Jefferson y al­gu­nas lec­cio­nes so­bre ne­go­cia­ción

El Nuevo Diario - - DINERO - NOEL RA­MÍ­REZ SÁNCHEZ DOC­TOR EN DE­RE­CHO Y ECO­NO­MÍA

Es­ti­ma­do lec­tor, co­mo us­ted sa­be, Tho­mas Jefferson fue el pri­mer se­cre­ta­rio de Es­ta­do y el ter­cer pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, ele­gi­do pa­ra dos pe­río­dos pre­si­den­cia­les. Y la fra­se que, a mi jui­cio, me­jor de­fi­ne a es­te gran es­ta­dis­ta fue la ex­pre­sa­da por John Ken­nedy, en 1962, en una ce­na en la Ca­sa Blan­ca, en ho­nor a to­dos los que ha­bían re­ci­bi­do el premio no­bel y que to­da­vía es­ta­ban vi­vos: “Yo creo que es­ta es la ma­yor co­lec­ción de ta­len­to, de co­no­ci­mien­to hu­mano, que al­gu­na vez se ha reu­ni­do en la Ca­sa Blan­ca, po­si­ble­men­te con la úni­ca ex­cep­ción de cuan­do Tho­mas Jefferson ce­na­ba so­lo”. Y pa­ra com­par­tir al­go de esa sa­bi­du­ría en lo re­la­cio­na­do al te­ma de la ne­go­cia­ción y re­cor­dar con us­ted al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la per­so­na­li­dad de Jefferson, re­cu­rri­re­mos al li­bro de Jon Mea­cham, “Tho­mas Jefferson: The Art of Po­wer”; al li­bro de Wi­llard Randall, “Tho­mas Jefferson: A Li­fe”; y al li­bro de No­ble Cunningham, “In Per­suit of Rea­son: The Li­fe of Tho­mas Jefferson”. Creo que to­dos nues­tros hi­jos y nie­tos, du­ran­te sus épo­cas for­ma­ti­vas de­be­rían leer, por lo me­nos, la obra de Mea­cham, ya que ella les ayu­da­rá a ser me­jo­res se­res hu­ma­nos y mu­cho me­jo­res ciu­da­da­nos. Co­mo de­cía mi abue­la: “Noe­li­to, pa­ra mues­tra un bo­tón”, pe­ro no­so­tros com­par­ti­re­mos dos; los dos que más me gus­ta re­cor­dar y com­par­tir. El pri­mer bo­tón. Co­mo us­ted re­cor­da­rá, cuan­do Jefferson era se­cre­ta­rio de Es­ta­do del pre­si­den­te Was­hing­ton, Ale­xan­der Ha­mil­ton era el se­cre­ta­rio del Te­so­ro y eran gran­des ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, ya que te­nían fi­lo­so­fías po­lí­ti­cas di­fe­ren­tes. Ha­mil­ton sim­pa­ti­za­ba con la pre­si­den­cia im­pe­rial y Jefferson con la de­mo­cra­cia de las ma­yo­rías, sin pom­pa y siem­pre que se res­pe­ta­ra la ra­zón, ya que to­dos de­bían ser igua­les an­te la ley.

Pues bien, a pe­sar de esa fuer­te ri­va­li­dad, cuan­do Ha­mil­ton sin­tió que no po­día im­plan­tar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro que, se­gún él, ne­ce­si­ta­ba la nue­va unión ame­ri­ca­na pa­ra ser via­ble en el lar­go pla­zo, re­cu­rrió a Jefferson pa­ra que lo apo­ya­ra en al­can­zar ese ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co pa­ra el fu­tu­ro de los Es­ta­dos Uni­dos.

Jefferson po­dría ha­ber apro­ve­cha­do esa de­bi­li­dad de Ha­mil­ton y li­qui­dar­lo po­lí­ti­ca­men­te, ya que des­pués de to­do eran gran­des ad­ver­sa­rios. La ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les hu­bie­ra ac­tua­do de esa for­ma, se lo di­go por ex­pe­rien­cia pro­pia, ya que es muy hu­mano y las ri­va­li­da­des en­tre per­so­nas de la mis­ma agru­pa­ción po­lí­ti­ca tien­den a ser mu­cho más du­ras y las mis­mas, con fre­cuen­cia, in­clu­so lle­gan a ser con­si­de­ra­das co­mo ac­tos de trai­ción.

Sin em­bar­go, Jefferson, cons­cien­te de que el fu­tu­ro de la unión ame­ri­ca­na era más im­por­tan­te que su ri­va­li­dad con Ha­mil­ton, lo apo­yó desa­rro­llan­do una téc­ni­ca de ne­go­cia­ción muy crea­ti­va y aho­ra muy co­no­ci­da. Jefferson, pa­ra ob­te­ner los vo­tos en el con­gre­so, no se li­mi­tó con­ven­cer a sus miem­bros de las bon­da­des del pro­yec­to de Ha­mil­ton, sino que in­clu­yó en la ne­go­cia­ción un nue­vo ele­men­to, la nue­va ubi­ca­ción de la ca­pi­tal de la unión ame­ri­ca­na y de esa for­ma lo­gró ob­te­ner los vo­tos su­fi­cien­tes pa­ra que tam­bién se apro­ba­ra la ini­cia­ti­va de Ha­mil­ton. Y to­do lo lo­gró en una ce­na pri­va­da, en su ca­sa, a la que in­vi­tó a un gru­po re­du­ci­do de per­so­nas que te­nían la au­to­ri­dad su­fi­cien­te pa­ra al­can­zar el acuer­do y lle­var­lo a la prác­ti­ca. Es­ta sim­ple anéc­do­ta, nos de­ja cua­tro gran­des lec­cio­nes so­bre co­mo ne­go­ciar. Te­ner un ob­je­ti­vo que val­ga la pe­na; sen­tar­te con las per­so­nas que tie­nen la fa­cul­tad de lle­gar al acuer­do y eje­cu­tar­lo; re­unir­te con esas per­so­nas de for­ma di­rec­ta, y sin gran pu­bli­ci­dad; y que to­das las par­tes pue­dan ob­te­ner al­go a cam­bio.

El se­gun­do bo­tón. Du­ran­te el pri­mer pe­río­do pre­si­den­cial de Jefferson, Es­pa­ña ce­dió el te­rri­to­rio de Lui­sia­na a la Fran­cia de Na­po­león y Ta­lley­rand y ello era inacep­ta­ble pa­ra Jefferson y pa­ra el fu­tu­ro de la unión ame­ri­ca­na. Jefferson, a pe­sar de las pre­sio­nes po­lí­ti­cas pa­ra ini­ciar una con­fron­ta­ción mi­li­tar con Fran­cia, pre­fi­rió re­cu­rrir pri­me­ro a la ne­go­cia­ción y si­mul­tá­nea­men­te, pre­pa­rar­se pa­ra una even­tual con­fron­ta­ción.

Jefferson sa­bía que pa­ra te­ner éxi­to en las ne­go­cia­cio­nes te­nía que con­tro­lar el pro­ce­so de ne­go­cia­ción y el de la to­ma de de­ci­sio­nes y por ello ini­ció las ne­go­cia­cio­nes pri­va­da­men­te; sin ofen­der ni ame­na­zar a Na­po­león, pe­ro dán­do­le a en­ten­der, que de no lle­gar a un acuer­do, la unión ame­ri­ca­na se con­ver­ti­ría en una gran alia­da del im­pe­rio bri­tá­ni­co, Jefferson for­ta­le­cía su po­si­ción ne­go­cia­do­ra. Tam­bién sa­bía que de­bía es­tar muy bien in­for­ma­do, no so­lo de lo que ocu­rría en las relaciones en­tre la unión ame­ri­ca­na y Fran­cia, sino de lo que ocu­rría tam­bién en­tre Fran­cia y las otras po­ten­cias eu­ro­peas. Jefferson tam­bién sa­bía que da­do que la úni­ca for­ma ne­go­cia­da de ad­qui­rir Lui­sia­na era con el con­sen­ti­mien­to de Na­po­león, y da­do que no dis­po­nía de otros te­rri­to­rios pa­ra com­pen­sar a Fran­cia, la úni­ca op­ción que le que­da­ba era la com­pra de Lui­sia­na, ya que pa­ra lle­gar a un acuer­do ne­go­cia­do, ca­da par­te te­nía que re­ci­bir al­go a cam­bio. Fi­nal­men­te y da­do que Jefferson no po­día ir a Fran­cia y re­unir­se per­so­nal­men­te con Na­po­león pa­ra re­sol­ver es­ta si­tua­ción, lo cual hu­bie­ra si­do lo ideal ya que el pre­si­den­te po­seía to­das las cua­li­da­des de un ex­ce­len­te y ex­pe­ri­men­ta­do ne­go­cia­dor, en­co­men­dó di­cha ta­rea a un ami­go de to­da su con­fian­za, que a su jui­cio tam­bién go­za­ba de to­das las ha­bi­li­da­des pa­ra abor­dar el te­ma y ex­pli­cán­do­le cuál era el ob­je­ti­vo de la ne­go­cia­ción, le pro­por­cio­nó to­dos los re­cur­sos, in­clu­yen­do to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria, pa­ra que lo pu­die­ra al­can­zar. Fi­nal­men­te, en el mo­men­to de la ne­go­cia­ción, Na­po­león de­ci­de pre­pa­rar­se pa­ra la gue­rra con el im­pe­rio bri­tá­ni­co, lo cual se vuel­ve su prio­ri­dad y de­ci­de ofre­cer­le en ven­ta a la unión ame­ri­ca­na, la to­ta­li­dad de Lui­sia­na. Por lo tan­to, es­te es otro epi­so­dio que tam­bién nos de­ja gran­des lec­cio­nes so­bre có­mo ne­go­ciar, y que nos de­mues­tra que siem­pre es me­jor ne­go­ciar con al­guien que tam­bién sa­be ne­go­ciar; ya que si Na­po­león, en es­ta oca­sión, no hu­bie­ra es­ta­do cla­ro de sus prio­ri­da­des y de sus re­cur­sos en ese mo­men­to, po­si­ble­men­te la ne­go­cia­ción hu­bie­ra fra­ca­sa­do y el con­flic­to hu­bie­ra ex­plo­ta­do.

Pe­ro la lec­ción más im­por­tan­te es la si­guien­te: Jefferson fue exi­to­so en am­bos ca­sos por­que su ob­je­ti­vo no era des­truir a su ad­ver­sa­rio, sino sal­var a su na­ción.

Y pa­ra con­cluir, so­lo de­seo com­par­tir con us­ted al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les de Tho­mas Jefferson, que lo ha­bían con­ver­ti­do en un ex­ce­len­te ne­go­cia­dor. Jefferson des­de muy jo­ven fue dis­ci­pli­na­do, es­tu­dio­so, cu­rio­so, ya que le gus­ta­ba es­tar bien in­for­ma­do y era un gran lec­tor y sa­bía do­mi­nar sus emo­cio­nes. Era un gran con­ver­sa­dor y le gus­ta­ban las relaciones per­so­na­les, sin mu­cha for­ma­li­dad y en el ma­yor plano de igual­dad que le fue­ra po­si­ble. Sa­bía re­co­no­cer que las di­fe­ren­cias de opi­nio­nes, no sig­ni­fi­ca­ban, ne­ce­sa­ria­men­te, di­fe­ren­cias de prin­ci­pios o va­lo­res y siem­pre fue muy pru­den­te, in­clu­so en sus mo­men­tos de triun­fos. Y aun­que te­nía sus prin­ci­pios muy cla­ros, siem­pre fue una per­so­na muy rea­lis­ta y pragmática, por lo que cuan­do tu­vo que lle­gar a acuer­dos o im­pro­vi­sar pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos, siem­pre lo hi­zo. Pe­ro cuan­do tu­vo que usar sus fa­cul­ta­des le­ga­les pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos, tam­bién lo hi­zo.

nra­mi­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.