Ma­ría, pro­to­ti­po de las ma­dres ni­ca­ra­güen­ses

El Nuevo Diario - - OPINIÓN - MOI­SÉS MER­CA­DO Edu­ca­dor, teó­lo­go e in­ge­nie­ro de sis­te­mas. Miem­bro del Mo­vi­mien­to de Ju­ven­tu­des Cris­tia­nas por la Paz.

El ar­te cris­tiano re­pre­sen­ta de una ma­ne­ra su­bli­me y tier­na di­ver­sas imá­ge­nes de Ma­ría con el ni­ño Je­sús sien­do car­ga­do en sus bra­zos (Ma­teo 2,11), es­te ti­po de tra­ba­jo ar­tís­ti­co con­tras­ta con la ima­gen des­ga­rra­do­ra y con­mo­ve­do­ra de la tra­di­ción del evan­ge­lio de Juan que pre­sen­ta a Ma­ría vien­do ago­ni­zar a su hi­jo al pie de la cruz (Juan 19, 25-27).

El pa­pel de Ma­ría en la his­to­ria de la sal­va­ción y en los re­la­tos evan­gé­li­cos es de tras­cen­den­tal im­por­tan­cia pa­ra la fe cris­tia­na. La­men­ta­ble­men­te en la tra­di­ción pro­tes­tan­te evan­gé­li­ca se ha des­va­lo­ri­za­do la fi­gu­ra de Ma­ría. En par­te se de­be al ses­go an­ti­ca­tó­li­co y al li­mi­ta­do co­no­ci­mien­to de los es­tu­dios ma­ria­nos de par­te de los sec­to­res re­li­gio­sos pro­tes­tan­tes evan­gé­li­cos.

La fi­gu­ra his­tó­ri­ca de Ma­ría co­mo ma­dre del Se­ñor nos ofre­ce a ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes cla­ves im­por­tan­tes pa­ra la com­pren­sión de la fe y de nues­tra reali­dad. Ma­ría re­pre­sen­ta a la mu­jer sen­ci­lla, po­bre y de pue­blo y, so­bre to­do, a la ma­dre que lu­cha y su­fre por el bie­nes­tar de sus hi­jos.

Ma­ría es sím­bo­lo de to­das las ma­dres que su­fren cuan­do se les arre­ba­ta in­jus­ta­men­te la vi­da de sus hi­jos. El do­lor de esas ma­dres es el do­lor de Ma­ría. En los evan­ge­lios, el do­lor de Ma­ría co­mien­za des­de el anun­cio del na­ci­mien­to de su hi­jo Je­sús. El na­ci­mien­to de Je­sús im­pli­ca­ba la lle­ga­da del me­sías anun­cia­do en las tra­di­cio­nes pro­fé­ti­cas y los sal­mos, por lo tan­to sig­ni­fi­ca el fi­nal de los go­bier­nos in­jus­tos.

Es­te anun­cio pro­du­jo una per­se­cu­ción bru­tal y la ma­tan­za de los ni­ños me­no­res de 2 años, Ma­ría pa­ra pro­te­ger a su hi­jo de la muer­te se en­fren­tó a la per­se­cu­ción y al exi­lio (Ma­teo 2,13-15), pe­ro eso no im­por­ta­ba por­que Ma­ría es­ta­ba ale­gre, lle­na de gra­cia y la pre­sen­cia del Se­ñor es­ta­ba con ella (Lu­cas 1,28).

Ma­ría es­tu­vo pre­sen­te en di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da de su hi­jo, lo lle­vo al tem­plo a cir­cun­ci­dar­se (Lu­cas 2,22), es­tu­vo pre­sen­te en la pre­sen­ta­ción de su exa­men pú­bli­co de bar to­rah (hi­jo de la ley) an­te los doc­to­res de la ley en el epi­so­dio del tem­plo (Lu­cas 2,47). Sin em­bar­go, no se ima­gi­na­ba el do­lor que le cau­sa­ría la muer­te de su hi­jo en ma­nos del po­der po­lí­ti­co. Je­sús fue apre­sa­do, tor­tu­ra­do y ase­si­na­do de la ma­ne­ra más cruel, Ci­ce­rón se re­fie­re a es­te ti­po de muer­te co­mo el más cruel de los su­pli­cios.

Aun­que no lo ima­gi­na­ba, si in­tuía co­mo ma­dre que el do­lor se­ría muy gran­de, ya ha­bía si­do anun­cia­do por el pro­fe­ta Si­meón cuan­do le di­jo: ¡y a ti mis­ma una es­pa­da te atra­ve­sa­rá el al­ma! (Lu­cas 2,35) y la es­cri­tu­ra di­ce que Ma­ría “guar­da­ba to­das esas co­sas en su co­ra­zón” (Lu­cas 2,51).

Cuan­do Je­sús al­can­zó su ma­yo­ría de edad ini­ció su mi­nis­te­rio y pre­di­ca­ción del acer­ca­mien­to del Reino de Dios. Ma­ría sa­be muy bien que ha­cer­lo im­pli­ca­ba un al­to pe­li­gro pa­ra su vi­da, ya que el reino de Dios en la men­ta­li­dad he­brea im­pli­ca­da la cons­truc­ción de una nue­va so­cie­dad en paz, jus­ti­cia y equi­dad y el fi­nal de los go­bier­nos in­jus­tos. Ma­ría era muy cons­cien­te que la muer­te de su hi­jo es una po­si­bi­li­dad, por eso de­ci­de bus­car a Je­sús en com­pa­ñía de sus her­ma­nos pa­ra que re­gre­se a ca­sa y no se ex­pon­ga a la muer­te. El pro­ble­ma es­tá en que Ma­ría no lo­gra con­ven­cer a su hi­jo, pues­to que sus con­vic­cio­nes y com­pro­mi­so con el evan­ge­lio y el reino de Dios exi­gen en­tre­ga to­tal y una ur­gen­cia que no pue­de es­pe­rar. En es­te mo­men­to me quie­bro y pien­so en la his­to­ria de mu­chas ma­dres ni­ca­ra­güen­ses que vie­ron ir­se a sus hi­jos as lle­nos de mu­cho en­tu­sias­mo, idea­les y con­vic­cio­nes pe­ro que no lo­gra­ron ver re­gre­sar a sus hi­jos as con vi­da.

Ma­ría se lle­va la tris­te no­ti­cia de que su hi­jo es­tá pre­so sien­do tor­tu­ra­do y que hay una sen­ten­cia de muer­te en su con­tra. No le que­da otra co­sa a Ma­ría que es­tar ahí con Je­sús al pie de la cruz vien­do ago­ni­zar a su hi­jo en com­pa­ñía del ami­go y dis­cí­pu­lo más ama­do de Je­sús.

So­la­men­te pue­do de­cir que la muer­te no es el fin, en reali­dad las ideas nun­ca mue­ren. En es­te mo­men­to de Na­vi­dad que se acer­ca rue­go al Dios de la vi­da que la ima­gen de Ma­ría co­mo ma­dre del Se­ñor nos una y nos mue­va a acom­pa­ñar y dar con­sue­lo a las ma­dres que per­die­ron a sus hi­jos as y a las ma­dres que han si­do se­pa­ra­das in­jus­ta­men­te de sus hi­jos as en es­te mo­men­to de cri­sis en Ni­ca­ra­gua. Que la ale­gría y la fe de Ma­ría en Dios nos den es­pe­ran­za y can­te­mos con ella el Mag­ní­fi­cat: “San­to es su nom­bre y su mi­se­ri­cor­dia al­can­za de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción a los que le te­men. Des­ple­gó la fuer­za de su bra­zo, dis­per­só a los de co­ra­zón al­ta­ne­ro. De­rri­bó a los po­ten­ta­dos de sus tro­nos y exal­tó a los hu­mil­des. A los ham­brien­tos col­mó de bie­nes y des­pi­dió a los ri­cos con las ma­nos va­cías”. (Lu­cas 1,50-53).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.