Con­de­na a ex­co­man­dan­te chi­leno por en­cu­brir ase­si­na­to de 15 opo­si­to­res en 1973

El Nuevo Diario - - Crónicas Del Mundo - SAN­TIA­GO/ AFP ISA­BEL REVIEJO EFE

La jus­ti­cia chi­le­na con­de­nó es­te vier­nes al ex­co­man­dan­te del Ejér­ci­to, Juan Emilio Chey­re, a tres años de li­ber­tad vi­gi­la­da por en­cu­brir 15 ho­mi­ci­dios en 1973, ce­rran­do uno de los epi­so­dios del si­nies­tro ca­so “Ca­ra­va­na de la Muer­te” du­ran­te la dic­ta­du­ra de Au­gus­to Pi­no­chet (1973-1990). El juez Ma­rio Ca­rro­za con­de­nó a Chey­re, co­man­dan­te del Ejér­ci­to de Chi­le en­tre 2002 y 2006, “a tres años y un día de pre­si­dio, con el be­ne­fi­cio de la li­ber­tad vi­gi­la­da” en ca­li­dad de “en­cu­bri­dor” de los 15 ase­si­na­tos ocu­rri­dos en oc­tu­bre de 1973 en la ciu­dad de La Se­re­na (nor­te), un mes des­pués del gol­pe mi­li­tar que ins­tau­ró la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet, in­di­ca el fa­llo di­fun­di­do por el Po­der Ju­di­cial. Chey­re era juz­ga­do en ca­li­dad de cóm­pli­ce, pe­ro el juez Ca­rro­za re­ba­jó la con­di­ción a en­cu­bri­dor por­que “no hay cer­te­za acer­ca de que ha­ya par­ti­ci­pa­do en ac­tos an­te­rio­res o si­mul­tá­neos a la eje­cu­ción de las víc­ti­mas”, se­gún el fa­llo.

El ex­co­man­dan­te del Ejér­ci­to de­be­rá pre­sen­tar­se men­sual­men­te a fir­mar an­te un ofi­cial de Gen­dar­me­ría (guar­dia de pri­sio­nes). La de­fen­sa de Chey­re se de­cla­ró in­sa­tis­fe­cha con el fa­llo y anun­ció que re­cu­rri­rá el fa­llo an­te la Cor­te de Ape­la­cio­nes. “Juan Emilio Chey­re es com­ple­ta­men­te inocen­te”, di­jo Jorge Bo­fill, abo­ga­do del ex­co­man­dan­te, en un co­mu­ni­ca­do.

El fa­llo tam­bién obli­ga al Es­ta­do a in­dem­ni­zar con 280,000 dó­la­res en to­tal a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

Es­te fa­llo cie­rra una in­ves­ti­ga­ción que Ca­rro­za co­men­zó ha­ce dos años en el mar­co del ca­so Ca­ra­va­na de la Muer­te, en la que 75 pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos fue­ron ase­si­na­dos por or­den di­rec­ta de Pi­no­chet, quien fue pro­ce­sa­do y pues­to ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio por es­te ca­so, pe­ro fue so­bre­seí­do por de­men­cia, sin al­can­zar a ser con­de­na­do. Chey­re fue de­te­ni­do en 2016 por

El Ejér­ci­to de Chi­le ex­pre­só ayer en un es­cue­to co­mu­ni­ca­do su “ab­so­lu­to res­pe­to” a la de­ci­sión de la jus­ti­cia chi­le­na de con­de­nar es­te vier­nes a 11 ex­mi­li­ta­res por la muer­te de 15 opo­si­to­res du­ran­te la dic­ta­du­ra de Au­gus­to Pi­no­chet (1973-1990) y des­ta­có que “no le com­pe­te de mo­do al­guno”.

To­do lo que Rom­mel Jai­mes sa­be se lo de­be a la má­qui­na de es­cri­bir. Lle­va más de me­dio si­glo en la Pla­za de San­to Domingo de la ca­pi­tal me­xi­ca­na po­nien­do so­bre pa­pel las pa­la­bras de otros, una ac­ti­vi­dad car­ga­da de ro­man­ti­cis­mo que re­sis­te en una so­cie­dad que, ase­gu­ra, ha per­di­do el gus­to por las le­tras. “An­tes a la gen­te le gus­ta­ba es­cri­bir; aho­ra es difícil que quie­ran es­cri­bir al­go. Es­tán pe­ga­dos al te­lé­fono o a la compu­tado­ra”, co­men­ta a Efe es­te es­cri­bano de 63 años.

To­dos los días, Rom­mel se des­pla­za des­de su ca­sa en San Juan Teo­tihua­can (es­ta­do de Mé­xi­co) has­ta San­to Domingo, don­de ocu­pa el mis­mo es­cri­to­rio en el que tra­ba­ja­ba su pa­dre.

So­bre la me­sa des­can­sa su ma­yor te­so­ro, una má­qui­na de es­cri­bir au­to­má­ti­ca mar­ca IBM que, de­fien­de, es “la me­jor pa­ra es­te tra­ba­jo”, aun­que re­co­no­ce que ca­da vez es más difícil en­con­trar los car­tu­chos, que con­si­gue a tra­vés de co­no­ci­dos. Rom­mel ase­gu­ra ser el es­cri­bano más ve­te­rano de San­to Domingo, a po­cos me­tros del es­te ca­so tras ser acu­sa­do de ha­ber en­cu­bier­to los ase­si­na­tos. Días des­pués fue pues­to en li­ber­tad tras pa­gar una fian­za de unos 1,500 dó­la­res.

El Ejér­ci­to, en un co­mu­ni­ca­do, “la­men­ta la si­tua­ción per­so­nal” de su co­man­dan­te en je­fe des­de el 10 de mar­zo de 2002 al 9 de mar­zo de 2006 y “reite­ra su ab­so­lu­to res­pe­to y com­pro­mi­so con el Es­ta­do de de­re­cho”, abs­te­nién­do­se de opi­nar so­bre las re­so­lu­cio­nes que adop­te la jus­ti­cia.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción del ca­so, Chey­re se desem­pe­ña­ba en ese tiem­po co­mo ayu­dan­te de Arios­to La­pos­tol, co­man­dan­te del re­gi­mien­to Ari­ca de la ciu­dad de La Se­re­na, don­de 15 opo­si­to­res de la dic­ta­du­ra fue­ron sen­ten­cia­dos a muer­te en pro­ce­sos mi­li­ta­res y lue­go ajus­ti­cia­dos en oc­tu­bre de 1973.

Tras los ase­si­na­tos, el Ejér­ci­to in­for­mó que las víc­ti­mas eran “quin­ce ex­tre­mis­tas” que fue­ron juz­ga­dos “en cum­pli­mien­to de lo re­suel­to por Tri­bu­na­les Mi­li­ta­res en Tiem­pos de Gue­rra”. Esa ver­sión fue pu­bli­ca­da en me­dios de pren­sa por Chey­re por or­den de La­pos­tol.

El fa­llo afir­mó que am­bos ofi­cia­les “te­nían la cer­te­za” de que la pu­bli­ca­ción era fal­sa y “que el ajus­ti­cia­mien­to ocu­rre sin jui­cio pre­vio, fun­da­do en la so­la cir­cuns­tan­cia de la ideo­lo­gía” de las víc­ti­mas.

“He­mos lo­gra­do re­sul­ta­dos jus­tos y que es­ta­ble­ci­mos la ver­dad histórica. Creo que lle­ga­mos a la con­clu­sión de que se pro­du­je­ron ac­tos des­hu­ma­ni­za­dos”, afir­mó el juez Ca­rro­za.

En tan­to, La­pos­tol fue con­de­na­do a 15 años de cár­cel, mien­tras que cin­co exo­fi­cia­les de­be­rán pur­gar cin­co años de pre­si­dio, y otros cua­tro exu­ni­for­ma­dos tres años de li­ber­tad vi­gi­la­da. En 2004, cuan­do Chey­re era co­man­dan­te del Ejér­ci­to, pu­bli­có una po­lé­mi­ca co­lum­na en un dia­rio lo­cal en la que afir­ma­ba que la ins­ti­tu­ción mi­li­tar ha­bía asu­mi­do “las res­pon­sa­bi­li­da­des zócalo ca­pi­ta­lino. El lu­gar se con­vir­tió, ha­ce si­glos, en el pun­to de en­cuen­tro al que acu­dían mi­les de per­so­nas pa­ra con­se­guir sus es­cri­tos.

An­tes los frai­les do­mi­ni­cos se en­car­ga­ban de es­ta ta­rea, en el con­ven­to de la Or­den de San­to Domingo, del que aho­ra so­lo que­da la igle­sia. Pos­te­rior­men­te, fue­ron los es­cri­ba­nos -a los que tam­bién se co­no­ce co­mo “evan­ge­lis­tas”- los que con­ti­nua­ron la tra­di­ción en el si­glo XIX.

Rom­mel re­cuer­da có­mo, en sus ini­cios, las per­so­nas que no sa­bían es­cri­bir ha­cían lar­gas fi­las pa­ra ha­cer en­car­gos a los es­cri­ba­nos, res­guar­da­dos por los so­por­ta­les de la pla­za. Él lle­gó a San­to Domingo a los 6 años, pa­ra ayu­dar a su pa­dre con los re­ca­dos. A los 11 ya es­cri­bía a má­qui­na, con dos de­dos. “Ve­nía una mu­cha­cha que le iba a man­dar (un men­sa­je) a al­guien o el jo­ven que iba a man­dar­le a su es­po­sa una car­ta, unas flo­res... era de otra ma­ne­ra la vi­da”, apun­ta el es­cri­bano. En­tre las des­tre­zas que ha ad­qui­ri­do a lo lar­go de los años por los he­chos pu­ni­bles y mo­ral­men­te inacep­ta­bles del pa­sa­do” y que ha­ría “es­fuer­zos con­cre­tos pa­ra que nun­ca más vuel­van a re­pe­tir­se”.

Du­ran­te la dic­ta­du­ra, unas 3,200 per­so­nas mu­rie­ron o fue­ron des­apa­re­ci­das, mien­tras que unas 38,000 fue­ron tor­tu­ra­das, se­gún da­tos ofi­cia­les. La “Ca­ra­va­na de la Muer­te” fue una co­mi­ti­va mi­li­tar que tras el gol­pe que Au­gus­to Pi­no­chet en­ca­be­zó el 11 de sep­tiem­bre de 1973, re­co­rrió Chi­le al man­do del ge­ne­ral Ser­gio Are­llano Stark, co­mo “de­le­ga­do per­so­nal” del dic­ta­dor, y ase­si­nó a un cen­te­nar de pre­sos po­lí­ti­cos a los que sa­có de las cár­ce­les.

En­tre los con­de­na­dos des­ta­ca el ge­ne­ral Juan Emilio Chey­re, ex co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to en­tre los años 2002 y 2006, que fue con­de­na­do por el de­li­to de en­cu­bri­mien­to a tres años y un día de pri­sión, que po­drá cum­plir en li­ber­tad vi­gi­la­da.

Chey­re, que era te­nien­te y ayu­dan­te del co­man­dan­te del re­gi­mien­to “Ari­ca”, de la ciu­dad de La Se­re­na, al ocu­rrir los crí­me­nes, el 16 de oc­tu­bre de 1973, fue el pri­mer je­fe mi­li­tar chi­leno que se­lló un com­pro­mi­so de “nun­ca más” del Ejér­ci­to a las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos.

Ade­más de Chey­re, la Jus­ti­cia chi­le­na tam­bién con­de­nó a 15 años y un día de pre­si­dio al co­ro­nel Arios­to La­pos­tol Orre­go, je­fe del re­gi­mien­to en esa épo­ca, co­mo au­tor del ho­mi­ci­dio de las 15 víc­ti­mas.

En­tre las víc­ti­mas de La Se­re­na fi­gu­ra­ba el mú­si­co Jorge Pe­ña Hen, crea­dor en Chi­le de las or­ques­tas in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les y con­si­de­ra­do un pio­ne­ro de di­cha ini­cia­ti­va otros paí­ses de la re­gión. Las víc­ti­mas fue­ron eje­cu­ta­das en el po­lí­gono del re­gi­mien­to y sus cuer­pos lan­za­dos a una fo­sa co­mún del ce­men­te­rio lo­cal; al día si­guien­te, las au­to­ri­da­des pu­bli­ca­ron una no­ta mi­li­tar en el que da­ban cuen­ta de la eje­cu­ción es­tá la de es­cri­bir car­tas de amor, un en­car­go que le pi­den ca­da vez me­nos -la úl­ti­ma la reali­zó ha­ce unos tres años- y co­bra a cien pe­sos (cin­co dó­la­res).

“Yo le pre­gun­to qué quie­re de­cir, có­mo lo quie­re de­cir, y yo lo pongo en pa­la­bras”, ase­ve­ra. Ha­cer­lo sin que el des­ti­na­ta­rio sos­pe­che de la au­to­ría, ar­gu­men­ta, es fá­cil, por­que pre­gun­ta as­pec­tos ín­ti­mos co­mo qué nom­bres ca­ri­ño­sos uti­li­za quien ha­ce el en­car­go con su pa­re­ja y “qué tan­to amor le tie­ne”.

Sin em­bar­go, “los jó­ve­nes son di­fe­ren­tes aho­ra” y “ya per­die­ron el ro­man­ti­cis­mo”: “Yo es­toy edu­ca­do al estilo an­ti­guo y aho­ra la gen­te pien­sa di­fe­ren­te”. En ello han te­ni­do un fuer­te im­pac­to las nue­vas tec­no­lo­gías, las cua­les no son de por sí ma­las, siem­pre que se usen “con me­di­da” y no se con­vier­tan en “vi­cio”, apun­ta.

Ba­jo los con­cu­rri­dos so­por­ta­les de San­to Domingo se amon­to­nan los pues­tos que ven­den se­llos, pos­ta­les y otros ar­tícu­los de pa­pe­le­ría, así co­mo los lo­ca­les de im­pren­ta.

“De la má­qui­na ya que­da­mos “de 15 ex­tre­mis­tas, en cum­pli­mien­to de lo re­suel­to por tri­bu­na­les mi­li­ta­res en tiem­pos de gue­rra”.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción del ca­so, tan­to el je­fe del re­gi­mien­to (La­pos­tol), co­mo su ayu­dan­te (Chey­re), que dis­tri­bu­yó la no­ta en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­ca­les, “te­nían la cer­te­za que no ha­bía acon­te­ci­do (el jui­cio) y que el ajus­ti­cia­mien­to ocu­rre sin jui­cio pre­vio, fun­da­da en la so­la cir­cuns­tan­cia de la ideo­lo­gía” de las víc­ti­mas.

Los res­tos de las víc­ti­mas fue­ron des­cu­bier­tos e iden­ti­fi­ca­dos en 1998.

Du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet (1973-1990), se­gún da­tos ofi­cia­les, unas 3,200 per­so­nas mu­rie­ron a ma­nos de agen­tes del Es­ta­do, de las que 1,192 fi­gu­ran aún co­mo de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos. po­cos, co­mo cin­co o seis; la ma­yo­ría se de­di­ca a la im­pren­ta. Y mu­cha gen­te no sa­be es­cri­bir, na­da más tie­nen el es­cri­to­rio pa­ra ob­te­ner clien­tes”, sub­ra­ya. Aun­que en el mun­do de hoy su ofi­cio po­dría pa­re­cer anacró­ni­co, el es­cri­bano re­la­ta que ha­ce mul­ti­tud de en­car­gos, co­mo con­tra­tos, ofi­cios, trans­crip­cio­nes, car­tas y co­rrec­cio­nes de estilo.

El tra­ba­jo “hay que ir­lo adap­tan­do, has­ta cier­to pun­to”, por­que hay co­sas que se han de­ja­do de ha­cer por las compu­tado­ras. Por ejem­plo, las fac­tu­ras, a las que an­tes de­di­ca­ba ho­ras, pe­ro que aho­ra son di­gi­ta­les.

A su es­cri­to­rio to­da­vía se acer­can un pu­ña­do de clien­tes “de to­da la vi­da” y su ac­ti­vi­dad la com­ple­men­ta con la de su hi­jo, a car­go de una im­pren­ta.

To­do lo que es­cri­be lo ha­ce de for­ma “sen­ci­lla” y ade­más, con “pocas pa­la­bras”. “Por­que la gen­te es flo­ja (pe­re­zo­sa) pa­ra leer, y más los fun­cio­na­rios”, bro­mea.

En­tre los en­car­gos más ex­tra­ños que ha re­ci­bi­do, men­cio­na el ca­so de un pe­rio­dis­ta de la fuen­te po­li­cia­ca que le dic­tó una co­lum­na car­ga­da de “ma­las pa­la­bras”, lo que en su mo­men­to le im­pac­tó.

Tam­bién re­co­no­ce ha­ber es­cri­to al­gu­nos anó­ni­mos con men­sa­jes ame­na­za­do­res. “No es­toy aquí pa­ra cam­biar el mun­do”, apun­ta con una cier­ta re­sig­na­ción. Y no so­lo co­no­ce al de­di­llo los se­cre­tos del ofi­cio, sino tam­bién los de to­das las ma­te­rias con las que ha tra­ba­ja­do en sus es­cri­tos. In­clu­so, ase­gu­ra que pue­de ha­cer te­sis por en­car­go, par­tien­do des­de ce­ro.

La má­qui­na de es­cri­bir “es la me­jor es­cue­la que he te­ni­do”, sen­ten­cia Rom­mel.

JUAN EMILIO CHEY­RE EN UNA IMA­GEN DE 2004, ES EL PRI­MER OFI­CIAL DE AL­TO RAN­GO CON­DE­NA­DO POR VIO­LA­CIO­NES DE DE­RE­CHOS HU­MA­NOS EN CHI­LE.

TO­DO LO QUE ROM­MEL JAI­MES SA­BE SE LO DE­BE A LA MÁ­QUI­NA DE ES­CRI­BIR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.