“QUIEN PRO­BA­BLE­MEN­TE DE­BE­RÍA ES­TAR MÁS PREO­CU­PA­DO POR SU FU­TU­RO ES EL FMLN”

El di­rec­tor del pe­rió­di­co di­gi­tal sal­va­do­re­ño, El Fa­ro, di­ce que en El Sal­va­dor ha ocu­rri­do un ago­ta­mien­to muy rá­pi­do del sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta que sa­lió de los acuer­dos de paz de 1992.

El Nuevo Diario - - PORTADA - HUM­BER­TO GA­LO

EN­TRE­VIS­TA. Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en El Sal­va­dor se rea­li­za­rán el pri­mer do­min­go de fe­bre­ro, y has­ta hoy el can­di­da­to con más pre­fe­ren­cia en las en­cues­tas, es Na­yib Bu­ke­le, ex­mi­li­tan­te del iz­quier­dis­ta Fren­te Fa­ra­bun­do Mar­tí pa­ra la Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FMLN). Jo­sé Luis Sanz, di­rec­tor del pe­rió­di­co di­gi­tal sal­va­do­re­ño, El Fa­ro, di­ce que en El Sal­va­dor ha ocu­rri­do un ago­ta­mien­to muy rá­pi­do del sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta que sa­lió de los acuer­dos de paz de 1992.

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en El Sal­va­dor se rea­li­za­rán el pri­mer do­min­go de fe­bre­ro y has­ta hoy el can­di­da­to con más pre­fe­ren­cia en las en­cues­tas, es Na­yib Bu­ke­le, ex­mi­li­tan­te del iz­quier­dis­ta Fren­te Fa­ra­bun­do Mar­tí pa­ra la Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FMLN).

El pe­rio­dis­ta Jo­sé Luis Sanz opina que “no so­lo el FMLN es­tá ago­ta­do elec­to­ral­men­te, que en es­tos mo­men­tos en las en­cues­tas salen en ter­cer lu­gar, sino que tam­bién Are­na en es­tos 10 años que de­bie­ron ha­ber si­do co­mo de re­vi­sión in­ter­na en la opo­si­ción, tam­po­co se ha re­ge­ne­ra­do de ma­ne­ra evidente y eso ha­ce que es­tén en se­gun­da po­si­ción”.

Ade­más, en El Sal­va­dor “la im­pu­ni­dad es­tá ge­ne­ra­li­za­da”, afir­ma Sanz, en es­ta en­tre­vis­ta con El Nue­vo Dia­rio, mien­tras es­tu­vo en Ma­na­gua la úl­ti­ma se­ma­na co­mo par­te del ju­ra­do del cer­ta­men de periodismo Pe­dro Joaquín Cha­mo­rro.

Jo­sé Luis Sanz afir­mó que el go­bierno de Mau­ri­cio Fu­nes, quien es­tá asi­la­do en Ni­ca­ra­gua, su­pu­so de ma­ne­ra cla­rí­si­ma un des­gas­te pa­ra el FMLN, por las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción en su con­tra.

¿CUÁL ES EL BA­LAN­CE QUE HA­CE US­TED DE LOS 10 AÑOS DE GO­BIERNO DEL FMLN?

Se po­drían re­su­mir en la pa­la­bra ‘de­cep­ción’, y creo que lo di­cen las en­cues­tas de opi­nión pú­bli­ca de una ma­ne­ra cla­rí­si­ma. Ve­nía­mos de 20 años inin­te­rrum­pi­dos de go­bier­nos de Are­na (Alian­za Re­pu­bli­ca­na), un par­ti­do de una de­re­cha muy du­ra, una de­re­cha que no se ha re­no­va­do, una de­re­cha neo­li­be­ral en cier­tos mo­men­tos y muy du­ra en lo mo­ral, so­cial y eco­nó­mi­co. Los acuer­dos de paz en el año 1992, lo que alum­bra­ron prin­ci­pal­men­te, por así de­cir­lo, fue un sis­te­ma po­lí­ti­co plu­ral. La lle­ga­da del FMLN al po­der era la va­li­da­ción de los acuer­dos, la va­li­da­ción de ese nue­vo sis­te­ma, yo creo que in­clu­si­ve en la de­re­cha hu­bo ali­vio cuan­do por fin ga­nó el FMLN. Era una va­li­da­ción de la al­ter­nan­cia, se su­po­ne que de­bía re­ge­ne­rar el país, pe­ro no su­ce­dió así. El pri­mer go­bierno del FMLN fue desas­tro­so. Te­nés aquí en Ni­ca­ra­gua, con un ex­tra­ño asi­lo po­lí­ti­co, al ex­pre­si­den­te Mau­ri­cio Fu­nes que ha si­do con­de­na­do ci­vil­men­te y que es­tá acu­sa­do pe­nal­men­te de co­rrup­ción en El Sal­va­dor. Su go­bierno ya su­pu­so de ma­ne­ra cla­rí­si­ma un des­gas­te del FMLN y de su pro­pues­ta.

¿Y EL SE­GUN­DO?

El FMLN ga­nó las elec­cio­nes de 2014, su se­gun­da Pre­si­den­cia, por una di­fe­ren­cia de 6,000 vo­tos. Eso es muy po­co y el se­gun­do go­bierno del FMLN lo que ha he­cho es con­so­li­dar una sen­sa­ción de de­s­es­pe­ran­za, de fal­ta de fuer­za, de vi­ta­li­dad política de pro­yec­to, de re­for­ma o de pro­pues­ta de me­jo­ra sus­tan­cial en el rum­bo del país. El re­sul­ta­do fi­nal es que no so­lo el FMLN es­tá ago­ta­do elec­to­ral­men­te, que en es­tos mo­men­tos en las en­cues­tas salen en ter­cer lu­gar, sino que tam­bién Are­na en es­tos 10 años que de­bie­ron ha­ber si­do co­mo de re­vi­sión in­ter­na en la opo­si­ción, tam­po­co se ha re­ge­ne­ra­do de ma­ne­ra evidente y eso ha­ce que es­tén en se­gun­da po­si­ción, pe­ro tam­bién con unas pers­pec­ti­vas elec­to­ra­les po­co ha­la­güe­ñas. En ge­ne­ral, ha si­do un ago­ta­mien­to muy rá­pi­do del sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta que sa­lió de los acuer­dos de paz.

¿TIE­NEN FU­TU­RO ES­TOS DOS PAR­TI­DOS TO­DA­VÍA?

Tan­to el FMLN co­mo Are­na han si­do pie­zas cla­ve de la vi­da política de El Sal­va­dor du­ran­te los úl­ti- mos 40 años, y eso es mu­cho. Han si­do ca­si tres ge­ne­ra­cio­nes... Eso no quie­re de­cir que son eter­nos, no. Pue­de ser sus­ti­tui­do al­guno de ellos, o los dos, pe­ro eso no es fá­cil, eso no pa­sa por de­fec­to. En ese sen­ti­do, aho­ra mis­mo quien pro­ba­ble­men­te de­be­ría es­tar más preo­cu­pa­do por su fu­tu­ro es el FMLN, en el sen­ti­do de que quien en­ca­be­za las en­cues­tas es un in­di­vi­duo, al mar­gen de su par­ti­do; es una pos­tu­ra in­di­vi­dua­lis­ta, per­so­na­lis­ta, una pro­pues­ta ba­sa­da en su ca­ris­ma: Na­yib Bu­ke­le, que se pre­sen­ta co­mo al­guien de iz­quier­da. De he­cho, es al­guien que sa­lió del FMLN, fue ex­pul­sa­do del par­ti­do des­pués de ha­ber si­do co­mo el "ni­ño ma­lo" del FMLN, pa­re­cía que lo iba a re­ge­ne­rar.

EL COOR­DI­NA­DOR DEL

FMLN, MEDARDO GON­ZÁ­LEZ, DI­JO QUE EN 10 AÑOS LA BRE­CHA EN­TRE RI­COS Y PO­BRES SE HA RE­DU­CI­DO EN EL SAL­VA­DOR. ¿ES CIER­TO?

Los jue­gos de ci­fras en Cen­troa­mé­ri­ca me pa­re­cen muy en­ga­ño­sos; cam­bias los pa­tro­nes de me­di­ción, de­ci­des des­de qué fe­cha em­pie­zas a contar. Yo no es­toy di­cien­do que las po­lí­ti­cas so­cia­les del FMLN han si­do en tér­mi­nos ab­so­lu­tos un desas­tre, lo que es­toy di­cien­do es que se pre­sen­ta en sus es­ta­tu­tos co­mo un par­ti­do re­vo­lu­cio­na­rio, so­cia­lis­ta, y es­tá aho­ra tra­tan­do de le­gi­ti­mar dos go­bier­nos que evi­den­te­men­te no han trans­for­ma­do el país. No es­toy cues­tio­nan­do, cuan­do ha­blo de de­silu­sión por el FMLN, que no pue­da ha­ber ha­bi­do una re­duc­ción, no nueva y no ab­so­lu­ta­men­te atri­bui­ble a su ges­tión, sino al he­cho de que la eco­no­mía cla­ra­men­te no tie­ne rum­bo, no hay un mo­de­lo de cre­ci­mien­to ni de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co cla­ro en el país. El Sal­va­dor si­gue sien­do, des­pués de 10 años, un país en el que ca­si to­do el mun­do se tie­ne que ir. Un país, en el cual la vio­len­cia si­gue sien­do un pro­ble­ma cen­tral y sin pers­pec­ti­va cla­ra de so­lu­ción, un país en el que la im­pu­ni­dad es­tá ge­ne­ra­li­za­da, un país en el que la vio­len­cia de género es cons­tan­te, un país en el cual el go­bierno de iz­quier­da ha te­ni­do que ter­mi­nar recurriendo a los mis­mos ar­ti­fi­cios ver­ba­les a los que re­cu­rría la de­re­cha ha­ce 10 años, pa­ra jus­ti­fi­car que en 20 años de go­bierno la es­pe­ran­za de los acuer­dos de paz es­ta­ba apa­gán­do­se.

¿QUÉ HA BE­NE­FI­CIA­DO A BU­KE­LE?

Creo que Na­yib Bu­ke­le es hi­jo de Are­na y del FMLN. Es de­cir, es hi­jo de la fal­ta de res­pe­to al cam­bio so­cial, a la evo­lu­ción de la so­cie­dad en tér­mi­nos de ne­ce­si­dad de trans­pa­ren­cia, de par­ti­ci­pa­ción, la ne­ce­si­dad de diá­lo­go y so­bre to­do a su fal­ta de so­lu­cio­nes y re­sul­ta­dos. Bu­ke­le na­ció a la política tra­tan­do de ser al­cal­de de un pe­que­ño mu­ni­ci­pio lla­ma­do Nue­vo Cus­catlán, que no so­lo fue­ra de El Sal­va­dor, sino en el mis­mo país, un 90% de la po­bla­ción no sa­bría có­mo ubi­car­le en el ma­pa, pe­ro con­si­guió que ese pe­que­ño lo­gro po­lí­ti­co se con­vir­tie­ra en un sím­bo­lo de una nueva ma­ne­ra de ges­tio­nar y lo hi­zo a tra­vés de un ra­di­cal y con­sis­ten­te tra­ba­jo de re­des so­cia­les, de co­mu­ni­ca­ción política ba­sa­da en ges­tos y ge­ne­rar emo­cio­nes po­si­ti­vas al­re­de­dor de su fi­gu­ra. No di­go que, ade­más, lue­go que fue al­cal­de de San Sal­va­dor no ha­ya he­cho una ges­tión con al­gu­nos re­sul­ta­dos vi­si­bles im­por­tan­tes, sino que no es so­lo eso, es prin­ci­pal­men­te una ha­bi­li­dad pa­ra co­mu­ni­car po­lí­ti­ca­men­te con nue­vas he­rra­mien­tas que los par­ti­dos tra­di­cio­na­les no su­pie­ron igua­lar.

DE CON­CRE­TAR­SE LA VIC­TO­RIA DE BU­KE­LE EN FE­BRE­RO, ¿QUÉ EFEC­TOS TEN­DRÍA?

Es di­fí­cil sa­ber qué sig­ni­fi­ca­rá pa­ra el ma­pa po­lí­ti­co de El Sal­va­dor la lle­ga­da de Bu­ke­le, ha­brá que ver si con él lo que lle­ga es su pro­pio par­ti­do y si ese par­ti­do al­te­ra la ma­ne­ra en la que se en­tien­de la política en el país, o si sim­ple­men­te se con­vier­te en un sus­ti­tu­to del FMLN. Ha­brá que ver si lo que nos ge­ne­ra es una me­sa de tres o sim­ple­men­te un nue­vo bi­par­ti­dis­mo. Yo no soy quien tie­ne que de­cir­lo, lo di­rá el tiem­po y ha­brá que ver­lo.

¿Y EN CEN­TROA­MÉ­RI­CA?

En la re­gión, no hay diá­lo­go en­tre los pre­si­den­tes, no hay un pro­yec­to co­mún cen­troa­me­ri­cano por­que en reali­dad nin­guno de los ac­tua­les pre­si­den­tes, y es­toy de­jan­do fue­ra a Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má que siem­pre han lle­va­do un rit­mo dis­tin­to, nin­guno tie­ne, creo, le­gi­ti­mi­dad in­ter­na­cio­nal. Evi­den­te­men­te, Daniel Or­te­ga tie­ne preo­cu­pa­cio­nes e in­tere­ses que no tie­nen na­da que ver con el res­to de Cen­troa­mé­ri­ca. En Gua­te­ma­la, lo que tenemos es un pul­so ins­ti­tu­cio­nal de Jimmy Mo­ra­les, no con la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad (Ci­cig), sino, la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad en un pul­so por de­rri­bar es­truc­tu­ras de co­rrup­ción en un país en el cual el presidente de la Re­pú­bli­ca se es­tá po­si­cio­nan­do del la­do de la co­rrup­ción cla­ra­men­te, del la­do del “sta­tu quo”, pre­ser­var no so­lo a per­so­nas, sino, una ma­ne­ra de fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do que es co­rrup­ta. En Hon­du­ras, vi­ni­mos de muchos años de un sis­te­ma que no es pre­ci­sa­men­te trans­pa­ren­te; pa­re­ce que lo he­mos ol­vi­da­do, pe­ro ha­ce po­co más de un año hu­bo un frau­de elec­to­ral con el cual se re­eli­gió Juan Or­lan­do Her­nán­dez. Pa­re­ce un mal me­nor com­pa­ra­do con lo que es­tá pa­san­do en Ni­ca­ra­gua. En ese sen­ti­do, creo que Na­yib Bu­ke­le no sé si va a tra­tar de ge­ne­rar al­gún im­pac­to o no en la re­gión. A mí me pa­re­ce que si si­gue la lí­nea de lo que es­tá su­ce­dien­do, lo que va­mos a te­ner es un presidente que va a ha­cer una ges­tión lo­cal o ra­cio­nal; no son bue­nos tiem­pos pa­ra pen­sar en Cen­troa­mé­ri­ca co­mo re­gión, por des­gra­cia.

¿CÓ­MO IN­TER­PRE­TA LO QUE ES­TÁ SU­CE­DIEN­DO EN NI­CA­RA­GUA?

En Ni­ca­ra­gua se han ido re­du­cien­do es­pa­cios, o ha ha­bi­do un es­fuer­zo sis­te­má­ti­co des­de las au­to­ri­da­des del Go­bierno pa­ra ce­rrar es­pa­cios, pa­ra cas­ti­gar la di­si­den­cia, pa­ra anu­lar la de­nun­cia y el de­ba­te. Ma­ni­fes­tar­se en las ca­lles en sí es un ac­to de li­ber­tad de ex­pre­sión; ya en abril y ma­yo la bru­ta­li­dad con la cual re­pri­mie­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes. Más allá de la po­si­ción en la que uno pue­da es­tar, den­tro o fue­ra de Ni­ca­ra­gua, en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos o en tér­mi­nos de va­lo­ra­ción del go­bierno de Daniel Or­te­ga, lo que es evidente es que el Go­bierno lo que ha he­cho es ce­rrar es­pa­cios, ata­car a cual­quier di­si­den­te, cual­quier cues­tio­na­mien­to. Los alla­na­mien­tos, las ame­na­zas, los ata­ques a pe­rio­dis­tas del úl­ti­mo mes del año 2018 y en es­te arran­que de 2019, lo que ha­cen es con­fir­mar lo que se veía du­ran­te to­do el año pasado; así que en Ni­ca­ra­gua no hay aho­ra mis­mo es­pa­cios de­mo­crá­ti­cos pa­ra el ejer­ci­cio del periodismo. Las au­to­ri­da­des no res­pe­tan el ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co de la li­ber­tad de ex­pre­sión.

¿PU­DO APRE­CIAR EL DES­PLIE­GUE PO­LI­CIAL AL­RE­DE­DOR DEL SI­TIO DON­DE SE ES­TA­BA DESA­RRO­LLAN­DO LA PRE­MIA­CIÓN?

Lo te­rro­rí­fi­co de lo que ha su­ce­di­do en Ni­ca­ra­gua en los úl­ti­mos me­ses, es que to­das las lí­neas ro­jas que po­día­mos ima­gi­nar que exis­tían se han cru­za­do, ya sea por res­pe­to a cier­tos prin­ci­pios o por ló­gi­ca política, por cálcu­lo po­lí­ti­co. Creo que cuan­do vi­mos en la mar­cha del Día de la Ma­dre el efec­to de dis­pa­ros de fran­co­ti­ra­do­res, fue un des­per­tar a ba­rre­ras que na­die pen­só que se iban a su­pe­rar y que se su­pe­raron muy rá­pi­do en la re­pre­sión. El alla­na­mien­to de me­dios fue una ba­rre­ra que se pen­só, aun­que fue­ra por man­te­ner cier­tas apa­rien­cias, no se iba a su­pe­rar y se hi­zo. La ex­pul­sión de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, es una ba­rre­ra que en cier­to mo­men­to se pu­do pen­sar que no se iba a su­pe­rar y ya se su­peró; en ese sen­ti­do, lo te­rro­rí­fi­co de lo que es­tá su­ce­dien­do es que pa­re­ce que ya no hay lí­mi­tes, que la Po­li­cía, los gru­pos ar­ma­dos pa­ra­po­li­cia­les que es­tán ope­ran­do, no tie­nen lí­mi­te, y esa es par­te de la es­tra­te­gia de te­rror que tra­ta de pa­ra­li­zar a la so­cie­dad.

JO­SÉ LUIS SANZ, DI­REC­TOR DEL PE­RIÓ­DI­CO DI­GI­TAL EL FA­RO, DE EL SAL­VA­DOR.

JO­SÉ LUIS SANZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.