¿Pue­de In­ter­net po­ten­ciar el apren­di­za­je en Amé­ri­ca La­ti­na?

El Nuevo Diario - - OPINIÓN - JU­LIÁN CRISTIÁ*

¿Pue­de el ac­ce­so a In­ter­net en el ho­gar es­ti­mu­lar el apren­di­za­je en­tre los ni­ños? Es­ta es una pre­gun­ta es­pe­cial­men­te ur­gen­te en los paí­ses en desa­rro­llo, don­de el ac­ce­so di­gi­tal y los lo­gros edu­ca­ti­vos es­tán muy re­tra­sa­dos con res­pec­to a los paí­ses desa­rro­lla­dos.

Ofer Ma­la­mud, San­tia­go Cueto, Diet­her Beuer­mann y yo de­ci­di­mos abor­dar es­ta cues­tión en un ex­pe­ri­men­to don­de pro­por­cio­na­mos tan­to lap­tops co­mo ac­ce­so a In­ter­net a ni­ños de ba­jos re­cur­sos en la ciu­dad de Li­ma. Nues­tros ha­llaz­gos no fue­ron alen­ta­do­res, pe­ro es­tán le­jos de ser el fi­nal de la his­to­ria. Un im­por­tan­te con­jun­to de in­ves­ti­ga­cio­nes apun­ta al he­cho de que el apren­di­za­je guia­do, en el que los ni­ños en la es­cue­la uti­li­zan soft­wa­re bien di­se­ña­do pa­ra au­men­tar su ma­te­rial di­dác­ti­co, pue­de ser una de las ma­ne­ras más efi­ca­ces de ayu­dar a los ni­ños a desa­rro­llar ha­bi­li­da­des.

LOS PRO­BLE­MAS DEL PRO­GRA­MA “UNA LAPTOP POR NI­ÑO”

Un pun­to cru­cial en el de­ba­te so­bre la ca­pa­ci­dad de las compu­tado­ras pa­ra ace­le­rar el cre­ci­mien­to in­te­lec­tual en­tre los ni­ños es el pro­gra­ma “Una laptop por ni­ño”, im­ple­men­ta­do en Pe­rú en 2008. En el mar­co de es­te pro­gra­ma se des­ti­na­ron más de US$200 mi­llo­nes pa­ra la dis­tri­bu­ción de 900,000 compu­tado­ras. Pe­ro co­mo se ha do­cu­men­ta­do en un es­tu­dio del BID que rea­li­za­mos, los re­sul­ta­dos fue­ron de­cep­cio­nan­tes. Aun­que la al­fa­be­ti­za­ción di­gi­tal au­men­tó, los ni­ños no mos­tra­ron nin­gu­na me­jo­ría en sus ha­bi­li­da­des de lec­tu­ra y ma­te­má­ti­cas.

Es­ta vez de­ci­di­mos pro­por­cio­nar con­di­cio­nes di­fe­ren­tes ba­jo las cua­les los ni­ños uti­li­za­rían las compu­tado­ras fue­ra de la es­cue­la. Al­gu­nos ob­ser­va­do­res ha­bían ar­gu­men­ta­do que uno de los pro­ble­mas del pro­gra­ma “Una laptop por ni­ño” en el Pe­rú era que no in­cluía ac­ce­so a In­ter­net y era rea­li­za­do prin­ci­pal­men­te en zo­nas ru­ra­les del país don­de ni pa­dres ni maes­tros con­ta­ban con la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra ayu­dar a los ni­ños a uti­li­zar la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Nues­tro ex­pe­ri­men­to, por el con­tra­rio, se desa­rro­lló en­tre 2011 y 2013 en Li­ma. Y pro­por­cio­nó tan­to lap­tops co­mo ac­ce­so a In­ter­net de al­ta ve­lo­ci­dad. Ade­más de un be­ne­fi­cio adi­cio­nal: los ni­ños re­ci­bie­ron ocho se­sio­nes de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra ac­ce­der a si­tios edu­ca­ti­vos y bus­car in­for­ma­ción en si­tios co­mo Wi­ki­pe­dia. El uso de compu­tado­ras no guia­do no fo­men­ta el apren­di­za­je

No obs­tan­te, los re­sul­ta­dos fue­ron de nue­vo de­cep­cio­nan­tes. Nues­tro ex­pe­ri­men­to, rea­li­za­do con una mues­tra de 1,800 ni­ños de ba­jos re­cur­sos de ter­cer a quin­to gra­do, con­fir­mó una lec­ción bá­si­ca de la ex­pe­rien­cia “Una laptop por ni­ño”: los ni­ños no sue­len be­ne­fi­ciar­se del uso de compu­tado­ras, si no cuen­tan con guías cla­ras res­pec­to a co­mo usar es­tos re­cur­sos. Es­to ocu­rre por­que son cria­tu­ras es­pon­tá­neas, in­tri­ga­das an­te to­do por el jue­go. Es de­cir, si no tie­nen su­per­vi­sión, tien­den a de­di­car la ma­yor par­te del tiem­po que pa­san en la compu­tado­ra a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des aje­nas a re­sol­ver sus pro­ble­mas aca­dé­mi­cos, co­mo ver Youtu­be y ju­gar vi­deo­jue­gos. Es po­si­ble que me­jo­ren sus ha­bi­li­da­des di­gi­ta­les, pe­ro no me­jo­ran sus ca­li­fi­ca­cio­nes, sus ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas ge­ne­ra­les ni su ren­di­mien­to aca­dé­mi­co en ma­te­má­ti­cas o lec­tu­ra. In­clu­so, la no­ve­dad des­apa­re­ce. Al co­mien­zo del es­tu­dio, el 40% de las lap­tops fue­ron uti­li­za­das to­dos los días. Des­pués de tres me­ses, es­ta ci­fra se re­du­jo a la mi­tad.

CUAN­DO IN­TER­NET HA­CE LA DI­FE­REN­CIA

Los pro­gra­mas guia­dos son otra his­to­ria. En un tra­ba­jo con­jun­to con Ele­na Arias ana­li­za­mos seis es­tu­dios rea­li­za­dos en la In­dia y Chi­na en don­de se su­mi­nis­tra­ron compu­tado­ras a las es­cue­las pa­ra ser usa­das des­pués del ho­ra­rio es­co­lar en áreas co­mo ma­te­má­ti­cas y len­gua­je. Es­tos pro­gra­mas ten­dían a com­par­tir cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Las compu­tado­ras fue­ron com­par­ti­das por los es­tu­dian­tes, el soft­wa­re fue es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra com­ple­men­tar el apren­di­za­je del cur­so y los pro­fe­so­res es­ta­ban pre­sen­tes pa­ra ayu­dar con cual­quier pro­ble­ma. Los re­sul­ta­dos fue­ron im­pre­sio­nan­tes. Co­mo de­mos­tra­mos en el Skills­bank, una pá­gi­na web que con­tie­ne evi­den­cia de to­do el mun­do so­bre có­mo desa­rro­llar ha­bi­li­da­des, el apren­di­za­je guia­do me­jo­ró en pro­me­dio los lo­gros edu­ca­ti­vos en un 40% pa­ra los gra­dos ter­ce­ro o cuar­to, más de lo que nor­mal­men­te ha­brían al­can­za­do en el trans­cur­so de un año. Eso es ca­si tres ve­ces ma­yor que re­du­cir el ta­ma­ño de las cla­ses y cua­tro ve­ces ma­yor que la am­plia­ción de la du­ra­ción de la jor­na­da es­co­lar. Ade­más, re­sul­ta tam­bién mu­cho más ba­ra­to. La úni­ca in­ter­ven­ción más efi­caz fue la tu­to­ría in­di­vi­dual, da­do que pro­du­jo un 80% de au­men­to en el apren­di­za­je, pe­ro sue­le ser ex­ce­si­va­men­te cos­to­sa. Ac­tual­men­te, los la­ti­noa­me­ri­ca­nos es­tán mu­cho más co­nec­ta­dos a In­ter­net de lo que es­ta­ban a co­mien­zos del mi­le­nio, pe­ro aún es­tán bas­tan­te re­za­ga­dos en el uso de In­ter­net con res­pec­to a las per­so­nas de Amé­ri­ca del Nor­te, Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y los paí­ses desa­rro­lla­dos de Asia Orien­tal. Eso ha lle­va­do a los en­car­ga­dos de for­mu­lar po­lí­ti­cas en la re­gión a sospechar que, si tan so­lo se les brin­da­ra a los ni­ños de ba­jos re­cur­sos un ac­ce­so más fá­cil a compu­tado­ras y a In­ter­net de ban­da an­cha, po­drían co­men­zar a ce­rrar la bre­cha edu­ca­ti­va con sus pa­res en el mun­do de­sa­rro­lla­do. Nues­tro ex­pe­ri­men­to y la ex­pe­rien­cia del pro­gra­ma “Una laptop por ni­ño” de­mues­tran que esa con­je­tu­ra no es co­rrec­ta. En­tre­gar compu­tado­ras, de por sí, sir­ve muy po­co. No obs­tan­te, un apren­di­za­je di­gi­tal guia­do con soft­wa­re bien di­se­ña­do y pro­fe­so­res com­pro­me­ti­dos pue­de ser trans­for­ma­dor, ya que po­ten­cia el apren­di­za­je de los ni­ños y los pue­de lle­var a un nue­vo ni­vel.

* Eco­no­mis­ta lí­der del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción del BID. Es­te ar­tícu­lo se pu­bli­có en el blog Ideas que cuen­tan del BID.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.