AN­DRÉS CA­LA­MA­RO HA­BLA CON

Su nue­vo dis­co es­tá pró­xi­mo a ver la luz. Mien­tras tan­to, en en­tre­vis­ta con Me­tro, ‘El Salmón’ nos de­jó ver un es­bo­zo de lo que ven­drá, y nos cuen­ta un po­co más de sus Ver­da­des afi­la­das.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA - CA­TA­LI­NA FORERO Me­tro World News

“Los ri­tua­les cam­bia­ron por­que, allá a lo le­jos, prac­ti­ca­mos mu­chas co­sas no del to­do re­co­men­da­bles”. An­drés Ca­la­ma­ro

Al ‘Comandante’ “le so­bró mu­cha le­tra pa­ra es­te dis­co”, que ve­rá pron­to la luz, y del que ya nos dio un pri­mer indicio ha­ce unos días cuan­do re­ve­ló Ver­da­des afi­la­das, una can­ción en la que sue­na al Ca­la­ma­ro de aho­ra, pe­ro tam­bién un po­co al de an­tes, y de la que nos con­tó más a fon­do en es­ta en­tre­vis­ta.

Con es­ta can­ción, que “va a so­nar dos mi­llo­nes de ve­ces”, co­mo él mis­mo di­jo, ‘el Salmón’ ce­le­bra cua­tro dé­ca­das ha­cien­do mú­si­ca, y se re­es­cri­be, una vez más, pa­ra ha­cer­nos sa­ber que el rock en es­pa­ñol es­tá más vi­vo que nun­ca. Ver­da­des afi­la­das

re­mon­ta un po­co a sus raí­ces, sue­na bien roc­ke­ro, e in­clu­so, re­cuer­da en par­te a un dis­co icó­ni­co co­mo Al­ta su­cie­dad, ¿por qué en al­gún mo­men­to se le cru­zó por la men­te dejarla por fue­ra del dis­co? –La can­ción es­tá muy bien. Fue una ex­cen­tri­ci­dad ofre­cer una can­ción atrac­ti­va al sa­cri­fi­cio co­mo misteriosa ofren­da. Es­ta can­ción no so­lo es de esas que al oír­la se que­da so­nan­do en la ca­be­za, sino que es el pri­mer atis­bo que te­ne­mos de lo que se­rá el dis­co. En reali­dad, ¿que tan­to nos mues­tra Ver­da­des afi­la­das de có­mo se­rá es­te nue­vo tra­ba­jo?, ¿a qué qui­so so­nar ‘el Salmón’ en es­te nue­vo álbum? –Es­te dis­co sue­na a cre­ma ca­li­for­nia­na, co­mo ocu­rre con

Ver­da­des afi­la­das y el con­tra­pun­to de gui­ta­rra de Rich Hin­man. Ha­bla de la in­fi­de­li­dad, del ol­vi­do, pe­ro so­bre to­do de esas ver­da­des que las­ti­man… ¿cuál es una de esas ver­da­des que hu­bie­ra pre­fe­ri­do no sa­ber?

–Lo im­por­tan­te es sa­ber a tiem­po… a ve­ces las ver­da­des son inevi­ta­bles… un día te des­pier­tas des­ga­rra­do por el fi­lo de una ver­dad cons­tan­te. A cual­quie­ra le pa­sa.

Du­ran­te sus se­sio­nes de gra­ba­ción en Los Án­ge­les, a don­de vol­vió a ha­cer es­te ejer­ci­cio des­pués de va­rios años, nos de­jó sa­ber que in­clu­so pu­so el des­per­ta­dor pa­ra ir a gra­bar, co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho an­tes. Con tan­tos dis­cos y can­cio­nes, con los años y la ex­pe­rien­cia, ¿cam­bian los ri­tua­les? –In­ten­to ser un sol­da­do al ser­vi­cio

de la gra­ba­ción, que ha­ya buen feed­back con los mú­si­cos y to­dos los que ha­cen el dis­co. Ser fun­cio­nal a una gra­ba­ción y co­la­bo­rar con so­lu­cio­nes e ins­pi­ra­ción. Los ri­tua­les cam­bia­ron por­que, allá a lo le­jos, prac­ti­ca­mos mu­chas co­sas no del to­do re­co­men­da­bles en las gra­ba­cio­nes.

Con­tó con va­rios mú­si­cos im­por­tan­tes y ta­len­to­sos, co­mo Ger­mán Wie­de­mer, Aa­ron Ster­ling, Mark Gol­den­berg y Rich Hin­man, en­tre otros, en es­te dis­co, y gra­ba­ron ca­si to­do con to­mas di­rec­tas, co­mo se han he­cho gran­des ál­bu­mes en la his­to­ria, al­go que nos ha­ce pen­sar que es­te dis­co va a te­ner un re­per­to­rio muy ri­co mu­si­cal­men­te, ¿có­mo fue­ron es­tas se­sio­nes y có­mo se no­tó en las can­cio­nes? –Gra­ba­mos en cua­tro días… el ta­len­to de los mú­si­cos que­dó im­pre­so en ca­da com­pás de la

mú­si­ca del dis­co. Gra­ba­mos dos días con cin­co mú­si­cos, el ter­cer día agre­ga­mos tres vien­tos y el úl­ti­mo día una pe­que­ña or­ques­ta de cá­ma­ra. Y to­do re­sul­to muy bien. Un en­sam­ble to­can­do una can­ción es la for­ma fun­da­men­tal de cons­truir es­te so­ni­do y es­te re­per­to­rio.

A la ho­ra de com­po­ner es­te dis­co, lo hi­zo con un mé­to­do que ha di­cho, es inusual pa­ra us­ted: es­cri­bir pri­me­ro las le­tras y lue­go po­ner­les la mú­si­ca, ¿cuál fue el re­sul­ta­do de ha­ber­le da­do la vuel­ta a ese pro­ce­so y có­mo se re­fle­ja le­trís­ti­ca y mu­si­cal­men­te en el dis­co?

–Es nor­mal es­cri­bir las le­tras pri­me­ro, ma­yor­men­te lle­gan mú­si­ca y le­tra al mis­mo tiem­po. Pe­ro no siem­pre ocu­rre, y es­ta vez es­cri­bi­mos con Ger­mán. Te­ner las le­tras de­be­ría ser una ven­ta­ja.

Di­jo que ya no ha­bla de las mis­mas co­sas que ha­ce unos años… ¿de qué quie­re ha­blar­nos aho­ra el maes­tro Ca­la­ma­ro?

–Amis­tad, gra­ti­tud y res­pe­to. Un po­co de mi­to­lo­gía pro­pia, de­li­rios cris­tia­nos, poesía, vi­vir más tiem­po en el mar que en el puer­to… Re­fe­ren­cias no mu­si­ca­les en la poesía y en la ex­pe­rien­cia sil­ves­tre.

Por me­dio de las re­des so­cia­les de­ci­dió acer­car­nos al pro­ce­so de es­te dis­co y ha da­do en Twit­ter lu­ces de lo que ha es­ta­do pa­san­do en el es­tu­dio de gra­ba­ción, de una ma­ne­ra muy ín­ti­ma, ca­si co­mo si se pu­die­ra es­cu­dri­ñar allá aden­tro… ¿por qué de­ci­dió de­jar­nos en­trar tan de cer­ca?

–Me pa­re­ció al­go bo­ni­to pa­ra com­par­tir. Que no te­nía na­da de ma­lo.

La pro­duc­ción es de Gus­ta­vo Bor­ner, que ha tra­ba­ja­do con una va­rie­dad de ar­tis­tas y es­pec­tácu­los que van des­de Phil Co­llins, Sép­ti­mo Día del Cir­que du So­leil, Plá­ci­do Do­min­go, has­ta Da­nie­la Ro­mo, ¿có­mo se sien­te en el dis­co esa in­fluen­cia tan ecléc­ti­ca que él tra­jo?

–Gus­ta­vo es un ge­nio y eli­gió un di­se­ño de pro­duc­ción pen­san­do en es­tas can­cio­nes. Es­cu­chó nues­tras gra­ba­cio­nes pre­vias y entendió que se po­dían gra­bar con es­ta ca­te­go­ría de mú­si­cos. Afor­tu­na­da­men­te.

Des­de Los Abue­los de la Na­da to­can­do en los bo­li­ches de Pa­ler­mo, Los Ro­drí­guez so­nan­do en las ca­lles de Ma­drid, y su tra­yec­to­ria co­mo so­lis­ta, han si­do 40 años con­vir­tién­do­se en una pie­za fun­da­men­tal de la his­to­ria del rock ibe­roa­me­ri­cano, ¿qué sig­ni­fi­ca eso pa­ra us­ted?, ¿cre­yó al­gu­na vez que iba a lle­gar a ser un ícono?

–Es­ta es mi vi­da. Ni en mis me­jo­res pro­nós­ti­cos pen­sa­ba ser ‘al­guien’ en la cul­tu­ra po­pu­lar de mi con­ti­nen­te. Pe­ro me res­to im­por­tan­cia, hay de­ma­sia­dos ar­tis­tas bue­nos pa­ra con­si­de­rar­me real­men­te icó­ni­co.

¿Có­mo man­te­ner el rock vi­vo en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, en es­tos tiem­pos en los que im­pe­ran otros gé­ne­ros que no pa­re­cen ce­der te­rreno?

–El rock sa­be có­mo man­te­ner­se vi­vo... los que es­cu­cha­mos rock de to­da la vi­da lo sa­be­mos. El rock es invencible.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.