De­pre­sión pos­par­to, un mal ocul­to

SICOLOGÍA. Es­pe­cia­lis­tas afir­man que se co­no­ce po­co en Ni­ca­ra­gua de la de­pre­sión, tris­te­za o si­co­sis pos­par­to.

El Nuevo Diario - - GRAN ANGULAR - MAU­RI­CIO GONZÁLEZ

La tris­te­za pos­par­to se pre­sen­ta con fre­cuen­cia en ma­dres que no tie­nen apo­yo de su pa­re­ja, las que en­fren­tan di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas o que no tie­nen tiem­po por su tra­ba­jo.

Per­dió a su be­bé a las seis se­ma­nas de ges­ta­ción y pa­só por una de­pre­sión de nue­ve me­ses, tras es­te abor­to trau­má­ti­co. “De re­pen­te empecé a san­grar y fui al hos­pi­tal. El mé­di­co me re­ce­tó por error un me­di­ca­men­to que me hi­zo ex­pul­sar a mi hi­jo en desa­rro­llo”, sos­tu­vo Ni­dia Ma­ta­mo­ros, una mu­jer pro­fe­sio­nal.

De­ci­dió re­co­ger el sa­co am­nió­ti­co que ha­bía ex­pul­sa­do para guar­dar­lo en el con­ge­la­dor de su ca­sa. “Prohi­bí que apa­ga­ran el re­fri­ge­ra­dor o que lo bo­ta­ran. Exi­gí has­ta que se com­pra­ra otro”, in­di­có.

Ma­ta­mo­ros re­cuer­da que acer­có el con­ge­la­dor a su ca­ma para sen­tir­se cer­ca de su hi­jo muer­to, pe­ro la eta­pa más fuer­te de su cri­sis no fue esa, sino, lle­gar al ex­tre­mo de re­cha­zar a sus dos hi­jos en ese mo­men­to de 3 y 2 años, quie­nes tam­bién su­frie­ron.

“Sen­tí que ha­bía per­di­do el amor por ellos”, afir­mó, pe­ro nue­ve me­ses des­pués que ini­ció su cri­sis, asi­mi­ló la pér­di­da a pe­sar que nun­ca bus­có ayu­da pro­fe­sio­nal.

“De­ci­dí nom­brar­le “In­gni­ki Yam­ni”; mi luz ben­di­ta en mis­ki­to. “Lo en­te­rré en el pa­tio”. Tiem­po des­pués vol­vió a em­ba­ra­zar­se y dio a luz a su desea­do ter­cer hi­jo que nom­bró En­salky Way­pnam, que sig­ni­fi­ca hom­bre án­gel.

“Tu­ve mie­do de vi­vir la mis­ma ex­pe­rien­cia”, afir­mó Ma­ta­mo­ros. No obs­tan­te, a pe­sar del par­to exi­to­so, con En­salky tu­vo tam­bién ma­ni­fes­ta­cio­nes de de­pre­sión pos­par­to. “Cuan­do su­fría por los do­lo­res de mi ce­sá­rea, mi ma­má me de­cía que yo gri­ta­ba ‘¡mal­di­to En­salky, mal­di­to En­salky!’,yo no me acuer­do de ha­ber­lo di­cho, pe­ro mi ma­má me lo qui­ta­ba por­que creía que po­día ha­cer­le da­ño”. En­salky tie­ne aho­ra 8 años.

Ma­ta­mo­ros ase­gu­ró que to­da­vía tie­ne mo­men­tos en que llo­ra por la cri­sis que pa­só. Sin em­bar­go, di­jo que le es di­fí­cil no sen­tir cul­pa de ha­ber­se des­co­nec­ta­do emo­cio­nal y afec­ti­va­men­te de sus dos pri­me­ros hi­jos. “Has­ta ha­ce co­mo 3 me­ses apro­xi­ma­da­men­te com­par­tí con ellos có­mo los ha­bía aban­do­na­do. Las ve­ces que he llo­ra­do des­pués de esa pér­di­da, se mez­clan emo­cio­nes de cul­pa con mis hi­jos gran­des y tris­te­za por la au­sen­cia de In­gni­ki Yam­ni”, re­la­tó.

No obs­tan­te, afir­mó que la re­la­ción con ellos ha me­jo­ra­do. “Son mi ben­di­ción di­vi­na, mi pe­da­ci­to de cie­lo y mi re­ga­li­to de Dios. Ca­da uno sa­be a quién me re­fie­ro cuan­do los lla­mo así”. Ma­ta­mo­ros reite­ró que aun­que no re­ci­bió apo­yo de un si­có­lo­go, pu­do su­pe­rar su do­lor gra­cias al apo­yo de sus se­res que­ri­dos. “He su­pe­ra­do el do­lor y es­toy re­sig­na­da tam­bién”.

CRI­SIS POS­PAR­TO

La de­pre­sión, si­co­sis y tris­te­za pos­par­to son tres ma­les que afec­tan a muchas mu­je­res cuan­do dan a luz y que pue­de afec­tar prin­ci­pal­men­te a las pri­me­ri­zas, ase­gu­ró una ex­per­ta en el te­ma con­sul­ta­da por El Nue­vo Diario. La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción so­bre la sa­lud men­tal de las ma­dres re­cien­tes es la fal­ta de da­tos es­ta­dís­ti­cos so­bre la can­ti­dad que po­drían es­tar vi­vien­do un epi­so­dio de tris­te­za pos­par­to, de­pre­sión pos­par­to o si­co­sis pos­par­to.

Ma­ría Au­xi­lia­do­ra Al­fa­ro, coor­di­na­do­ra del Cen­tro de Desa­rro­llo Psi­co­so­cial Ignacio Mar­tín Ba­ró de la Uni­ver­si­dad Cen­troa­me­ri­ca­na (UCA), afir­mó que la fal­ta de da­tos so­bre es­tos pro­ble­mas pro­vo­ca una afec­ta­ción di­rec­ta a las mu­je­res en el país, ya que no se vi­si­bi­li­za.

“Si no re­co­noz­co que exis­te, tam­po­co lo voy a ver, por en­de, no es­ta­mos aten­dien­do eso”, apun­tó.

Ex­pli­có que la tris­te­za pos­par­to, co­no­ci­da co­mo “baby blue”, la de­pre­sión y la si­co­sis pos­par­to son los ma­les que afec­tan a las mu­je­res des­pués del par­to, sin em­bar­go, los dos pri­me­ros son los más fre­cuen­tes.

TRIS­TE­ZA POS­PAR­TO

Al­fa­ro ase­gu­ró que la tris­te­za pos­par­to le da a ca­si a to­das las mu­je­res que tie­nen hi­jos por primera vez. Afir­mó que la ma­yo­ría de las ma­dres, no el 100%, pue­de te­ner al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca de “baby blue” o tris­te­za pos­par­to, que es una con­di­ción que tie­ne que ver con la preo­cu­pa­ción y adap­ta­ción al cam­bio de vi­da. “No es un tras­torno si­quiá­tri­co ni si­co­pa­to­ló­gi­co”.

Es la an­sie­dad na­tu­ral que to­da ma­dre tie­ne cuan­do tie­ne su pri­mer be­bé y se pre­gun­ta qué le da­ré de co­mer, có­mo car­gar­lo, et­cé­te­ra.

Es­ta con­di­ción se pre­sen­ta con fre­cuen­cia en ma­dres que no tie­nen apo­yo de su pa­re­ja, las que en­fren­tan di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas o que no tie­nen tiem­po por su tra­ba­jo.

Es­ta sin­to­ma­to­lo­gía es más co­mún y no re­quie­re, ne­ce­sa­ria­men­te, aten­ción si­co­ló­gi­ca.

DE­PRE­SIÓN POS­PAR­TO

La ex­per­ta ase­gu­ró que la tris­te­za pos­par­to pue­de con­ver­tir­se en de­pre­sión pos­par­to si las con­di­cio­nes no fa­ci­li­tan las re­la­cio­nes en­tre la ma­dre con su be­bé. “La de­pre­sión ya es un pro­ble­ma si­co­pa­to­ló­gi­co que re­quie­re de un es­pe­cia­lis­ta. Un tra­ta­mien­to si­quiá­tri­co y si­co­ló­gi­co”, in­di­có Al­fa­ro.

“He aten­di­do a mu­je­res con de­pre­sión pos­par­to con de­seos de sui­ci­dar­se, por­que es un po­zo pro­fun­do. No te­nés de­seos de ha­cer na­da para vos ni para tu be­bé”, ma­ni­fes­tó.

Se­ña­ló ade­más que es ahí don­de el be­bé co­rre pe­li­gro, ya que el des­cui­do pue­de ex­po­ner su vi­da. “Es por eso que el acom­pa­ña­mien­to de la pa­re­ja o al­guien más es ne­ce­sa­rio”, pre­ci­só.

Los fac­to­res que pue­den in­fluir en la apa­ri­ción de de­pre­sión pos­par­to son an­te­ce­den­tes en la fa­mi­lia o en la mis­ma mu­jer so­bre de­pre­sión o que ocu­rra vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar o se­xual. Al­fa­ro de­ta­lló que in­clu­so en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo la dia­be­tes po­drían ser un fac­tor.

SI­CO­SIS POS­PAR­TO

El ter­cer mal es la si­co­sis pos­par­to, en el que las mu­je­res pier­den el con­tac­to con la reali­dad, ase­gu­ró Al­fa­ro. “Em­pie­zan a alu­ci­nar, a cons­truir si­tua­cio­nes irrea­les. Pue­den creer que el be­bé es un mons­truo”, se­ña­ló.

Es­te pro­ble­ma es me­nos fre­cuen­te, pe­ro muy se­ve­ro cuan­do se ma­ni­fies­ta en una mu­jer, in­di­có la es­pe­cia­lis­ta.

ME­DI­DAS A TO­MAR

La pa­cien­te no per­ci­be cuan­do pa­de­ce una de las tres con­di­cio­nes des­pués del par­to, di­jo la ex­per­ta.

“Los fa­mi­lia­res son los que de­ben bus­car ayu­da para es­ta mu­jer (afec­ta­da) y tam­bién el per­so­nal de sa­lud de los hos­pi­ta­les de­be­ría ob­ser­var las di­fi­cul­ta­des en­tre ma­dre e hi­jo des­pués del par­to”, su­gi­rió.

To­das las mu­je­res des­pués de un par­to de­ben te­ner acom­pa­ña­mien­to du­ran­te los pri­me­ros 40 días, re­co­men­dó.

CRI­SIS PUE­DE IN­FLUIR

La ex­per­ta afir­mó que la cri­sis co­mo la que se vi­ve en el país pue­de in­fluir en la apa­ri­ción de uno de es­tos ma­les en las ma­dres.

“La tris­te­za pos­par­to pue­de agu­di­zar­se por­que te­ner un be­bé en es­te con­tex­to, te ha­ce pen­sar có­mo se­rá la vi­da del ni­ño en el fu­tu­ro, có­mo ha­rá para ir a al­gu­nos lu­ga­res, có­mo se arries­gan o si ten­go ac­ce­so a la sa­lud o no”, afir­mó.

Al­fa­ro di­jo que los due­los en la fa­mi­lia por la pér­di­da de un fa­mi­liar pue­den trans­mi­tir­se a la ma­dre y a su be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.