Re­tos vi­ra­les in­sen­sa­tos

El Nuevo Diario - - FAMA -

Ha­ce unos días, una im­por­tan­te com­pa­ñía au­dio­vi­sual aler­ta­ba so­bre el pe­li­gro de asu­mir el re­to vi­ral re­la­cio­na­do con “Box Bird” (“A cie­gas”), una de sus re­cien­tes pe­lí­cu­las: “Por fa­vor, no se ha­gan da­ño al ha­cer el re­to de ‘A cie­gas’. No sa­be­mos có­mo em­pe­zó es­to…”, di­jo Net­flix en un co­mu­ni­ca­do.

No voy a des­cri­bir el ar­gu­men­to del fil­me ni tam­po­co la me­to­do­lo­gía del im­pru­den­te re­to que cir­cu­la en re­des so­cia­les. So­lo de­cir que hay per­so­nas in­sen­sa­tas ca­mi­nan­do por las ca­lles con los ojos ven­da­dos, ex­po­nién­do­se a ac­ci­den­tes y po­nien­do en ries­go la vi­da de los de­más. Pe­ro, ¿có­mo he­mos lle­ga­do a es­to? En 2014, mu­chos par­ti­ci­pa­mos en el pri­mer desafío vi­ral: el “Ice Buc­ket Cha­llen­ge” o re­to de la cu­be­ta de hie­lo, im­pul­sa­do por el es­ta­dou­ni­den­se Ant­hony Se­ner­chia Jr. En­ton­ces se re­cau­da­ron unos 200 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia so­bre la Es­cle­ro­sis La­te­ral Amio­tró­fi­ca. Re­cuer­do que re­ci­bí el re­to de don Fran­cis­co y de otras per­so­na­li­da­des, y lue­go lo tras­pa­sé a Glo­ria y Emi­lio Es­te­fan, Pit­bull, Jorge Ra­mos, Chi­quin­qui­rá Del­ga­do y Ol­ga Ta­ñón. Aque­lla fue una gran idea so­li­da­ria, con un ob­je­ti­vo no­ble. Na­da tie­ne que ver con lo que vino des­pués.

La lis­ta de re­tos pe­li­gro­sos y ba­na­les es lar­ga. En­tre ellos, uno que pro­vo­có gra­ves que­ma­du­ras con sal y hie­lo a jó­ve­nes de to­do el mun­do; otro que con­sis­tió en co­mer un cac­tus en lla- mas o el que pi­dió aguan­tar la res­pi­ra­ción has­ta el des­ma­yo. Ex­per­tos de la Universitat Ober­ta de Ca­ta­lu­ña (Es­pa­ña) con­si­de­ran que los ado­les­cen­tes no son cons­cien­tes de que se jue­gan la vi­da, y su­cum­ben a la pre­sión so­cial. Mu­chos, agre­gan, es­tán de­ma­sia­do pen­dien­tes de “la apro­ba­ción que re­ci­ben de In­ter­net”.

Y to­dos es­tos ma­les siem­pre nos lle­van al te­ma de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, y a la ne­ce­si­dad de que fa­mi­lias y es­cue­las in­terio­ri­cen su ur­gen­cia, si que­re­mos con­tar con ge­ne­ra­cio­nes más equi­li­bra­das, so­cial­men­te res­pon­sa­bles y de al­ta au­to­es­ti­ma. “Hay dos co­sas in­fi­ni­tas: el Uni­ver­so y la es­tu­pi­dez humana. Y del Uni­ver­so no es­toy se­gu­ro”, afir­mó el cien­tí­fi­co ale­mán Al­bert Eins­tein. Tie­ne to­da la ra­zón. El pro­ble­ma, sin em­bar­go, no des­apa­re­ce­rá má­gi­ca­men­te por usar pa­la­bras grue­sas con­tra los jó­ve­nes que pro­mue­ven y par­ti­ci­pan en desafíos pe­li­gro­sos y na­da edi­fi­can­tes. Hay que ir di­rec­ta­men­te a las cau­sas. El con­ta­gio so­cial es po­si­ti­vo, siem­pre que la sus­tan­cia sea no­ble, em­po­de­ra­do­ra o li­be­ra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.