Su­peran­do una cri­sis: un ca­so de es­tu­dio

El Nuevo Diario - - PAÍS | DINERO - NOEL RA­MÍ­REZ SÁN­CHEZ DOC­TOR EN DE­RE­CHO Y ECO­NO­MÍA nra­mi­[email protected]­mail.com

Ni­ca­ra­gua era un país cen­troa­me­ri­cano que ha­bía ve­ni­do go­zan­do de es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria y de ta­sas de cre­ci­mien­to acep­ta­bles, su­pe­rio­res al cre­ci­mien­to de la po­bla­ción, pe­ro don­de cier­tos sec­to­res se­ña­la­ban que de­bi­do a los ni­ve­les de po­bre­za, la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción “vi­vía día a día”, sin prio­ri­zar el desa­rro­llo sos­te­ni­ble de lar­go pla­zo y don­de, se­gún otros, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad se ha­bía ve­ni­do de­bi­li­tan­do. A ini­cios del año, una re­for­ma al sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial des­en­ca­de­nó una se­rie de pro­tes­tas po­pu­la­res que ha­bían con­clui­do con un la­men­ta­ble nú­me­ro de víc­ti­mas mor­ta­les y un am­bien­te de ines­ta­bi­li­dad ge­ne­ra­li­za­da, lo que ha­bía lle­va­do al Go­bierno a lla­mar a un diá­lo­go na­cio­nal, in­vi­tan­do a la Igle­sia ca­tó­li­ca co­mo tes­ti­go y me­dia­dor.

Al diá­lo­go, ade­más del Go­bierno e in­vi­ta­dos por los me­dia­do­res, asis­tie­ron al­gu­nas agru­pa­cio­nes de la “so­cie­dad ci­vil”, ta­les co­mo re­pre­sen­tan­tes de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, re­pre­sen­tan­tes del sec­tor cam­pe­sino, re­pre­sen­tan­tes del sec­tor em­pre­sa­rial or­ga­ni­za­do y re­pre­sen­tan­tes de otras or­ga­ni­za­cio­nes que tam­bién for­ma­ban par­te de la so­cie­dad ci­vil, por lo que al ini­cio las de­man­das eran mu­chas y muy va­ria­das, ya que iban des­de re­for­mas al es­ta­do, has­ta so­lu­cio­nes a pro­ble­mas sec­to­ria­les. En la se­sión inau­gu­ral del diá­lo­go, tras­mi­ti­da a to­da la na­ción por to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, uno de los re­pre­sen­tan­tes es­tu­dian­ti­les le di­jo al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca que esa era “una me­sa de ren­di­ción” y no de ne­go­cia­ción, que de­bía en­tre­gar el po­der de for­ma in­me­dia­ta, por lo que el úni­co te­ma a dis­cu­tir era co­mo en­tre­ga­ría el po­der, pe­ro a pe­sar del ul­ti­má­tum, 7 me­ses des­pués, el con­flic­to con­ti­nua­ba. Asi­mis­mo, en esa opor­tu­ni­dad el Go­bierno in­for­mó que ha­bía es­ta­do en con­ver­sa­cio­nes con la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) pa­ra me­jo­rar los pro­ce­sos elec­to­ra­les y que ha­bían acor­da­do un ca­len­da­rio de tra­ba­jo pa­ra avan­zar en ese sen­ti­do, y que es­ta­ba dis­pues­to a con­ver­sar so­bre to­dos los te­mas pro­pues­tos, si se le­van­ta­ban los “tran­ques” que es­ta­ban obs­ta­cu­li­zan­do la li­bre mo­vi­li­dad por el te­rri­to­rio na­cio­nal. Sin em­bar­go, al­gu­nos miem­bros de la so­cie­dad ci­vil ale­ga­ron que no los po­dían le­van­tar por el mo­men­to, ya que, o no los con­tro­la­ban o los mis­mos eran ne­ce­sa­rios pa­ra la se­gu­ri­dad per­so­nal de los “au­to­con­vo­ca­dos”, que era el ca­li­fi­ca­ti­vo que re­ci­bían los ma­ni­fes­tan­tes. Ini­cial­men­te, el Go­bierno, la OEA y su se­cre­ta­rio ge­ne­ral fue­ron cri­ti­ca­dos fuer­te­men­te por miem­bros de la so­cie­dad ci­vil por man­te­ner, se­gún ellos, es­te pro­ce­so “a es­pal­das del pue­blo”, y quie­nes ade­más, pa­ra con­ti­nuar dia­lo­gan­do, de­man­da­ron la pre­sen­cia de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos pa­ra in­ves­ti­gar los su­ce­sos ocu­rri­dos has­ta esa fe­cha y que la Po­li­cía Na­cio­nal fue­ra re­con­cen­tra­da en sus ins­ta­la­cio­nes.

Los me­dia­do­res pro­pu­sie­ron la crea­ción de va­rias “me­sas de tra­ba­jo” pa­ra abor­dar los dis­tin­tos te­mas que ha­bían si­do plan­tea­dos y un ca­len­da­rio ten­ta­ti­vo pa­ra que se efec­tua­ran elec­cio­nes pre­si­den­cia­les “ade­lan­tas”, pe­ro de­bi­do a las po­si­cio­nes ini­cia­les de am­bas par­tes (se­gún el Go­bierno se en­fren­ta­ba a un in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do y se­gún los ma­ni­fes­tan­tes se tra­ta­ba de una re­vo­lu­ción cí­vi­ca y pa­cí­fi­ca), el pro­ce­so de diá­lo­go se sus­pen­dió rá­pi­da­men­te de for­ma in­de­fi­ni­da y el Go­bierno, por me­dio de la Po­li­cía Na­cio­nal y “po­li­cías vo­lun­ta­rios” eli­mi­nó los tran­ques, ele­ván­do­se sus­tan­cial­men­te el nú­me­ro de víc­ti­mas mor­ta­les.

Lue­go, el plan­tea­mien­to de los miem­bros de la so­cie­dad ci­vil fue cam­bian­do y aho­ra de­man­da­ban “jus­ti­cia pa­ra las víc­ti­mas, de­mo­cra­cia y unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les trans­pa­ren­tes y ade­lan­ta­das” y pe­dían al Go­bierno que re­gre­sa­ra a la “me­sa de ne­go­cia­cio­nes”. Asi­mis­mo, du­ran­te ese pe­río­do, vi­si­ta­ron el país fun­cio­na­rios del Se­na­do y del go­bierno nor­te­ame­ri­cano, y se co­men­tó, a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que en una de di­chas con­ver­sa­cio­nes con es­tos vi­si­tan­tes, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ha­bría da­do a en­ten­der que es­ta­ba dis­pues­to a con­ver­sar so­bre to­dos los te­mas plan­tea­dos, in­clu­yen­do el de ade­lan­tar las elec­cio­nes, pe­ro que la reac­ción, for­mal o in­for­mal, de al­gu­nos miem­bros de la so­cie­dad ci­vil ha­bía si­do que ello no era acep­ta­ble y que el pre­si­den­te te­nía que en­tre­gar el po­der de for­ma in­me­dia­ta. Pos­te­rior­men­te al ul­ti­má­tum al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, los miem­bros de la so­cie­dad ci­vil in­vi­ta­dos al diá­lo­go na­cio­nal em­pe­za­ron a bus­car alia­dos en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, que res­pal­da­ran sus plan­tea­mien­tos, in­clu­yen­do al mis­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, y aho­ra es­tas alian­zas em­pe­za­ban a to­mar for­ma. Pe­ro por otro la­do, aho­ra el Go­bierno cues­tio­na­ba la im­par­cia­li­dad de al­gu­nos de los miem­bros de la me­dia­ción, lo cual com­pli­ca­ba to­da­vía más la si­tua­ción que se ha­bía plan­tea­do des­pués de las pri­me­ras se­sio­nes del diá­lo­go na­cio­nal. An­te la sus­pen­sión del diá­lo­go, las reac­cio­nes fue­ron di­ver­sas, ya que aun­que la ma­yo­ría creía que el Go­bierno nun­ca ha­bía te­ni­do la in­ten­ción de ne­go­ciar, al­gu­nos se pre­gun­ta­ban por qué en­ton­ces la so­cie­dad ci­vil in­vi­ta­da al diá­lo­go ha­bía acep­ta­do dia­lo­gar; mien­tras otros creían que el re­sul­ta­do se de­bía a la for­ma en que se ha­bía es­truc­tu­ra­do y con­du­ci­do di­cho diá­lo­go.

An­te la fal­ta de éxi­to de es­te pri­mer in­ten­to de diá­lo­go, la eco­no­mía em­pe­zó a su­frir más se­ria­men­te las con­se­cuen­cias de di­cha si­tua­ción y los de­pó­si­tos del sis­te­ma ban­ca­rio con­ti­nua­ron re­du­cién­do­se, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se ha­bía em­pe- za­do a con­traer, re­du­cién­do­se no so­lo la re­cau­da­ción de los im­pues­tos, que obli­gó al Go­bierno a re­du­cir el ni­vel del gas­to pú­bli­co, sino tam­bién los ni­ve­les de em­pleo, es­pe­cial­men­te en los sec­to­res del tu­ris­mo, la cons­truc­ción y el co­mer­cio y de for­ma muy es­pe­cial en los sec­to­res de la pe­que­ña y mi­cro­em­pre­sa, ya que en ca­sos de in­cer­ti­dum­bre es­tos son los sec­to­res ini­cial­men­te más afec­ta­dos. Pe­ro an­te las me­di­das eco­nó­mi­cas to­ma­das por el Go­bierno pa­ra ha­cer­le fren­te a la si­tua­ción plan­tea­da, el co­men­ta­rio ge­ne­ral era que mien­tras no se so­lu­cio­na­ra el pro­ble­ma po­lí­ti­co, las me­di­das eco­nó­mi­cas so­lo se­rían “un pa­lia­ti­vo”. Sin em­bar­go y aun­que la si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad ya lle­va­ba va­rios me­ses, el país con­ti­nua­ba go­zan­do de es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro fun­cio­na­ba con re­la­ti­va nor­ma­li­dad y el ni­vel de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, si bien se ha­bía re­du­ci­do, se man­te­nía a ni­ve­les acep­ta­bles. Por lo tan­to, si un ob­ser­va­dor in­de­pen­dien­te, con una vi­sión cons­truc­ti­va ana­li­za­ba la si­tua­ción que en­fren­ta­ba el país, po­dría de­cir que si bien era cier­to que se ob­ser­va­ba una ten­den­cia de cla­ro de­te­rio­ro, la si­tua­ción era ma­ne­ja­ble en ba­se a es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. En con­se­cuen­cia, se­gún es­te ob­ser­va­dor in­ter­na­cio­nal, la si­tua­ción ac­tual, no so­lo se­ría ma­ne­ja­ble, sino que rá­pi­da­men­te se po­dría ini­ciar un “pro­ce­so de re­ver­sión”, que no se­ría au­to­má­ti­co, pe­ro que cam­bia­ría la di­rec­ción de la ten­den­cia ac­tual. Sin em­bar­go, pa­ra ello, co­mo lo ha­bía di­cho el FMI, era ne­ce­sa­rio “res­ta­ble­cer la con­fian­za de los agen­tes eco­nó­mi­cos” y muy re­cien­te­men­te la mis­ma “Con­fe­ren­cia Epis­co­pal” ha­bía ex­hor­ta­do al pue­blo ni­ca­ra­güen­se “a no de­jar­se se­du­cir por so­lu­cio­nes in­me­dia­tis­tas”. Pe­ro pa­ra ello pa­re­cía ne­ce­sa­rio re­ini­ciar el diá­lo­go na­cio­nal con al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes o ini­ciar uno com­ple­ta­men­te nue­vo, don­de, des­pués de ana­li­zar, por qué el pri­mer in­ten­to no ha­bía si­do exi­to­so y apren­dien­do de esa ex­pe­rien­cia, to­dos los sec­to­res es­truc­tu­ra­ran un pro­ce­so de diá­lo­go que tu­vie­ra las con­di­cio­nes pa­ra ser exi­to­so. Y pa­ra con­cluir sus re­fle­xio­nes, el ob­ser­va­dor se pre­gun­ta­ría, “si el pue­blo de Ni­ca­ra­gua en su his­to­ria re­cien­te ha­bía po­di­do su­pe­rar otra si­tua­ción mu­cho más de­li­ca­da, ¿por qué no lo po­dría ha­cer aho­ra? ¿Có­mo re­sol­ve­ría us­ted es­te ca­so?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.