DE LOS PU­ÑOS A LOS NE­GO­CIOS,

ASÍ IN­VIER­TEN LOS CAM­PEO­NES NICAS

El Nuevo Diario - - PORTADA - HAXEL RU­BÉN MU­RI­LLO @ha­xel­buhosky

Los an­te­ce­den­tes re­fle­jan que no exis­te una bue­na co­mu­nión en­tre los cam­peo­nes mun­dia­les nicas y los ne­go­cios. Y es que sue­le ser co­mún que la fal­ta de ase­so­ría pro­duz­ca ma­las de­ci­sio­nes, las cua­les ter­mi­nan en pé­si­mas in­ver­sio­nes y cuan­tio­sas pér­di­das de di­ne­ro. En al­gu­nos ca­sos, los pú­gi­les ni si­quie­ra to­man el ries­go de in­ver­tir, gas­tan des­me­su­ra­da­men­te y ex­tien­den sus ca­rre­ras más allá de los 40 años, im­pul­sa­dos por la ne­ce­si­dad fi­nan­cie­ra, ejem­plo de eso es Ri­car­do “El Matador” Ma­yor­ga, el bo­xea­dor nica que más di­ne­ro ga­nó en su ca­rre­ra, pe­ro no su­po ma­ne­jar­lo. Cris­to­fer Gon­zá­lez y Fé­lix Al­va­ra­do re­pre­sen­tan la nue­va ge­ne­ra­ción de cam­peo­nes del mun­do en Ni­ca­ra­gua. Se co­ro­na­ron es­te año, de­jan­do atrás el ano­ni­ma­to y su­peran­do de­fi­ni­ti­va­men­te las li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas. Cris­to­fer, hi­jo de Ju­lia Gon­zá­lez, y el ma­yor de tres her­ma­nos, tu­vo una ni­ñez ale­ja­da de lu­jos y ju­gue­tes. Vi­vió por 4 años en el ba­rrio Vi­lla Flor, don­de su ma­dre al­qui­la­ba un apar­ta­men­to con mu­cho sa­cri­fi­cio.

Pa­ra lle­var el ali­men­to a ca­sa y sol­ven­tar los gas­tos, do­ña Ju­lia ven­día hot dogs en un ca­rri­to; tam­bién mel­co­chas, in­clu­so fue ayu­dan­te de al­ba­ñi­le­ría. Eso sí, do­ña Ju­lia re­co­no­ce que siem­pre re­ci­bía el res­pal­do de su pri­ma De­la, quien vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos y les ayu­da­ba económicamente.

Fue do­ña De­la quien le pro­pu­so a la ma­má del cam­peón de­jar de gas­tar en al­qui­ler e ir­se a una ca­sa que te­nía de­socu­pa­da en Lau­re­les Sur, don­de Cris­to­fer apren­dió bo­xeo de la mano de su tío Ro­ge­lio Gon­zá­lez.

Más ade­lan­te, “El Lá­ti­go”, sus dos her­ma­nos y su ma­dre se tras­la­da­ron a una ca­sa ubi­ca­da en la Co­lo­nia Ni­ca­rao. En ese sec­tor, Cris­to­fer vi­vió la eta­pa de ado­les­cen­cia.

Pa­sa­ron los años, el mu­cha­cho apo­da­do co­mo “El Lá­ti­go” fue su­man­do triun­fos en Ni­ca­ra­gua, se hi­zo cam­peón na­cio­nal, lue­go en­tró a los ran­kings de los dis­tin­tos or­ga­nis­mos mun­dia­les, has­ta que con­si­guió su opor­tu­ni­dad de tí­tu­lo.

“VI­VÍA­MOS PO­SAN­DO”

La ni­ñez de Al­va­ra­do tam­po­co tu­vo lu­jos. Su ma­yor di­ver­sión era pa­tear una pe­lo­ta. Si no hu­bie­se si­do bo­xea­dor, qui­zás “se­ría fut­bo­lis­ta”, ase­gu­ra. Do­ña May­ra Sán­chez, ma­dre de los “Ge­me­los”, tu­vo que ha­cer­se car­go de sus seis hi­jos.

“Pa­sa­mos mo­men­tos du­ros. An­du­vi­mos ro­dan­do, po­san­do de un la­do a otro”, cuen­ta el pú­gil.

Fé­lix vi­vió en Vi­lla Fra­ter­ni­dad, don­de su ma­má te­nía una ca­sa, pe­ro “la ven­dió por ne­ce­si­dad”, ex­pli­ca el aho­ra cam­peón.

Pos­te­rior­men­te, “Los Ge­me­los” y sus her­ma­nos se tras­la­da­ron a Vi­lla Re­con­ci­lia­ción. Do­ña May­ra con mu­cho es­fuer­zo, tra­ba­jan­do co­mo jo­ye­ra, lo­gró ad­qui­rir un te­rreno en 3,000 dó­la­res. “Era una ca­sa sen­ci­lla, mi­tad blo­que, mi­tad de la­ta”, di­ce Fé­lix.

Pe­ro en ese ba­rrio de la ca­pi­tal, la fa­mi­lia Al­va­ra­do no vi­vi­ría mu­cho tiem­po. La in­se­gu­ri­dad del sec­tor de­bi­do a la exis­ten­cia de ex­pen­dios de dro­gas po­nía en ries­gos a los hi­jos de do­ña May­ra.

“Mi ma­má te­nía te­mor de que nos per­dié­ra­mos en vi­cios, es­tá­ba­mos muy ex­pues­tos en esa ba­rrio, en­ton­ces de­ci­ra dió sa­car­nos de allí lo más pron­to po­si­ble. Prác­ti­ca­men­te mi ma­má re­ga­ló ese te­rreno, lo ven­dió en mil dó­la­res. Otra vez nos cam­bia­mos, nos es­ta­ble­ci­mos en el ba­rrio Hu­go Chá­vez, don­de con­se­gui­mos un te­rre­ni­to”, re­la­ta. “Re­cuer­do que mu­chas ve­ces le pe­día­mos al­go a mi ma­má y ella nos de­cía que ha­ría to­do lo po­si­ble por dár­nos­lo, no era que no que­ría, sino que no po­día, era di­fí­cil ser ma­dre sol­te­ra con seis hi­jos”, cuen­ta.

Pe­ro el as­cen­so en la ca­rre­ra de Fé­lix co­men­zó a ren­dir sus fru­tos. En 2013, Al­va­ra­do re­ci­bió su pri­me­ra opor­tu­ni­dad de tí­tu­lo mun­dial en Ja­pón. Per­dió el com­ba­te, pe­ro ga­nó 17,000 dó­la­res. Con ese di­ne­ro, un año des­pués, “El Ge­me­lo” com­pró un te­rreno en Ti­cuan­te­pe, don­de tam­bién su ma­má ad­qui­rió el pro­pio.

“Re­cuer­do que con la bol­sa que ga­né an­te Io­ka in­ver­tí 3,000 dó­la­res pa­ra com­prar dos tra­mos en el mer­ca­do Ro­ber­to Huem­bes, pu­se un ne­go­cio de bol­sas plás­ti­cas y vi­deo­jue­gos, pe­ro la fal­ta de tiem­po hi­zo que desis­tie­ra, te­nía que es­tar en el gim­na­sio en­tre­nan­do. Mis dos tra­mos se que­ma­ron el año pa­sa­do en el in­cen­dio que hu­bo, co­mo no te­nía di­ne­ro, es­ta­ban sin tra­ba­jar­se”, se­ña­la.

Tras ga­nar el tí­tu­lo de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Bo­xeo (FIB) el pa­sa­do 29 de oc­tu­bre en Fi­li­pi­nas, no­quean­do a Randy Pe­tal­co­rin, Fé­lix res­tau­ró los dos tra­mos.

“Aho­ra con lo que ga­né an­te Pe­tal­co­rin gas­té mil dó­la­res en re­es­truc­tu­ra­ción y ya los es­toy al­qui­lan­do”, ex­pli­ca. Tam­bién guar­dó su mo­to y com­pró “una ca­mio­ne­ta do­ble ca­bi­na va­lo­ra­da en 7,500 dó­la­res. Co­ro­na­do, mi prio­ri­dad era an­dar se­gu­ro a mi fa­mi­lia, ten­go una ni­ña de 3 años, Chel­sea, y en ca­mino vie­ne mi va­ron­ci­to, Fé­lix Ma­teo”. Con 29 años, Fé­lix sa­be que la vi­da útil de un bo­xea­dor arri­ba del ring es cor­ta. “El di­ne­ro se aca­ba y uno ne­ce­si­ta al­go

con qué so­bre­vi­vir, más ade­lan­te me gus­ta­ría in­ver­tir en bie­nes raí­ces, te­ner un ne­go­cio de jo­ye­ría, por­que ma­ne­jo bas­tan­te de eso por mi ma­má, quien es jo­ye­ra”, pla­ni­fi­ca el bo­xea­dor.

Se­gún Al­va­ra­do, la cla­ve del éxi­to es “pe­dir­le sa­bi­du­ría a Dios, cuan­do uno no ha te­ni­do di­ne­ro se vuel­ve lo­co, aho­ri­ta es­ta­mos en pleno apo­geo, pe­ro ma­ña­na no sa­be­mos”.

CRIS­TO­FER EM­PREN­DE

El 15 de abril de es­te año, Cris­to­fer se co­ro­nó cam­peón de las 112 li­bras del Con­se­jo Mun­dial de Bo­xeo (CMB), no­quean­do a Dai­go Hi­ga en nue­ve asal­tos. Ga­nó 35,000 dó­la­res (me­nos el 33% de su apo­de­ra­do y pa­go a sus en­tre­na­do­res), ade­más re­ci­bió 10,000 dó­la­res en com­pen­sa­ción, por­que su ri­val no dio el pe­so.

En su pri­me­ra de­fen­sa, con­tra Paddy Bar­nes en agos­to, Gon­zá­lez se em­bol­só 80,000 dó­la­res, me­nos el por­cen­ta­je an­tes men­cio­na­do.

Por su par­te, Al­va­ra­do ga­nó 17,000 dó­la­res en su pri­me­ra opor­tu­ni­dad de tí­tu­lo con­tra Ka­zu­to Io­ka, en di­ciem­bre del 2013, des­pués per­ci­bió 12,000 dó­la­res cuan­do per­dió con­tra Juan Car­los Re­ve­co, el 6 de ju­nio del 2014 en Ar­gen­ti­na, don­de tu­vo su se­gun­do chan­che ti­tu­lar, y re­cien­te­men­te se ad­ju­di­có 28,000 en su co­ro­na­ción an­te Randy Pe­tal­co­rin en Fi­li­pi­nas. ¿Qué hi­cie­ron es­tos mo­nar­cas cuan­do tu­vie­ron su pri­me­ra gran bol­sa? Ha­ce un par de se­ma­nas, Cris­to­fer em­pe­zó el ca­mino del em­pren­di­mien­to de for­ma más se­ria con la crea­ción del sport bar No­veno Round, un cen­tro de en­tre­te­ni­mien­to ubi­ca­do en la ca­rre­te­ra Ma­sa­ya. Tam­bién es­tá en ne­go­cia­cio­nes pa­ra com­prar una ca­sa en un residencial del ki­ló­me­tro 13 ca­rre­te­ra Ma­sa­ya, don­de ac­tual­men­te vi­ve jun­to a su es­po­sa, Cindy To­ru­ño.

“Con mi pri­me­ra bol­sa im­por­tan­te me di el gus­to de lle­var a mi ma­má (Ju­lia Gon­zá­lez) a mi pe­lea con Moham­med Ob­ba­di en Ita­lia, igual en Ja­pón me la lle­vé a la pe­lea con Hi­ga. Com­pré tres vehícu­los, dos ca­mio­ne­tas (Ford ex­plo­rer 2015 y Mit­su­bis­hi 2017), una pa­ra mi es­po­sa, otra pa­ra mí, y un vehícu­lo Hon­da Accord, ese que­da en la ca­sa de mi ma­má. Tam­bién he apo­ya­do a mi en­tre­na­dor y otras co­sas más”, cuen­ta Cris­to­fer. “An­te­rior­men­te tu­ve un pues­to de po­llo en los Lau­re­les Sur, mi es­po­sa y yo de­ci­di­mos qui­tar­lo por­que no te­nía­mos su­fi­cien­te tiem­po pa­ra es­tar pen­dien­tes del ne­go­cio”, se­ña­la.

“Lo del bar era al­go que que­ría des­de ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro has­ta aho­ra se me dio la opor­tu­ni­dad. La idea fue mía, aho­ri­ta me es­tá apo­yan­do la fa­mi­lia de mi es­po­sa, mi ma­má me ha echa­do la mano, mis tíos tam­bién cui­dán­do­me el ne­go­cio. La ex­pe­rien­cia ha si­do po­si­ti­va, nos fal­ta pu­bli­ci­dad pa­ra que el bar se dé a co­no­cer”. Cris­to­fer vi­sio­na un po­co más y en un fu­tu­ro se ve “in­vir­tien­do en bie­nes raí­ces”.

MAL­GAS­TA­RON EL DI­NE­RO

“Co­men­cé a in­ver­tir has­ta que en­fren­té a Ri­car­do ‘El Fi­ni­to’ Ló­pez en mi quin­ta de­fen­sa de tí­tu­lo, to­mé ma­las de­ci­sio­nes, com­pré cua­tro bu­ses en Mia­mi, 17,500 dó­la­res cos­tó ca­da bus y el go­bierno de En­ri­que Bo­la­ños no me dio la opor­tu­ni­dad de te­ner una ru­ta”, cuen­ta Ro­sen­do Ál­va­rez, dos ve­ces cam­peón del mun­do (105 y 108 li­bras de la AMB). “Tam­bién me fue mal con la pro­mo­to- Bo­xing Star Pro­mo­tions, en ese tiem­po el Go­bierno no apo­ya­ba, la em­pre­sa pri­va­da tam­po­co, tu­ve una pér­di­da de 200,000 dó­la­res”, afir­ma.

“Por lo ge­ne­ral el bo­xea­dor no es es­tu­dia­do, en­ton­ces se te acer­ca gen­te que te quie­re en­vol­ver, te di­cen qué de­bés ha­cer, se apro­ve­chan”, di­ce Jo­sé “Quie­bra Jí­ca­ra” Alfaro, quien se con­vir­tió en cam­peón mun­dial 135 li­bras de la Aso­cia­ción Mun­dial de Bo­xeo (AMB), de­rro­tan­do al tai­lan­dés Pan­tan Na­rong­wet por de­ci­sión di­vi­di­da, el 29 de di­ciem­bre del 2007 en Ale­ma­nia. “Mien­tras es­tás ac­ti­vo es com­pli­ca­do em­pren­der, por­que no po­dés dar­le to­do el tiem­po al ne­go­cio y al bo­xeo”, agre­ga. Un ejem­plo de có­mo mal­gas­tar el di­ne­ro fue el que dio Ro­mán “Cho­co­la­ti­to” Gon­zá­lez en el 2009, un año des­pués de con­ver­tir­se en cam­peón mun­dial 105 li­bras de la AMB.

Com­pró un ca­rro Mer­ce­des Benz, va­lo­ra­do en 60,000 dó­la­res. Tras un mes de ha­ber ad­qui­ri­do el vehícu­lo lo cho­có. “Cuan­do uno no ha te­ni­do di­ne­ro, al te­ner­lo se vuel­ve lo­co”, di­jo en una en­tre­vis­ta a El Nue­vo Dia­rio.

De los ne­go­cios del “Cho­co­la­ti­to” se sa­be muy po­co. En el 2016, inau­gu­ró un au­to­la­va­do en el ba­rrio Al­ta­gra­cia, pe­ro no dio los fru­tos es­pe­ra­dos, por en­de, tu­vo que ce­rrar­lo. Anun­ció que ela­bo­ra­ría unos cua­der­nos con su mar­ca, no obs­tan­te, el pro­yec­to tam­po­co tu­vo avan­ces im­por­tan­tes. Lo que sí se co­no­ce es que el “Cho­co­la­ti­to” ha in­ver­ti­do en bie­nes raí­ces, com­pran­do al­gu­nas pro­pie­da­des. A sus 31 años y con cua­tro co­ro­nas, Ro­mán ha ga­na­do fá­cil­men­te más de un mi­llón de dó­la­res en su ca­rre­ra.

AÚN VI­VEN DEL BO­XEO

Ac­tual­men­te, Jo­sé Alfaro, bo­xea­dor ac­ti­vo, y Ro­sen­do, ya re­ti­ra­do, pa­san por un buen mo­men­to.

“Quie­bra Jí­ca­ra”, quien ga­nó 240,000 dó­la­res su­ma­das la pe­lea de cam­peo­na­to y la pri­me­ra de­fen­sa, tie­ne su ca­sa en Na­ga­ro­te, una ca­mio­ne­ta, un tra­mo en el mer­ca­do Orien­tal que le ge­ne­ra 500 dó­la­res men­sua­les en ren­ta, y ade­más es co­men­ta­ris­ta en el pro­gra­ma No­che de Cam­peo­nes, de Ca­nal 6, y en las trans­mi­sio­nes de Nica Bo­xing. “Vi­vo del bo­xeo, no ga­né di­ne­ro co­mo otros mo­nar­cas, pe­ro hi­ce mis co­si­tas”, ar­gu­men­ta Alfaro.

Ro­sen­do re­gre­só a Ni­ca­ra­gua en el 2011, tras vi­vir más de 6 años en Es­ta­dos Uni­dos.

Ins­ta­la­do en el país, Ro­sen­do jun­to a su es­po­sa, Ruth Ro­drí­guez, fun­da­ron Bú­fa­lo Bo­xing, una pro­mo­to­ra que acu­mu­la 6 años pro­mo­vien­do es­te de­por­te en el país y a la que Ál­va­rez de­fi­ne co­mo “un éxi­to”.

“El Bú­fa­lo” tam­bién es co­men­ta­ris­ta en No­che de Cam­peo­nes y co­bra por al­gu­nas char­las en em­pre­sas pri­va­das. “Tra­ba­jo hon­ra­da­men­te con mi es­po­sa, gra­cias a Dios siem­pre me ha ben­de­ci­do”, di­ce.

Ál­va­rez le acon­se­ja a Fé­lix y Cris­to­fer, y a los fu­tu­ros cam­peo­nes, que “tra­ba­jen du­ro, aho­rren y cuan­do de­ban re­ti­rar­se bus­quen ase­so­res pa­ra ne­go­cios. In­ver­tir en bie­nes raí­ces es el me­jor ne­go­cio pa­ra un de­por­tis­ta”.

Alfaro di­ce que “si no te­nés gen­te de con­fian­za, lo me­jor es aho­rrar y has­ta que te re­ti­rés em­pren­der. Si te­nés el per­so­nal de con­fian­za, em­pren­dé. Cuan­do son asun­tos de di­ne­ro has­ta la mis­ma fa­mi­lia te pue­de dar vuel­ta. Mien­tras es­tás ac­ti­vo es com­pli­ca­do, por­que no po­dés dar­le to­do el tiem­po al ne­go­cio y al bo­xeo. Es me­jor em­pe­zar con ne­go­cios pe­que­ños pa­ra aga­rrar ex­pe­rien­cia”.

HAXEL MU­RI­LLO / END ALE­JAN­DRA VA­LEN­ZUE­LA / END

Fé­lix Al­va­ra­do com­pró una ca­mio­ne­ta do­ble ca­bi­na tras co­ro­nar­se an­te Pe­tal­co­rin. Cris­to­fer Gon­zá­lez po­sa en la ba­rra de su sport bar No­veno Round.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.