“Do­ña Co­qui­to” de­nun­cia ame­na­zas

Metro (Nicaragua) - - NOTICIAS - RA­FAEL LA­RA

Des­pués de ha­cer pú­bli­ca la de­nun­cia por ase­dio, Mi­riam del So­co­rro Ma­tus (do­ña Co­qui­to), Flor Ra­mí­rez, quien en las ma­ni­fes­ta­cio­nes vis­te de tra­je fol­cló­ri­co azul y blan­co, y el ma­ra­to­nis­ta Alex Vanegas, fue­ron de­te­ni­dos por po­li­cías en las in­me­dia­cio­nes de los se­má­fo­ros de la Asam­blea Na­cio­nal y pos­te­rior­men­te se les pi­dió que cir­cu­la­ran.

A tra­vés de Facebook li­ve rea­li­za­do por Vanegas que­dó plas­ma­do el mo­men­to e in­di­có que un mo­to­ri­za­do de ci­vil les dio se­gui­mien­to y lue­go apa­re­ció una ca­mio­ne­ta blan­ca, sin nin­gún ti­po de sím­bo­lo ins­ti­tu­cio­nal de la cual ba­ja­ron agen­tes po­li­cia­les que re­tu­vie­ron el vehícu­lo en que via­ja­ban.

Se­gún Vanegas, re­cién aca­ba­ban de sa­lir de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de De­re­chos Hu­ma­nos (CPDH), él, do­ña Co­qui­to (78 años), su hi­ja, Flor (63 años) y otra fa­mi­liar, don­de asis­tían a una se­sión con el equi­po de aten­ción si­co­ló­gi­ca de es­ta or­ga­ni­za­ción. De­ci­die­ron ir a al­mor­zar, abor­da­ron a un ta­xi que a dos cua­dras de los se­má­fo­ros de la Asam­blea Na­cio­nal fue de­te­ni­do, a eso de las 3:00 p.m. del lu­nes.

Des­pués de 15 mi­nu­tos una pa­tru­lla, con una vein­te­na de agen­tes an­ti­mo­ti­nes ro­dea­ron el ta­xi y co­men­za­ron a to­mar­les fo­tos al ta­xi y sus pa­sa­je­ros, y les per­mi­tie­ron ir­se.

En la ma­ña­na, do­ña Co­qui­to y Flor Ra­mí­rez ha­bían de­nun­cia­do an­te la CPDH, las agre­sio­nes fí­si­cas y si­co­ló­gi­cas de las que han si­do víc­ti­mas por par­te del Go­bierno y des­pués de pe­dir el ce­se de ese ti­po de hos­ti­ga­mien­to se dio la re­ten­ción mo­men­tá­nea por par­te de la Po­li­cía.

Do­ña Co­qui­to, tem­blo­ro­sa y con un nu­do en la gar­gan­ta re­la­tó que pa­de­ce dia­be­tes e hi­per­ten­sión. “Es­to me tie­ne con mu­cha ten­sión. Cuan­do la po­li­cía me cap­tu­ró yo me des­ma­yé por es­to”. Ella pi­de a los aco­sa­do­res que de­jen de lan­zar im­pro­pe­rios en su con­tra, por mar­char con los co­lo­res de la ban­de­ra de Nicaragua.

A pe­sar del ries­go y de su si­tua­ción de sa­lud, ase­gu­ró que se mantiene firme con su ma­ne­ra de pen­sar. “Es­toy mal, pe­ro no de­ja­re de par­ti­ci­par. Ten­go la li­ber­tad de mar­char y pro­tes­tar. Por mi pa­tria li­bre no me im­por­ta caer pre­sa”, in­di­có la se­ño­ra de ca­si ocho dé­ca­das, quien pi­dió al Go­bierno que de­jen de aco­sar­la, prin­ci­pal­men­te por las re­des, don­de la ame­na­zan, se bur­lan y la de­ni­gran.

Lis­set­te Var­gas Ale­mán, hi­ja de do­ña Co­qui­to, in­di­có que la han afec­ta­do mu­cho por sa­lir a la ca­lle con un go­rri­to y un pa­ñue­lo azul y blan­co. “Ella tie­ne 78 años. A esa gen­te: ¿Qué no re­cuer­da que tam­bién tie­nen ma­dre y abue­la?”, pre­gun­tó a quie­nes la ame­na­zan.

El di­rec­tor de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de De­re­chos Hu­ma­nos, Mar­cos Car­mo­na con­de­nó los ac­tos de tor­tu­ra si­co­ló­gi­ca con­tra do­ña Co­qui­to y Flor. A es­ta úl­ti­ma du­ran­te su de­ten­ción a ma­nos de la po­li­cía fue ame­na­za­da con “des­apa­re­cer­la”.

Do­ña Co­qui­to de­nun­ció agre­sio­nes fí­si­cas. |A PE­REZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.