¡Ho­la, so­le­dad!

El Nuevo Diario - - Opinión - AMINTA BUENAÑO*

Na­ce­mos y mo­ri­mos so­los. En el in­fi­ni­to car­na­val del mun­do es­ta­mos so­los. Fren­te a Dios y has­ta en la muer­te es­ta­mos so­los. Cuan­do se apa­gan las lu­ces y el al­ma del mun­do mue­re, so­lo nos des­ve­lan nues­tros pen­sa­mien­tos. Ellos se eri­gen en nues­tra úni­ca reali­dad, nues­tra úni­ca ver­dad, la úni­ca ma­ne­ra de vi­vir. Quien no ha apren­di­do a ser su alia­do, su cóm­pli­ce, su ami­go, a ca­mi­nar to­ma­do de la mano con su es­pí­ri­tu, a no pre­ci­sar la apro­ba­ción del otro, es­tá con­de­na­do a vi­vir la so­le­dad co­mo un de­sier­to o una mal­di­ción. La so­le­dad pue­de ser un in­fierno o un pa­raí­so. Un es­pa­cio po­bla­do de fan­tas­mas o el lu­gar en donde na­ce la luz. Un reino en donde el es­pí­ri­tu de la crea­ción im­pe­re o el lu­gar mal­di­to en donde se nos re­ve­la la inú­til va­cie­dad de nues­tros días. De ti de­pen­de. La so­le­dad de los poe­tas, la so­le­dad de los fi­ló­so­fos, la so­le­dad de la cien­cia, la so­le­dad de la ora­ción, la so­le­dad del hom­bre que con­tem­pla o que me­di­ta, es una so­le­dad ilu­mi­na­da. La so­le­dad de los que no sa­ben es­tar so­los, la so­le­dad del que pren­de el tran­sis­tor por miedo a es­tar con­si­go mis­mo, la so­le­dad del que ha­bla pa­ra no es­cu­char­se, la so­le­dad del que cuan­do ca­lla so­lo sien­te an­gus­tia, es la so­le­dad de los in­fier­nos, la so­le­dad del des­po­seí­do de sí, del po­bre de es­pí­ri­tu, la so­la, es­té­ril y va­cía so­le­dad.

La so­le­dad es el al­tar de las ideas, es el san­tua­rio en donde re­po­san los se­res que son due­ños de sí y que con­vi­ven en hu­mil­de paz con sus ri­que­zas y mi­se­rias, con lo me­jor y peor de sí mis­mos, que sa­ben que tie­nen de­re­cho a ser aun­que no sean y aun sien­do, tie­nen de­re­cho a ser. Es el lu­gar se­cre­to en que con­vi­vi­mos con nues­tras equi­vo­ca­cio­nes, con nues­tros pe­ca­dos, con nues­tros ren­co­res, re­con­ci­lia­dos con nues­tra po­bre y frá­gil hu­ma­ni­dad. Es el es­pa­cio interior en donde se cum­plen nues­tros secretos ri­tua­les, el lu­gar en donde na­cen los re­cuer­dos, en donde la me­lan­co­lía flo­re­ce en ver­sos o en ora­ción. En donde se nos re­ve­la la ver­dad de las co­sas, en donde com­pren­de­mos la in­sig­ni­fi­can­cia de los afa­nes y la gran­de­za de lo pe­que­ño, en donde des­cu­bri­mos que el Uni­ver­so y el prójimo so­mos no­so­tros. Es el lu­gar en donde ha­bi­ta Dios.

Hay mu­chas com­pa­ñías que nos pro­du­cen so­le­da­des, y tan­tas so­le­da­des cá­li­das y acom­pa­ña­das. El ape­ti­to de la so­le­dad sur­ge im­pe­rio­so y ca­lla­do en el co­ra­zón de la per­so­na que re­fle­xio­na. La so­le­dad es bue­na pa­ra sa­ber que no so­mos im­pos­to­res de nues­tra pro­pia som­bra, pa­ra re­co­no­cer­nos en la so­le­dad de nues­tros des­va­ríos, pa­ra sa­car­nos la más­ca­ra y de­jar de fin­gir que es­ta­mos bien, que so­mos per­fec­tos, que so­mos fe­li­ces, que na­da nos im­por­ta y que no te­me­mos a la muer­te.

So­lo los que han nu­tri­do su ri­que­za interior en la so­le­dad pue­den en­ri­que­cer a otros, so­lo los que son ami­gos de sí mis­mos sa­ben ser ami­gos, y re­co­no­cer, al sa­lir ha­cia el mun­do, el enor­me va­lor de la amis­tad y el amor co­mo só­li­dos puen­tes que ali­vian nues­tra so­le­dad ori­gi­nal. So­lo los que han re­crea­do en su mun­do in­terno el mun­do de los otros co­no­cen la po­de­ro­sa fuerza de la so­li­da­ri­dad. Ha­bía pa­la­dea­do sus vir­tu­des aquel va­rón de luz, Lo­pe de Ve­ga cuan­do es­cri­bía: “De mis so­le­da­des voy a mis so­le­da­des ven­go, por­que pa­ra es­tar con­mi­go me bas­tan mis pen­sa­mien­tos”.

La au­to­ra es es­cri­to­ra ecua­to­ria­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.