“El Me­sías” fue es­cri­to en 23 días

El Nuevo Diario - - Opinión - GUS­TA­VO- ADOL­FO VAR­GAS

Geor­ge Frie­drich Hän­del com­pu­so “El Me­sías”, en so­lo 23 días, es­te ora­to­rio tra­ta del na­ci­mien­to y vi­da de Je­sús de Na­za­ret. La obra se es­tre­nó el 13 de abril de 1742 en el New Music Hall de Du­blín (Ir­lan­da) pa­ra un con­cier­to be­né­fi­co. Su co­ro más fa­mo­so es el ma­jes­tuo­so “Ale­lu­ya”.

Sus ora­to­rios se re­co­no­cen por una mar­ca­da in­fluen­cia ita­lia­na; pe­ro la música de “El Me­sías” se arrai­ga en las an­ti­guas can­ta­tas ale­ma­nas. Fue re­pre­sen­ta­do en el Co­vent Gar­den y di­ri­gi­do anual­men­te en la épo­ca de Pas­cua por el mis­mo Hän­del has­ta el día de su muerte.

Char­les Jen­nens com­pi­ló el li­bre­to con­sis­ten­te en frag­men­tos de ver­sícu­los de la Bi­blia, en su ma­yo­ría pro­ce­den­tes del An­ti­guo Tes­ta­men­to, con­ci­bien­do la obra como una ópe­ra de tres ac­tos, como un ora­to­rio, don­de ca­da par­te cons­ta de va­rias es­ce­nas.

Ilus­tra la Pa­sión, Re­su­rrec­ción y As­cen­sión, fi­na­li­zan­do con el Ale­lu­ya, acom­pa­ña­do de co­ro, trom­pe­tas y tim­ba­les. Ex­cep­tuan­do la sin­fo­nía ini­cial, a mo­do de ober­tu­ra ce­le­bran­do el na­ci­mien­to de Cris­to, am­bas pa­ra or­ques­ta. “El Me­sías” es una co­lec­ción de tres can­ta­tas con tex­tos poé­ti­cos y na­rra­ti­vos, pe­ro no dra­má­ti­cos, al­go to­tal­men­te atí­pi­co en Hän­del.

Na­ció el 5 de mar­zo de 1685, en la ciu­dad de Ha­lle, ubi­ca­da en el Du­ca­do de Mag­de­bur­go del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co (ac­tual Ale­ma­nia), hi­jo de Georg Hän­del y Do­rot­he Taust. Fue un com­po­si­tor ale­mán, pos­te­rior­men­te na­cio­na­li­za­do in­glés, con­si­de­ra­do una de las fi­gu­ras cum­bre de la música del Ba­rro­co y de los más in­flu­yen­tes com­po­si­to­res de la música oc­ci­den­tal y uni­ver­sal. Con­si­de­ra­do el su­ce­sor y con­ti­nua­dor de Henry Pur­cell, mar­có to­da una era en la música in­gle­sa de la épo­ca. Es el pri­mer gran maes­tro de la música ba­sa­da en la téc­ni­ca de la ho­mo­fo­nía y el más gran­de den­tro del ám­bi­to de los géneros de la ópe­ra ita­lia­na y el ora­to­rio.

En 1710, Hän­del se con­vir­tió en el maes­tro de ca­pi­lla del prín­ci­pe elec­tor de Ha­nó­ver, Jor­ge; quien en 1714 se con­ver­ti­ría en Jor­ge I de Gran Bre­ta­ña, fa­lle­ci­do el 11 de junio de 1727, pe­ro an­tes fir­mó el “Ac­ta de Na­tu­ra­li­za­ción” de Hän­del. El com­po­si­tor era ya súb­di­to bri­tá­ni­co, cam­bian­do su nom­bre a “Geor­ge Fri­de­ric Han­del”.

A Jor­ge I, le su­ce­dió Jor­ge II y pa­ra su co­ro­na­ción en­car­ga­ron la música a Hän­del. Las di­men­sio­nes de la or­ques­ta y mú­si­cos re­que­ri­dos eran ex­tra­or­di­na­rias, 40 vo­ces y cerca de 160 vio­li­nes, trom­pe­tas, oboes, tim­ba­les, ba­jos y un ór­gano. Su es­ti­lo sin­te­ti­za los prin­ci­pa­les es­ti­los na­cio­na­les mu­si­ca­les de su épo­ca, como los de sus com­pa­trio­tas con­tem­po­rá­neos Johan Se­bas­tian Bach y Georg Phi­lipp Te­le­mann, adop­tan­do los me­jo­res ele­men­tos y ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da uno de ellos y su­perán­do­los por se­pa­ra­do.

To­do ello fue fru­to de sus es­tan­cias en In­gla­te­rra, Ale­ma­nia e Ita­lia, de­ve­lan­do que Hän­del era un au­tén­ti­co cosmopolita de su tiempo. Tie­ne la so­li­dez y el con­tra­pun­to de la música ale­ma­na, la me­lo­día y el en­fo­que vo­cal del bel can­to de la ita­lia­na, la elegancia y so­lem­ni­dad de la es­cue­la fran­ce­sa, la au­da­cia, sen­ci­llez y fuer­za de la in­gle­sa. Hän­del falleció el 14 de abril de 1759 en Lon­dres, en­te­rra­do con ho­no­res de Es­ta­do en la aba­día de West­mins­ter, pan­teón de los hom­bres más cé­le­bres de In­gla­te­rra.

El cen­te­na­rio de su muerte, en 1859, fue ce­le­bra­do con una re­pre­sen­ta­ción de “El Me­sías” en The Crys­tal Pa­la­ce, in­vo­lu­cran­do 2,765 can­tan­tes y 460 ins­tru­men­tis­tas, que ac­tua­ron pa­ra un pú­bli­co de unas 10,000 per­so­nas. Hän­del ha go­za­do de gran es­ti­ma en­tre sus com­pa­ñe­ros com­po­si­to­res, tan­to en su pro­pia épo­ca y has­ta ac­tual­men­te. Tal re­co­no­ci­mien­to to­ma pre­sen­cia en cual­quier lar del mundo con ma­jes­tuo­sa atem­po­ra­li­dad, lo cual que­dó evi­den­cia­do el do­min­go 25 de mar­zo 2018, cuan­do mu­chos tu­vi­mos la suer­te de asis­tir a un inol­vi­da­ble con­cier­to del cé­le­bre ora­to­rio “El Me­sías” de Hän­del, pues­ta en es­ce­na por ter­ce­ra vez en nues­tro país por ar­tis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les en la Sa­la Ma­yor del Tea­tro Na­cio­nal Ru­bén Da­río.

La obra con­tó con la in­ter­pre­ta­ción de mú­si­cos ni­ca­ra­güen­ses, en­tre ellos el pro­pio di­rec­tor del Tea­tro Na­cio­nal Ru­bén Da­río, Ra­món Rodríguez, la so­prano Dé­bo­rah Mar­tí­nez y el te­nor Juan Car­los Gai­tán; la mez­zo­so­prano Mar­ce­la Al­fa­ro y el ba­jis­ta José Ga­briel Mo­rei­ra, (Cos­ta Ri­ca), acom­pa­ña­dos por la Ca­me­ra­ta Bach, Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Ju­ve­nil Ru­bén Da­río y Scho­la Can­to­rum Ru­bén Da­río, ba­jo la ma­gis­tral di­rec­ción del nor­te­ame­ri­cano Leo Waltz. Al con­cluir con el Ale­lu­ya, una ce­rra­da y lar­ga ova­ción re­co­no­ció la ca­li­dad y ca­li­dez del re­ci­tal ins­pi­ra­do en la cé­le­bre obra de Hän­del.

CA­ME­RA­TA BACH CON­CIER­TO ME­SÍAS MUSICA SACRA

* Di­plo­má­ti­co, ju­ris­ta y po­li­tó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.