se­rie De­fi­ni­ción: MU­SEO. Gal­po­nes de cul­tu­ra y lo que de­be­rían ser”.

El even­to fue rea­li­za­do de­bi­do a la pre­sen­ta­ción de una nue­va mo­no­gra­fía del es­tu­dio Di­ller Sco­fi­dio + Ren­fro, cu­yos in­te­gran­tes son Liz Di­ller, Ri­car­do Sco­fi­dio, Ed Di­menbd­berg, Ke­ller Eas­ter­ling y Eva Franch. El te­ma fue una pre­gun­ta: ¿có­mo po­dría cons­ti­tuir­se una nue­va ins­ti­tu­ción cul­tu­ral que sea mó­vil, di­ná­mi­ca y fle­xi­ble?

Hoy es­ta ins­ti­tu­ción es­tá ca­si for­ma­da, se lla­ma The Shed y es­tá com­pues­ta por la mis­ma fir­ma de ar­qui­tec­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se en co­la­bo­ra­ción con Da­vid Rock­well.

Se­rá inau­gu­ra­da en la pri­ma­ve­ra de 2019 con un pro­gra­ma de co­mi­sio­nes de­di­ca­das a las ar­tes vi­sua­les, per­for­man­ce y la cul­tu­ra po­pu­lar. El di­rec­tor ar­tís­ti­co y CEO es Alex Poots, mien­tras que Hans Ul­rich Obrist se­rá el ase­sor prin­ci­pal del pro­gra­ma.

Por un la­do, el pro­yec­to mar­ca la eta­pa fi­nal del High Li­ne (las vías de car­ga en desuso que fue­ron con­ver­ti­das en un par­que) y tam­bién sir­ve co­mo el um­bral de en­tra­da a Hud­son Yards, el desa­rro­llo inmobiliar­io de Re­la­ted Com­pa­nies y Ox­ford Pro­perty Group.

Es­tos desa­rro­lla­do­res es­tán trans­for­man­do apro­xi­ma­da­men­te 11 hec­tá­reas de pa­tios de fe­rro­ca­rril, en un dis­tri­to re­si­den­cial y co­mer­cial pa­ra más de 125,000 per­so­nas, en un área de la ciu­dad que se en­cuen­tra en­tre West 30th-34th Street y 10th-12th Ave­nue. Aun­que The Shed no for­ma par­te de es­ta ope­ra­ción. Su cuer­po es­tá uni­do al ras­ca­cie­los que la fir­ma di­se­ñó pa­ra el desa­rro­lla­dor jun­to con el es­tu­dio de Rock­well. Si es­tá en re­la­ción con el nue­vo Mu­seo Whit­ney, di­se­ña­do por Ren­zo Piano, que mar­ca el ini­cio del pa­seo ur­bano High Li­ne. Las dos ins­ti­tu­cio­nes, que son muy di­fe­ren­tes en­tre sí en tér­mi­nos de his­to­ria, es­truc­tu­ra y mi­sión, mar­can los ex­tre­mos de un pa­seo ma­rí­ti­mo, ubi­ca­do a 30 me­tros de la ca­lle, que ofre­ce las vis­tas más atrac­ti­vas pa­ra pen­sar en Man­hat­tan co­mo un pai­sa­je ur­bano. Pao­la Ni­co­lin. ¿Qué pien­sas de es­ta trans­for­ma­ción?

Jus­tin Da­vid­son. Hud­son Yards na­ció co­mo una ope­ra­ción “di­fe­ren­te”, lle­na de op­ti­mis­mo y po­si­bi­li­da­des al­ter­na­ti­vas a los con­so­li­da­dos mo­de­los es­té­ti­cos de desa­rro­llo de edi­fi­cios. Re­cuer­do, por ejem­plo, que Da­vid Childs, de Ski­do­mo­re Owings & Me­rril, au­tor de la to­rre ubi­ca­da en la ca­lle 35 del dis­tri­to, pre­sen­tó un mo­de­lo de ras­ca­cie­los con una cu­bier­ta opa­ca, no de vi­drio, con una se­rie de va­ria­cio­nes. Es so­lo un ejem­plo, pe­ro es pa­ra ha­cer­te en­ten­der que HY na­ció a raíz de las trans­for­ma­cio­nes ur­ba­nas y so­cia­les de West Chelsea, que pa­só de ser un ve­cin­da­rio mer­can­til, con de­pó­si­tos de mer­can­cías, atra­ca­de­ros por­tua­rios y ma­ta­de­ros; a ser una an­to­lo­gía de la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XXI y del uso crea­ti­vo de edi­fi­cios an­ti­guos. En es­te sen­ti­do, sin du­da hu­bo una es­pe­cie de sín­dro­me de re­torno a la co­rrien­te prin­ci­pal, co­rro­bo­ra­da por el he­cho de que en­fren­ta­mos una in­ver­sión eco­nó­mi­ca sin pre­ce­den­tes; y cuan­do se pa­sa de la es­ca­la de una ins­ti­tu­ción a la de un ras­ca­cie­los, la ló­gi­ca es ne­ce­sa­ria­men­te di­fe­ren­te. El edi­fi­cio re­si­den­cial de Zahaha­did, por ejem­plo, tie­ne una es­ca­la di­fe­ren­te. Cuan­do es­to se vuel­ve im­po­nen­te, pa­sa a ser una cues­tión de in­ter­cam­bio. Ca­da dó­lar que gas­tas es un dó­lar que tie­nes que re­cu­pe­rar. El me­tro cua­dra­do es una mo­ne­da.

PN ¿Por qué?

JD. El mo­men­to en que se co­lo­ca al­go ines­pe­ra­do, no ver­ti­cal, que re­quie­re un cos­to adi­cio­nal, no es ma­ne­ja­ble. Los ar­qui­tec­tos son cons­cien­tes de es­to, pe­ro es co­mo si no tu­vie­ran las he­rra­mien­tas pa­ra desa­rro­llar una al­ter­na­ti­va. El es­pa­cio es co­mo la co­mi­da: no pue­des ti­rar­lo. De he­cho, es una cues­tión de es­ca­la. ¿Es po­si­ble crear una ciu­dad di­fe­ren­te en es­ta es­ca­la? Creo que es­ta es una pre­gun­ta que pue­de co­men­zar des­de Hud­son Yards, mi­ran­do ha­cia ade­lan­te y ha­cia atrás.

PN.EN es­te mo­men­to re­tro­ce­da­mos un po­co. En 2008 Ap­ple abrió una me­ga tien­da, Goo­gle es­ta­ble­ció su se­de no muy le­jos y el fe­nó­meno High Li­ne ace­le­ró to­do es­to. A me­nu­do es­cu­cho que High Li­ne es qui­zás la ex­pre­sión más com­ple­ta de la vi­sión de ges­tión de Bloom­berg, es de­cir, la po­si­bi­li­dad de co­exis­ten­cia en­tre el es­pa­cio pú­bli­co y el desa­rro­llo ur­bano, ¿es así? ¿Hud­son Yards es el cum­pli­mien­to fi­nal?

JD. High Li­ne na­ció de la ini­cia­ti­va de una fun­da­ción in­te­gra­da por Jos­hua Da­vid y Ro­bert Ham­mond, que pu­sie­ron lo me­jor de la ar­qui­tec­tu­ra pai­sa­jis­ta en la me­sa del al­cal­de en Nue­va York.el pro­yec­to, di­se­ña­do por Piet Ou­dolf, Field Ope­ra­tion y Di­ller Sco­fi­dio + Ren­fro; tu­vo la ca­pa­ci­dad de con­ci­liar es­tos dos as­pec­tos del desa­rro­llo ur­bano.

PN. Y tal vez tam­bién ha­ya una re­la­ción di­fe­ren­te con la es­ca­la ur­ba­na, la dis­tan­cia o la pro­xi­mi­dad a los edi­fi­cios que ves de cer­ca y de le­jos al mis­mo tiem­po, ¿no?

JD Sí, es­to tam­bién.

PN ¿Pe­ro no se en­ten­dió me­jor cuan­do aún no era tan den­so? Me­nos ver­ti­cal, quie­ro de­cir. Hoy es una de las zo­nas más vi­si­ta­das de la ciu­dad. A ve­ces me re­cuer­da a una es­pe­cie de “an­to­lo­gía del si­glo XXI”, co­mo es­cri­bis­te en tu li­bro, pe­ro más in­con­for­mis­ta.

Jd.creo que no es­pe­ra­ban el cam­bio a una con­cen­tra­ción tu­rís­ti­ca tan den­sa. Pe­ro to­da­vía es­ta­mos en una ca­lle. So­lía ser una ca­lle ele­va­da. Aho­ra se la ve ba­ja, co­mo a las de­más, por­que a su al­re­de­dor hay edi­fi­cios que an­tes no es­ta­ban allí; y Nue­va York es una ciu­dad de ca­lles. Pe­ro tam­bién es un par­que pri­va­do, ad­mi­nis­tra­do por la fun­da­ción del mis­mo nom­bre, aun­que se lo per­ci­be co­mo pú­bli­co. Es­te ti­po de ges­tión per­mi­te man­te­ner al lu­gar en ni­ve­les de ca­li­dad su­pe­rio­res. Es un BID - Bu­si­ness Im­pro­ve­ment Dis­trict, es de­cir, una or­ga­ni­za­ción for­mal com­pues­ta por pro­pie­ta­rios, re­si­den­tes, ope­ra­do­res co­mer­cia­les y aso­cia­cio­nes sin fi­nes de lu­cro; di­se­ña­da pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y los ser­vi­cios a los ha­bi­tan­tes, que de he­cho son pro­pie­ta­rios y usua­rios de los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos in­du­ci­dos. Los BID ofre­cen una ga­ma de ser­vi­cios, com­ple­men­ta­rios a los del mu­ni­ci­pio y a me­nu­do adi­cio­na­les. High Li­ne fun­cio­na así, co­mo el puen­te de Brooklyn, el dis­tri­to Fla­ti­ron y tam­bién Hud­son Yards.

PN. ¿Es por es­ta ra­zón que Hud­son Yards se­rá un ve­cin­da­rio au­to­su­fi­cien­te? Es­toy pen­san­do en el sis­te­ma de re­co­lec­ción de agua de llu­via, en las plan­tas de trans­for­ma­ción y pro­duc­ción de ener­gía, así co­mo en el com­ple­jo sis­te­ma de en­fria­mien­to de la pla­ta­for­ma, en ba­sa­do en el ar­te ver­de, di­se­ña­do por Tho­mas Woltz y Heat­her­wick Stu­dio, que con­tra­rres­ta el ca­lor pro­du­ci­do por la es­ta­ción fe­rro­via­ria.

JD. Sí, por su­pues­to. Des­pués del huracán Sandy, las em­pre­sas cons­truc­to­ras no pue­den evi­tar pen­sar en un apa­gón ur­bano y sus po­si­bles so­lu­cio­nes. La idea del lu­jo que se com­pra in­clu­ye un as­pec­to de se­gu­ri­dad, au­to­su­fi­cien­cia y sos­te­ni­bi­li­dad. Hud­son Yards, sin em­bar­go, de­be leer­se no so­lo en re­la­ción con el eje ver­ti­cal del High Li­ne, sino tam­bién con el eje lon­gi­tu­di­nal que co­mien­za en Ti­mes Squa­re y lle­ga al mar. PN. ¿Pue­des ser más cla­ro?

JD. Hud­son Yards es el pun­to fi­nal de un pro­ce­so de trans­for­ma­ción ur­ba­na que ha se­gui­do la ru­ta de Es­te a Oes­te, des­de la Ter­mi­nal Grand Cen­tral has­ta la Au­to­ri­dad Por­tua­ria. El área de­be­ría ha­ber si­do se­de del es­ta­dio de los Jue­gos Olím­pi­cos de 2012. Por es­te mo­ti­vo, se lan­zó una va­rian­te de la zo­ni­fi­ca­ción, nues­tro plan re­gu­la­dor. Vis­haan Cha­kra­bar­ti, del es­tu­dio PAU, que fue el ar­qui­tec­to que tra­ba­jó en la ad­mi­nis­tra­ción Bloom­berg, di­ri­gió es­ta re­vi­sión y lue­go co­la­bo­ró con Re­la­ted. Bloom­berg e asu­mió la al­cal­día en 2001, in­me­dia­ta­men­te des­pués del 11 de sep­tiem­bre. Pa­ra ha­cer fren­te a es­ta tra­ge­dia reanu­dó un dis­cur­so ini­cia­do por uno de sus pre­de­ce­so­res, Ed­ward Ir­ving Koch, al­cal­de de 1978 a 1989. Des­de fi­na­les de los años se­ten­ta, Nue­va York co­men­zó a per­der ha­bi­tan­tes y Koch eli­gió re­en­fo­car las ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les en Man­hat­tan. Pa­ra ha­cer­lo eso pen­só en lle­nar los va­cíos. Ti­mes Squa­re es­ta­ba va­cío, al igual que Hud­son Yards, que era el úl­ti­mo va­cío an­tes del río, siem­pre a lo lar­go del eje fe­rro­via­rio. En es­ta trans­for­ma­ción, el pa­pel de la zo­ni­fi­ca­ción ha si­do fun­da­men­tal: es­ta­ble­ció un lí­mi­te y den­tro de él se cons­tru­yó. De es­ta ma­ne­ra, se rein­ven­tó la ciu­dad, ca­lle tras ca­lle.

Arri­ba, iz­quier­da: vis­ta de The Ves­sel. A la de­re­cha: Hud­son Yards vis­to des­de el High Li­ne que, en el pro­gra­ma de ar­te con­tem­po­rá­neo co­mi­sa­ria­do por Cecilia Ale­ma­ni, pre­sen­ta en es­ta área el tra­ba­jo de Shei­la Hicks (Ne­bras­ca, 1934).

Arri­ba: vis­ta del ex­te­rior del Mu­seo Whit­ney di­se­ña­do por Ren­zo Piano, que fue inau­gu­ra­do en 2015. El edi­fi­cio se en­cuen­tra en el ex­tre­mo sur del High Li­ne y el río Hud­son. Pá­gi­na opues­ta: vis­ta des­de High Li­ne del edi­fi­cio re­si­den­cial di­se­ña­do por Zaha Ha­did (520 West 28th Street). www.520w28.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.