No re­pri­mir al pue­blo

El Nuevo Diario - - OPINIÓN - ED­GAR TIJERINO M.

En­tre tan­tas fra­ses que sol­tó en su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra el nue­vo pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ló­pez Obra­dor, com­pro­me­tién­do­se no so­lo con sus se­gui­do­res, más del 50 por cien­to, sino con to­dos los me­xi­ca­nos, en­tre las sub­ra­ya­das con cra­yón en mi li­bre­ta de apun­tes mien­tras lo es­cu­cha­ba por el apa­ra­to de TV, es­tá la que uti­li­zo pa­ra el te­ma de hoy: No re­pri­mir al pue­blo, nun­ca. Es de lo que es­tá cla­ro un je­fe de Es­ta­do cons­cien­te de su ta­rea. Al mo­men­to de es­ca­lar la ci­ma de la mon­ta­ña de res­pon­sa­bi­li­da­des que im­pli­ca la pre­si­den­cia de un país, se co­lo­ca a un la­do el par­ti­do que los eli­gió, pa­ra con­cen­trar­se en los in­tere­ses de la na­ción. Es lo que Da­niel Or­te­ga y Ni­co­lás Ma­du­ro nun­ca en­ten­die­ron, y ob­via­men­te no tu­vie­ron tiem­po de es­cu­char a Ló­pez Obra­dor an­tes que ca­du­ca­ra pa­ra ellos su gran opor­tu­ni­dad de ser re­cor­da­dos por ha­ber si­do ver­da­de­ros go­ber­nan­tes, no ver­du­gos de es­pe­ran­zas. No re­pri­mir al pue­blo es un man­da­mien­to sa­gra­do gra­ba­do en már­mol, sin ne­ce­si­dad de ser un Gand­hi o un Man­de­la. ¿Y qué es lo que por aquí he­mos es­ta­do vien­do y su­frien­do sin el me­nor can­san­cio por par­te de im­pla­ca­bles eje­cu­to­res? Pre­ci­sa­men­te eso, una re­pre­sión re­ves­ti­da de sal­va­jis­mo, que ca­la los hue­sos y muer­de el al­ma de un país que se des­hi­la­cha.

LAR­GO TIEM­PO HA­CIEN­DO DA­ÑO

Ayer en mi pro­gra­ma Do­ble Play, ac­ti­vé la cin­ta de lo que di­je -no el día si­guien­te de la de­rro­ta del 25 de fe­bre­ro, in­ter­ven­ción que fue ca­sual­men­te gra­ba­da por mi es­po­sa Chi­lo, y que in­cluía mi voz que­bra­da con las fra­ses de los la­men­tos amon­to­na­das en mi gar­gan­ta, pen­san­do ¡Vol­ve­re­mos! pe­ro ha­bien­do apren­di­do de los erro­res co­me­ti­dos que obli­ga­ron al exi­lio a tan­ta gen­te y re­du­je­ron drás­ti­ca­men­te el por­cen­ta­je de vo­tos- sino el día mar­tes 27, des­pués de la acep­ta­ción de la de­rro­ta por par­te de Da­niel, en una ac­ti­tud que en aquel mo­men­to nos pa­re­ció car­ga­da de hu­mil­dad, aun­que ad­vir­tió que el Fren­te San­di­nis­ta go­ber­na­ría des­de aba­jo, lo que era real­men­te una ame­na­za que in­clu­yó tran­ques, aso­na­das y mil di­fi­cul­ta­des pa­ra el go­bierno real­men­te re­con­ci­lia­to­rio de do­ña Violeta, que lo­gró la sa­li­da de Hum­ber­to de la je­fa­tu­ra del Ejér­ci­to y el desar­me de la po­de­ro­sa con­tra. Se tra­ta­ba de ga­ran­ti­zar la paz con la vi­da pa­ra le­van­tar el país de la lo­na, no la paz de los se­pul­cros que han es­ta­do des­fi­lan­do des­de abril. Co­mo di­ce Cio­ran, es más có­mo­do ser to­ta­li­ta­rio que go­ber­nar de ver­dad. Lo pri­me­ro se lo­gra a ba­se de fuer­za, lo otro ne­ce­si­ta de la des­tre­za de un aje­dre­cis­ta.

HA­CER RE­BO­TAR EL MIE­DO

El re­cien­te li­bro del ve­te­rano pe­rio­dis­ta Bob Wood­ward, uno de los in­ves­ti­ga­do­res del Wa­ter­ga­te que ter­mi­nó con Ni­xon, se ti­tu­la en le­tras bien grue­sas so­bre un fon­do ro­jo con el ros­tro de Do­nald Trump MIE­DO, Trump en la Ca­sa Blan­ca. Se tra­ta de una se­rie de en­tre­vis­tas so­bre el pre­si­den­te —quien por su­pues­to se ne­gó a ofre­cer su ver­sión— con un re­co­rri­do de 418 pá­gi­nas. En la con­tra­por­ta­da, Wood­ward uti­li­za es­ta ci­ta ma­ca­bra de mo­da en es­te des­ven­tu­ra­do país: “El ver­da­de­ro po­der es —ni tan si­quie­ra quie­ro usar la pa­la­bra— el mie­do”. Es­ta fra­se la pro­nun­ció Trump el 31 de mar­zo del 2016 du­ran­te una en­tre­vis­ta cuan­do se pos­tu­la­ba co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, país cu­yos go­bier­nos nos han gol­pea­do tan­tas ve­ces se­ve­ra­men­te, pen­dien­te de sus in­tere­ses. La uti­li­za­ción del mie­do aquí en Ni­ca­ra­gua, co­mo re­cur­so de­ses­pe­ra­do e in­hu­ma­do se ha lle­va­do a ex­tre­mos que pro­vo­can asom­bro, pe­ro no ha po­di­do mi­nar la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca ca­da vez ma­yor, en ru­ta ha­cia una vic­to­ria his­tó­ri­ca, inevi­ta­ble, al no te­ner sa­li­da los opre­so­res. Ago­ta­dos to­dos los mé­to­dos ima­gi­na­bles pa­ra me­ter mie­do, so­lo que­da la in­sis­ten­cia en pro­vo­car da­ño, lo cual fren­te a un país ma­nos arri­ba, aun­que sin es­tar de ro­di­llas, mu­cho me­nos de vo­lun­tad, es fá­cil cuan­do se dis­po­ne de tan­to ar­ma­men­to e irres­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro que­da la mano de Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.