«El amor me ins­pi­ró a for­mar una fa­mi­lia. La ex­pe­rien­cia de la ma­ter­ni­dad ha si­do ma­ra­vi­llo­sa»

Hola Nicaragua - - Portada - Tex­to y pro­duc­ción: FÁTIMA ARELLANO. Fo­to­gra­fias: ALÍ ROCHA ESLAQUIT. Ves­tua­rio y ac­ce­so­rios: TIEN­DA PA­LO RO­SA. Pei­na­do: CAR­LOS CORRALES, MAX SA­LÓN Ma­qui­lla­je: HA­RRI­SON MER­CA­DO MAX SA­LÓN

—Con tus can­cio­nes, sien­do can­tau­to­ra, ¿qué de­seas trans­mi­tir?

—Qui­sie­ra que mis le­tras se dis­fru­ten así co­mo yo dis­fru­to leer a los de­más. Qui­sie­ra que la per­so­na que me es­cu­cha se iden­ti­fi­que con mis ex­pe­rien­cias y así ha­ga­mos un puen­te que eli­mi­ne di­fe­ren­cias y acen­túe si­mi­li­tu­des. Sien­to que el mun­do se­ría un lu­gar más ar­mo­nio­so si nos es­cu­chá­ra­mos los unos a los otros.

—¿Qué los lle­vó a vi­vir en Es­ta­dos Uni­dos?

—Mi ma­ri­do es es­ta­dou­ni­den­se y nos mu­da­mos por­que él que­ría re­gre­sar a su país. Por el mo­men­to vi­vi­mos allá y vi­si­ta­mos Ni­ca­ra­gua de va­ca­cio­nes. Pe­ro pa­ra mí Ni­ca­ra­gua siem­pre se­rá mi ho­gar y los de­más si­tios tem­po­ra­les. Ve­re­mos lo que pa­sa­rá más ade­lan­te. Has­ta el mo­men­to, vi­vir en Portland es­tá bien, nos gus­ta la ciu­dad y nos gus­ta ha­ber sa­li­do de nues­tra zo­na de con­fort.

—Fi­jo pa­ra Na­vi­dad. De vez en cuan­do pa­ra el ve­rano o fies­tas pa­trias.

—¿Ca­da cuán­to vi­si­tan Ni­ca­ra­gua?

—¿Có­mo es tu vi­da allá, si­gues can­tan­do y ha­cien­do mú­si­ca?

—Sí, la mú­si­ca es a lo que me de­di­co. Ten­go una ban­da de mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal y psi­co­dé­li­ca, pe­ro tu­ve que sus­pen­der mis pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo por­que de­ci­dí de­di­car­me a mi hi­jo y a mi fa­mi­lia por el tiem­po ne­ce­sa­rio. Ade­más de mú­si­ca y com­po­si­to­ra, soy pro­fe­so­ra de piano y ha­go co­la­bo­ra­cio­nes con otros músicos pa­ra jin­gles. Aca­bo de apli­car pa­ra un tra­ba­jo co­mo com­po­si­to­ra pa­ra una pro­duc­to­ra de sound­tracks de pe­lí­cu­las. ¡Cru­ce­mos los de­dos por­que ese es mi tra­ba­jo ideal!

—¿Qué ac­ti­vi­da­des sue­len ha­cer co­mo pa­re­ja, y aho­ra co­mo pa­dres?

—Nos gus­ta mu­cho sa­lir a ca­mi­nar al par­que y aga­rra­dos de la mano con­ver­sar so­bre lo que hi­ci­mos esa se­ma­na. Tam­bién dis­fru­ta­mos mu­cho del cine y los con­cier­tos. Aho­ra con Mar­cus nos gus­ta mu­cho pla­ti­car­le jun­tos, dar­le mu­chos be­sos y ju­gar con él.

—¿Có­mo han pen­sa­do edu­car al be­bé, qué desean in­cul­car­le?

—Desea­mos que sea su pro­pia per­so­na y que no ten­ga mie­do de ser él mis­mo. Desea­mos que sea un hom­bre ho­nes­to, hon­ra­do, tra­ba­ja­dor, ge­ne­ro­so y leal.

—¿Te gus­ta­ría que tu hi­jo si­guie­ra tus pa­sos mu­si­ca­les?

—Yo es­pe­ro que dis­fru­te la mú­si­ca. Si quie­re to­car un ins­tru­men­to en­ton­ces ge­nial y si pre­fie­re co­lec­cio­nar dis­cos, tam­bién se­ría in­creí­ble.

¿Y más hi­jos a fu­tu­ro, cuan­do Mar­cus es­té gran­de?

Mmm, pue­de ser… Ahí ve­re­mos.

Aun­que no re­si­de en Ni­ca­ra­gua, Cla­ra man­tie­ne sus raí­ces muy pre­sen­tes, «Vi­si­ta­mos mi ho­gar en las va­ca­cio­nes

y en Na­vi­dad»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.