Una opi­nión so­bre el in­cen­dio en In­dio-maíz

El Nuevo Diario - - Opinión - CAR­LOS AN­DRÉS PASTRÁN MORALES

Co­mo lo di­ce el tí­tu­lo, es­ta es so­lo una opi­nión per­so­nal, así co­mo mu­chas de las que an­dan ron­dan­do por las re­des so­cia­les ca­da cin­co mi­nu­tos, aho­ra que Nicaragua se en­cuen­tra in­mer­sa en una po­lé­mi­ca trá­gi­ca.

Pri­me­ra­men­te, el in­cen­dió ocu­rri­do en In­dio-maíz ha si­do un pro­ble­ma donde hay mu­chos fac­to­res cau­san­tes de es­te fe­nó­meno an­tro­po­gé­ni­co. Las per­so­nas cam­pe­si­nas que no sa­ben bien cuá­les son los da­ños que es­tos pue­den cau­sar al que­mar ba­su­ra. La fal­ta de un pro­ba­ble ma­yor con­trol so­bre los co­lo­nos que en­tran y sa­quean ile­gal­men­te la re­ser­va, de­be ha­cer más pa­ra evi­tar­lo. El con­trol y se­gu­ri­dad en la zo­na de­be re­for­zar­se no per­mi­tien­do el ac­ce­so de cual­quier in­di­vi­duo con ma­las in­ten­cio­nes. La fal­ta de ape­la­ción y jus­ti­cia an­te la in­frac­ción de le­yes am­bien­ta­les es una de las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias de la de­fo­res­ta­ción y de es­te in­cen­dio ocuha­ce rri­do en to­dos es­tos días. Ejem­plos de es­tos hay en to­dos la­dos. Vio­la­mos las re­gu­la­cio­nes, las le­yes, cor­ta­mos ár­bo­les sin permiso; lan­za­mos ba­su­ra donde no de­be­mos; que­ma­mos los bos­ques y no que­re­mos nin­gu­na re­gu­la­ción, mu­cho me­nos mul­tas. Las mul­tas, que no son apli­ca­das por bo­tar ba­su­ra en la ca­lle, o bien, la fal­ta de ley pa­ra aque­llos in­di­vi­duos que se de­di­can a per­ju­di­car el am­bien­te y la fau­na del país, co­mo los que ven­den car­ne de tor­tu­ga, los que ven­den ca­pa­ra­zo­nes y ven­den sus hue­vos, o tam­bién los que ven­den ani­ma­les sal­va­jes en las ca­rre­te­ras fue­ra de la ca­pi­tal.

Nos fal­ta to­le­ran­cia. To­le­rar las opi­nio­nes de los de­más y las de­ci­sio­nes de ex­pre­sar­se en las ca­lles, res­pe­tan­do ca­da uno el de­re­cho del otro sin lle­gar a in­sul­tos, agre­sio­nes o pro­mo­vien­do des­in­for­ma­ción pa­ra crear un es­ta­do de pá­ni­co e in­cer­ti­dum­bre en la po­bla­ción, que en na­da ayu­da a re­sol­ver el in­cen­dio, mu­cho me­nos a so­lu­cio­nar los gra­ves problemas am­bien­ta­les que te­ne­mos.

Preo­cu­pa que la gran ma­yo­ría de la gen­te, so­bre to­do jó­ve­nes, se mues­tran siem­pre in­di­fe­ren­tes so­bre la aler­ta que nos dio es­te in­cen­dio, que de­bié­se­mos apro­ve­char pa­ra crear con­cien­cia so­bre cui­dar el me­dioam­bien­te, que no­so­tros mis­mos lo es­ta­mos des­tru­yen­do. Ve­mos con­for­mis­mo. Hay enor­mes discusiones en las re­des por­que aho­ra to­dos so­mos ex­per­tos en me­dioam­bien­te y gran­des discusiones por los par­ti­dos de fut­bol, pe­ro de ahí no avan­za­mos en asu­mir nues­tra pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad de no se­guir lan­zan­do ba­su­ra a la ca­lle.

Mien­tras al­gu­nos des­per­di­cian ho­ras cri­ti­can­do, ha­cien­do teo­rías cons­pi­ra­ti­vas so­bre quién fue el cau­san­te del in­cen­dio, acu­san­do a los pro­ba­bles cul­pa­bles y de­mos­tran­do enojo y mu­chas emo­cio­nes en las ca­lles y en las re­des y apro­ve­chan­do la si­tua­ción pa­ra in­tere­ses po­lí­ti­cos, to­do si­gue igual. Ne­ce­si­ta­mos ha­blar me­nos y ha­cer más.

Al fi­nal el in­cen­dio fue con­tro­la­do y ex­tin­gui­do. Gra­cias a to­dos aque­llos que apor­ta­ron fir­me­men­te y vi­go­ro­sa­men­te pa­ra apa­gar el in­cen­dio de­vas­ta­dor de la sel­va tro­pi­cal, de fau­na y flo­ra, por­que si es­te hu­bie­ra se­gui­do de­vo­ran­do la re­ser­va, to­do se­gui­ría peor que co­mo es­ta­ba an­tes.

Gra­cias a los militares, a los co­mu­ni­ta­rios, a los mé­di­cos, a los po­li­cías, a los ciu­da­da­nos, a los po­bla­do­res, a los cam­pe­si­nos, a los po­bres, a los paí­ses ex­tran­je­ros que ayu­da­ron, al go­bierno, a los am­bien­ta­lis­tas y eco­lo­gis­tas, a los or­ga­nis­mos de­fen­so­res del me­dioam­bien­te, y gra­cias a to­do apor­te que fue de ayu­da pa­ra ter­mi­nar con el in­cen­dio y evi­tar una ca­tás­tro­fe ma­yor.

Aho­ra, a to­mar ma­yor con­cien­cia pa­ra sal­var­nos to­dos, sal­van­do el me­dioam­bien­te del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.