A VI­VIR LA CE­NA DE NA­VI­DAD EN FA­MI­LIA

La No­che­bue­na de­be ser especial, y para ello de­bés ob­ser­var has­ta los más mí­ni­mos de­ta­lles para que la ve­la­da sea ver­da­de­ra­men­te ame­na. Com­par­tir la me­sa es el cen­tro de la ce­le­bra­ción.

El Nuevo Diario - - ESPECIAL - LETZIRA SE­VI­LLA BO­LA­ÑOS lse­vi­[email protected]­nue­vo­dia­rio.com.ni

Las lu­ces, los co­lo­res y los ob­se­quios son los ele­men­tos que po­nen la ma­gia en las fies­tas na­vi­de­ñas, sin em­bar­go, no po­de­mos per­der de vis­ta que hay ele­men­tos in­tan­gi­bles que po­nen el se­llo ge­nuino a la tem­po­ra­da.

Lo pri­me­ro que de­be­mos re­cor­dar es que ce­le­bra­mos el nacimiento de Je­su­cris­to, por ello, las fa­mi­lias cris­tia­nas brin­dan especial aten­ción a la pues­ta del pe­se­bre o nacimiento. La tradición en la ma­yo­ría de fa­mi­lias es co­lo­car el pe­se­bre va­cío ro­dea­do de las fi­gu­ras de San Jo­sé, la Vir­gen Ma­ría, la mu­la y el buey, más los pas­to­res y per­so­na­jes de la elec­ción de quien lo ador­ne, y el 24 de di­ciem­bre a me­dia­no­che co­lo­can al ni­ño Je­sús co­mo sim­bo­lis­mo de su nacimiento. Una de las co­sas en las que más nos en­fo­ca­mos, ade­más de los re­ga­los que re­pre­sen­tan el es­pí­ri­tu de com­par­tir que pro­mue­ve la Na­vi­dad, es la ce­na, por lo tan­to va­mos a com­par­tir­te al­gu­nos tips que es­pe­ra­mos sean de tu agra­do para que vi­vás una No­che­bue­na en ver­da­de­ra unión fa­mi­liar.

1 PREPARÁR UNA CE­NA NAVIDEÑA SA­LU­DA­BLE

Es de­cir, el pla­to de tu ce­na de­be con­te­ner la mi­tad de ver­du­ras, una cuar­ta par­te de pro­teí­nas (cual­quier car­ne) y la otra de car­bohi­dra­tos (pa­pa o arroz). Si op­tás por las op­cio­nes tra­di­cio­na­les, cui­dá las can­ti­da­des a in­ge­rir, por­que la co­mi­da no es ma­la si la co­me­mos en por­cio­nes idó­neas. El se­cre­to es­tá en no abu­sar.

2 COM­PAR­TIR LAS RES­PON­SA­BI­LI­DA­DES

Por lo ge­ne­ral, la ma­má o las mu­je­res de la fa­mi­lia son las de­sig­na­das para pre­pa­rar la ce­na que se com­par­ti­rá en No­che­bue­na. Sin em­bar­go, es­to no ne­ce­sa­ria­men­te de­be ser así, pues­to que si to­dos de­par­ti­rán to­dos pue­den co­la­bo­rar de al­gu­na ma­ne­ra. Un tra­ba­jo equi­ta­ti­vo po­dría im­pli­car que al­guien pre­pa­re el pla­to fuer­te, otra per­so­na se en­car­gue del pos­tre, los chi­cos de la ca­sa pue­den en­car­gar­se de las be­bi­das y los ni­ños po­drían res­pon­sa­bi­li­zar­se por arre­glar la me­sa para to­dos. De es­ta ma­ne­ra, ca­da miem­bro de la fa­mi­lia se sen­ti­rá in­vo­lu­cra­do y sa­tis­fe­cho al sa­ber que apor­ta­rá al fes­te­jo.

3 PEN­SAR EN LOS MA­YO­RES

En Na­vi­dad so­le­mos en­fo­car­nos en los más pe­que­ños del ho­gar, por­que ob­via­men­te son los que más se ilu­sio­nan con es­tas fe­chas. Sin em­bar­go, los adul­tos ma­yo­res tam­bién me­re­cen igual o qui­zás más aten­ción. Ha­ce­los sen­tir que­ri­dos, de­mos­tra­les que es im­por­tan­te para la fa­mi­lia po­der te­ner­los sen­ta­dos en la me­sa, pre­pa­rá una co­mi­da que sea del agra­do de ellos y que se adap­te a sus con­di­cio­nes de sa­lud.

4 AR­MO­NÍA

Para na­die es un se­cre­to que las fa­mi­lias per­fec­tas so­lo exis­ten en las pe­lí­cu­las y las te­le­no­ve­las, por lo tan­to, nos to­ca acep­tar­nos unos a otros tal cual so­mos. No de­je­mos que en No­che­bue­na nin­gún ti­po de ren­cor o de in­co­mo­di­dad se cue­le a la me­sa y nos es­tro­pee la ce­le­bra­ción. No ol­vi­de­mos que la fa­mi­lia es para siempre y que el prin­ci­pal la­zo que nos une es el amor.

5 BUE­NOS MODALES

No es­tá de más re­cor­dar que a la ho­ra de la ce­na es ne­ce­sa­rio man­te­ner los bue­nos modales. Lle­gar a la me­sa a la ho­ra que se con­vo­ca, es­cu­char aten­to a quien di­ri­ja las pa­la­bras de la ve­la­da, no dis­traer­se con ce­lu­la­res mien­tras es­tán en el mo­men­to cen­tral, no asal­tar la pa­la­bra y so­bre to­do guar­dar los co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos por si al­go no nos gus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.