COCHEROS ES­PE­RAN CON PA­CIEN­CIA QUE VUEL­VAN TU­RIS­TAS A GRA­NA­DA

“Aho­ri­ta es­tá caí­do”, di­ce un cochero re­fi­rién­do­se al ne­go­cio tu­rís­ti­co. Es­ta­cio­nó el co­che a las 8 de la ma­ña­na en el cen­tro de la ciu­dad y has­ta las 3 de la tar­de lo­gró el pri­mer clien­te.

El Nuevo Diario - - PORTADA - LESTER ARCIA

IN­CER­TI­DUM­BRE. Mau­ri­cio Sán­chez Al­gue­ra se le­van­ta a las 5:00 de la ma­ña­na, to­dos los días; alis­ta el co­che ja­la­do por dos ca­ba­llos y se vis­te de blan­co y za­pa­tos ne­gros bien lus­tra­dos. A las 8:00 a.m. se acer­ca al par­que de la co­lo­nial Gra­na­da, don­de, igual que otros cocheros, es­pe­ra­rá a los tu­ris­tas que desean re­co­rrer la ciu­dad a bor­do de un ca­rrua­je an­ti­guo. El pro­ble­ma es que aho­ra lle­gan po­cos tu­ris­tas a Gra­na­da, des­de que ini­cia­ron las pro­tes­tas ciu­da­da­nas con­tra el go­bierno en abril pa­sa­do, co­men­ta Sán­chez, un hom­bre mo­reno con arru­gas mar­ca­das el ros­tro.

Mau­ri­cio Sán­chez Al­gue­ra se le­van­ta a las 5:00 de la ma­ña­na, to­dos los días; alis­ta el co­che ja­la­do por dos ca­ba­llos y se vis­te de blan­co y za­pa­tos ne­gros bien lus­tra­dos. A las 8 am se acer­ca al par­que de la co­lo­nial Gra­na­da, don­de, igual que otros cocheros, es­pe­ra­rá a los tu­ris­tas que desean re­co­rrer la ciu­dad a bor­do de un ca­rrua­je an­ti­guo. El pro­ble­ma es que aho­ra lle­gan po­cos tu­ris­tas a Gra­na­da, des­de que ini­cia­ron las pro­tes­tas ciu­da­da­nas con­tra el go­bierno en abril pa­sa­do, co­men­ta Sán­chez, un hom­bre mo­reno con arru­gas mar­ca­das el ros­tro. Es el mis­mo que apa­re­ce re­tra­ta­do en los bi­lle­tes de 100 córdobas que cir­cu­lan en Ni­ca­ra­gua des­de el año 2017, mo­ti­vo por el cual la gen­te de la ciu­dad le lla­ma aho­ra “el hom­bre del bi­lle­te de a cien”.

A las 7 am, cuan­do se des­pi­de de su es­po­sa Ca­ta­li­na Do­mín­guez Ñu­rin­da, sa­le con la es­pe­ran­za de re­gre­sar a las 6:00 pm, con al me­nos 300 córdobas de ga­nan­cia, me­nos de la mi­tad de lo que po­dían ob­te­ner el año pa­sa­do. Él ha si­do cochero des­de ha­ce 20 años, si­guien­do los pa­sos de su pa­dre, pe­ro hoy la­men­ta la re­duc­ción de los in­gre­sos. Mien­tras es­pe­ra clien­tes, fren­te al ho­tel Pla- za Co­lón, Sán­chez con­ver­sa con al­gu­nos ven­de­do­res de ar­te­sa­nías, quie­nes tam­bién abren sus ne­go­cios po­co des­pués de las 8 am, a la es­pe­ra de tu­ris­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros.

“So­lo hay dos che­les ahí”, di­ce mien­tras se­ña­la el co­rre­dor del ho­tel Pla­za Co­lón. “Y eso que es vier­nes, al pa­re­cer hoy no va a es­tar bueno”.

El co­che de Sán­chez tie­ne el nú­me­ro 27. En to­tal, son más de 40 los co­ches que ofre­cen pa­seos a los tu­ris­tas en Gra­na­da, to­dos afi­lia­dos a una coo­pe­ra­ti­va.

An­tes de la cri­sis, lo usual en Gra­na­da era ver can­ti­da­des de ex­tran­je­ros re­co­rrien­do las ca­lles. Des­de en la ma­ña­na has­ta el ano­che­cer, co­men­ta el cochero.

Se­gún el Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Tu­ris­mo (In­tur), más de un mi­llón de tu­ris­tas vi­si­ta­ron Gra­na­da du­ran­te el 2017, in­clu­yen­do a ex­tran­je­ros que lle­ga­ron en bar­cos cru­ce­ros a San Juan del Sur, con­vir­tien­do a esa ciu­dad co­mo prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co de Ni­ca­ra­gua has­ta en­ton­ces. Siem­pre a la es­pe­ra de clien­tes, Sán­chez va a con­ver­sar con otros cocheros que aguar­dan por lo mis­mo.

De pron­to, se acer­ca un ex­tran­je­ro y Sán­chez re­cu­rre al in­glés bá­si­co que ha apren­di­do en cur­sos fa­ci­li­ta­dos por la coo­pe­ra­ti­va: “He­llo! Whe­re are you co­me from, my friend?” Es una de sus fra­ses re­cu­rren­tes pa­ra abrir con­ver­sa­ción con los tu­ris­tas que, su­po­ne, no en­ten­de­rán su es­pa­ñol. Él di­ce que en los úl­ti­mos años ha me­jo­ra­do su in­glés, es­cu­chan­do a los clien­tes.

Así co­mo se ha preo­cu­pa­do por el cui­do del co­che y los ca­ba­llos, afi­na la len­gua pa­ra re­la­tar a los ex­tran­je­ros de ha­bla in­gle­sa de­ta­lles y mo­men­tos de la his­to­ria de Gra­na­da, fun­da­da por el con­quis­ta­dor es­pa­ñol Fran­cis­co Her­nán­dez de Cór­do­ba en el año 1524.

POR FIN, UN CLIEN­TE

“No es­tá bue­na la cues­tión del tu­ris­mo”, re­pi­te más de dos ve­ces el cochero. Ha pa­sa­do me­dio­día y aún es­pe­ra la lle­ga­da del pri­mer clien­te. An­tes de abril, a las 10 de la ma­ña­na ya an­da­ba re­co­rrien­do las ca­lles de Gra­na­da con ex­tran­je­ros a bor­do. Es­te día que acom­pa­ña­mos a Sán­chez en su ru­ti­na, has­ta las 3:00 de la tar­de con­si­guió que un tu­ris­ta subie­ra a su co­che. Se aco­mo­da el ca­be­llo ne­gro li­so, re­co­ge un po­co las man­gas de la co­to­na blan­ca que vis­te y con una son­ri­sa am­plia re­ci­be a la ex­tran­je­ra que le ha pe­di­do un pa­seo por la ciu­dad.

Sán­chez re­cuer­da que el año pa­sa­do al­gu­nos tu­ris­tas le da­ban has­ta 25 dó­la­res por un re­co­rri­do; aho­ra ese pre­cio ha ba­ja­do has­ta 10 dó­la­res. En uno de los re­co­rri­dos va has­ta el ma­le­cón de la ciu­dad, jun­to al la­go Co­ci­bol­ca, pa­san­do por la igle­sia de Gua­da­lu­pe, el con­ven­to de San Fran­cis­co y ca­sas co­lo­nia­les re­pre­sen­ta­ti­vas. En otro, vi­si­tan el vie­jo cuar­tel La Pól­vo­ra, pa­san­do por los mu­ros de Xal­te­va y la igle­sia La Mer­ced.

El cochero cuen­ta que ba­res, res­tau­ran­tes y ho­te­les que an­tes per­ma­ne­cían lle­nos de tu­ris­tas, aho­ra lu­cen de­sola­dos y se per­ci­be mien­tras el co­che avan­za por las ca­lles prin­ci­pa­les de Gra­na­da.

“Aho­ri­ta es­tá caí­do, con di­fi­cul­tad nos lle­va­mos de 200 a 300 córdobas al día; en años an­te­rio­res ga­ná­ba­mos 800 córdobas, co­mo mí­ni­mo”, re­la­ta Sán­chez, quien an­tes de de­di­car­se a es­te ne­go­cio, tra­ba­jó co­mo car­ga­dor de ma­te­ria­les va­rios en un ca­rre­tón tam­bién ja­la­do por ca­ba­llos. Ha­ce dos dé­ca­das el tu­ris­mo le abrió su me­jor opor­tu­ni­dad la­bo­ral y le in­quie­ta pen­sar que se ex­tien­da la cri­sis que ya lle­va ca­si ocho me­ses.

Ter­mi­na el re­co­rri­do con la ex­tran­je­ra, a quien de­ja en el Par­que Cen­tral, el pun­to de par­ti­da. A las 4:00 pm, Sán­chez tie­ne la es­pe­ran­za de que ha­ya un se­gun­do clien­te ese día; si no, ten­drá que con­for­mar­se con los úni­cos 300 córdobas que ha ob­te­ni­do, de los cua­les de­di­ca­rá una par­te pa­ra el ali­men­to de los ca­ba­llos. Sus co­le­gas, que tam­bién han pa­sa­do el día jun­to al par­que cen­tral es­pe­ran­do tu­ris­tas, pa­re­cen re­sig­na­dos con lo po­co que han ga­na­do y ex­pre­san la es­pe­ran­za de que su suer­te cam­bie pron­to.

Se­gún el Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Tu­ris­mo (In­tur), más de un mi­llón de tu­ris­tas vi­si­ta­ron Gra­na­da en el 2017, in­clu­yen­do a los ex­tran­je­ros que lle­ga­ron en los bar­cos cru­ce­ros, lo que evi­den­cia que es el prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co de Ni­ca­ra­gua, pe­ro ac­tual­men­te es­tá en cri­sis.

EL COCHERO GRA­NA­DINO MAU­RI­CIO SÁN­CHEZ AL­GUE­RA ES EL MIS­MO DEL BI­LLE­TE DE 100 CÓRDOBAS.

LOS CO­CHES ES­TÁN EN­TRE LOS ATRAC­TI­VOS DE LA CIU­DAD DE GRA­NA­DA.

MAU­RI­CIO SÁN­CHEZ AL­GUE­RA, EN SU IM­PE­CA­BLE CO­CHE BLAN­CO.

MAU­RI­CIO SÁN­CHEZ A VE­CES SO­LO MON­TA UN CLIEN­TE EN TO­DO EL DÍA, POR LA FAL­TA DE TU­RIS­TAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.