DO­ÑA CO­QUI­TO ESTÁ LI­BRE Y DIS­PUES­TA A SE­GUIR LU­CHAN­DO

La “abuelita van­dá­li­ca”, co­mo es co­no­ci­da en las re­des so­cia­les, re­la­ta có­mo fue su de­ten­ción.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA - URIEL VE­LÁS­QUEZ

Mi­riam del So­co­rro Ma­tus, co­no­ci­da co­mo “do­ña Co­qui­to”, re­la­tó que ofi­cia­les la de­tu­vie­ron con vio­len­cia el do­min­go y quie­nes la re­ci­bie­ron en El Chi­po­te le or­de­na­ron, en reite­ra­das oca­sio­nes, que de­ja­ra de mar­char. Ella se ne­gó to­do el tiem­po y di­jo que se­gui­ría en las ca­lles “por­que es­ta es mi lu­cha y no la voy a de­jar”.

Mi­riam del So­co­rro Ma­tus, co­no­ci­da co­mo “do­ña Co­qui­to”, ja­más ha­bía si­do de­te­ni­da has­ta es­te do­min­go cuan­do se dis­po­nía par­ti­ci­par en una mar­cha con­tra el Go­bierno que sal­dría del sec­tor del mer­ca­do Iván Mon­te­ne­gro, fue vio­len­ta­men­te arres­ta­da por ofi­cia­les de las Fuer- zas Es­pe­cia­les de la Po­li­cía: la to­ma­ron del cue­llo, la ti­ra­ron a la ti­na de una pa­tru­lla y se la lle­va­ron a la cár­cel El Chi­po­te. Ella se des­ma­yó y por un mo­men­to dice que per­dió el co­no­ci­mien­to.

En su con­di­ción de an­cia­na pi­dió com­pa­sión a los uni­for­ma­dos. Es­ta­ba de­so­rien­ta­da y no en­ten­día por qué se la lle­va­ban. Las per­so­nas que pre­sen­cia­ron la de­ten­ción in­ten­ta­ron im­pe­dir­la, pe­ro va­rios an­ti­mo­ti­nes lle­ga­ron a re­for­zar a los agen­tes co­no­ci­dos co­mo “boi­nas rojas”.

No tu­vie­ron com­pa­sión

En­tre las ofen­sas que le de­cían los an­ti­mo­ti­nes y po­li­cías du­ran­te su arres­to es­tán: “Es­ta vie­ja no me­re­ce con­si­de­ra­ción” y “Es­ta es la vie­ja van­dá­li­ca, va de via­je tam­bién”.

“En El Chi­po­te no me tra­ta­ron mal, los que me mal­tra­ta­ron fue­ron los po­li­cías boi­nas rojas que me de­tu­vie­ron. Me aga­rra­ron del cue­llo y co­mo no me pu­de su­bir por mi cuen­ta, por­que ten­go pro­ble­mas en una ro­di­lla, me aven­ta­ron co­mo ani­mal a la pa­tru­lla. Fue una gran in­jus­ti­cia”, na­rró do­ña Co­qui­to.

“Al sen­tir­me de­ma­sia­do opri­mi­da y con do­lor, me des­ma­yé, per­dí el co­no­ci­mien­to por un mo­men­to”, ase­gu­ró tras ser li­be­ra­da.

Jun­to a do­ña Co­qui­to fue de­te­ni­do un hombre y dos mu­je­res más, una de ellas es una re­cu­rren­te par­ti­ci­pan­te de las pro­tes­tas que llega a bai­lar al son de ma­rim­bas con su tra­je fol­cló­ri­co e in­ten­tó evi­tar la de­ten­ción ile­gal de la an­cia­na.

Tras per­ma­ne­cer en El Chi­po­te por más de una ho­ra, do­ña Co­qui­to fue li­be­ra­da jun­to a una de las mu­je­res que fue de­te­ni­da con ella.

“A la se­ño­ra que ves­tía el tra­je fol­cló­ri­co y a mí nos fue­ron a de­jar a nues­tras ca­sas, pe­ro en El Chi­po­te se que­dó un hombre y una mu­jer que lle­ga­ron con no­so­tras”, de­ta­lló.

Asi­mis­mo, do­ña Mi­riam del So­co­rro Ma­tus di­jo que los ofi­cia­les que la de­tu­vie­ron y quie­nes la re­ci­bie­ron en El Chi­po­te le or­de­na­ron en reite­ra­das oca­sio­nes que de­ja­ra de mar­char.

Ella se ne­gó to­do el tiem­po y di­jo que se­gui­ría en las ca­lles “por­que es­ta es mi lu­cha y no la voy a de­jar”. Pen­só que la de­ja­rían de­te­ni­da.

“Co­mo yo les de­cía que no iba de­jar de mar­char, ellos, co­mo molestos, me de­cía que no era para mí y que so­lo me es­ta­ban usan­do. Yo no les hi­ce ca­so y pen­sé que ahí me iban a de­jar me­ti­da. No me im­por­ta­ba si me de­ja­ban pre­sa por­que sa­bía que iba es­tar con las mu­cha­chas que se han lle­va­do y ellas no me iban a de­jar so­la”, ex­pli­có.

La se­ño­ra de 78 años la­men­tó que la Po­li­cía ha im­pe­di­do la rea­li­za­ción de las úl­ti­mas mar­chas con­tra el Go­bierno en Ma­na­gua y la con­ti­nui­dad de las de­ten­cio­nes con­tra ma­ni­fes­tan­tes.

“¿Por qué Da­niel no nos deja mar­char en paz? A ellos no se les per­tur­ba, no se les dice na­da. En cam­bio no­so­tros so­mos ofen­di­dos, agre­di­dos, de­te­ni­dos y has­ta ma­tan. Es­to no pue­de se­guir su­ce­dien­do en es­te país. Man­dar a per­se­guir­nos co­mo si fué­ra­mos de­lin­cuen­tes no es de un pre­si­den­te”, di­jo en­tre lá­gri­mas.

Do­ña Co­qui­to to­mó no­to­rie­dad en­tre los ma­ni­fes­tan­tes opo­si­to­res al Go­bierno, por­que el pa­sa­do 18 de ma­yo re­ga­ló su ven­ta de agua he­la­da en­tre los pro­tes­tan­tes que se en­con­tra­ban en las afue­ras del Se­mi­na­rio de Fá­ti­ma, mien­tras se desa­rro­lla­ba el diá­lo­go na­cio­nal.

De­nun­ció que el pa­sa­do vier­nes sim­pa­ti­zan­tes san­di­nis­tas la ame­na­za­ron con dis­pa­rar­le en los pies para que no si­guie­ra mar­chan­do.

Pe­se a las ame­na­zas dice que na­da la de­ten­drá. “Quie­ro li­ber­tad para Ni­ca­ra­gua. Sien­to el do­lor de las ma­dres y no me gus­tan las in­jus­ti­cias que está su­frien­do es­te pue­blo por eso voy a se­guir”.

“Me con­mue­ve de­ma­sia­do ver llo­rar a las ma­dres y mo­rir a los jó­ve­nes, ese do­lor me lle­va a es­tar en so­li­da­ri­dad con la gen­te. Es ne­ce­sa­rio que el pue­blo vea es­tas in­jus­ti­cias que es­ta­mos pa­san­do. Lo me­jor es que se va­ya él (Da­niel Or­te­ga), ya go­ber­nó bas­tan­te, esa es la paz que es­te pue­blo ne­ce­si­ta”.

|BISMARCK PI­CA­DO

BISMARCK PICAD

Do­ña Mi­riam Ma­tus (do­ña Co­qui­to) jun­to a su hi­ja, Lis­seth Var­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.