REOS NO SON PUES­TOS A OR­DEN DEL JUEZ EN PLA­ZO ES­TA­BLE­CI­DO

REALI­DAD. Una sen­ten­cia, co­no­ci­da co­mo la “sal­ta­ri­na”, es usa­da por jue­ces pa­ra man­te­ner en pri­sión a al­gu­nos pro­tes­tan­tes, pe­se a que la ley exi­ge en­viar a los de­te­ni­dos an­te un juez en un pe­río­do má­xi­mo de 48 ho­ras.

El Nuevo Diario - - Portada - ER­NES­TO GAR­CÍA, MAU­RI­CIO GON­ZÁ­LEZ Y HUM­BER­TO GA­LO

REALI­DAD. Una sen­ten­cia, co­no­ci­da co­mo la “sal­ta­ri­na”, es usa­da por jue­ces pa­ra man­te­ner en pri­sión a al­gu­nos pro­tes­tan­tes, pe­se a que la ley exi­ge en­viar a los de­te­ni­dos an­te un juez en un pe­río­do má­xi­mo de 48 ho­ras.

Tras más de 40 días de­te­ni­do, Car­los Va­lle le ha­cía la mis­ma pre­gun­ta a la ma­dre de sus hi­jos, Rebeca Mon­te­ne­gro, cuan­do to­ca­ba vi­si­ta en la cár­cel: “¿Y has­ta cuán­do voy a sa­lir de aquí?”. A Car­los Va­lle lo cap­tu­ra­ron el 16 de sep­tiem­bre, tras una ma­ni­fes­ta­ción en Managua y tie­ne, a la fe­cha, más de 50 días en la cár­cel, pe­ro nun­ca ha si­do pre­sen­ta­do an­te un juez. El abo­ga­do de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de De­re­chos Hu­ma­nos (CPDH), Ju­lio Mon­te­ne­gro, ase­gu­ra que Va­lle, pa­dre de El­sa Va­lle, quien tam­bién es­tu­vo de­te­ni­da más de 70 días, si­gue en la Di­rec­cion de Au­xi­lio Ju­di­cial (DAJ), co­no­ci­da co­mo El Chi­po­te.

Sien­to mu­cha tris­te­za que mi pa­pá, que tie­ne 60 años, es­té pa­san­do por lo que yo pa­sé. Yo soy jo­ven y ten­go un po­co más de fuer­za que él”.

Tras más de 40 días de­te­ni­do, Car­los Va­lle le ha­cía la mis­ma pre­gun­ta a la ma­dre de sus hi­jos, Rebeca Mon­te­ne­gro, cuan­do to­ca­ba vi­si­ta en la cár­cel: “¿Y has­ta cuán­do voy a sa­lir de aquí?”.

A Car­los Va­lle lo cap­tu­ra­ron el 16 de sep­tiem­bre, tras una ma­ni­fes­ta­ción en Managua y tie­ne, a la fe­cha, más de 50 días en la cár­cel, pe­ro nun­ca ha si­do pre­sen­ta­do an­te un juez. El abo­ga­do de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de De­re­chos Hu­ma­nos (CPDH), Ju­lio Mon­te­ne­gro, ase­gu­ra que Va­lle, pa­dre de El­sa Va­lle, quien tam­bién es­tu­vo de­te­ni­da más de 70 días, si­gue en la Di­rec­cion de Au­xi­lio Ju­di­cial (DAJ), co­no­ci­da co­mo El Chi­po­te. Des­pués de 48 ho­ras, tiem­po lí­mi­te que es­ta­ble­ce la ley pa­ra acu­sar a una per­so­na de al­gún de­li­to, Va­lle con­ti­núa sin acu­sa­ción y, por en­de, re­te­ni­do más de lo de­bi­do, ase­gu­ró Mon­te­ne­gro. “Cuan­do se cum­plie­ron las 48 ho­ras, no­so­tros me­ti­mos el re­cur­so de ex­hi­bi­ción per­so­nal. Es más, cuan­do sa­lió el man­da­mien­to del juez pa­ra nom­brar un juez eje­cu­tor, las au­to­ri­da­des de El Chi­po­te no lo aten­die­ron. No­so­tros he­mos gas­ta­do la vía le­gal ¿Qué más va­mos a ha­cer?”, afir­mó Mon­te­ne­gro.

LA SEN­TEN­CIA “SAL­TA­RI­NA”

Co­mo el de Car­los Va­lle, hay otros ca­sos de per­so­nas que han pa­sa­do de­te­ni­das más de 48 ho­ras, con­tra­vi­nien­do lo es­ta­ble­ci­do en las le­yes de Ni­ca­ra­gua.

Pe­ro, de acuer­do con los abo­ga­dos, los jue­ces re­cu­rren a una vie­ja sen­ten­cia pa­ra de­fen­der es­te ti­po de si­tua­cio­nes. Se tra­ta de la sen­ten­cia nú­me­ro 10, del 2014, emi­ti­da por la Sa­la Pe­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia (CSJ), la cual es co­no­ci­da en­tre los abo­ga­dos co­mo la “sal­ta­ri­na” y sos­tie­nen que se ha con­ver­ti­do en la alia­da per­fec­ta de los jue­ces de au­dien­cia pa­ra re­cha­zar los re­cla­mos de los li­ti­gan­tes por las de­ten­cio­nes que su­pe­ran las 48 ho­ras. La re­fe­ri­da sen­ten­cia es­ta­ble­ce que el juez de au­dien­cia no es res­pon­sa­ble de los atra­sos que pu­die­ron te­ner la Po­li­cía y la Fis­ca­lía du­ran­te la eta­pa de in­ves­ti­ga­ción y que, por en­de, no le qui­ta com­pe­ten­cia pa­ra co­no­cer de las cau­sas.

El ar­tícu­lo 33 de la Cons­ti­tu­ción, sin em­bar­go, es­ta­ble­ce que to­da per­so­na que es arres­ta­da por la Po­li­cía de­be ser pues­ta a la or­den del juez en un pla­zo má­xi­mo de 48 ho­ras.

Es­ta dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal tam­bién es re­fren­da­da en el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal.

Pe­ro los jue­ces de au­dien­cia, lo­ca­les pe­na­les y es­pe­cia­li­za­dos en vio­len­cia apli­can es­ta sen­ten­cia “sal­ta­ri­na” des­de ha­ce va­rios años, y en los me­ses re­cien­tes su uso se ha vuel­to más co­mún en per­jui­cio de los reos que ha de­ja­do la cri­sis so­cio­po­lí­ti­ca que es­ta­lló en Ni­ca­ra­gua el pa­sa­do 18 de abril.

Abo­ga­dos y ca­te­drá­ti­cos que im­par­ten cla­ses de pro­ce­sal pe­nal en uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das de Ni­ca­ra­gua acla­ra­ron que la vio­la­ción al pla­zo de las 48 ho­ras no anu­la el pro­ce­so, pe­ro sí obli­ga al juez a or­de­nar la li­ber­tad del acu­sa­do, por de­ten­ción ile­gal.

“El no pre­sen­tar an­te el juez al reo en el pla­zo de las 48 ho­ras no es mo­ti­vo pa­ra anu­lar el pro­ce­so, pe­ro el ju­di­cial sí es­tá obli­ga­do a or­de­nar que el pro­ce­sa­do en­fren­te el jui­cio en li­ber­tad, por­que se han vio­la­do de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les y pro­ce­sa­les”, ex­pli­ca un en­tre­vis­ta­do, quien pre­fie­re omi­tir su nom­bre. Se­gún los ca­te­drá­ti­cos con­sul­ta­dos por El Nue­vo Dia­rio, una vez que el juez de au­dien­cia cons­ta­ta que el reo ha si­do pre­sen­ta­do a los tri­bu­na­les con el pla­zo de ley ven­ci­do, lo que pro­ce­de es que dic­te una me­di­da dis­tin­ta a la pri­sión pre­ven­ti­va, que po­dría ser arres­to do­mi­ci­liar.

“El dic­tar una me­di­da dis­tin­ta a la pri­sión pre­ven­ti­va no de­be ser in­ter­pre­ta­do co­mo si el ca­so se es­tá dan­do por ce­rra­do. Lo que es­ta­ría ha­cien­do el juez es cas­ti­gan­do a la Po­li­cía y Fis­ca­lía por in­cum­plir con lo es­ta­ble­ci­do en la Cons­ti­tu­ción”, ex­pli­có un ca­te­drá­ti­co en De­re­cho Pe­nal. En el ca­so de Car­los Va­lle, el abo­ga­do Mon­te­ne­gro es ta­jan­te: “No sa­be­mos có­mo va a parar es­to, no hay acu­sa­ción, ni de­li­to, ni prue­ba”, ex­pre­só.

DO­BLE DA­ÑO

Pa­ra Mon­te­ne­gro, prác­ti­ca­men­te en nin­guno de los ca­sos de per­so­nas de­te­ni­das por pro­tes­tar con­tra el Go­bierno de Ni­ca­ra­gua se ha res­pe­ta­do el tér­mino cons­ti­tu­cio­nal de las 48 ho­ras pa­ra in­ves­ti­gar e in­ter­po­ner una acu­sa­ción.

“Mi­ra­mos que las per­so­nas pa­sa­ban 6 días, has­ta 3 me­ses de­te­ni­dos sin acu­sa­ción for­mal. Evi­den­te­men­te, en to­dos los ca­sos se ha vio­len­ta­do es­te tér­mino cons­ti­tu­cio­nal (de las 48 ho­ras)”, pre­ci­só.

En el ca­so de los Va­lle, ese ti­po de de­ten­ción se re­pi­tió, pues an­tes que Car­los Va­lle, su hi­ja (El­sa), tam­bién es­tu­vo de­te­ni­da más de 48 ho­ras sin pa­sar an­te un juez.

“Sien­to mu­cha tris­te­za que mi pa­pá, que tie­ne 60 años, es­té pa­san­do por lo que yo pa­sé. Yo soy jo­ven y ten­go un po­co más de fuer­za que él”, afir­ma Va­lle. La fa­mi­lia Va­lle es­pe­ra la res­pues­ta

EL­SA VA­LLE, HI­JA DE CAR­LOS VA­LLE, QUIEN TIE­NE MÁS DE 50 DÍAS PRE­SO, SIN SER PRE­SEN­TA­DO EN LOS JUZ­GA­DOS.

de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia (CSJ) so­bre un re­cur­so de am­pa­ro que in­tro­du­je­ron ha­ce unas se­ma­nas.

Car­los Va­lle se en­cuen­tra tris­te, di­cen sus fa­mi­lia­res. El hom­bre, de 60 años, es­tá en la cel­da nú­me­ro 18, jun­to a un se­ñor acu­sa­do de te­rro­ris­mo, lla­ma­do Ab­dul Mon­to­ya, a quien las au­to­ri­da­des in­vo­lu­cran en la muer­te a ba­la­zos de Le­nin Díaz Men­dio­la, en Ma­ta­gal­pa.

EL CA­SO DE EL­SA

El­sa Va­lle afir­ma que en las pri­me­ras 48 ho­ras de su arres­to, cer­ca de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ni­ca­ra­gua (Upo­li), fue lle­va­da a las cel­das de El Chi­po­te.

Ella es­pe­ra­ba sa­lir en las pri­me­ras 48 ho­ras, ya que no le en­con­tra­ron na­da al mo­men­to de su de­ten­ción.

“Creo que in­ten­ta­ban sa­car­nos in­for­ma­ción. Me de­ses­pe­ré. Llo­ra­ba bas­tan­te cuan­do me ha­cían los in­te­rro­ga­to­rios a la 2 de la ma­dru­ga­da”, con­fie­sa.

A Va­lle la li­be­ra­ron el 27 de sep­tiem­bre. Su pa­dre si­gue arres­ta­do.

EL­SA VA­LLE Y SU MA­MÁ, REBECA MON­TE­NE­GRO, EXPLICAN QUE LA DE­TEN­CIÓN DE CAR­LOS VA­LLE ES UN EJEM­PLO DE LA ILE­GA­LI­DAD QUE SE CO­ME­TE CON LOS DE­TE­NI­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.