IN­FOR­MA­CIÓN CON­FU­SA SO­BRE ATA­CAN­TE RU­SA

IN­FOR­ME. Go­bierno re­por­tó es­te jue­ves que la mu­jer que ata­có con áci­do al sa­cer­do­te ni­ca­ra­güen­se, an­da­ba pa­sa­por­te ita­liano y no ru­so; deam­bu­la­ba por las ca­lles con su hi­ja y se ali­men­ta­ba de ca­ra­me­los, pe­ro al­qui­la­ba un apar­ta­men­to en una zo­na ca­ra.

El Nuevo Diario - - PORTADA - JUAN CAR­LOS TIJERINO Y LESTER ARCIA

Elis Leo­ni­dov­na Gonn, la mu­jer ori­gi­na­ria de Ru­sia que es­te miér­co­les aten­tó con­tra el pa­dre Ma­rio Gue­va­ra Cer­da, vi­ca­rio de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de Ma­na­gua, ha­bría in­gre­sa­do a Ni­ca­ra­gua en sep­tiem­bre de es­te año pro­ce­den­te de Hon­du­ras, se­gún in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da en dos co­mu­ni­ca­dos di­fe­ren­tes por la Po­li­cía Na­cio­nal y la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría.

Elis Leo­ni­dov­na Gonn, la mu­jer ori­gi­na­ria de Ru­sia que es­te miér­co­les aten­tó con­tra el pa­dre Ma­rio Gue­va­ra Cer­da, vi­ca­rio de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de Ma­na­gua, ha­bría in­gre­sa­do a Ni­ca­ra­gua en sep­tiem­bre de es­te año pro­ce­den­te de Hon­du­ras, se­gún in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da en dos co­mu­ni­ca­dos di­fe­ren­tes por la Po­li­cía Na­cio­nal y la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría. La in­for­ma­ción su­mi­nis­tra­da por am­bas ins­ti­tu­cio­nes re­fie­re que Gonn na­ció en Moscú, pe­ro aban­do­nó el año pa­sa­do su país por ra­zo­nes po­lí­ti­cas y de orien­ta­ción se­xual; en Ita­lia ob­tu­vo el pa­sa­por­te de ese país al re­ci­bir la con­di­ción de re­fu­gia­da, lo cual, se­gún va­rios por­ta­les del ser­vi­cio ex­te­rior ita­liano, es le­gal­men­te im­po­si­ble por­que se ne­ce­si­tan cin­co años de per­ma­nen­cia le­gal en Ita­lia pa­ra que un re­fu­gia­do pue­da na­tu­ra­li­zar­se.

La tar­de del miér­co­les, tras el ata­que al sa­cer­do­te, la Po­li­cía co­mu­ni­có que Gonn tie­ne pa­sa­por­te ru­so con el nú­me­ro 6646016. El jue­ves, la in­for­ma­ción ofi­cial afir­ma­ba que hu­yó de Ru­sia, via­jó a Ita­lia con su hi­ja de dos años en abril del 2017, y en ese país, le ha­brían qui­ta­do los pa­sa­por­tes ru­sos. Sin em­bar­go, al fi­nal del mis­mo co­mu­ni­ca­do, se ex­pli­ca que en su do­mi­clio tam­bién en­con­tra­ron los do­cu­men­to de via­je ru­so de la de­te­ni­da y de la me­nor, al igual que los ita­lia­nos.

“Gonn re­la­tó que el 17 de fe­bre­ro 2018 re­ci­bió la con­di­ción de re­fu­gio por par­te de Ita­lia, por ser per­se­gui­da po­lí­ti­ca y de­bi­do a su orien­ta­ción se­xual, co­mo les­bia­na; el pa­sa­por­te ita­liano que le ex­ten­die­ron es el nú­me­ro MC0006229 que ven­ce el 17 de enero 2023. Tam­bién Ita­lia otor­gó re­fu­gio a su hi­ja, dán­do­le pa­sa­por­te ita­liano emi­ti­do el 17 de fe­bre­ro 2018 nú­me­ro MC0006235 con ven­ci­mien­to al 17 de enero del 2021”, ex­pli­ca el co­mu­ni­ca­do de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría. La no­ta di­vul­ga­da por Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría pre­ci­sa que “de acuer­do a la lec­tu­ra de las ho­jas de los dos pa­sa­por­tes ita­lia­nos otor­ga­dos a Eli Gonn y a su hi­ja, en la con­di­ción de re­fu­gia­das, no se lo­gró co­no­cer la fe­cha en que am­bas sa­lie­ron de Ita­lia, ni tam­po­co la fe­cha en que lle­ga­ron a Mé­xi­co”.

No se ex­pli­ca por qué Gonn aban­do­nó Eu­ro­pa, so­lo que de Mé­xi­co sa­lió el 22 de agos­to de es­te año con des­tino a Gua­te­ma­la. Dos días des­pués via­ja­ron a El Sal­va­dor, lue­go a Hon­du­ras. El sie­te de sep­tiem­bre in­gre­sa­ron vía te­rres­tre a Ni­ca­ra­gua, se­gún la in­for­ma­ción ofi­cial.

EXOR­CIS­MO

El co­mu­ni­ca­do del jue­ves de la Po­li­cía ex­pli­ca que sus agen­tes in­gre­sa­ron a la ca­te­dral con autorización de sor Arely Guz­mán, y en­con­tra­ron a Gonn en “tran­ce mien­tras el sa­cer­do­te Ro­dol­fo Ló­pez le prac­ti­ca­ba un exor­cis­mo”. “Ex­pre­sa ha­ber oca­sio­na­do las le­sio­nes al pres­bí­te­ro Ma­rio Gue­va­ra por­que el dia­blo le or­de­nó ma­tar a al­guien, de lo con­tra­rio el dia­blo le qui­ta­ría la vi­da a ella (…). Re­fie­re te­ner con­di­ción de re­fu­gia­da en Ita­lia, la que ob­tu­vo ar­gu­men­tan­do ser per­se­gui­da en su país de ori­gen, por su orien­ta­ción se­xual y per­te­ne­cer a mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta”, de­ta­lla en otra de sus par­tes el co­mu­ni­ca­do de Mi­gra­ción.

RA­RO COM­POR­TA­MIEN­TO

Es­te jue­ves la Po­li­cía emi­tió otro co­mu­ni­ca­do so­bre el ata­que al pres­bí­te­ro. En es­te in­di­ca que la in­ves­ti­ga­da al­qui­la­ba una ha­bi­ta­ción en un residencial en Ma­na­gua, pe­ro con su hi­ja deam­bu­la­ba por las ca­lles y se ali­men­ta­ba de ca­ra­me­los. El día del ata­que lle­gó tem­prano a la ca­te­dral, jus­to cuan­do se rea­li­za­ban “se­sio­nes de ora­ción y exor­cis­mo en ca­sos de po­se­sión sa­tá­ni­ca” y fue en ese mo­men­to que roció con áci­do sul­fú­ri­co al sa­cer­do­te mien­tras con­fe­sa­ba a fe­li­gre­ses. No obs­tan­te, la in­for­ma­ción que su­mi­nis­tra­ron en la ca­te­dral in­di­ca que de­ci­die­ron exor­ci­zar­la des­pués de ata­car al sa­cer­do­te y de­cir que lo ha­cía por­que el dia­blo se lo pi­dió.

Se­gún sor Bren­da Cas­ti­llo, de la Ca­te­dral de Ma­na­gua, la ata­can­te te­nía ex­pre­sio­nes no co­mu­nes que da­ban mie­do y por eso uno de los sa­cer­do­tes pro­ce­dió a rea­li­zar el exor­cis­mo, sin em­bar­go, re­sul­tó que no es­ta­ba en­de­mo­nia­da. “Lo que va­mos a te­ner es un po­co más de cui­da­do, pe­ro so­lo le pe­di­mos a Dios que él nos ayu­de, nos pro­te­ja y nos de se­gu­ri­dad”, di­jo la re­li­gio­sa. La ex­tran­je­ra per­ma­ne­ce de­te­ni­da en las cel­das de la Di­rec­ción de Au­xi­lio Ju­di­cial Na­cio­nal (DAJ), El Chi­po­te.

SA­CER­DO­TE SE RE­CU­PE­RA

El es­ta­do de sa­lud del pres­bí­te­ro Ma­rio Gue­va­ra es es­ta­ble. Uno de los her­ma­nos del cu­ra, quien pre­fi­rió omi­tir su iden­ti­dad, di­jo que se­gún la va­lo­ra­ción del Hos­pi­tal Vi­vian Pe­llas, las que­ma­du­ras son de ter­cer gra­do.

De­ta­lló que las que­ma­du­ras es­tán de la mi­tad de la bar­bi­lla en la par­te iz­quier­da y pa­san has­ta el ros­tro, con sal­pi­ca­du­ras en la par­te in­fe­rior del ojo iz­quier­do; ade­más, se ubi­can en la par­te tra­se­ra del cue­llo. Por su par­te, la vi­ce­pre­si­den­ta de Ni­ca­ra­gua, Ro­sa­rio Mu­ri­llo, con­de­nó el ata­que ha­cia al cu­ra en su alo­cu­ción del me­dio­día de es­te jue­ves. “Con­de­na­mos en­fá­ti­ca­men­te, co­mo he­mos con­de­na­do siem­pre cual­quier for­ma de vio­len­cia”, di­jo la vi­ce­pre­si­den­ta a tra­vés de los me­dios del Go­bierno.

ELIS LEO­NI­DOV­NA GONN, CUAN­DO FUE CAP­TU­RA­DA DES­PUÉS DE ATA­CAR AL SA­CER­DO­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.