Mue­re Mi­los For­man, el ci­neas­ta in­su­mi­so

El Nuevo Diario - - Fama - AFP

El ci­neas­ta Mi­los For­man, quien fa­lle­ció el vier­nes a los 86 años, fue uno de los directores de una ola de li­ber­tad y pro­tes­ta en la Che­cos­lo­va­quia co­mu­nis­ta de los años de 1960, an­tes de huir de su país y triun­far en Holly­wood. Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia pro­tes­tan­te en la lo­ca­li­dad de Cas­lav, el 18 de fe­bre­ro de 1932, la vi­da del do­ble ga­na­dor del Óscar, cu­ya obra se con­cen­tra en per­so­na­jes in­su­mi­sos que su­fren to­do ti­po de opre­sión, es­tu­vo mar­ca­da por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Su pa­dre, miem­bro de la re­sis­ten­cia, mu­rió en el cam­po de con­cen­tra­ción na­zi de Bu­chen­wald y su ma­dre fa­lle­ció en Ausch­witz.

For­man re­cor­da­ba la úl­ti­ma vez que vio a su pa­dre: cuan­do te­nía 7 años lo sa­ca­ron de cla­se pa­ra ver­lo es­col­ta­do por dos miem­bros de la Ges­ta­po. Su pa­dre le en­tre­gó un so­bre pa­ra su ma­dre y le di­jo: “Di­le que to­do es­tá bien, que vol­ve­ré”. Nunca re­gre­só. Tres años des­pués, la Ges­ta­po en­tró en su ca­sa mien­tras For­man es­ta­ba en la ca­ma.

“Mi ma­dre vino y me mi­ró con miedo en los ojos. Sa­bía que era la Ges­ta­po. Des­pués ella des­apa­re­ció. La ca­sa es­ta­ba en silencio. Yo es­ta­ba so­lo”, re­me­mo­ra­ba.

SU ES­TRA­TE­GIA, LA DIVERSIÓN

Fue el pri­mer epi­so­dio dra­má­ti­co de una vi­da lle­na de sor­pre­sas, co­mo el des­cu­bri­mien­to en 1964 a tra­vés de una mu­jer que co­no­ció a su ma­dre en Ausch­witz, de que su pa­dre bio­ló­gi­co en reali­dad era un ar­qui­tec­to ju­dío que vi­vía en Ecua­dor.

For­man fa­lle­ció el vier­nes ro­dea­do de su fa­mi­lia, tras una bre­ve en­fer­me­dad, di­jo su es­po­sa. Du­ran­te los años de 1960 For­man se po­si­cio­nó co­mo di­rec­tor de la di­si­den­te Nueva Ola che­ca, con tres co­me­dias clá­si­cas: “Pe­dro el ne­gro”, “Los amo­res de una ru­bia” y “¡Al fue­go, bom­be­ros!”. For­man, que tra­ba­ja­ba con ac­to­res no pro­fe­sio­na­les, con­tó en una oca­sión que su es­tra­te­gia al ro­dar pe­lí­cu­las era que to­do el elen­co de­bía di­ver­tir­se. Al re­cor­dar­lo es­te sá­ba­do en Twit­ter, el ac­tor es­pa­ñol An­to­nio Ban­de­ras des­cri­bió a For­man co­mo un “ge­nio de la ci­ne­ma­to­gra­fía y maes­tro del retrato de la con­di­ción hu­ma­na”.

“¡Al fue­go, bom­be­ros!” fue pro­du­ci­da por el mag­na­te ita­liano Car­lo Pon­ti, pe­ro cuan­do se le mos­tró la ver­sión fi­nal, Pon­ti se ne­gó a pa­gar los 80,000 dó­la­res pro­me­ti­dos (una su­ma as­tro­nó­mi­ca en aquel mo­men­to) y con­si­de­ró la cin­ta una pa­ro­dia tri­vial.

For­man aca­bó con­ven­cien­do al pro­duc­tor fran­cés Clau­de Be­rri, pa­ra que com­pra­ra los de­re­chos de la pe­lí­cu­la, que es­tu­vo prohi­bi­da en Che­cos­lo­va­quia por bur­lar­se de la cla­se tra­ba­ja­do­ra has­ta la caí­da del co­mu­nis­mo en 1989.

EL CI­NEAS­TA MI­LOS FOR­MAN FA­LLE­CIÓ EL VIER­NES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.