EN TAI­WÁN SE PER­CI­BE

SE­GU­RI­DAD Y DE­MO­CRA­CIA

El Nuevo Diario - - PORTADA - MAU­RI­CIO GON­ZÁ­LEZ EN­VIA­DO ES­PE­CIAL / TAI­WÁN

En es­ta Re­pú­bli­ca de Asia exis­te mu­cho res­pe­to a las le­yes y las ins­ti­tu­cio­nes, por lo que un ciu­da­dano pue­de de­jar su bi­ci­cle­ta es­ta­cio­na­da en un lu­gar pú­bli­co y sin can­da­do, y na­die la to­ca.

El pa­sa­do 24 de no­viem­bre, en la Re­pú­bli­ca de Chi­na, me­jor co­no­ci­da co­mo Tai­wán, se rea­li­za­ron elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y tam­bién se lle­vó a ca­bo un re­fe­rén­dum so­bre al­re­de­dor de nue­ve de te­mas, en­tre ellos el ma­tri­mo­nio gay y el uso de ener­gía nu­clear pa­ra la ge­ne­ra­ción de ener­gía.

El sá­ba­do 25 de no­viem­bre se co­no­cía que el Par­ti­do De­mó­cra­ta Pro­gre­sis­ta (PDP), al que per­te­ne­ce la pre­si­den­ta ac­tual de es­ta na­ción, Tsai Ing-wen, su­frió una de­rro­ta fren­te al par­ti­do opo­si­tor Par­ti­do Kuo­min­tang (KMT).

De igual for­ma, se­gún el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum, los tai­wa­ne­ses no acep­ta­ron el ma­tri­mo­nio gay y di­je­ron sí a la pro­duc­ción de ener­gía nu­clear. Es­tas elec­cio­nes son la an­te­sa­la pa­ra los co­mi­cios pre­si­den­cia­les del 2020. El am­bien­te en la ca­pi­tal, Tai­péi, un día des­pués de las elec­cio­nes, era de cal­ma y una evi­den­te sa­tis­fac­ción de los tai­wa­ne­ses por ha­ber par­ti­ci­pa­do en co­mi­cios li­bres y trans­pa­ren­tes, en los cua­les el par­ti­do de Go­bierno so­lo pu­do re­te­ner el po­der en seis de las 13 ciu­da­des que con­tro­la­ba.

LA EDU­CA­CIÓN

Tai­wán ha te­ni­do un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sor­pren­den­te, pe­ro tam­bién su de­mo­cra­cia, prin­ci­pal­men­te des­de que se rea­li­zan elec­cio­nes li­bres, a par­tir de 1990. Aho­ra es una na­ción con un bie­nes­tar que se trans­pi­ra por las ca­lles de sus ciu­da­des y se apre­cia en la mo­der­ni­dad de sus es­truc­tu­ras, pe­ro, so­bre to­do, en el com­por­ta­mien­to de sus ciu­da­da­nos.

Ale­xan­der Yui, di­rec­tor ge­ne­ral del de­par­ta­men­to de Asun­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños, afir­mó a un gru­po de pe­rio­dis­tas de Amé­ri­ca La­ti­na, que vi­si­tó la is­la, que la di­fe­ren­cia en­tre Chi­na con­ti­nen­tal y Tai­wán, es la ideo­lo­gía.

“Tai­wán es un país de­mo­crá­ti­co”, ex­pre­só Yui, quien agre­gó que su na­ción es in­de­pen­dien­te. Tai­wán es una Re­pú­bli­ca que na­ció a par­tir de la di­vi­sión en­tre los dos par­ti­dos po­lí­ti­cos que go­ber­na­ban Chi­na en 1948, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta y el Kuo­mi­tang o Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta. El úl­ti­mo per­dió la gue­rra ci­vil y se mar­chó ha­cia la is­la. Yui ex­pli­có que la is­la era un pue­blo don­de no ha­bía na­da, y gra­cias a la in­ver­sión en la edu­ca­ción y la de­mo­cra­cia han lo­gra­do cons­truir un país.

LA ECO­NO­MÍA

El Con­se­jo Na­cio­nal de Desa­rro­llo de Tai­wán in­for­mó que en 2017 es­te país ex­por­tó bie­nes por más de 300 mil mi­llo­nes dó­la­res. Ade­más, 21 pro­duc­tos que se fa­bri­can en es­ta is­la es­tán en­tre los pri­me­ros del mun­do, prin­ci­pal­men­te la pro­duc­ción de mi­cro­chips o se­mi­con­duc­to­res.

Afir­man que es­te año la in­fla­ción al­can­zó el 1.2% y que me­nos del 2% de las per­so­nas vi­ven en la po­bre­za. Sin em­bar­go, ad­mi­ten te­ner una ta­sa de des­em­pleo ju­ve­nil del 11%, al­go que pla­nean re­ver­tir con un plan que in­cen­ti­ve a los jó­ve­nes a crear sus pro­pias em­pre­sas. Con 23 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y ca­si del ta­ma­ño de la Re­gión Au­tó­no­ma de la Cos­ta Ca­ri­be Nor­te, de Ni­ca­ra­gua, Tai­wán es un país al­ta­men­te po­bla­do. Sin em­bar­go, cuen­ta con un sis­te­ma de mo­vi­li­dad ur­ba­na de pri­me­ra. En Tai­péi exis­te un me­tro que co­nec­ta los dis­tri­tos de la ciu­dad y el pre­cio pa­ra abor­dar­lo son 10 dó­la­res tai­wa­ne­ses, equi­va­len­tes a 3 cen­ta­vos de dó­lar es­ta­dou­ni­den­se, cer­ca de 11 córdobas. Ade­más, exis­te un sis­te­ma de bu­ses que re­co­rren la ciu­dad.

LE­YES E INS­TI­TU­CIO­NES

El res­pe­to a las le­yes e ins­ti­tu­cio­nes es im­por­tan­te en es­te país, de tal for­ma que un ciu­da­dano pue­de de­jar su bi­ci­cle­ta es­ta­cio­na­da en un lu­gar pú­bli­co y sin can­da­do. En Tai­péi exis­te un ser­vi­cio de bi­ci­cle­tas pú­bli­cas don­de las per­so­nas to­man una bi­ci­cle­ta y re­co­rren las ci­clo­vías de la ciu­dad y al fi­nal la en­tre­gan en cual­quier pues­to cer­cano. El cos­to del uso de las bi­ci­cle­tas es de ape­nas 50 cen­ta­vos de dó­lar tai­wa­nés. De igual for­ma hay un pues­to de mo­to­ci­cle­tas es­ti­lo scoo­ter, es­tas abun­dan en la ciu­dad. Sin em­bar­go, en las au­to­pis­tas son prohi­bi­das. La pre­sen­cia de po­li­cías de trán­si­to en las ca­lles es muy ba­ja, ya que los se­má­fo­ros son su­fi­cien­tes pa­ra con­tro­lar el trá­fi­co de es­tas ciu­da­des enor­mes.

In­clu­so, hay le­yes no es­cri­tas que son cum­pli­das a ca­ba­li­dad. Una de ellas es que en las es­ca­le­ras eléc­tri­cas que exis­ten en el me­tro, las per­so­nas que no van con pri­sa de­ben ha­cer­se al la­do de­re­cho pa­ra que la gen­te que va con pri­sa pa­se por el la­do iz­quier­do. Otra, es que la po­bla­ción ha­ce fi­la pa­ra abor­dar el me­tro o su­bir­se a los bu­ses. Tai­wán tie­ne los ín­di­ces de se­gu­ri­dad más al­tos de to­da Asia. El mer­ca­do noc­turno de Tai­péi es­tá abier­to has­ta las dos de la ma­dru­ga­da, y es nor­mal ver a la gen­te ca­mi­nar o ir en bi­ci­cle­ta por las ca­lles en al­tas ho­ras de la no­che.

LA TRAN­SI­CIÓN

Tai­wán fue co­lo­nia de Ja­pón has­ta 1945, cuan­do ter­mi­nó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­pués fue go­ber­na­da por Chiang Kai-shek has­ta su muer­te, en 1975. Pos­te­rior­men­te, su hi­jo Chiang Ching­kou to­mó el man­do y es­te fue re­for­man­do gra­dual­men­te el per­fil po­lí­ti­co de la is­la. En 1980 se per­mi­tió la crea­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta Pro­gre­sis­ta y lue­go se rea­li­za­ron las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Sin em­bar­go, fue has­ta en 2016 cuan­do el PDP lle­gó al po­der.

PLA­ZA DE CHIANG KAI-SHEK. TAI­WÁN ES UNO DE LOS PAÍ­SES MÁS SE­GU­ROS EN ASIA.

VIS­TA PA­NO­RÁ­MI­CA DE LA CIU­DAD DE HUALIEN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.