La OTAN nun­ca ha si­do un blo­que de­fen­si­vo

El Nuevo Diario - - OPINIÓN - * Di­plo­má­ti­co, ju­ris­ta y po­li­tó­lo­go. GUSTAVOADOLFO VAR­GAS*

A lo lar­go de la Gue­rra Fría, la OTAN se pro­cla­ma­ba co­mo una alian­za de­fen­si­va. Sin em­bar­go, es­to ni era ver­dad en aque­llos tiem­pos, ni lo ha si­do tam­po­co des­de en­ton­ces. Así lo re­ve­lan las in­ter­ven­cio­nes y cam­bios de re­gí­me­nes pro­mo­vi­dos con sus ac­cio­nes mi­li­ta­res, des­de Yu­gos­la­via has­ta Li­bia.

El 4 de abril de 1943, los paí­ses fun­da­do­res: Bél­gi­ca, Ca­na­dá, Di­na­mar­ca, Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, Is­lan­dia, Ita­lia, Lu­xem­bur­go, No­rue­ga, Paí­ses Ba­jos, Por­tu­gal y Reino Uni­do (12 en to­tal), fir­ma­ron en Was­hing­ton el Tra­ta­do Atlán­ti­co Nor­te. El 18 de ma­yo de 1950, los can­ci­lle­res de di­chas na­cio­nes, sig­na­ron el do­cu­men­to que da­ba for­ma a las es­truc­tu­ras per­ma­nen­tes de la Alian­za Atlán­ti­ca. Tras el des­man­te­la­mien­to en 1991, de la res­pues­ta so­cia­lis­ta a la OTAN (Pac­to de Var­so­via), la alian­za con­ti­nuó su exis­ten­cia, ex­pan­dien­do su mem­bre­sía y pre­sen­cia geo­grá­fi­ca, usur­pan­do abier­ta­men­te el pa­pel de la ONU, in­ter­vi­nien­do en la ex-yu­gos­la­via, co­men­zó en Bos­nia en 1994, lan­zan­do una gue­rra con­tra lo que que­da­ba del país yu­gos­la­vo, en 1999, ocu­pan­do Ko­so­vo, des­pués de tal ope­ra­ción. Des­de 2001, la OTAN ha par­ti­ci­pa­do en la gue­rra de Es­ta­dos Uni­dos en Af­ga­nis­tán. En 2003, no se unió ofi­cial­men­te a la in­va­sión ile­gal de Irak, pe­ro mu­chos de sus paí­ses miem­bros se unie­ron a la “Coa­li­ción de la vo­lun­tad”, im­pul­sa­da por Geor­ge W. Bush. Des­pués de 1999, la ac­ción mi­li­tar más abier­ta fue su in­ter­ven­ción el 19 de mar­zo de 2011 en Li­bia. Pos­te­rior a que el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU au­to­ri­za­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de una zo­na de ex­clu­sión aé­rea so­bre el país, Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Reino Uni­do ini­cia­ron los ata­ques aé­reos so­bre su te­rri­to­rio.

Ofi­cial­men­te, la Alian­za asu­mió el man­do de la gue­rra el 31 de mar­zo, ba­jo la lla­ma­da Ope­ra­ción Pro­tec­tor Uni­fi­ca­do, rea­li­zan­do en oc­tu­bre 26,500 vue­los, has­ta la muer­te del go­ber­nan­te li­bio Muam­mar Gad­da­fi en oc­tu­bre.

En 1990, Ja­mes Ba­ker en­ton­ces se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, pro­me­tió al lí­der so­vié­ti­co Mi­jail Gor­ba­chov que la OTAN no avan­za­ría ni una pul­ga­da ha­cia el es­te si Ale­ma­nia se reuni­fi­ca­ba, pe­ro hi­zo exac­ta­men­te to­do lo con­tra­rio. Hun­gría, Po­lo­nia y la Re­pú­bli­ca Che­ca, fue­ron acep­ta­das ofi­cial­men­te a la OTAN en mar­zo de 1999, po­cos días an­tes de que los avio­nes de com­ba­te de la Alian­za, ini­cia­ra el bom­bar­deo en el te­rri­to­rio yu­gos­la­vo, su­mán­do­se en el 2002, Bul­ga­ria, Es­lo­va­quia y Ru­ma­nia. El úl­ti­mo país del an­ti­guo Pac­to de Var­so­via en unir­se (2009). La coa­li­ción se ex­pan­dió has­ta las an­ti­guas re­pú­bli­cas yu­gos­la­vas: Croa­cia, Es­lo­ve­nia y Mon­te­ne­gro, in­clu­yen­do a las an­ti­guas Re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas de Es­to­nia, Le­to­nia y Li­tua­nia, lle­gan­do a las fron­te­ras de Ru­sia. Con­ti­núo ex­pan­dién­do­se ha­cia Geor­gia y Ucra­nia.

La más re­cien­te es­ca­la­da de las ten­sio­nes con Ru­sia ini­ció en fe­bre­ro de 2014, tras un gol­pe de Es­ta­do en Ucra­nia, res­pal­da­do por Es­ta­dos Uni­dos. Des­de esa fe­cha, las tro­pas de la Alian­za es­ta­ble­cie­ron ba­ses en el ex­tre­mo oes­te ucra­niano, pro­por­cio­nan­do ar­mas, en­tre­na­mien­to a mi­li­ta­res y neo­na­zis pa­ra con­tra­rres­tar la agre­sión ru­sa. So pre­tex­to de “di­sua­dir a Mos­cú”, la OTAN es­ta­ble­ció ba­ses mi­li­ta­res per­ma­nen­tes en los tres Es­ta­dos bál­ti­cos, Ru­ma­nia y Po­lo­nia, lle­van a ca­bo una se­rie de ejer­ci­cios mi­li­ta­res ma­si­vos en la fron­te­ra con Ru­sia.

Ini­ció las ma­nio­bras “Tri­dent Jun­ctu­re”, en No­rue­ga, una in­ten­si­va coor­di­na­ción es­tra­té­gi­ca en­tre Es­ta­dos Uni­dos y 30 paí­ses, cu­yo ob­je­ti­vo es prac­ti­car una res­pues­ta mi­li­tar a cual­quier ame­na­za des­de cual­quier di­rec­ción. Des­de el fi­nal de la Gue­rra Fría, ta­les ma­nio­bras son el ma­yor ejer­ci­cio de la OTAN y cons­ti­tu­yen un cla­ro men­sa­je pa­ra cual­quier po­ten­cial ad­ver­sa­rio, de que pro­te­ge­rá a to­dos los alia­dos.

En di­ver­sos pun­tos del país nór­di­co y en el mar Bál­ti­co, los ejer­ci­cios se ex­tien­den del 25 de oc­tu­bre al 7 de no­viem­bre, abar­ca tam­bién Is­lan­dia, el es­pa­cio aé­reo de Sue­cia y Fin­lan­dia, dos na­cio­nes no miem­bros de la alian­za, pe­ro que es­te año se su­ma­rán a las ma­nio­bras. Los en­sa­yos com­pren­den cer­ca de 65 bu­ques, 250 avio­nes, 10,000 vehícu­los y unos 50,000 efec­ti­vos.

Aun­que la Alian­za no ha nom­bra­do a su su­pues­to ad­ver­sa­rio en las ma­nio­bras, el ex­mi­li­tar Juan An­to­nio Agui­lar (di­rec­tor del por­tal El Es­pía­di­gi­tal.com), afir­ma que: el enemi­go que jus­ti­fi­ca la exis­ten­cia de la OTAN es Ru­sia. Sos­tie­ne que uno de sus ob­je­ti­vos, es vi­sua­li­zar la pre­sen­cia de fuer­zas oc­ci­den­ta­les en la fron­te­ra ru­sa. El can­ci­ller ru­so, Ser­guéi La­vrov, con­de­nó la acu­mu­la­ción de tro­pas cer­ca de las fron­te­ras de su país. El com­por­ta­mien­to de la OTAN, des­de la dé­ca­da de 1990, mues­tra que se ha con­ver­ti­do en un agre­si­vo y ex­pan­sio­nis­ta or­ga­nis­mo, al ser­vi­cio de las prio­ri­da­des de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.