El de­trás de la agre­sión de Da­llas

El Nuevo Diario - - FAMA - AGEN­CIAS

De acuer­do con los do­cu­men­tos po­li­cia­les, el mo­de­lo e in­fluen­cer Ca­me­ron Da­llas, arres­ta­do por rom­per­le la na­riz a un hom­bre aún no iden­ti­fi­ca­do, tam­bién le ha­bría ro­to la man­dí­bu­la. Ca­me­ron, de 24 años, le di­jo a un ofi­cial de la Po­li­cía de As­pen que per­dió la pa­cien­cia y lo gol­peó “va­rias ve­ces” des­pués que el hom­bre “hi­zo in­si­nua­cio­nes ho­mo­se­xua­les no desea­das” con­tra el ami­go va­rón de Da­llas, y lue­go se ne­gó a aban­do­nar su ha­bi­ta­ción de ho­tel.

Una am­bu­lan­cia trans­por­tó al hom­bre agre­di­do al hos­pi­tal de As­pen Va­lley en ese mo­men­to, don­de un mé­di­co le diag­nos­ti­có las frac­tu­ras de na­riz y man­dí­bu­la. Esas le­sio­nes, co­no­ci­das co­mo “le­sio­nes cor­po­ra­les gra­ves”, son la ba­se del car­go por de­li­to gra­ve con­tra Da­llas. Y mien­tras tan­to, un em­plea­do del ho­tel que tra­ba­ja­ba en el ves­tí­bu­lo del Hyatt le di­jo a la po­li­cía que el hom­bre de 34 años sa­lió del as­cen­sor “en­san­gren­ta­do” y “pi­dió ayu­da”, se­gún la de­cla­ra­ción ju­ra­da.

“Po­co des­pués, otro hom­bre sa­lió del as­cen­sor y co­men­zó a gri­tar­le (al hom­bre en­san­gren­ta­do) que aban­do­na­ra el ho­tel”, afir­ma. “(El hom­bre en­san­gren­ta­do) acu­só a es­te hom­bre de agre­dir­lo. Se pro­du­jo una bre­ve dis­cu­sión, y el se­gun­do hom­bre vol­vió al as­cen­sor”, aña­día. Es­te se­gun­do hom­bre fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ca­me­ron Da­llas por el em­plea­do y cuan­do lle­gó, la po­li­cía los guio has­ta su ha­bi­ta­ción.

EL CON­TEX­TO

Ca­me­ron le di­jo al ofi­cial de po­li­cía de As­pen, Ian Ma­ca­yeal, que él y su ami­go de 19 años es­ta­ban vi­si­tan­do el ho­tel des­de Los Án­ge­les y es­ta­ban en el club noc­turno Bootsy Be­llows en el cen­tro de As­pen con otros ami­gos más tem­prano esa no­che. Du­ran­te el trans- cur­so de la ve­la­da, el hom­bre de 34 años “se in­vo­lu­cró” con es­te gru­po de ami­gos, se­gún la de­cla­ra­ción ju­ra­da.

Cuan­do el bar ce­rró, un miem­bro del gru­po de 19 años, Nas­ser Al­fa­llah, in­vi­tó al hom­bre de 34 años a re­gre­sar al Hyatt. Sin em­bar­go, no mu­cho des­pués de lle­gar al ho­tel, Al­fa­llah fue arres­ta­do por la Po­li­cía de As­pen por en­trar sin au­to­ri­za­ción en una de las ha­bi­ta­cio­nes. Des­pués de que el guar­dia de­ja­se a Al­fa­llah, “ex­tre­ma­da­men­te in­to­xi­ca­do”, en una ha­bi­ta­ción don­de no se es­ta­ba que­dan­do, el hom­bre de 34 años pre­gun­tó si po­día car­gar su te­lé­fono en su ha­bi­ta­ción (la de Da­llas) y apro­ve­chó.

Da­llas fue acu­sa­do de asal­to en se­gun­do gra­do que cau­só le­sio­nes cor­po­ra­les gra­ves, pa­gó una fian­za de US$5,000 y de­be re­gre­sar al Tri­bu­nal de Dis­tri­to del Con­da­do de Pit­kin el 22 de enero. No se res­pon­dió un men­sa­je de tex­to en el que se so­li­ci­ta­ban co­men­ta­rios en­via­dos el vier­nes al nú­me­ro de te­lé­fono que fi­gu­ra pa­ra Da­llas en los do­cu­men­tos ju­di­cia­les y su abo­ga­do en Co­lo­ra­do Springs, tam­po­co res­pon­dió a un men­sa­je en bus­ca de co­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.