“Pue­de in­cre­men­tar pre­sen­cia de ni­ños en la ca­lle”

La pre­si­den­ta de Co­de­ni se­ña­la que an­te la cri­sis so­cio­po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, se re­quie­re que la so­cie­dad ni­ca­ra­güen­se tra­te de re­in­ser­tar a los ni­ños a las es­cue­las.

El Nuevo Diario - - GRAN ANGULAR - MAU­RI­CIO GON­ZÁ­LEZ

La cri­sis so­cio­po­lí­ti­ca que vi­ve Ni­ca­ra­gua tien­de a in­cre­men­tar la po­bre­za y pue­de pro­vo­car un in­cre­men­to de ni­ños en las ca­lles, ex­pre­só Adilia Ama­ya, pre­si­den­ta de la Coor­di­na­do­ra Ni­ca­ra­güen­se de ONG que tra­ba­jan con la Ni­ñez y la Ado­les­cen­cia (Co­de­ni).

Ama­ya con­si­de­ra que la si­tua­ción ac­tual del país pue­de ex­po­ner a la ni­ñez y la ado­les­cen­cia a la ex­plo­ta­ción la­bo­ral y a los pe­li­gros que hay en las ca­lles, por lo cual re­co­mien­da crear un plan pa­ra re­in­te­grar a la es­cue­la a to­dos los me­no­res que es­tán en ries­go, y evi­tar que cai­gan en la mar­gi­na­li­dad.

La pre­si­den­ta de Co­de­ni se­ña­la que el Go­bierno de­be abrir opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo pa­ra las fa­mi­lias de es­tos ni­ños, aun­que con­si­de­ra que son po­cos los pa­dres que ex­plo­tan a sus hi­jos, por­que la ma­yo­ría quie­re el bien pa­ra ellos.

Con el di­ne­ro que la ciu­da­da­nía le da a un ni­ño o ado­les­cen­te, co­mo co­la­bo­ra­ción por cual­quier ti­po de tra­ba­jo, no es su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner a una fa­mi­lia”. ADILIA AMA­YA, PRE­SI­DEN­TA DE CO­DE­NI.

EXIS­TE UNA PER­CEP­CIÓN GE­NE­RAL DE AU­MEN­TO DE NI­ÑOS Y ADO­LES­CEN­TES TRA­BA­JAN­DO EN LAS CA­LLES, ¿LO VEN US­TE­DES TAM­BIÉN?

La per­cep­ción que se pue­de te­ner de un in­cre­men­to de la pre­sen­cia de ni­ños y ado­les­cen­tes en las ca­lles es par­te de una reali­dad so­cial que vi­vi­mos. So­mos po­bres y te­ne­mos al­tos ni­ve­les de po­bre­za y con la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que es­ta­mos vi­vien­do, es­to po­dría au­men­tar.

No hay nin­gún es­tu­dio en es­te mo­men­to so­bre in­cre­men­to de ni­ños con pre­sen­cia en lu­ga­res pú­bli­cos. Sin em­bar­go, po­dría­mos in­fe­rir que por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, el in­cre­men­to del des­em­pleo que se es­tá te­nien­do o la re­duc­ción de los in­gre­sos de la fa­mi­lia, po­drían te­ner ma­yor po­si­bi­li­dad de en­viar a sus ni­ños a tra­ba­jar o a pe­dir (di­ne­ro). Es­te es­tu­dio so­bre la can­ti­dad de ni­ños que es­tán en las ca­lles es­tá pro­gra­ma­do pa­ra ha­cer­se el pró­xi­mo año, po­si­ble­men­te en el pri­mer se­mes­tre. No exis­te una ac­tua­li­za­ción de da­tos, ni si­quie­ra por ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

¿CUÁL ES LA ÚL­TI­MA CI­FRA DE NI­ÑOS LA­BO­RAN­DO EN LA CA­LLE?

Las ci­fras que te­ne­mos las he­mos ob­te­ni­do de da­tos ofi­cia­les de país, con es­tas no po­de­mos de­cir si hay dis­mi­nu­ción de tra­ba­jo in­fan­til o hay in­cre­men­to.

Las úl­ti­mas ci­fras ofi­cia­les de la En­cues­ta Con­ti­nua de Ho­ga­res del 2012 re­ve­lan que cer­ca de 396,000 ni­ños tra­ba­ja­ban en es­te año. El 31% en la edad de 10 a 18 años tra­ba­ja­ban (so­bre to­do) en zo­nas ru­ra­les con el 36%, en zo­nas ur­ba­nas fue el 26%. Se de­di­ca­ban a tra­ba­jos de jor­na­le­ros, asa­la­ria­dos por cuen­ta pro­pia, en­tre otros ofi­cios.

En es­ta si­tua­ción, las fa­mi­lias po­bres es­tán pro­te­gien­do los po­cos in­gre­sos. Oí­mos en las no­ti­cias que las ven­tas en las ca­lles no son las me­jo­res es­te año.

¿ES­PE­RA VER A MÁS

NI­ÑOS FUE­RA DEL AU­LA DE CLA­SES POR ES­TA CRI­SIS?

Yo qui­sie­ra que no dis­mi­nu­ya la can­ti­dad de ni­ños que in­gre­san a la es­cue­la. Te­nía­mos ca­si 500,000 ni­ños que no iban a la es­cue­la y au­men­tar eso se­ría la­men­ta­ble. Es­tos son da­tos ofi­cia­les vie­jos, por­que ac­tual­men­te no hay es­ta­dís­ti­cas nue­vas.

¿ES RE­CO­MEN­DA­BLE DAR DI­NE­RO A LOS NI­ÑOS EN LA CA­LLE, SE­RÍA CO­MO RE­FOR­ZAR EL HE­CHO QUE ES­TÉN AHÍ?

La reali­dad es que los cha­va­los es­tán en los se­má­fo­ros pi­dien­do o la­bo­ran­do pa­ra un in­gre­so, el que ne­ce­si­tan pa­ra el res­to de su fa­mi­lia. Lo lle­van a su ca­sa don­de pue­de ha­ber más her­ma­ni­tos o pa­ra con­tri­buir a la sa­tis­fac­ción de sus pro­pias ne­ce­si­da­des. Hay quie­nes pre­fie­ren no dar­les por­que con­si­de­ran que pro­mue­ven el tra­ba­jo in­fan­til de es­ta for­ma. Te­ne­mos en las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les que tra­ba­jan con la ni­ñez pro­gra­mas de ac­ce­so a la es­cue­la re­gu­lar, pro­gra­mas de be­cas pa­ra es­cue­las, pro­gra­mas de vo­ca­ción pro­fe­sio­nal, pro­gra­mas de for­ma­ción la­bo­ral. Una am­plia ga­ma de tra­ba­jos. Con­si­de­ra­mos que el ni­ño que es­tá en la ca­lle, se­má­fo­ros o mer­ca­do, de­be­ría es­tar en la es­cue­la. La reali­dad en paí­ses po­bres es dis­tin­ta.

ES CIER­TO QUE HAY

UNA NE­CE­SI­DAD, PE­RO DE­TRÁS DE ES­TO HAY UN CÍRCU­LO VI­CIO­SO EN QUE LOS PA­DRES MU­CHAS VE­CES SE APRO­VE­CHAN. ¿CREE US­TED QUE DAR­LE DI­NE­RO AL NI­ÑO ES

SE­GUIR MAN­TE­NIEN­DO ESE CÍRCU­LO?

Con el di­ne­ro que la ciu­da­da­nía le da a un ni­ño o ado­les­cen­te, co­mo co­la­bo­ra­ción por cual­quier ti­po de tra­ba­jo, no es su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner a una fa­mi­lia.

Con eso úni­ca­men­te le dan pa­ra so­bre­vi­vir y no man­te­ner­se. Es­tán es­tric­ta­men­te so­bre­vi­vien­do. Es­to es un te­ma de jus­ti­cia por­que si yo pue­do co­la­bo­rar a esa so­bre­vi­ven­cia es­tá bien, pe­ro no es esa la me­jor co­la­bo­ra­ción, sino ofre­cer­le una me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra po­der­se for­mar y po­der tra­ba­jar de otras for­mas.

Sin em­bar­go, la ver­dad es que a los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes se les ex­plo­ta, no se le pa­gan los sa­la­rios jus­tos y no le pa­gan igual que a

un adul­to. Esas son las inequi­da­des del tra­ba­jo in­fan­til.

IN­SIS­TO, ¿QUÉ SE PUE­DE HA­CER CON LOS PA­DRES QUE SE APRO­VE­CHAN DE SUS HI­JOS? ¿QUÉ PUE­DE HA­CER EL GO­BIERNO?

Creo que el Go­bierno de las co­sas más in­ten­sas que pue­de ha­cer es re­in­te­grar a to­dos esos ni­ños y ado­les­cen­tes a la es­cue­la y abrir opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo pa­ra su fa­mi­lia tam­bién. Hay fa­mi­lias que no tie­nen ma­yo­res for­mas de tra­ba­jo. Con­si­de­ro que son po­cas las fa­mi­lias que ex­plo­tan a sus hi­jos, por­que la ma­yo­ría quie­ren el bien pa­ra ellos. To­da­vía en Ni­ca­ra­gua hay mu­cho amor por los hi­jos.

¿QUÉ PRO­BA­BI­LI­DA­DES HAY QUE ES­TOS NI­ÑOS QUE AN­DAN EN LA CA­LLE TRA­BA­JAN­DO O PI­DIEN­DO, SE RE­IN­TE­GREN A LA SO­CIE­DAD?

Es un asun­to de abrir­les opor­tu­ni­da­des. La in­ser­ción de un ni­ño que es­tá en la ca­lle pa­sa por el re­in­gre­so a la es­cue­la re­gu­lar o a su fa­mi­lia o a cual­quier ti­po de me­di­das de pro­tec­ción que lo li­bre de la ca­lle.

Un ni­ño no de­be es­tar en la ca­lle, de­be es­tar con su fa­mi­lia o en la es­cue­la.

EL HE­CHO DE QUE LOS NI­ÑOS Y ADO­LES­CEN­TES ES­TÉN EN LA CA­LLE, ¿LOS HA­CE MÁS VUL­NE­RA­BLES?

Cla­ro, cuan­do es­tán en la ca­lle es­tán ex­pues­tos a ac­ci­den­tes de trán­si­to y a ma­ni­pu­la­ción de adul­tos. En al­gu­nos ca­sos has­ta los ocu­pan pa­ra tra­fi­car dro­gas o le dan de­ter­mi­na­do pro­duc­to pa­ra ven­der­lo.

ADILIA AMA­YA, PRE­SI­DEN­TA DE CO­DE­NI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.