ALEX CUA­DRA

Hola Nicaragua - - News - Tex­to: BYANKA NAR­VÁEZ

Aman­te de los ma­ra­to­nes, su fa­mi­lia y la avia­ción

SE DES­CRI­BE así mis­mo co­mo una per­so­na “pi­ca­ra y ale­gre”, en don­de su vi­da se di­vi­de en­tre su fa­mi­lia, sus mas­co­tas (es de­cir sus

dos hi­jos ma­yo­res) su tra­ba­jo y los de­por­tes. Na­ció en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, pe­ro la vi­da lo tra­jo de re­gre­so al país en don­de es­tán sus raí­ces ci­men­ta­das, co­mo lo es Ni­ca­ra­gua. En tie­rras pi­no­le­ras no solo en­con­tró el amor, sino el tra­ba­jo de sus sue­ños li­ga­do al ex­cep­cio­nal mun­do de los avio­nes. Cua­dra, quien a sus 28 años des­cu­brió su fas­ci­na­ción por las “co­rri­das” aho­ra has­ta par­ti­ci­pa en ma­ra­to­nes con su pre­cio­so pe­rro

“Beck­ham” y ya has­ta com­pró un co­che­ci­to ade­cua­do pa­ra que su be­bé lo acom­pa­ñe. Es­ta es su his­to­ria: —¿Cuál es ese re­cuer­do que te lle­na de sen­ti­mien­to?

—Al­go que me lle­ne de sen­ti­mien­to es la vi­da con mi abue­la ma­ter­na, mi abue­la “Ti­ta” cuan­do es­ta­ba chi­qui­to. Tam­bién con mi tío Ál­va­ro, am­bos mu­rie­ron cuan­do es­ta­ban bas­tan­tes jó­ve­nes, en­ton­ces el po­co tiem­po que pa­se con ellos es es­pe­cial. Mi ma­má, mis tíos, to­da la fa­mi­lia uni­da an­tes que ellos des­gra­cia­da­men­te fa­lle­cie­ran cuan­do te­nía 19 años, Son los tiem­pos más año­ra­dos.

—¿Siem­pre has es­ta­do in­mer­so en los de­por­tes?

—He pa­sa­do por di­fe­ren­tes eta­pas, des­de cha­va­lo siem­pre me gus­tó el de­por­te, siem­pre me gus­tó ob­via­men­te el re­creo, no solo por­que era el mo­men­to en que no te­nía­mos que es­tar en­ce­rra­dos en las cla­ses, sino que me gus­ta­ba cuan­do ju­gá­ba­mos Kick­ball, Me gus­ta­ba cuan­do ju­gá­ba­mos basket, ju­gar Hand­ball en el re­creo, ju­gar a la ho­ra del al­muer­zo, to­do lo que se pu­die­ra ju­gar. En se­cun­da­ria ar­ma­mos el equi­po, del co­le­gio, el co­le­gio nun­ca ha­bía te­ni­do equi­po, era un co­le­gio pe­que­ño en el que es­tu­die y lo­gra­mos ser cam­peo­nes de la ciu­dad. —¿Cuán­do na­ce la pa­sión por las “co­rri­das”?

—Igual cuan­do es­ta­ba en los 20 tem­pra­ne­ros co­men­cé a co­rrer un po­co, ha­cía el gim­na­sio, to­do por tra­tar de ba­jar de pe­so y man­te­ner­me, por lo me­nos la ima­gen pe­ro tam­po­co fue al­go con­cre­to. Ya más o me­nos a los 28 y 29 fue que me me­tí aquí en Ni­ca­ra­gua ya di­rec­ta­men­te a la bi­ci­cle­ta pri­me­ro y me gus­tó mu­cho la bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña y des­pués me me­tí en la co­rri­da co­mo pa­ra pro­bar­me, por ac­ci­den­te un día sa­lí co­rrien­do y vi que po­día, y me arries­gue a ir a un club que me lla­ma­ba la aten­ción y em­pe­cé a co­rrer con ellos y aho­ra es una de mis fas­ci­na­cio­nes más gran­des, uno de mis amo­res más gran­des co­rrer, ¡Me en­can­ta! —¿Có­mo ca­ta­lo­gas es­te de­por­te en tu vi­da?

—Es 100% par­te de mi mun­do, y de mi fa­mi­lia. Ya en las va­ca­cio­nes ya no se pla­nean en ba­se va­mos a ir a la pla­ya por tal co­sa, sino nor­mal­men­te va­mos a ir a aho­rrar to­do el año pa­ra ir a tal lu­gar, en es­te ca­so voy al ma­ra­tón de Chica­go. Ya al­re­de­dor de eso mi fa­mi­lia me apo­ya, no so­la­men­te pa­ra ir a aplau­dir, sino pa­ra la pre­pa­ra­ción. El apo­yo de que si lo po­de­mos ha­cer jun­tos, en­ton­ces si in­fluen­cia. —Tu ga­to “Cha­pa­rro” y tu pe­rro “Beck­ham” son con­si­de­ra­dos en tu ho­gar co­mo los hi­jos ma­yo­res, ¿Cuál es la his­to­ria de­trás de ellos? —Mi fa­mi­lia de to­da la vi­da ha si­do ga­te­ra, so­mos unos fa­ná­ti­cos de los ga­tos y yo tam­bién, sin du­da. La ver­dad que mi ga­to que se lla­ma Cha­pa­rro, yo lo en­con­tré en Mia­mi, más bien él me en­con­tró a mí en Mia­mi en una vi­si­ta. Cuan­do vi­ví en Los Án­ge­les, me lo lle­vé allá, vi­vió con­mi­go allá un par de años, des­pués vi­vió en Ma­na­gua co­mo en cua­tro ca­sas, vi­vió en Ri­vas, aho­ra vi­ve con­mi­go en To­la. Mi ga­to tie­ne 13 años ya, es sú­per atlé­ti­co, ahí es­tá con­mi­go, ese es mi hi­jo ma­yor y Beck­ham (el pe­rro con­sen­ti­do de la fa­mi­lia) quien aho­ra tie­ne cin­co años…Lle­gó a la fa­mi­lia y es un hi­jo más. Nun­ca pen­sé que iba a te­ner tan­to amor por un pe­rro, pe­ro él es co­mo lo cria­mos, es un pe­rro in­men­so, sú­per ca­ri­ño­so, lo más de­di­ca­do, in­clu­so con el ni­ño se no­ta que es tan de­di­ca­do a su fa­mi­lia, tan amo­ro­so, que va­le la pe­na y se ha ga­na­do los co­ra­zo­nes de los dos. —¿Cuál es tu ma­yor sue­ño?

—Siem­pre he si­do fa­ná­ti­co de la avia­ción, y co­me­tí un gra­ve error al no es­tu­diar­lo, no ser pi­lo­to. Aun­que gra­ve error lo di­go por­que hu­bie­se si­do el 100% de mi tiem­po. Aho­ra lo es­toy ha­cien­do, ya que tra­ba­jo en es­to, me fas­ci­na, pe­ro tal vez me hu­bie­ra de­di­ca­do 100% a la avia­ción. Al fi­nal me fui por al­go ge­né­ri­co que fue la ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, no sé por­que… De­fi­ni­ti­va­men­te mi co­ra­zón es­tá en la avia­ción. —A pe­sar de que es­tu­dias­te acá, te de­ci­dis­te re­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué te mo­ti­vó a re­gre­sar a Ni­ca­ra­gua? —Ca­li­for­nia en sí es un es­ta­do bien con­tra­dic­to­rio, bien li­be­ral en unas co­sas y bien con­ser­va­dor en otras. Pa­ra mi gus­to cul­tu­ral­men­te no te­nía mu­cho sen­ti­do y Ni­ca­ra­gua es un país don­de se es­tán desa­rro­llan­do mu­chí­si­mas op­cio­nes, eco­nó­mi­cas, don­de hay cre­ci­mien­to en tu­ris­mo, en don­de la es­ta­bi­li­dad ma­cro eco­nó­mi­ca… Tam­bién una de las co­sas que nun­ca fa­lla en el ni­ca­ra­güen­se es en el ca­lor hu­mano de su fa­mi­lia y sus ami­gos. Ten­go la mi­tad de mi fa­mi­lia en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro pue­do de­cir que el ca­lor y el amor que ten­go en Ni­ca­ra­gua, es al­go que es im­po­si­ble de com­pa­rar, era al­go que ne­ce­si­ta­ba. —¿Có­mo de­ci­dis­te re­gre­sar a Ni­ca­ra­gua?

—Me vi­ne ma­ne­jan­do mi ca­rro des­de allá, y me vi­ne a em­pe­zar mi vi­da de vuel­ta… Ma­ne­já­ba­mos día y no­che, cuan­do des­can­sá­ba­mos no des­can­sá­ba­mos mu­cho por­que sa­lía­mos a co­no­cer las ciu­da­des. Nos pa­ra­mos en lu­ga­res que no pen­sá­ba­mos co­no­cer. Lo hi­ci­mos en cua­tro días y me­dios, fue una lo­cu­ra, la gen­te, nor­mal­men­te ha­ce eso en una se­ma­na o más, pe­ro no­so­tros es­tá­ba­mos ma­ne­jan­do por lo me­nos 16 ho­ras al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.