Un de­but

De­rro­ta por 10-0 fren­te a los An­ge­li­nos, re­em­pla­zan­do co­mo abri­dor al le­sio­na­do Jimmy Key. Lue­go ga­nó su pri­mer jue­go con sal­va­men­to de Wet­te­land y fue re­gre­sa­do a Tri­ple A con el Columbus des­pués de cua­tro ini­cios y 10.20 en efec­ti­vi­dad. “No te preo­cu­pe

El Nuevo Diario - - PASIÓN - ED­GAR TIJERINO M. ti­je­re­tean­[email protected] AR­CHI­VO / END

Mu­chas ve­ces, los sue­ños re­ci­ben un gol­pe en la man­dí­bu­la y pa­re­cen de­rrum­bar­se co­mo Alí an­te Fra­zier en 1971. Es el mo­men­to en que ver­da­de­ra­men­te te so­me­tes a prue­ba, cuan­do te en­vían a la lo­na y eres ca­paz de le­van­tar­te e im­po­ner­te. Asun­to de ca­rác­ter di­ría mi abue­lo, siem­pre y cuan­do ten­gas las fa­cul­ta­des ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar­lo. Es lo que ocu­rrió con Ma­riano Ri­ve­ra, des­pués de un de­but ines­pe­ra­da­men­te caó­ti­co cuan­do fue lla­ma­do por los Yan­quis en 1995, so­lo pa­ra ser de­vuel­to rá­pi­da­men­te al Columbus jun­to con De­rek Je­ter, quien ba­teó y fil­deó po­co en esos mis­mos días. La ge­ren­cia del equi­po sa­bía que am­bos re­gre­sa­rían, sin va­ti­ci­nar que se con­ver­ti­rían en su­per­as­tros, ca­pa­ces de ilu­mi­nar Ti­mes Squa­re, en ca­so de fa­llar la ener­gía.

EL CODO FRENA PRO­YEC­CIÓN

Re­la­ta Way­ne Cof­fey en su li­bro “El ce­rra­dor”, que en 1991, Ma­riano me­jo­ró co­mo lan­za­dor, se ca­só con Cla­ra la no­via de siem­pre, y apren­dió in­glés, pe­ro el codo em­pe­zó a do­ler­le. En 1992 sal­tó a Cla­se A cuan­do to­das las mi­ra­das, las ex­pec­ta­ti­vas y el es­ce­na­rio, eran pa­ra Brien Tay­lor, el zur­do de 1.55 mi­llo­nes de dó­la­res. “Él es un pro­di­gio y yo un pro­yec­to”, di­jo el pa­na­me­ño, pe­ro Tay­lor se es­fu­mó des­pués de in­vo­lu­crar­se

en una pe­lea callejera de­fen­dien­do a su her­mano, que­dan­do con el hom­bro de­te­rio­ra­do. Ni si­quie­ra la ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va pu­do sal­var su ca­rre­ra. En ese 1992 se de­ci­de que Ri­ve­ra sea abri­dor, y mien­tras el pro­ble­ma del codo cre­cía pe­li­gro­sa­men­te, la ve­lo­ci­dad de­cre­cía. Fi­nal­men­te en un vi­ra­je a pri­me­ra, su codo cru­je y el bra­zo no res­pon­de. Sue­nan

los tam­bo­res de alar­ma.

La ci­ru­gía es obli­ga­da y el

Dr. Frank Jo­be la rea­li­za el 27 de agos­to de 1992, de­jan­do a Ri­ve­ra fue­ra de com­ba­te has­ta el en­tre­na­mien­to pri­ma­ve­ral de 1993. Una vez con­fir­ma­da su res­tau­ra­ción, el pa­na­me­ño es en­via­do al Greens­bo­ro, en­con­trán­do­se con De­rek Je­ter, un short stop que se lle­na­ba de erro­res pe­ro sin pro­vo­car preo­cu­pa­ción. En el año 94, Ma­riano via­ja a bor­do de un tren ba­la y pa­sa de Cla­se A a Do­ble A, has­ta lle­gar a los Clip­pers de Columbus en Tri­ple A, y de­bu­ta

Ma­riano Ri­ve­ra de­bu­tó per­dien­do en Gran­des Li­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.