Mi­gra­cio­nes: es­pe­jo de la reali­dad

El Nuevo Diario - - OPINIÓN - * Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal RICARDO A. DE LEÓN BORGE*

El 2018 se­rá re­cor­da­do en Cen­troa­mé­ri­ca co­mo un año de con­vul­sio­nes so­cia­les, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, al­tos gra­dos de co­rrup­ción y gra­ves cri­sis po­lí­ti­cas, que han lle­va­do a la ero­sión de la cre­di­bi­li­dad de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y, por en­de, de las ges­tio­nes gu­ber­na­men­ta­les de ca­da na­ción. El re­sul­ta­do de ese cóc­tel cen­troa­me­ri­cano no es na­da ha­la­ga­dor. La po­bre­za, ham­bre, des­em­pleo, si­guen cre­cien­do, inequi­dad y de­sigual­da­des son ca­da vez ma­yo­res y la in­se­gu­ri­dad —cri­men or­ga­ni­za­do trans­na­cio­nal, ma­ras, en­tre otros—, es un fac­tor cre­cien­te que de­bi­li­ta aun más la dé­bil for­ma de vi­da de los ha­bi­tan­tes.

To­do ello, nos lle­va a una bre­ve idea del por qué de las ma­si­vas mi­gra­cio­nes de cen­troa­me­ri­ca­nos ha­cia el “sue­ño es­ta­dou­ni­den­se” u otros des­ti­nos co­mo Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má y Es­pa­ña, dón­de de­ben pa­sar to­do ti­po de vi­ci­si­tu­des y pe­li­gros, in­clu­si­ve la pro­pia muer­te. Sin em­bar­go, esos mi­les de per­so­nas, pa­re­ce no im­por­tar­les con tal de sa­lir de sus ho­ga­res, de sus paí­ses, ya que no han en­con­tra­do es­pe­ran­za de tra­ba­jo, edu­ca­ción, sa­lud, ho­gar, se­gu­ri­dad, en fin, te­ner una vi­da de­cen­te y sa­lu­da­ble. Las mi­gra­cio­nes han si­do y se­gui­rán sien­do im­por­tan­tes para la hu­ma­ni­dad y de las na­cio­nes re­cep­to­ras co­mo mo­to­res de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, de las na­cio­nes de ori­gen que re­ci­ben re­me­sas, de con­ver­gen­cia so­cial y con­vi­ven­cia cul­tu­ral, en­tre al­gu­nos de los mu­chos apor­tes que han ge­ne­ra­do los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios en el mun­do en­te­ro.

Ese fe­nó­meno se de­be man­te­ner de una ma­ne­ra jus­ta, que sea be­ne­fi­cio­sa para el re­cep­tor y para los mi­gran­tes, y so­bre to­do, res­pe­tan­do los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas, que no re­pre­sen­tan un pe­li­gro, co­mo se desea ha­cer creer, pe­ro que si tie­ne que ser un pro­ce­so or­de­na­do y ape­ga­do a las le­yes de ca­da na­ción re­cep­to­ra, lo cual coad­yu­va gran­de­men­te a una me­jor in­ser­ción y a la ob­ten­ción de ven­ta­jas en el cam­po laboral, so­cial y edu­ca­ti­vo, sor­tean­do de esa ma­ne­ra la com­ple­ji­dad del fe­nó­meno y la sen­si­bi­li­dad que con­lle­va el mo­vi­mien­to ma­si­vo de se­res hu­ma­nos. Es por ello que las po­lí­ti­cas públicas, el apor­te pri­va­do y la in­ter­re­la­ción que de­be exis­tir en ca­da na­ción cen­troa­me­ri­ca­na, nos de­mues­tran que no es­tán en la di­rec­ción co­rrec­ta. El he­cho de que mi­les de per­so­nas ha­yan de­ci­di­do emi­grar en es­te 2018, de­be ser un mo­men­to de in­fle­xión, ir más allá de lo he­cho has­ta aho­ra y co­rre­gir la fal­ta de con­di­cio­nes que los go­bier­nos han si­do in­ca­pa­ces de brin­dar a sus ha­bi­tan­tes. Ya se co­no­cen los prin­ci­pa­les motivos, no de­be­ría ser tan com­pli­ca­do. Los go­bier­nos de­ben cen­trar­se en bus­car los apo­yos ne­ce­sa­rios y so­lu­cio­nar esos motivos que ha­cen a Cen­troa­mé­ri­ca una re­gión vul­ne­ra­ble po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te ha­blan­do. Ya exis­ten pla­nes, es­tra­te­gias y de­más si­nó­ni­mos, que son ne­ce­sa­rios im­ple­men­tar para pa­sar a es­ta­dios de cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble. Y eso no es so­lo responsabilidad de la co­sa pú­bli­ca, la em­pre­sa pri­va­da, la so­cie­dad en ge­ne­ral, los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y re­gio­na­les, y la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal, de­ben en­tre­la­zar sus es­fuer­zos para ayu­dar a sol­ven­tar los gra­ves pro­ble­mas que aque­jan a nues­tras so­cie­da­des.

La de­mo­cra­cia, las li­ber­ta­des eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y so­cia­les y la le­ga­li­dad de­ben de ser la vía por don­de pa­sen to­dos los es­fuer­zos, ya que de lo con­tra­rio no se ob­ten­drán cam­bios po­si­ti­vos. Y eso lo ex­pre­so por al­go sim­ple, ¿Qué na­cio­nes es­co­gen los mi­gran­tes para sa­lir de sus paí­ses de ori­gen? La res­pues­ta es sen­ci­lla: na­cio­nes con al­to gra­do de de­mo­cra­cia y li­ber­ta­des, que les han per­mi­ti­do desa­rro­llar­se y ofre­cer a sus na­cio­na­les es­ta­bi­li­dad y vi­das pros­pe­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.