OR­TE­GA ATA­CA A OBIS­POS

DIS­CUR­SO. En un ac­to pro­gu­ber­na­men­tal de la UNEN, el pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua di­ce que las san­cio­nes de EE. UU. son el re­sul­ta­do de una cons­pi­ra­ción de “ven­de­pa­trias”.

El Nuevo Diario - - PORTADA - AL­MA VIDAURRE ARIAS

El pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua, Da­niel Or­te­ga, se re­fi­rió es­te lu­nes por primera vez a las san­cio­nes im­pues­tas por EE. UU. la se­ma­na pa­sa­da a al­tos fun­cio­na­rios de su Go­bierno y cri­ti­có nue­va­men­te el pa­pel de la Igle­sia ca­tó­li­ca en el diá­lo­go na­cio­nal, en un ac­to de la pro­gu­ber­na­men­tal Unión Na­cio­nal de Es­tu­dian­tes de Ni­ca­ra­gua (UNEN).

En su dis­cur­so, el man­da­ta­rio in­cri­mi­nó a la Igle­sia Ca­tó­li­ca, afir­man­do que “de­ja­ron de ser me­dia­do­res y pa­sa­ron a ser par­te ac­ti­va” de lo que él lla­ma “las fuer­zas gol­pis­tas”.

El pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua, Da­niel Or­te­ga, se re­fi­rió es­te lu­nes por primera vez a las san­cio­nes im­pues­tas por EE. UU. la se­ma­na pa­sa­da a al­tos fun­cio­na­rios de su Go­bierno y cri­ti­có nue­va­men­te el pa­pel de la Igle­sia ca­tó­li­ca en el diá­lo­go na­cio­nal, en un ac­to de la pro­gu­ber­na­men­tal Unión Na­cio­nal de Es­tu­dian­tes de Ni­ca­ra­gua (UNEN). En su dis­cur­so, el man­da­ta­rio in­cri­mi­nó a la Igle­sia Ca­tó­li­ca, afir­man­do que “de­ja­ron de ser me­dia­do­res y pa­sa­ron a ser par­te ac­ti­va” de lo que él lla­ma “las fuer­zas gol­pis­tas”.

Los je­rar­cas de la Igle­sia sir­vie­ron co­mo tes­ti­gos y me­dia­do­res en el diá­lo­go que se sus­pen­dió en ju­lio pa­sa­do an­te la fal­ta de acuer­dos.

“Ya sé cla­ra­men­te, quié­nes es­ta­ban de­trás de los tran­ques, alen­tan­do tran­ques, es de­cir, alen­tan­do crí­me­nes, que por prin­ci­pio, co­mo cris­tia­nos, co­mo pas­to­res de­bían re­cha­zar to­tal­men­te, cual­quier cri­men (…) No tie­nen na­da de cris­tia­nos y ac­túan con una men­ta­li­dad te­rro­ris­ta, cri­mi­nal; se su­ma­ron ale­gre­men­te al gol­pe te­rro­ris­ta y cri­mi­nal”, di­jo Or­te­ga.

Des­de abril pa­sa­do, cuan­do es­ta­lla­ron las pro­tes­tas con­tra el go­bierno, a cri­te­rio de Or­te­ga hu­bo un in­ten­to de “de­rro­car al pue­blo, que es el Go­bierno, y que es el pre­si­den­te de es­te país”.

Sin em­bar­go, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, el sec­tor pri­va­do y la so­cie­dad ci­vil man­tie­nen la pos­tu­ra de reanu­dar el diá­lo­go na­cio­nal, para dar­le una sa­li­da cí­vi­ca a la cri­sis so­cio­po­lí­ti­ca. El man­da­ta­rio ni­ca­ra­güen­se se­ña­ló que des­de 2007, cuan­do él ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, des­pués de 16 años fue­ra del po­der, “los ven­de­pa­tria”, co­mo lla­ma a la opo­si­ción, han ve­ni­do “cons­pi­ran­do” has­ta que “co­men­za­ron a pe­dir san­cio­nes en con­tra de Ni­ca­ra­gua”. “Se em­pe­za­ron a apli­car san­cio­nes, pe­ro no­so­tros di­ji­mos, hay que con­ti­nuar, por­que te­ne­mos la in­te­li­gen­cia, te­ne­mos la for­ta­le­za, te­ne­mos el ca­pi­tal hu­mano para po­der con­ti­nuar más allá de las san­cio­nes”, di­jo Or­te­ga du­ran­te el ac­to de clau­su­ra del XVI Con­gre­so Na­cio­nal de la UNEN.

SE­ÑA­LA A SU HER­MANO

Or­te­ga re­cor­dó que tras su de­rro­ta en 1990, cuan­do asu­mió la pre­si­den­cia Vio­le­ta Ba­rrios de Cha­mo­rro, él tu­vo que es­pe­rar más de una dé­ca­da para vol­ver a go­ber­nar Ni­ca­ra­gua.

“Nun­ca se nos ocu­rrió a no­so­tros de­cir, que se va­yan. Que ter­mi­ne su pe­río­do y nos ve­mos en las elec­cio­nes, esa era nues­tra po­si­ción”, en­fa­ti­zó el go­ber­nan­te. Se­gún Or­te­ga, cuan­do se vi­vió la épo­ca de las pri­va­ti­za­cio­nes de los ser­vi­cios pú­bli­cos, “para no­so­tros hu­bie­ra si­do fá­cil de­rro­car al go­bierno de la se­ño­ra Cha­mo­rro, al go­bierno del doc­tor Ale­mán, o al go­bierno de En­ri­que Bo­la­ños, era fá­cil, pe­ro no se me ocu­rría (…) No se nos ocu­rría a no­so­tros de­rro­car al Go­bierno”. Aña­dió que du­ran­te las pro­tes­tas que sus se­gui­do­res rea­li­za­ron con­tra la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios y los des­pi­dos que eso tra­jo, los que en­ton­ces go­ber­na­ban “no ti­tu­bea­ron” en lan­zar a las ca­lles al Ejér­ci­to de Ni­ca­ra­gua con­tra los ma­ni­fes­tan­tes.

El je­fe del Ejér­ci­to era su her­mano, el ge­ne­ral Hum­ber­to Or­te­ga. “Y quién era el je­fe del Ejér­ci­to” en­ton­ces, se pre­gun­tó Da­niel Or­te­ga es­te lu­nes, res­pon­dien­do que su her­mano, quien, a su cri­te­rio, de­ci­dió pa­sar­se al la­do de quie­nes ha­bían ga­na­do las elec­cio­nes para con­ver­tir­se en “un peón de la oli­gar­quía y del im­pe­rio, un ser­vi­dor de la oli­gar­quía y del im­pe­rio”.

RA­DIO DA­RÍO FUE INCENDIADA EN ABRIL POR PER­SO­NAS VIN­CU­LA­DAS AL GO­BER­NAN­TE FSLN Y ES­TE LU­NES FUE DESMANTELADA POR LA PO­LI­CÍA, EN SU NUE­VO LO­CAL.

DA­NIEL OR­TE­GA, PRE­SI­DEN­TE DE NI­CA­RA­GUA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.