SO­BRE KEYNES A LOS TREIN­TA Y PI­CO, LOS DÉ­FI­CITS FIS­CA­LES Y LA IN­FLA­CIÓN

El Nuevo Diario - - PORTADA - POR HUBERTO ENNIS

Cuan­do me voy a dor­mir, ca­da día, mi­ro un ra­to mi li­bro elec­tró­ni­co. Al­gu­nos días (cuan­do no me que­do rá­pi­da­men­te dor­mi­do), leo más de dos pá­gi­nas. Ya des­de ha­ce unos me­ses ven­go le­yen­do un li­bro de Henry Kis­sin­ger que se lla­ma “Di­plo­ma­cia.” Es­tá bueno el li­bro. Es una es­pe­cie de his­to­ria universal con­ta­da des­de la pers­pec­ti­va de la di­plo­ma­cia (yo di­ría…). Y, bueno, más que universal, pa­re­ce una his­to­ria eu­ro­pea (al me­nos los pri­me­ros ca­pí­tu­los, que son los que lle­vo leí­dos).

La cues­tión es que po­qui­to a po­co lle­gué al ca­pí­tu­lo so­bre la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Mu­cha di­plo­ma­cia en ese mo­men­to (no to­da muy efec­ti­va, cla­ro). Y de­be ser que el buen Henry, en al­gu­na no­ta al pie de pá­gi­na, men­cio­na un li­bro cor­to de Keynes que se lla­ma “Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la paz.” Yo sa­bía que el li­bro exis­tía, pe­ro nun­ca lo ha­bía leí­do.

Los li­bros elec­tró­ni­cos (y co­nec­ta­dos a Ama­zon) son pe­li­gro­sos para gen­te co­mo yo. Re­sul­ta que, co­mo re­sul­ta­do de la no­ta al pie de pá­gi­na de Kis­sin­ger, me tome un “des­vío” (en in­glés se di­ría “de­tour” que es una pa­la­bra que es­ta bue­na, y que se­ría más in­di­ca­da en es­te ca­so, por­que más que un des­vío, lo que me tome fue un “tour” por el li­bri­to de Keynes). Ojo, el li­bro de Kis­sin­ger tie­ne co­mo mil pá­gi­nas (li­te­ral­men­te), así que es­tos des­víos pa­re­cen es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sos si el ob­je­ti­vo es, al­gún día, ter­mi­nar de leer­lo to­do (que no sé si es el ob­je­ti­vo o si de­be­ría ser­lo, cla­ro). Yo no soy key­ne­siano, ni mo­ne­ta­ris­ta (es de­cir, no me au­to­pro­cla­mo al res­pec­to). Mi es­po­sa me di­ce que soy clá­si­co, que más bien quie­re de­cir “an­ti­cua­do.” Pe­ro, bueno, ten­go que de­cir que el li­bro es­te de Keynes es­ta bueno-bueno. Re­sul­ta que Keynes, al fi­nal de la gue­rra, fue a la con­fe­ren­cia de paz en Paris con el equi­po bri­tá­ni­co. Se no­ta que las ne­go­cia­cio­nes pro­ce­die­ron, bueno, co­mo mu­chas ve­ces pro­ce­den las ne­go­cia­cio­nes en­tre “es­ta­dis­tas,” y Keynes vol­vió a Cam­brid­ge (In­gla­te­rra) un tan­to (di­ga­mos que) frus­tra­do. ¿Y que hi­zo Keynes? Se sen­tó en su es­cri­to­rio in­me­dia­ta­men­te a es­cri­bir co­mo se ten­drían que ha­cer, y ha­ber he­cho, las co­sas. El de Keynes es un li­bro de eco­no­mía bá­si­ca. Mu­chos datos, mu­cha ló­gi­ca (es de­cir, ora­cio­nes del ti­po: si es­to, en­ton­ces aque­llo) y sin pe­los en la len­gua (les pe­ga a to­dos: Wilson, Geor­ge, Cle­men­ceau). Se­ña­la in­con­sis­ten­cias. Ex­pli­ca las res­tric­cio­nes de pre­su­pues­to (de los paí­ses, de los go­bier­nos, de to­dos); se­ña­la tam­bién las mu­chas ver­da­des in­con­ve­nien­tes que sur­gen de en­ten­der lo que es “fac­ti­ble” (fea­si­bi­lity) y lo que no. En po­cas pa­la­bras: un es­tu­dio se­rio.

Ya ha­cia el fi­nal del li­bro, Keynes se des­pa­cha acer­ca de la in­fla­ción. Las dos o tres pá­gi­nas de esa dis­cu­sión me pa­re­ce a mí que es­tán bue­ní­si­mas. Y se me ocu­rrió, en­ton­ces, com­par­tir­las con us­te­des. Keynes es­cri­be co­mo un ar­tis­ta, pe­ro en in­glés, y yo soy un tra­duc­tor afi­cio­na­do, así que me dis­cul­pa­ran los lec­to­res (y el ami­go Keynes) por los in­ten­tos de tra­duc­ción que apa­re­cen a con­ti­nua­ción.

Keynes di­ce (en 1919, sub­ra­yo, dos años des­pués de la Re­vo­lu­ción Ru­sa) que “Le­nin ha di­cho que la me­jor for­ma de des­truir al Sis­te­ma Ca­pi­ta­lis­ta es co­rrom­per (de­bauch) su mo­ne­da. Con un con­ti­nuo pro­ce­so in­fla­cio­na­rio, los go­bier­nos pue­den con­fis­car, se­cre­ta­men­te y sin ser vis­tos, una par­te im­por­tan­te de la ri­que­za de sus ciu­da­da­nos. Por es­te mé­to­do no so­lo con­fis­can, sino que con­fis­can ar­bi­tra­ria­men­te, y mien­tras que el pro­ce­so em­po­bre­ce a mu­chos, al­gu­nos, de he­cho, se en­ri­que­cen. Ob­ser­var es­ta reasig­na­ción ar­bi­tra­ria de la ri­que­za gol­pea no so­lo la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, sino tam­bién la con­fian­za en la equi­dad de la dis­tri­bu­ción exis­ten­te de la ri­que­za.”

Keynes se­ña­la que el pro­ce­so crea be­ne­fi­cia­rios ines­pe­ra­dos (ge­ne­ral­men­te, em­pre­sa­rios) que se vuel­ven el ob­je­to de odio del res­to de la so­cie­dad. Y ex­pli­ca que a me­di­da que el pro­ce­so in­fla­cio­na­rio pro­ce­de, to­das las re­la­cio­nes en­tre deu­do­res y acree­do­res que son esen­cia­les para el fun­cio­na­mien­to de una eco­no­mía in­dus­trial se des­tru­yen, y que “el pro­ce­so de ob­ten­ción de ri­que­za se de­ge­ne­ra en uno de apues­tas y de lo­te­rías.” Lue­go, Keynes di­ce: “En las úl­ti­mas eta­pas de la gue­rra, to­dos los es­ta­dos be­li­ge­ran­tes prac­ti­ca­ron, por ne­ce­si­dad o in­com­pe­ten­cia, lo que un Bol­che­vi­que hu­bie­ra he­cho por di­se­ño. Aún aho­ra, con la gue­rra ter­mi­na­da, la ma­yo­ría con­ti­núa, más aho­ra por de­bi­li­dad, las mis­mas ma­las prác­ti­cas.” Es­tas “ma­las prác­ti­cas” (des­cri­tas por Keynes) son, se en­ten­de­rá, los dé­fi­cits fis­ca­les fi­nan­cia­dos con emi­sión.

To­da­vía peor, ex­pli­ca Keynes, “los go­bier­nos de Eu­ro­pa, sien­do mu­chos de ellos al mo­men­to ade­más de dé­bi­les, irres­pon­sa­bles (rec­kless), bus­can di­ri­gir la in­dig­na­ción po­pu­lar que cau­san sus des­pia­da­dos (vi­cious) mé­to­dos” ha­cia aque­llos que se ven be­ne­fi­cia­dos por ellos, y más ge­ne­ral­men­te, ha­cia el em­pre­sa­ria­do. Y Keynes di­ce que ha­cien­do eso los go­bier­nos “avan­zan un pa­so más en el pro­ce­so fa­tal que la men­te su­til de Le­nin ha­bía con­ce­bi­do cons­cien­te­men­te.” Y si­gue di­cien­do que, com­bi­nan­do el odio po­pu­lar ha­cia los em­pre­sa­rios con el gol­pe ya da­do al con­tra­to so­cial y a la le­gi­ti­mi­dad de la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, “inevi­ta­bles re­sul­ta­dos de la in­fla­ción,” es­tos go­bier­nos ha­cen im­po­si­ble la con­ti­nui­dad del or­den eco­nó­mi­co y so­cial.

Se me di­rá que to­do es­to es ya bien sa­bi­do. A mí me pa­re­ció elo­cuen­te­men­te ex­pre­sa­do (bien pues­to) y, so­bre to­do, me pa­re­ció in­tere­san­te des­cu­brir que Keynes (¿y Le­nin?), ya en 1919, lo tu­vie­ra tan, tan cla­ro. Para aque­llos que se au­to­pro­cla­man key­ne­sia­nos, me pa­re­ce bueno re­gis­trar que hu­bo un Keynes, ca­si 20 años an­tes de la Teo­ría Ge­ne­ral, que se­ña­la­ba con cla­ri­dad los tre­men­dos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les (tan fa­mi­lia­res hoy en día) que ge­ne­ran los pro­ce­sos in­fla­cio­na­rios ori­gi­na­dos en gro­se­ros des­ba­lan­ces de la po­lí­ti­ca fis­cal.

*Es­te ar­tícu­lo apa­re­ció ori­gi­nal­men­te en el blog la­ti­noa­me­ri­cano de eco­no­mía Fo­co Eco­nó­mi­co..

HUBERTO ENNIS DOC­TOR EN ECO­NO­MÍA DE LA UNI­VER­SI­DAD DE CORNELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.