CIDH: NI­CA­RA­GUA CAE EN “ES­TA­DO PO­LI­CÍA­CO”

En el 170 pe­río­do de se­sio­nes, re­pre­sen­tan­te del or­ga­nis­mo de la OEA afir­ma que el país en­tró en una eta­pa en que “to­das las re­glas y los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los hu­ma­nos se res­trin­gen sin fun­da­men­to le­gal, sin fun­da­men­to ju­di­cial”.

El Nuevo Diario - - PORTADA - ANA CRUZ

AU­DIEN­CIA. La Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) se­ña­ló es­te jue­ves, du­ran­te su 170 pe­rio­do de se­sio­nes, que la es­ca­la­da re­pre­si­va del Go­bierno de Ni­ca­ra­gua con­tra los opo­si­to­res y me­dios de co­mu­ni­ca­ción “ha ins­ta­la­do un ré­gi­men de terror y la su­pre­sión de to­das las li­ber­ta­des”.

Pa­blo Abrao, se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la CIDH, afir­mó que la gra­ve­dad de la si­tua­ción en Ni­ca­ra­gua se ve re­fle­ja­da en que “no hay un día que no re­ci­ba una de­nun­cia so­bre vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos”.

An­to­nia Urre­jo­la, re­la­to­ra pa­ra Ni­ca­ra­gua de la CIDH, apro­ve­chó su in­ter­ven­ción pa­ra so­li­ci­tar al Es­ta­do de Ni­ca­ra­gua que les per­mi­ta cum­plir el man­da­to al que fue­ron en­via­dos al país.

La Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) se­ña­ló es­te jue­ves, du­ran­te su 170 pe­rio­do de se­sio­nes, que la es­ca­la­da re­pre­si­va del Go­bierno de Ni­ca­ra­gua con­tra los opo­si­to­res y me­dios de co­mu­ni­ca­ción “ha ins­ta­la­do un ré­gi­men de terror y la su­pre­sión de to­das las li­ber­ta­des”.

Pa­blo Abrao, se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la CIDH, afir­mó que la gra­ve­dad de la si­tua­ción en Ni­ca­ra­gua se ve re­fle­ja­da en que “no hay un día que no re­ci­ba una de­nun­cia so­bre vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos”.

Abrao re­sal­tó que los ni­ca­ra­güen­ses no vi­ven en ple­na li­ber­tad, y han cons­ta­ta­do que hay “un am­bien­te de res­tric­ción de sus de­re­chos”.

Agre­gó que la CIDH, en los úl­ti­mos ocho me­ses de cri­sis so­cial, ha ana­li­za­do “fa­ses de la re­pre­sión”, y a la de los úl­ti­mos me­ses la han lla­ma­do “Es­ta­do po­li­cía­co”. El se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la CIDH ex­pli­có que la ins­ta­la­ción de un es­ta­do po­li­cía­co se da cuan­do “to­das las re­glas y los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los hu­ma­nos se res­trin­gen sin fun­da­men­to le­gal, sin fun­da­men­to ju­di­cial, por me­dio de de­cre­tos de sis­te­mas de se­gu­ri­dad o por me­dio de la Po­li­cía Na­cio­nal, to­do sin que ha­ya al­gún ti­po de re­gu­la­ción ju­di­cial de es­tos ac­tos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que res­trin­gen con­te­ni­dos esen­cia­les a los de­re­chos hu­ma­nos”.

La CIDH se­ña­la que en Ni­ca­ra­gua “el es­ta­do de de­re­cho es­tá de­te­rio­ra­do, pues ve­mos que la Po­li­cía es­tá prohi­bien­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes, se res­trin­ge la pro­pie­dad pri­va­da, se usa la ley de te­rro­ris­mo pa­ra cri­mi­na­li­zar; esa ca­rac­te­ri­za­ción, pa­ra no­so­tros ca­da vez es­tá más cla­ra pa­ra se­guir de cer­ca la si­tua­ción de Ni­ca­ra­gua”, di­jo Abrao.

PI­DEN AC­CE­SO

La co­mi­sio­na­da An­to­nia Urre­jo­la, re­la­to­ra es­pe­cial pa­ra Ni­ca­ra­gua de la CIDH, re­sal­tó que aun­que el Me­ca­nis­mo Es­pe­cial de Se­gui­mien­to pa­ra Ni­ca­ra­gua (Me­se­ni) es­té ope­ran­do en el país, siem­pre es im­por­tan­te que se pre­sen­ten am­bas par­tes pa­ra com­ple­tar in­for­ma­cio­nes. Urre­jo­la apro­ve­chó su in­ter­ven­ción pa­ra so­li­ci­tar al Es­ta­do de Ni­ca­ra­gua, que les per­mi­ta cum­plir el man­da­to al que fue­ron en­via­dos, ad­mi­tién­do­les el in­gre­so a sis­te­mas pe­ni­ten­cia­rios, a jui­cios en con­tra de ma­ni­fes­tan­tes y el ac­ce­so a in­for­ma­ción es­ta­tal ne­ce­sa­ria pa­ra sus in­for­mes.

Jo­sé Gó­mez, re­pre­sen­tan­te del Cen­tro por la Jus­ti­cia y el De­re­cho In­ter­na­cio­nal (Ce­jil), re­sal­tó que uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de Ni­ca­ra­gua es que es­tá im­pe­ran­do la “re­pre­sión ex­tre­ma” a la crí­ti­ca.

Agre­gó que los re­sul­ta­dos de la “re­pre­sión” se ven en los más de 300 ma­ni­fes­tan­tes fa­lle­ci­dos, más de 200 pro­fe­sio­na­les despedidos y más de 600 ma­ni­fes­tan­tes apre­sa­dos en los úl­ti­mos ochos me­ses.

ES­TA­DO AU­SEN­TE

A la au­dien­cia de la CIDH asis­tie­ron co­mo in­vi­ta­das las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, que ex­pu­sie­ron si­tua­cio­nes de vio­len­cia y re­pre­sión de abril a di­ciem­bre de es­te año. Tam­bién el Go­bierno de Ni­ca­ra­gua fue in­vi­ta­do a la au­dien­cia, sin em­bar­go, no se pre­sen­tó. La jus­ti­fi­ca­ción es­ta­tal, en­via­da a los re­pre­sen­tan­tes de la CIDH, in­di­ca que no ha­bía ne­ce­si­dad de rea­li­zar una au­dien­cia por­que el or­ga­nis­mo ya tie­ne una for­ma de mo­ni­to­rear con el Me­se­ni. Los re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil ni­ca­ra­güen­se de­nun­cia­ron que, a raíz del es­ta­lli­do so­cial de abril por las fa­lli­das re­for­mas a la se­gu­ri­dad so­cial, en Ni­ca­ra­gua no se per­mi­ten es­pa­cios de crí­ti­cas y no se ga­ran­ti­zan los de­re­chos bá­si­cos de una na­ción de­mo­crá­ti­ca. Mar­cos Car­mo­na, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de De­re­chos Hu­ma­nos (CPDH), en­fa­ti­zó que las vio­la­cio­nes tam­bién se per­ci­ben en las de­ten­cio­nes de per­so­nas que pro­tes­tan, y que “se han vuel­to una prác­ti­ca co­mún en la que los fa­mi­lia­res no son in­for­ma­dos de las de­ten­cio­nes, ni del mo­ti­vo de es­tas”.

La pre­si­den­ta del Cen­tro Ni­ca­ra­güen­se de De­re­chos Hu­ma­nos (Ce­nidh), Vil­ma Nú­ñez, de­nun­ció que to­das las per­so­nas de­te­ni­das se man­tie­nen sin ac­ce­so a abo­ga­dos, se pre­sen­tan tes­ti­gos fal­sos en los jui­cios, se les nie­ga aten­cio­nes mé­di­cas, no se les ga­ran­ti­za sus de­re­chos y su dig­ni­dad y son ais­la­dos en es­pa­cios in­sa­lu­bres. La so­cie­dad ci­vil ni­ca­ra­güen­se so­li­ci­tó a la re­pre­sen­ta­ción de la CIDH que in­sis­tan al Es­ta­do de Ni­ca­ra­gua que “de­ten­ga la re­pre­sión con­tra la po­bla­ción, que per­mi­ta al Me­se­ni rea­li­zar su la­bor sin res­tric­cio­nes, au­to­ri­ce a fa­mi­lia­res y de­fen­so­res pa­ra que ten­gan ac­ce­so a los pro­ce­sos ju­di­cia­les y vi­si­tas en las cár­ce­les”.

Ade­más, le re­qui­rie­ron que reali­ce vi­si­tas pe­rió­di­cas di­ri­gi­das por los re­la­to­res es­pe­cia­les. La CIDH se com­pro­me­tió a con­ti­nuar re­gis­tran­do la si­tua­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en Ni­ca­ra­gua, re­sal­tan­do que les preo­cu­pa, es­pe­cial­men­te, la reali­dad de los ma­ni­fes­tan­tes de­te­ni­dos y la fal­ta de ga­ran­tías al de­bi­do pro­ce­so.

LA CIDH DIS­CU­TIÓ ES­TE JUE­VES SO­BRE LA SI­TUA­CIÓN DE NI­CA­RA­GUA.

EL GO­BIERNO DE NI­CA­RA­GUA NO ASIS­TIÓ A LA SE­SIÓN DE LA CIDH DE ES­TE JUE­VES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.