Ba­lle­nas muer­tas

El Nuevo Diario - - Opinión - SIN VE­NIR A CUEN­TO AU­GUS­TO ZA­MO­RA R.

me­ses ha­lla­ron en una pla­ya de No­rue­ga una ba­lle­na mo­ri­bun­da. Fue sa­cri­fi­ca­da pa­ra acor­tar su ago­nía. Exa­mi­na­da, en­con­tra­ron 30 ki­los de plás­ti­co en su es­tó­ma­go.

Es­ca­sos días atrás, otra ba­lle­na apa­re­ció muer­ta en una pla­ya es­pa­ño­la. Igual que la ha­lla­da en No­rue­ga, te­nía el es­tó­ma­go ob­tu­ra­do de bol­sas y re­si­duos plás­ti­cos.

Am­bas ba­lle­nas mu­rie­ron de ham­bre. El plás­ti­co, con­fun­di­do con es­pe­cies de que se ali­men­ta­ban, ha­bía obs­trui­do su apa­ra­to di­ges­ti­vo y pro­vo­ca­do pa­rá­li­sis in­tes­ti­nal.

Ca­da día, con más fre­cuen­cia, nos lle­gan las prue­bas del desas­tre me­dioam­bien­tal que es­tá pro­vo­can­do la es­pe­cie hu­ma­na, sin que que­ra­mos dar­nos por alu­di­dos. La sa­lud del pla­ne­ta de­pen­de, en gran me­di­da, de la sa­lud de los océa­nos que, no lo ol­vi­de­mos, ocu­pan dos ter­cios de la su­per­fi­cie te­rres­tre. Lo que en ellos pa­se se ha­ce glo­bal.

El fe­nó­meno del Ni­ño de­ter­mi­na se­quías en una par­te e inun­da­cio­nes en otras. La Ni­ña ope­ra a la in­ver­sa, pro­vo­can­do desas­tres na­tu­ra­les, se­gún sea la fuerza del fe­nó­meno.

De los océa­nos vie­nen las llu­vias y esa agua es­tá lle­na de re­si­duos plás­ti­cos. Los más abun­dan­tes son par­tí­cu­las mi­nús­cu­las -los mi­cro­plás­ti­cos-, que co­men pe­ces y aves.

Los mi­cro­plás­ti­cos es­tán por to­das par­tes y for­man ya par­te de la ca­de­na ali­men­ti­cia. En los pe­ces pue­den alo­jar­se en el ce­re­bro y al­te­rar su com­por­ta­mien­to.

Si se acu­mu­lan en pe­ces, na­da im­pe­di­rá que se acu­mu­len tam­bién en los hu­ma­nos. Pue­de que ter­mi­ne­mos co­mo las ba­lle­nas. Ob­tu­ra­das las neu­ro­nas, con­ta­mi­na­da la san­gre. Nos lo me­re­ce­ría­mos. az.sin­ve­ni­ra­cuen­to@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.