So­lo ac­tuan­do jun­tos po­de­mos fre­nar el al­za de la malnu­tri­ción

El Nuevo Diario - - Opinión - JULIO BER­DE­GUÉ, CARISSA F. ETIEN­NE, MARITA PERCEVAL Y MIGUEL BA­RRE­TO

El nú­me­ro de per­so­nas con ham­bre au­men­tó por ter­cer año con­se­cu­ti­vo en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Ha su­pe­ra­do los 39 mi­llo­nes de per­so­nas. Ade­más, ca­si uno de ca­da cua­tro adul­tos es obe­so, mien­tras que el so­bre­pe­so afec­ta a 250 mi­llo­nes. Más que la po­bla­ción com­ple­ta de Bra­sil. Por es­to, por pri­me­ra vez cua­tro agen­cias del sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das –FAO, OPS/OMS, Uni­cef y WFP– nos he­mos uni­do pa­ra pu­bli­car el Pa­no­ra­ma de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y nu­tri­cio­nal de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be 2018.

La edi­ción de es­te año se cen­tra en la desigualdad, un te­ma fun­da­men­tal pa­ra la re­gión. La desigualdad con­tri­bu­ye al ham­bre y a las dis­tin­tas for­mas de malnu­tri­ción. En Amé­ri­ca La­ti­na el 8.4 % de las mu­je­res se en­cuen­tran en si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria se­ve­ra, en com­pa­ra­ción con el 6.9 % de los hom­bres. En diez paí­ses, el 20 % de los ni­ños y ni­ñas más po­bres su­fren tres ve­ces más des­nu­tri­ción cró­ni­ca que el 20 % más rico. Las po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas su­fren ma­yor in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria que las no in­dí­ge­nas, y las po­bla­cio­nes ru­ra­les tie­nen ma­yo­res ín­di­ces de po­bre­za que las ur­ba­nas.

Sin en­ca­rar la desigualdad en la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y en la nu­tri­ción, no po­dre­mos cum­plir el com­pro­mi­so que he­mos adop­ta­do de no de­jar a na­die atrás, es­ta­ble­ci­do en la Agen­da de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble 2030.

Es ne­ce­sa­rio en­ten­der por qué la des­nu­tri­ción, la ca­ren­cia de mi­cro­nu­trien­tes, el so­bre­pe­so y la obe­si­dad afec­tan más a las per­so­nas de me­no­res in­gre­sos, a las mu­je­res, a los in­dí­ge­nas, a los afro­des­cen­dien­tes y a las fa­mi­lias ru­ra­les. So­bre to­do, de­be­mos ac­tuar de ma­ne­ra di­fe­ren­cia­da pa­ra ase­gu­rar que es­tos gru­pos so­cia­les y las po­bla­cio­nes de los te­rri­to­rios re­za­ga­dos tam­bién pue­dan cum­plir su de­re­cho a la ali­men­ta­ción.

Las cua­tro agen­cias y pro­gra­mas que he­mos pro­du­ci­do jun­tas el pa­no­ra­ma de es­te año es­ta­mos con­ven­ci­das que es per­fec­ta­men­te po­si­ble trans­for­mar los sis­te­mas ali­men­ta­rios pa­ra ga­ran­ti­zar una me­jor ali­men­ta­ción pa­ra to­das las per­so­nas, de for­ma más sos­te­ni­ble y adap­ta­da al cam­bio cli­má­ti­co.

Hoy en­ten­de­mos que ne­ce­si­ta­mos ac­cio­nes en la pro­duc­ción, el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, el pro­ce­sa­mien­to y la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos pa­ra dis­po­ner de ali­men­tos sa­lu­da­bles. Po­de­mos tra­ba­jar pa­ra me­jo­rar los en­tor­nos, de ma­ne­ra tal que fa­ci­li­ten el ac­ce­so a ali­men­tos sa­nos, y fo­men­tar prác­ti­cas que ayu­den a las per­so­nas a to­mar de­ci­sio­nes de con­su­mo más in­for­ma­das y res­pon­sa­bles. Es po­si­ble cam­biar el rum­bo ac­tual de la re­gión pa­ra vol­ver a ace­le­rar el pro­gre­so ha­cia la me­ta de erra­di­car el ham­bre y to­das las for­mas de malnu­tri­ción del Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble 2. Pa­ra ello, lo que más ne­ce­si­ta­mos es re­cu­pe­rar un ma­yor com­pro­mi­so po­lí­ti­co con la erra­di­ca­ción del ham­bre y to­das las for­mas de malnu­tri­ción.

Al­gu­nos go­bier­nos ya es­tán po­nien­do en prác­ti­ca una nue­va ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cas pa­ra aten­der las es­pe­ci­fi­ci­da­des de los gru­pos más re­za­ga­dos. Tam­bién se es­tán apli­can­do, por pri­me­ra vez, po­lí­ti­cas pú­bli­cas in­no­va­do­ras pa­ra re­du­cir el so­bre­pe­so y la obe­si­dad.

Pa­ra que es­tás po­lí­ti­cas sean exi­to­sas, ne­ce­si­ta­mos la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los ac­to­res so­cia­les. Jun­tos de­be­mos pen­sar en for­mas de ac­tuar más res­pon­sa­bles con la so­cie­dad y con el am­bien­te, des­de los pro­duc­to­res has­ta los con­su­mi­do­res. Jun­tos po­de­mos cons­truir sis­te­mas ali­men­ta­rios que ase­gu­ren la ali­men­ta­ción ade­cua­da en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro. Jun­tos po­de­mos ga­ran­ti­cen una vi­da sa­lu­da­ble pa­ra to­das las per­so­nas y con­ver­tir­nos en la ge­ne­ra­ción ham­bre ce­ro.

Julio Ber­de­gué, re­pre­sen­tan­te Re­gio­nal de la FAO. Carissa F. Etien­ne, directora de la OPS. Marita Perceval, directora de Uni­cef en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Miguel Ba­rre­to, di­rec­tor re­gio­nal del WFP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.