Thou­sand Oaks, sin con­sue­lo o res­pues­tas a la tra­ge­dia

El Nuevo Diario - - País -

Sin con­sue­lo po­si­ble ni res­pues­tas ló­gi­cas an­te la tra­ge­dia, la ciu­dad de Thou­sand Oaks, en el sur de Ca­li­for­nia (EE. UU.), tra­ta de so­bre­po­ner­se a la masacre que la no­che del miér­co­les de­jó 12 víc­ti­mas mor­ta­les des­pués de que un hom­bre irrum­pie­ra a ti­ros en un bar y lue­go se sui­ci­da­ra.

"Mil ro­bles", el nom­bre tra­du­ci­do de es­ta po­bla­ción de ca­si 130,000 ha­bi­tan­tes si­tua­da unos 55 ki­ló­me­tros al no­roes­te de Los Án­ge­les, llo­ró la muer­te de 11 de esas per­so­nas, que fue­ron ase­si­na­das cuan­do es­ta­ban dis­fru­tan­do de una no­che de fies­ta en el Bor­der­li­ne Bar & Grill, un lo­cal muy fre­cuen­ta­do por uni­ver­si­ta­rios y fa­mi­lias de la zo­na.

Thou­sand Oaks tam­bién rin­dió ho­me­na­je al sar­gen­to Ron He­lus, quien fa­lle­ció por los dis­pa­ros del ata­can­te, cuan­do acu­dió al lu­gar de la masacre. Ciu­da­da­nos y com­pa­ñe­ros de He­lus for­ma­ron una emo­ti­va pro­ce­sión pa­ra es­col­tar su cuer­po.

"Es­ta­ba to­tal­men­te com­pro­me­ti­do, lo dio to­do. Es­ta no­che, co­mo le di­je a su es­po­sa, mu­rió un hé­roe", re­su­mió con­mo­vi­do el al­gua­cil del con­da­do de Ven­tu­ra, Geoff Dean.

La ciu­dad se des­per­tó en­tre la enor­me tris­te­za por los muer­tos, ade­más de los al me­nos 25 he­ri­dos, y los mi­les de in­te­rro­gan­tes en torno a qué lle­vó a Ian Da­vid Long, un ex­ma­ri­ne de 28 años, a co­me­ter se­me­jan­te ma­tan­za an­tes de qui­tar­se la vi­da.

El Cen­tro pa­ra Ado­les­cen­tes de Thou­sand Oaks, el lu­gar de en­cuen­tro de­cre­ta­do por las au­to­ri­da­des pa­ra fa­mi­lia­res y ami­gos de las víc­ti­mas, se con­vir­tió es­te jue­ves en el epi­cen­tro de la de­sola­ción.

De­ce­nas de per­so­nas, mu­chas de ellas muy jó­ve­nes, se acer­ca­ron al lu­gar pa­ra com­pro­bar si sus se­res que­ri­dos se­guían con vi­da.

"Aca­ba­mos de re­ci­bir la no­ti­cia de que fue uno de los 11 ase­si­na­dos ano­che", di­jo en­tre lá­gri­mas y an­te los me­dios Ja­son Coff­man, pa­dre del fa­lle­ci­do jo­ven Cody Coff­man. "So­lo él y yo sa­be­mos cuán­to le quie­ro, cuán­to le echo de me­nos (...). Es­to va a ser ab­so­lu­ta­men- te des­ga­rra­dor pa­ra mí y pa­ra mi fa­mi­lia", afir­mó hun­di­do. Tris­te­men­te ha­bi­tual en Es­ta­dos Uni­dos en los úl­ti­mos tiem­pos, la es­ce­na en el Cen­tro pa­ra Ado­les­cen­tes de Thou­sand Oaks fue la ya vis­ta tras otros ti­ro­teos ma­si­vos co­mo el de Pit­ts­burgh ha­ce dos se­ma­nas, el de Par­kland ha­ce nue­ve me­ses, el de Las Ve­gas ha­ce un año y el de Or­lan­do ha­ce dos. Nu­me­ro­sos ve­ci­nos, que te­nían apo­yo si­co­ló­gi­co a su dis­po­si­ción, bus­ca­ban in­for­ma­ción de sus ami­gos o fa­mi­lia­res en­tre abra­zos do­li­dos, son­ri­sas re­con­for­tan­tes y la­men­tos des­con­so­la­dos fren­te a ban­de­ras a me­dia as­ta. Pe­se a que ha­bía de­ce­nas de per­so­nas, pe­rio­dis­tas y po­li­cías in­clui­dos, en el lu­gar rei­na­ba un ex­tra­ño si­len­cio úni­ca­men­te in­te­rrum­pi­do por un fuer­te vien­to.

En "shock", co­mo si to­do el mun­do es­tu­vie­ra "dis­traí­do". Así re­su­mió a Efe el cli­ma ge­ne­ral de Thou­sand Oaks Pe­dro, de 89 años, que evi­tó dar su ape­lli­do y que des­can­sa­ba al sol tras com­pro­bar que el cen­tro de día en el que sue­le ju­gar al bi­llar es­ta­ba ce­rra­do.

En una lo­ca­li­dad de am­bien­te fa­mi­liar, con ba­rrios re­si­den­cia­les y aco­mo­da­dos, y sin gran­des pro­ble­mas de se­gu­ri­dad, el an­ciano re­mar­có lo im­pac­tan­te de lo su­ce­di­do ano­che.

"Se es­tá muy tran­qui­lo aquí", ase­gu­ró.

Car­pin­te­ro du­ran­te años y con

Un ti­ro­teo ocu­rri­do po­co an­tes de la me­dia­no­che en un bar, se sal­dó con 12 muer­tos.

raí­ces en Mé­xi­co, Pe­dro, que per­dió a dos de sus cin­co hi­jos en in­ci­den­tes vio­len­tos, no qui­so ni pen­sar en el trau­ma por el que es­tán pa­san­do aho­ra las fa­mi­lias de las víc­ti­mas.

MIEM­BROS DE LA FA­MI­LIA DEL FA­LLE­CI­DO SAR­GEN­TO RON HE­LUS CAMINAN JUN­TO A UN GRU­PO DE OFI­CIA­LES QUE FOR­MAN UNA FI­LA A SU PA­SO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.