El otro la­do de la le­ga­li­za­ción: “im­pues­to so­bre el pe­ca­do” y au­to­in­cri­mi­na­ción

Metro (Nicaragua) - - MUNDO - KAR­LA FI­GUE­ROA GON­ZA­LEZ |MWN

El te­ma de la ma­rihua­na en Ca­li­for­nia es uno que ha da­do ron­das por más de 40 años. En 1972 el es­ta­do sos­tu­vo una vo­ta­ción pa­ra la des­pe­na­li­za­ción del can­na­bis. Aun­que en ese mo­men­to la pro­pues­ta no tu­vo éxi­to, en 1996 se es­ta­ble­ció la Ley de Uso Com­pa­si­vo con el 55% de la apro­ba­ción de los vo­tan­tes. Es­to con­vir­tió a Ca­li­for­nia en el pri­mer es­ta­do en le­ga­li­zar el can­na­bis me­di­ci­nal.

En 2010 se vol­vió a vo­tar so­bre la Ley de Re­gu­la­ción, Con­trol e Im­pues­tos del Can­na­bis. El re­sul­ta­do fue de 53,5% en con­tra. Pe­ro en no­viem­bre de 2016 to­do cam­bió cuan­do un 57% vo­tó a fa­vor de la Ley de Con­trol, Re­gu­la­ción e Im­po­si­ción del Uso Adul­to de Ma­rihua­na.

Así lle­ga­ron los im­pues­tos. El gra­va­men fluc­túa en­tre el 22,25% y 24,25%. Los co­mer­cios pa­ga­rán en­tre el 1% y 20% de sus in­gre­sos anua­les. Am­bos im­pues­tos de­pen­de­rán de las re­gu­la­cio­nes del con­da­do don­de se en­cuen­tre. Ade­más, quie­nes se re­gis­tren co­mo agri­cul­to­res de­be­rán pa­gar US$9,25 por on­za que co­se­chen y US$2,75 por el re­si­duo de la hier­ba que se uti­li­za en otros pro­duc­tos. Asi­mis­mo, pa­gan por la su­per­fi­cie de te­rreno don­de plan­ten can­na­bis (la can­ti­dad a pa­gar de­pen­de de la ju­ris­dic­ción en que se en­cuen­tre).

“En es­ta nue­va ley hay un im­pues­to de ven­tas muy com­pli­ca­do. A la ma­rihua­na me­di­ci­nal, por ser pa­ra per­so­nas que es­tán en­fer­mas, no se le pue­de aña­dir im­pues­tos. Pe­ro el can­na­bis re­crea­ti­vo tie­ne lo que se con­si­de­ra un ‘sin tax’, que es el mis­mo que le apli­ca al al­cohol y el ta­ba­co”, di­jo a Me­tro el abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en el te­ma, Ste­wart Ri­chlin.

Un “sin tax” se le apli­ca a to­dos los ar­tícu­los que son con­si­de­ra­dos in­de­sea­bles o da­ñi­nos.

Ri­chlin opi­nó que es­tos im­pues­tos “pue­den lle­var a los usua­rios al mer­ca­do clan­des­tino. Es­to ya que el can­na­bis se­rá muy cos­to­so a la ho­ra de ob­te­ner­lo en una tien­da au­to­ri­za­da. El cos­to pue­de mo­ti­var a mu­chas per­so­nas a ven­der o com­prar ile­gal­men­te. El Go­bierno de­be ha­cer ajus­tes ra­zo­na­bles. En lu­gar de tra­tar de ga­nar tan­to en im­pues­tos, tal vez sea más in­te­li­gen­te ba­jar los ta­xes, así ha­brá me­nos in­cen­ti­vo pa­ra la ac­ti­vi­dad del mer­ca­do sub­te­rrá­neo”. Agre­gó: “No que­re­mos que la gen­te va­ya al mer­ca­do ne­gro pa­ra com­prar ma­rihua­na. Esos ven­de­do­res no pa­gan im­pues­tos, su ma­rihua­na no pa­sa por prue­bas de ca­li­dad, no es­tán re­gu­la­dos y pue­den ven­der­le a me­no­res de edad”.

Por otra par­te, se ha es­ta­ble­ci­do que los im­pues­tos a la ma­rihua­na se­rán re­par­ti­dos: 60% pa­ra pro­gra­mas que se en­fo­quen en el bie­nes­tar y desa­rro­llo de la ju­ven­tud, 20% pa­ra la lim­pie­za del da­ño am­bien­tal, y otro 20% va a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

Asi­mis­mo, ba­jo es­ta ley, los pro­pie­ta­rios de dis­pen­sa­rios que deseen en­trar al mer­ca­do re­crea­cio­nal de­ben te­ner la li­cen­cia “A”. Es­ta per­mi­te la ven­ta pa­ra el “uso de los adul­tos” (re­crea­cio­nal). Ya es­ta­ba es­ta­ble­ci­do que to­dos los dis­pen­sa­rios de­bían pre­sen­tar la li­cen­cia “M” pa­ra ven­der con fi­nes me­di­ci­na­les. Hoy un dis­pen­sa­rio pue­de te­ner una o am­bas.

Sin em­bar­go, el ob­te­ner es­tas li­cen­cias no es tan sen­ci­llo. Pa­ra co­men­zar, se re­quie­re una ta­ri­fa de so­li­ci­tud (no re­em­bol­sa­ble) de US$1.000 por ca­da nue­va apli­ca­ción. Lue­go es­tá el cos­to de la li­cen­cia, que se ba­sa en una es­ca­la mó­vil. Por ejem­plo, cual­quier dis­pen­sa­rio que ge­ne­re de US$0 a US$100.000, pa­ga­rá US$2.000 por la li­cen­cia anual; si ge­ne­ra en­tre US$100.001 - US$500,000, la li­cen­cia cues­ta US$7.500. Y así con­ti­núa cre­cien­do la can­ti­dad has­ta lle­gar a la po­si­bi­li­dad de que un lu­gar ge­ne­re US$10.000,001 o más, en ese ca­so el do­cu­men­to ten­dría un cos­to de US$75.000. A es­to se agre­gan las li­cen­cias de co­mer­cian­tes, la ren­ta del es­ta­ble­ci­mien­to, y otros per­mi­sos.

Por otro la­do, Ri­chlin se­ña­la que la ex­pe­di­ción de la li­cen­cia pa­ra la ven­ta re­crea­cio­nal re­pre­sen­ta una au­to­in­cri­mi­na­ción, lo cual va en con­tra de la Quin­ta en­mien­da de la Cons­ti­tu­ción: “No se obli­ga­rá [a nin­gu­na per­so­na]… en nin­gu­na cau­sa pe­nal a ates­ti­guar con­tra sí mis­ma”.

¿A qué se re­fie­re? Sen­ci­llo: El es­tar obli­ga­do a pa­gar es­tos im­pues­tos y li­cen­cias sir­ve co­mo ad­mi­sión an­te el go­bierno que se es­tá vio­lan­do la ley; crea prue­ba fí­si­ca de es­tar re­la­cio­na­do con una sus­tan­cia que es ile­gal an­te la Ley Fe­de­ral.

“En mi opinión, la ley es­tá mal he­cha… Se creó un nú­me­ro li­mi­ta­do de li­cen­cias dis­po­ni­bles y pu­sie­ron a las per­so­nas una can­ti­dad inusual de tra­bas”, co­men­zó el le­tra­do.

El abo­ga­do ca­li­for­niano di­jo tam­bién que, an­te es­tas nue­vas le­yes, “el con­su­mi­dor se ve muy bien por­que tie­ne más ac­ce­so a la ma­rihua­na en al­gu­nas tien­das mi­no­ris­tas. Pe­ro pa­ra las per­so­nas de la in­dus­tria, es­tas nue­vas re­glas re­pre­sen­tan re­glas in­cri­mi­na­to­rias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.