GA­BRIE­LA SO­LÍS Y LESTER PEREIRA

Los em­pre­sa­rios com­par­tie­ron un día lleno de sor­pre­sas jun­to a sus más de 500 in­vi­ta­dos de to­da Amé­ri­ca Cen­tral EN­TRE­LA­ZAN SUS CA­MI­NOS CON UNA RO­MÁN­TI­CA BO­DA EN SAN JOSÉ

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: MAURICIO MON­GE/ SO­FÍA MÉN­DEZ

«To­da la no­che es­tu­vo lle­na de anéc­do­tas di­ver­ti­das y mu­chas sor­pre­sas. Los in­vi­ta­dos te­nían nue­vas ex­pec­ta­ti­vas de lo que ve­nía. ¡Es­ta­ban sú­per fe­li­ces!»

ES DI­FÍ­CIL de ima­gi­nar una bo­da más lle­na de sor­pre­sas y anéc­do­tas. La emo­ción de la ce­re­mo­nia, 500 in­vi­ta­dos de to­do el mun­do reuni­dos en una no­che má­gi­ca, el cui­da­do en los de­ta­lles, mi­les de mo­men­tos di­ver­ti­dos, una pues­ta en es­ce­na es­pec­ta­cu­lar y el de­rro­che de amor por par­te de los no­vios fue­ron los in­gre­dien­tes se­cre­tos pa­ra lo­grar el ma­tri­mo­nio del año en el país. Le pu­sie­ron su se­llo, su per­so­na­li­dad y su al­ma. Ha­bla­mos de la em­pre­sa­ria Ga­brie­la So­lís (Gru­po San­ta Fe) y el amor de su vi­da, el jo­ven ni­ca­ra­güen­se, Lester Pereira. Su bo­da, ce­le­bra­da el pa­sa­do 16 de di­ciem­bre, po­dría­mos ca­ta­lo­gar­la co­mo una jor­na­da in­ten­sa de ac­ti­vi­da­des de ex­ce­len­te gus­to y tra­di­ción. La ce­re­mo­nia re­li­gio­sa ini­ció a eso de las tres de la tar­de en la Igle­sia de San­ta Ana, pa­ra pos­te­rior­men­te con­ti­nuar con la ce­le­bra­ción en la Ha­cien­da Mon­te­mar, en las mon­ta­ñas de Ca­rri­zal de Ala­jue­la. La fies­ta ex­tra­or­di­na­ria fies­ta in­clu­yó un es­pec­tácu­lo de fla­men­co, un show con ca­ba­llos de pu­ra ra­za es­pa­ño­la, con­cier­to con la Big Band, bai­le con el fa­mo­so gru­po Ex­pres­so, un car­na­val ga­lác­ti­co ins­pi­ra­do en el éxi­to ta­qui­lle­ro Star Wars, ci­ma­rro­na y pa­ra se­llar con bro­che de oro, las mez­las del Dj Jür­gen Dör­sam. ¡HO­LA! te trae to­dos los de­ta­lles del ro­mán­ti­co ma­tri­mo­nio y las más be­llas fo­to­gra­fías de es­te gran día.

—Cuén­ta­nos so­bre el día de tu bo­da.

—Fue el 16 de di­ciem­bre y gra­cias a Dios to­do sa­lió co­mo lo pla­nea­mos.

—¡La ce­re­mo­nia fue muy emo­ti­va! ¿Có­mo la vi­vis­te?

—La ce­re­mo­nia fue lo más im­por­tan­te pa­ra Lester y pa­ra mí. ¡La vi­vi­mos al má­xi­mo! El tiem­po se nos pa­só muy rá­pi­do, por­que fue muy bien di­rec­cio­na­da con men­sa­jes muy gra­ti­fi­can­tes, lin­dos, ne­ce­sa­rios y po­si­ti­vos. Tu­vi­mos la ben­di­ción de que nues­tro ma­tri­mo­nio fue­ra rea­li­za­do por dos sa­cer­do­tes, es de­cir, fue con­ce­le­bra­do, lo cual fue muy es­pe­cial y úni­co. Me­dian­te ellos, re­ci­bi­mos mu­chas pa­la­bras que real­men­te nos lle­na­ron de ben­di­ción, no so­lo a no­so­tros sino a to­das las per­so­nas que nos acom­pa­ña­ron en es­te día tan es­pe­cial, pa­ra es­ta nue­va eta­pa que es­ta­mos ini­cian­do.

—¿Tie­nes al­gu­nas anéc­do­tas di­ver­ti­das so­bre ese día?

«Los pla­nes a fu­tu­ro son for­mar una fa­mi­lia si Dios nos lo per­mi­te y cuan­do Él nos de esa ben­di­ción»

«Nos acom­pa­ña­ron apro­xi­ma­da­men­te 500 per­so­nas. En­tre ellos, por su­pues­to fa­mi­lia muy cer­ca­na que se des­pla­za­ron de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, co­mo Ni­ca­ra­gua, Es­pa­ña, Ecua­dor y Es­ta­dos Uni­dos»

En reali­dad, to­da la no­che es­tu­vo lle­na de anéc­do­tas di­ver­ti­das, no hu­bo una en es­pe­cí­fi­co que fue­ra dis­tin­ta. Hu­bo mu­chas sor­pre­sas pa­ra to­dos los in­vi­ta­dos, en­ton­ces al­go que nos cau­ti­vó bas­tan­te fue que sor­pre­sa tras sor­pre­sa, las per­so­nas te­nían nue­vas ex­pec­ta­ti­vas de lo que ve­nía. ¡Es­ta­ban sú­per fe­li­ces!

—Dis­fru­tas­te de es­te día jun­to a mu­chos se­res que­ri­dos. ¿Cuán­tos in­vi­ta­dos fue­ron?

—Nos acom­pa­ña­ron apro­xi­ma­da­men­te 500 per­so­nas. En­tre ellos, por su­pues­to fa­mi­lia muy cer­ca­na que se des­pla­za­ron de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, co­mo Ni­ca­ra­gua, Es­pa­ña, Ecua­dor y Es­ta­dos Uni­dos.

—Hu­bo un show es­pec­ta­cu­lar, que ade­más fue muy es­pe­cial…

—Sí, al ini­cio de la re­cep­ción, se sor­pren­dió a los in­vi­ta­dos con un show de ca­ba­llos que es­ta­ba acom­pa­ña­do de un equi­po de fla­men­co. Es­te fue un re­ga­lo de bo­das de un gran ami­go de mis pa­dres. Fue muy ori­gi­nal. Yo bai­lo fla­men­co, en­ton­ces que­ría com­bi­nar un po­co lo que a mí me apa­sio­na con los ca­ba­llos, que son dos in­gre­dien­tes que van de la mano.

—¡El mon­ta­je del lu­gar y la lo­gís­ti­ca im­pre­sio­na­ron a to­dos!

—Gra­cias a Dios to­do sa­lió co­mo lo pla­nea­do. Yo es­ta­ba sú­per con­fia­da en el ex­ce­len­te equi­po deMFC pro­duc­cio­nes, li­de­ra­do por Ma­ría Fer­nan­da Castro, por­que te­ne­mos mu­chí­si­mos años de tra­ba­jar jun­tas en di­fe­ren­tes even­tos y otras bo­das de mis her­ma­nos; en­ton­ces, yo es­ta­ba sú­per tran­qui­la, no me es­tre­sé en nin­gún mo­men­to. El mon­ta­je pa­ra­la bo­da du­ró 9 días. To­do se cons­tru­yó des­de 0, na­da es­ta­ba he­cho. Fue un tra­ba­jo sú­per ar­duo, don­de tra­ba­ja­ron más de 200 co­la­bo­ra­do­res. Re­qui­rió de mu­cho es­fuer­zo, pe­ro siem­pre es­tu­ve en ma­nos de Dios y el me­jor equi­po que pu­de ha­ber en­con­tra­do.

—Los in­vi­ta­dos se dis­tri­bu­ye­ron en me­sas o zo­nas loun­ge. ¿A qué se de­be es­te con­cep­to tan innovador?

—Efec­ti­va­men­te, es­tu­vie­ron así dis­tri­bui­dos por­que siem­pre me gus­ta rea­li­zar las co­sas ori­gi­na­les y con un con­cep­to innovador. No me gus­ta la mo­no­to­nía. Que­ría­mos te­ner di­fe­ren­tes áreas pa­ra di­fe­ren­tes ti­pos de per­so­nas. Es im­por­tan­te des­ta­car que las me­sas te li­mi­tan un po­co la can­ti­dad de per­so­nas, mien­tras que en las zo­nas loun­ge po­dés ex­pan­dir­te un po­qui­to más y ge­ne­rar más in­te­gri­dad en los gru­pos que que­rés rea­li­zar. Esa

fue la in­ten­ción prin­ci­pal pa­ra ha­cer esa com­bi­na­ción de loun­ge y me­sas.

—¿Quié­nes es­tu­vie­ron a car­go de la mú­si­ca?

—En la ce­re­mo­nia, tu­vi­mos una ca­me­ra­ta. A mí me en­can­tan los vio­li­nes, en­ton­ces ob­via­men­te que­ría al­go así bien ce­les­tial. En la re­cep­ción, tu­vi­mos tres ti­pos de gru­pos. So­mos fa­ná­ti­cos de la Big Band des­de ha­ce mu­chí­si­mos años. Nos en­can­ta y nun­ca nos pue­de fal­tar, en­ton­ces ellos es­tu­vie­ron pre­sen­tes. Ex­pres­so es un gru­po que co­noz­co ha­ce mu­cho tiem­po y me gus­ta el di­na­mis­mo con trans­mi­ten la ener­gía que uno quie­re in­yec­tar en las ce­le­bra­cio­nes. Por úl­ti­mo, Jür­gen Dör­sam ob­via­men­te era una op­ción sú­per bue­na por­que tie­ne un cu­rrí­cu­lum muy in­tere­san­te. Por el ti­po de in­vi­ta­dos que te­nía­mos de gen­te muy jo­ven mez­cla­do con gen­te un po­co ma­yor, que­ría­mos que la mú­si­ca se adap­ta­ra y él era el dj ade­cua­do.

—¡El car­na­val fue de Star Wars! ¿Por qué?

—Lester es fa­ná­ti­co y co­lec­cio­nis­ta de Star Wars. Que­ría­mos sor­pren­der­lo con al­go muy per­so­na­li­za­do

«En la ce­re­mo­nia, tu­vi­mos una ca­me­ra­ta. A mí me en­can­tan los vio­li­nes, en­ton­ces ob­via­men­te que­ría al­go así bien ce­les­tial. En la re­cep­ción, tu­vi­mos tres ti­pos de

gru­pos»

y que cau­sa­ra im­pre­sión. De­ci­di­mos que se pre­sen­ta­ra en una ho­ra en don­de la fies­ta es­tu­vie­ra ade­lan­ta­da, pa­ra ha­cer una in­tro­duc­ción sor­pre­sa cor­tan­do la ener­gía y la mú­si­ca, pa­ra lue­go sor­pren­der a to­dos con la mú­si­ca de la Mar­cha Im­pe­rial. Fue un éxi­to.

—¿Y la ci­ma­rro­na?

—A mí no me pue­de fal­tar la ci­ma­rro­na. Es al­go muy tí­pi­co de no­so­tros y me en­can­ta ese ti­po de ale­gría que ge­ne­ra. Ade­más, que­ría­mos en­se­ñar­les a to­das las per­so­nas que no eran cos­ta­rri­cen­ses un po­co de lo que so­mos. To­do el mun­do es­tu­vo muy fe­liz. Des­de que em­pe­zó la fies­ta, has­ta que ter­mi­nó, la pis­ta nun­ca es­tu­vo va­cía y no fue la ex­cep­ción con la Ci­ma­rro­na de Bar­va, que die­ron un es­pec­tácu­lo sú­per lin­do y muy tí­pi­co.

—¿Quién eli­gió la co­mi­da?

—La co­mi­da la ele­gi­mos en­tre el equi­po de MFC Pro­duc­cio­nes, mi ma­má y yo. Que­ría­mos al­go fres­co y ori­gi­nal, en pre­sen­ta­cio­nes di­fe­ren­tes. No que­ría­mos lo tí­pi­co que siem­pre se re­ci­be. Ade­más, que­ría­mos que to­do mun­do siem­pre es­tu­vie­ra co­mien­do. De he­cho, el con­cep­to de la co­mi­da era al­go muy li­ge­ro pe­ro que te sen­tías sa­tis­fe­cho. Des­de que los in­vi­ta­dos in­gre­sa­ron al cóc­tel, has­ta que se fue­ron, siem­pre tu­vie­ron co­mi­da. Hu­bo ce­na, fiam­bres, es­ta­cio­nes de ma­dru­ga­da y bo­cas. Eran in­gre­dien­tes di­fe­ren­tes, que a lo me­jor no son lo que cual­quie­ra ele­gi­ría, pe­ro la com­bi­na­ción que se hi­zo fue muy ex­qui­si­ta.

—¿Dón­de fue su lu­na de miel y por qué eli­gie­ron se lu­gar?

—Tres días an­tes de ca­sar­nos, Lester me di­jo dón­de íba­mos a ir, por­que yo siem­pre le di­je que que­ría que fue­ra sor­pre­sa has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. En­ton­ces, yo nun­ca es­tu­ve en el pro­ce­so de elec­ción o de pre­pa­ra­ción de es­ta par­te. A mí me en­can­tan las sor­pre­sas y sé aguan­tar­me. Él eli­gió Mé­xi­co, un si­tio

que se lla­ma Ma­ya­ko­ba en Quin­ta­na Roo. Es sú­per lin­do, por­que es un lu­gar es­pe­cial pa­ra lu­nas de miel y fue muy emo­ti­vo por­que nun­ca su­pe ab­so­lu­ta­men­te na­da.

—¿Cuá­les son sus pla­nes a fu­tu­ro? ¿Pla­nean te­ner hi­jos?

—Los pla­nes a fu­tu­ro son for­mar una fa­mi­lia si Dios nos lo per­mi­te y cuan­do Él nos de esa ben­di­ción. Ade­más, en un pe­rio­do de 2 años, pla­neo ini­ciar mi maes­tría en Es­ta­dos Uni­dos. Por aho­ra, es­ta­re­mos vi­vien­do en Ni­ca­ra­gua, pe­ro la idea de am­bos es re­gre­sar a vi­vir en Cos­ta Ri­ca.

«Lester es fa­ná­ti­co y co­lec­cio­nis­ta de Star Wars. Que­ría­mos sor­pren­der­lo con al­go muy per­so­na­li­za­do y que cau­sa­ra im­pre­sión. De­ci­di­mos que se pre­sen­ta­ra en una ho­ra en don­de la fies­ta es­tu­vie­ra ade­lan­ta­da»

Gaby y Lester, la ima­gen de la fe­li­ci­dad. Tras la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, que se lle­vó a ca­bo en la Igle­sia de San­ta Ana, Cos­ta Ri­ca, los re­cién ca­sa­dos com­par­tie­ron una ele­gan­te re­cep­ción en la es­pec­ta­cu­lar Ha­cien­da Mon­te­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.