Có­mo co­mer me­jor en 2019

El Nuevo Diario - - OPINIÓN - NI­NA RAPOPORT*

¿Por qué tan­tos de nues­tros pro­pó­si­tos de año nue­vo gi­ran en torno a la co­mi­da? Qui­zás se de­ba a que mu­chos de no­so­tros co­me­mos sin mo­de­ra­ción, ati­bo­rrán­do­nos con por­cio­nes gi­gan­tes; o a que, aun­que sa­bien­do que de­be­ría­mos co­mer me­nos co­mi­da ba­su­ra y más fru­tas y ver­du­ras, su­cum­bi­mos an­te los dul­ces. Es que hay una bre­cha en­tre lo que co­me­mos y lo que sa­be­mos que de­be­ría­mos co­mer.

Pe­ro hay más en jue­go que nues­tra pro­pia sa­lud. Hoy, uno de ca­da cua­tro adul­tos en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be tie­ne pro­ble­mas de obe­si­dad (un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral de gra­sa del 30% o más). Y la ten­den­cia apun­ta a una ace­le­ra­ción en es­ta área que co­lo­ca a la re­gión al fren­te de otras par­tes del mun­do. Po­si­bles con­se­cuen­cias in­clu­yen un au­men­to de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y la dia­be­tes ti­po 2, con con­co­mi­tan­tes pér­di­das de pro­duc­ti­vi­dad y ver­da­de­ras pre­sio­nes pa­ra el sis­te­ma de sa­lud.

To­do es­to tie­ne con­se­cuen­cias en el di­se­ño de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. A me­di­da que mu­chas par­tes del mun­do, in­clu­yen­do Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, se en­ri­que­cen, re­sul­ta más apre­mian­te en­ten­der los me­ca­nis­mos que ri­gen la se­lec­ción de ali­men­tos y di­se­ñar po­lí­ti­cas pa­ra me­jo­rar­la. Pe­ro des­de ya po­de­mos em­pe­zar a con­tro­lar lo que co­me­mos. Un cre­cien­te nú­me­ro de in­ves­ti­ga­cio­nes con­tie­ne con­clu­sio­nes cla­ves so­bre el con­su­mo de ali­men­tos, las cua­les nos pue­den ayu­dar a cum­plir nues­tros pro­pó­si­tos pa­ra el 2019.

CUAN­DO SE TRA­TA DE ALI­MEN­TOS, EL TA­MA­ÑO SÍ IM­POR­TA

Ya sea en nues­tra ca­sa, en un bu­fé li­bre o en un res­tau­ran­te de lu­jo, ten­de­mos a lle­nar nues­tros pla­tos, in­de­pen­dien­te­men­te de su ta­ma­ño. Es­te há­bi­to irra­cio­nal con­du­ce a una de dos con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas: des­per­di­cio o ex­ce­so de con­su­mo de ali­men­tos. Un es­tu­dio don­de se com­pa­ra­ron dis­tin­tos bu­fés des­cu­brió que los clien­tes en los bu­fés con pla­tos gran­des se sir­vie­ron un 52% más ali­men­tos, co­mie­ron un 45% más, y des­per­di­cia­ron un 135% más que en los bu­fés con pla­tos más pe­que­ños. Tam­bién hay mu­chos ejem­plos en otras áreas. En otro ex­pe­ri­men­to,un au­men­to en el ta­ma­ño de los pla­tos hi­zo que el par­ti­ci­pan­te pro­me­dio con­su­mie­ra un 31% más he­la­do. Al au­men­tar el ta­ma­ño de las cu­cha­ras do­si­fi­ca­do­ras de me­di­ca­men­tos de tos tam­bién se pu­do com­pro­bar un in­cre­men­to del 22% en su uso por par­te de los pa­cien­tes. In­clu­so el ta­ma­ño del em­pa­que im­por­ta. Los au­to­res de es­tos ex­pe­ri­men­tos en­con­tra­ron que du­pli­car el ta­ma­ño del em­pa­que au­men­tó el con­su­mo en un 18 a 25% en las co­mi­das, y en un 30 a 45% en los snacks. Si bien es­tas con­clu­sio­nes re­sul­tan preo­cu­pan­tes, a la vez in­di­can una so­lu­ción in­creí­ble­men­te fá­cil. Re­du­cir pre­ven­ti­va­men­te el ta­ma­ño de los pla­tos o de las por­cio­nes pue­de re­du­cir la ex­ce­si­va in­ges­ta de ali­men­tos, com­ba­tien­do al mis­mo tiem­po el des­per­di­cio. Com­bi­nar cam­bios tan sen­ci­llos co­mo es­tos con una com­pren­sión de las nor­mas so­cia­les pue­de te­ner un efec­to aún ma­yor. Por ejem­plo, las per­so­nas en un bu­fé po­drían acu­mu­lar por­cio­nes enor­mes por­que les aver­güen­za le­van­tar­se a re­pe­tir una se­gun­da o una ter­ce­ra vez. Pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res que exa­mi­na­ron los efec­tos de ofre­cer pla­tos pe­que­ños en un bu­fé de ho­tel tam­bién pu­sie­ron un le­tre­ro que de­cía ”¡Bien­ve­ni­do de nue­vo! ¡Una! ¡Y otra vez! Vi­si­te nues­tro bu­fé cuan­tas ve­ces desee. Eso es me­jor que ser­vir­se un mon­tón a la vez”. No es de ex­tra­ñar que des­cu­brie­ron que la com­bi­na­ción de las dos es­tra­te­gias al­can­zó no­ta­bles lo­gros en ma­te­ria de sa­lud y sos­te­ni­bi­li­dad a un cos­to mí­ni­mo.

HAY QUE TO­MAR EN CUEN­TA LA AR­QUI­TEC­TU­RA DE ELEC­CIÓN

La ar­qui­tec­tu­ra de elec­ción se re­fie­re a la for­ma en que se pre­sen­tan las op­cio­nes a los con­su­mi­do­res. Los co­mer­cian­tes la han ve­ni­do uti­li­zan­do du­ran­te años pa­ra au­men­tar el con­su­mo (por ejem­plo, po­nien­do los cho­co­la­tes jun­to a la ca­ja re­gis­tra­do­ra pa­ra pro­vo­car a los com­pra­do­res cuan­do es­tán im­pa­cien­tes y ham­brien­tos). Sin em­bar­go, los ge­ren­tes de las ca­fe­te­rías en es­cue­las y lu­ga­res de tra­ba­jo no le han pres­ta­do la mis­ma aten­ción. Pe­ro es­to es­tá co­men­zan­do a cam­biar a me­di­da que go­bier­nos y em­pre­sas, en su afán por de­mos­trar res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va, uti­li­zan la ar­qui­tec­tu­ra de elec­ción pa­ra dar em­pu­jon­ci­tos a las per­so­nas pa­ra que eli­jan ali­men­tos más saludables. Es­to po­dría in­cluir es­tra­te­gias co­mo ubi­car las fru­tas y las ver­du­ras en pri­mer lu­gar en­tre los ali­men­tos en la lí­nea de una ca­fe­te­ría o más al ni­vel de los ojos de los clien­tes. Y si es­tán mar­ca­das con un eti­que­ta­do nu­tri­cio­nal, co­mo por ejem­plo el mé­to­do del se­má­fo­ro que mar­ca los pro­duc­tos saludables con ver­de y los po­co saludables con ro­jo (y los in­ter­me­dios con na­ran­ja), pue­de pro­por­cio­nar be­ne­fi­cios muy sig­ni­fi­ca­ti­vos. Por ejem­plo, un es­tu­dio en la ca­fe­te­ría de un hos­pi­tal en­con­tró que la com­bi­na­ción de eti­que­tas del se­má­fo­ro nu­tri­cio­nal con la ar­qui­tec­tu­ra de elec­ción lle­vó a los em­plea­dos a ele­gir ali­men­tos mu­cho más saludables, un efec­to que se sos­tu­vo du­ran­te un pe­río­do de más de dos años.

PIÉNSELO BIEN

“¿Es­tás se­gu­ro de que quie­res otra por­ción de ese pos­tre?”.un co­men­ta­rio así en bo­ca de nues­tra tía du­ran­te una ce­na de ce­le­bra­ción po­dría no re­sul­tar­nos muy agra­da­ble, pe­ro tal vez una ver­sión me­nos crí­ti­ca de una fuen­te más neu­tral po­dría ser lo úni­co que ne­ce­si­ta­ría­mos pa­ra li­mi­tar nues­tro con­su­mo de ca­lo­rías en nues­tra pró­xi­ma co­mi­da. En un es­tu­dio rea­li­za­do en un res­tau­ran­te chino de co­mi­da rá­pi­da, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res en­con­tró que so­lo bas­tó con pre­gun­tar a los clien­tes si les gus­ta­ría re­du­cir el ta­ma­ño de las por­cio­nes de los acom­pa­ña­mien­tos ri­cos en al­mi­dón pa­ra que en­tre un 14% y un 33% de ellos acep­ta­ra el ofre­ci­mien­to, lo que lle­vó a una re­duc­ción pro­me­dio de más de 200 ca­lo­rías.

La lec­ción es que, in­de­pen­dien­te­men­te de si nues­tro ob­je­ti­vo es lu­char con­tra el au­men­to de la obe­si­dad en la re­gión o cum­plir nues­tros pro­pó­si­tos de año nue­vo, es esen­cial que re­cu­rra­mos a la eco­no­mía del com­por­ta­mien­to pa­ra in­ves­ti­gar có­mo se to­man las de­ci­sio­nes re­la­cio­na­das con la ali­men­ta­ción y có­mo es­tas son in­fluen­cia­das por nues­tra per­cep­ción, el en­torno fí­si­co y las pau­tas so­cia­les. Ya sea pa­ra nues­tro pro­pio bien o pa­ra el bien co­mún, ha­cer cam­bios pe­que­ños y ge­ne­ral­men­te ba­ra­tos en el en­torno y en la for­ma en que se pre­sen­ta la in­for­ma­ción pue­de mar­car la di­fe­ren­cia.

* La au­to­ra es in­ves­ti­ga­do­ra del BID. Es­te ar­tícu­lo se pu­bli­có en el blog Ideas que cuen­tan del BID.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.