El an­ti­hé­roe de la posguerra

El Nuevo Diario - - Fama - CAR­LA TO­RRES

Un dra­ma pos­bé­li­co, en el que mez­clan di­fe­ren­tes te­mas co­mo la éti­ca y la mo­ral pre­sen­ta la cin­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca Ca­pi­tán Co­nan. La pe­lí­cu­la fue fil­ma­da en 1996, ba­jo la di­rec­ción de Ber­trand Ta­ver­nier y pro­du­ci­da por Yvon Crenn.

El ru­do y obs­ti­na­do Co­nan re­pre­sen­ta a ese ti­po de hom­bres que ex­po­nen su vi­da al ser uti­li­za­dos en la lu­cha san­grien­ta, pe­ro una vez que ya no son úti­les son desecha­dos.

La cin­ta na­rra que una vez fi­na­li­za­da la Gran Gue­rra to­dos los sol­da­dos de las Fuer­zas Alia­das es­tán de­seo­sos de re­gre­sar a ca­sa, pe­ro los man­dos su­pe­rio­res de­ci­den man­te­ner­los ac­ti­vos. Un con­tin­gen­te, li­de­ra­do por Co­nan es ubi­ca­do en­tre Bu­ca­rest y So­fía, an­tes de ser en­via­do al com­ba­te en el delta del Da­nu­bio pa­ra po­ner freno al Ejér­ci­to Ro­jo. Mien­tras es­pe­ran su mi­sión, sin lu­char y sin ser tam­po­co des­mo­vi­li­za­do, la mo­ral se hun­de. A pe­sar de los in­ten­tos de su lí­der por man­te­ner­los con­tro­la­dos ellos ha­cen de las su­yas en el lla­ma­do Pa­la­cio de los Es­pe­jos de Bu­ca­rest, don­de in­tro­du­cen pros­ti­tu­tas y los bo­ti­nes de sus ro­bos. In­clu­so va­rios sol­da­dos son acu­sa­dos por el ata­que en un club nocturno lleno de gen­te, ro­ban la ca­ja, le­sio­nan­do a una can­tan­te y ma­tan­do a la ca­je­ra. Con la ayu­da de la Po­li­cía ru­ma­na y una pros­ti­tu­ta fran­ce­sa, en­cuen­tran a los cul­pa­bles, pe­ro lo­gra sen­ten­cias li­via­nas pa­ra ellos.

La si­tua­ción se re­suel­ve des­pués de una exi­to­sa de­fen­sa de Nor­bert, ami­go del ca­pi­tán, quien se ve obli­ga­do a con­ver­tir­se en acu­sa­ción por la ame­na­za de que, si no lo ha­ce, se impu­tarán a Co­nan al­gu­nos car­gos. En la pe­lí­cu­la tam­bién se re­fle­ja el con­flic­to éti­co cuan­do una viu­da lle­ga des­de Fran­cia bus­can­do a su hi­jo, a quien en­cuen­tra es­pe­ran­do jui­cio por de­ser­ción. Co­nan y Nor­bert creen que el jo­ven no es un trai­dor, sim- ple­men­te un co­bar­de que no tie­ne va­lor ni pa­ra de­fen­der­se. No obs­tan­te, su ofi­cial a car­go bus­ca que le pe­guen un ti­ro. A pe­sar que se lo­gra com­pro­bar la inocen­cia del jo­ven, pier­de la vi­da al ser en­via­do nue­va­men­te al cam­po de ac­ción. Ber­trand Ta­ver­nier fue ga­lar­do­na­do con el Pre­mio Cé­sar a la me­jor di­rec­ción por es­ta pe­lí­cu­la. Asi­mis­mo, Philippe To­rre­ton, quien per­so­ni­fi­ca al Ca­pi­tán Co­nan re­ci­bió el pre­mio Pre­mio Cé­sar al me­jor ac­tor.

EL FIL­ME SE PRE­SEN­TÓ EN EL MAR­CO DE LA COMMEMORACIÓN DE LOS 100 AÑOS DE LA GRAN GUE­RRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.