DES­CU­BRE LOS TIPS PA­RA REA­LI­ZAR UN VIA­JE SE­GU­RO

Hay ca­sos vi­ra­les de fe­mi­ni­ci­dios con­tra mu­je­res que se van a via­jar so­las. Pe­ro via­jar sin com­pa­ñía no es el pro­ble­ma.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA - LUZ LAN­CHE­ROS

“Eso le pa­sa por no ir con na­die que la acom­pa­ñe” “¿Quién la man­da a ir­se so­la?” “Eso se lo bus­ca­ron”. Co­men­ta­rios in­fa­mes que siem­pre se re­pi­ten an­te ca­sos de mu­je­res ase­si­na­das o vio­la­das so­la­men­te por­que se les ocu­rrió via­jar so­las. An­te ca­sos co­mo el de Ma­ría Tri­ni­dad Ma­tus, jo­ven DJ me­xi­ca­na apo­da­da “Si­re­na”, que via­jó so­la a Cos­ta Ri­ca y ter­mi­nó ase­si­na­da. Tam­bién a Sa­rai Sie­rra, neo­yor­qui­na ase­si­na­da en Tur­quía, o las dos jó­ve­nes ar­gen­ti­nas ase­si­na­das en Mon­ta­ñi­ta, Ecua­dor, el año pa­sa­do. Sí, el mun­do es un lu­gar pe­li­gro­so, don­de to­da­vía hay lu­ga­res que son ve­da­dos pa­ra tu­ris­tas. Pe­ro tam­bién don­de se re­ve­la, en to­do su es­plen­dor, cuán­to afec­ta la vio­len­cia con­tra la mu­jer no so­lo a las lo­ca­les sino a las fo­rá­neas. Por­que el pro­ble­ma no es via­jar so­la: el pro­ble­ma es el ma­chis­mo im­pe­ran­te a ni­vel mun­dial.

Se po­dría de­cir que no so­lo con via­jar a un país hos­til ha­cia las mu­je­res se es in­me­dia­ta­men­te víc­ti­ma po­ten­cial: en to­do la­do pa­sa y no so­lo con mu­je­res que via­jan so­las. En un mun­do don­de el 35% de las mu­je­res han su­fri­do vio­len­cia fí­si­ca y/o se­xual por par­te de su com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal o vio­len­cia se­xual por par­te de una per­so­na dis­tin­ta a su com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal en al­gún mo­men­to de su vi­da (se­gún las úl­ti­mas es­ta­dís­ti­cas de la ONU), nin­gún lu­gar es ex­clui­ble. “He te­ni­do ma­los mo­men­tos cuan­do me han to­ma­do de la bu­fan­da o me han arran­ca­do los au­dí­fo­nos so­lo por­que no que­ría ha­blar con un hom­bre. Me han di­cho un mon­tón de co­sas por­que no que­ría un

guía en Fes (...). Es­ta­ba con hom­bres, no ha­bía di­fe­ren­cia. Tal y co­mo pa­só con las seis mu­je­res es­pa­ño­las que vio­la­ron en Mé­xi­co, iban con hom­bres que fue­ron ata­dos por los agre­so­res. Es­to es lo que me mo­les­ta de es­ta dis­cu­sión: es­tar so­la no es el pro­ble­ma y via­jar afue­ra tam­po­co. El pro­ble­ma es el tra­ta­mien­to ha­cia las mu­je­res y de­be­mos usar es­tos ca­na­les pa­ra ver có­mo lo arre­gla­mos”, ex­pli­ca Jo­di Et­ten­berg, crea­do­ra del blog “Le­gal No­mad y una via­je­ra a ve­ces so­li­ta­ria”.

“Las co­sas ma­las no pue­den ser mi­ti­ga­das, me­nos pla­nea­das. Me han pa­sa­do. Pe­ro lle­vo em­po­de­ran­do a las mu­je­res a via­jar so­las por­que es un ba­lan­ce en­tre ser in­te­li­gen­te y es­tar segura y no su­cum­bir al miedo. No pre­ten­do que no exis­ta ba­se pa­ra el miedo, se­ría irres­pon­sa­ble, pe­ro pa­ra mí, el te­rror ocu­rre tan­to en ca­sa co­mo afue­ra. Y es­truc­tu­rar, de igual for­ma, la con­ver­sa­ción pú­bli­ca so­bre el he­cho de via­jar so­la o cul­par a los paí­ses mu­sul­ma­nes so­lo in­va­li­da un pro­ble­ma que es­tá ocu­rrien­do al­re­de­dor del mun­do”, afir­ma. Y lo que pa­sa le da la ra­zón: el aco­so se­xual es­tá nor­ma­li­za­do en mu­chas so­cie­da­des a ni­vel mun­dial, así co­mo el aco­so ca­lle­je­ro. A las mu­je­res se les cul­pa por su ves­ti­men­ta de las agre­sio­nes

se­xua­les y la jus­ti­cia no ha­ce, en mu­chos paí­ses, na­da por ellas a la ho­ra de en­fren­tar y/o de­nun­ciar a sus agre­so­res.

¿Pa­ñi­tos de agua ti­bia?

Hay Apps co­mo Tour­li­na que te per­mi­ten te­ner a una ami­ga con­fia­ble du­ran­te tu via­je en va­rios paí­ses del mun­do. Asi­mis­mo, hay gru­pos de Fa­ce­book y blogs de mu­je­res so­las que pue­den dar­te va­rios tips pa­ra via­jar có­mo­da y segura. Asi­mis­mo, hay Airbnbs que se es­pe­cia­li­zan en hos­pe­dar a mu­je­res pa­ra tam­bién sen­tir­se a sal­vo. Sin em­bar­go, ¿es es­to su­fi­cien­te? ¿Es es­to so­la­men­te co­mo lo que pa­sa con los va­go­nes ex­clu­si­vos pa­ra

mu­je­res de al­gu­nas ciu­da­des, que no so­lu­cio­nan el pro­ble­ma de raíz? Quién sa­be, pe­ro an­te una ten­den­cia cre­cien­te (con más de tres mi­llo­nes de re­sul­ta­dos en Goo­gle an­te el tér­mino de bús­que­da y so­lo des­de los úl­ti­mos dos años), es ne­ce­sa­rio bus­car al­ter­na­ti­vas a la ho­ra de via­jar. Tan­to co­mo las que se usan pa­ra so­bre­vi­vir en el mis­mo ho­gar, so­bre to­do, sien­do mu­jer y sien­do tan vul­ne­ra­ble, to­da­vía, an­te un ma­chis­mo que afue­ra de su país y aden­tro de su ca­sa quie­re con­su­mir­la.

“... lle­vo em­po­de­ran­do a las mu­je­res a via­jar so­las por­que es un ba­lan­ce en­tre ser in­te­li­gen­te y es­tar segura y no su­cum­bir al miedo” Jo­di Et­ten­berg, crea­do­ra del blog “Le­gal No­mad”.

|ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.