Dic­tan 90 años de pri­sión por muer­te de po­li­cía

Por dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal, Car­los Bo­ni­lla so­lo es­ta­rá en pri­sión 30 años por ser esa la pe­na má­xi­ma en Nicaragua.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA - ER­NES­TO GAR­CÍA Me­tro Nicaragua.

Car­los Bo­ni­lla, quien ha­bía si­do de­cla­ra­do culpable por los de­li­tos de ase­si­na­to agra­va­do con­tra un agen­te po­li­cial y ase­si­na­to en gra­do de frus­tra­ción con­tra otros cua­tro po­li­cías, fue sen­ten­cia­do ayer a 90 años de cár­cel, sin em­bar­go por dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal, el acu­sa­do so­lo es­ta­rá en pri­sión 30 años por ser esa la pe­na má­xi­ma en Nicaragua.

Car­los Bo­ni­lla, quien la se­ma­na an­te­rior fue de­cla­ra­do culpable por los de­li­tos de ase­si­na­to agra­va­do y ase­si­na­to agra­va­do en gra­do de frus­tra­ción con­tra otros cua­tro po­li­cías fue sen­ten­cia­do a 90 años.

La sen­ten­cia de­ta­lló que los 90 años de cár­cel pa­ra el ma­ni­fes­tan­te opo­si­tor se des­glo­san de la si­guien­te ma­ne­ra: 30 años por el cri­men del po­li­cía Jil­ton Ra­fael Man­za­na­res y 15 años más por ca­da uno de los ase­si­na­tos frustrados en per­jui­cio de igual nú­me­ro de gen­dar­mes.

En la re­so­lu­ción con­de­na­to­ria dic­ta­da por la jue­za Dé­ci­mo Ter­ce­ro Dis­tri­to Pe­nal de Jui­cio de Ma­na­gua, Fátima Rosales, se ex­pli­ca que por dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal, Car­los Bo­ni­lla so­lo es­ta­rá en pri­sión 30 años, por ser esa la pe­na má­xi­ma en Nicaragua.

Reac­cio­nes

Al­ber­to Novoa, el ex­pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, opi­nó que la con­de­na de 90 años de pri­sión pa­ra Bo­ni­lla no tie­ne nin­gu­na im­pli­can­cia le­gal, por­que la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que la pe­na má­xi­ma es de 30 años.

Novoa ex­pli­có que la con­de­na es iló­gi­ca y no tie­ne nin­gu­na im­pli­can­cia le­gal en lo que res­ta del pro­ce­so, “por­que la pe­na má­xi­ma que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción son 30 años y na­die pue­de es­tar más de ese tiem­po pri­va­do de li­ber­tad”, ex­pli­có.

Pa­ra el ex­pe­ri­men­ta­do abo­ga­do pe­na­lis­ta, la con­de­na de 90 años de pri­sión “es tan iló­gi­ca co­mo sen­ten­ciar a una per­so­na a tres pe­nas de muer­te o dos ca­de­nas per­pe­tuas”, co­mo su­ce­de en al­gu­nos ca­sos en Es­ta­dos Uni­dos.

En el Juz­ga­do Ter­ce­ro Dis­tri­to de Jui­cio de la ca­pi­tal, la Fis­ca­lía pi­dió 30 años de pri­sión pa­ra el ma­ni­fes­tan­te an­ti­gu­ber­na­men­tal Jai­me Na­va­rre­te Blan­dón, de­cla­ra­do culpable de ase­si­na­to agra­va­do en per­jui­cio de Ariel Ig­na­cio Vi­vas.

Ariel Vi­vas, quien sien­do ha­bi­tan­te del ba­rrio La Fuen­te an­da­ba qui­tan­do ba­rri­ca­das en el ba­rrio San­ta Ro­sa, mu­rió de ma­ne­ra vio­len­ta el 12 de ju­nio del 2018 cuan­do par­ti­ci­pa­ba con la Po­li­cía en la llamada “ope­ra­ción lim­pie­za” en dis­tin­tos ba­rrios de la zo­na orien­tal de Ma­na­gua.

Pa­ra que Jai­me Na­va­rre­te fue­ra de­cla­ra­do culpable fue­ron de­ter­mi­nan­tes los tes­ti­mo­nios de dos po­li­cías que de­cla­ra­ron cu­brién­do­se el ros­tro con pa­sa­mon­ta­ña y ofre­ci­dos por la Fis­ca­lía co­mo có­di­go uno y dos. Las de­cla­ra­cio­nes de los po­li­cías de­no­mi­na­dos có­di­go uno y dos fue­ron cues­tio­na­das por el abo­ga­do de­fen­sor Roger Al­va­ra­do, quien de­cli­nó par­ti­ci­par en el de­ba­te de la pe­na, por con­si­de­rar in­jus­to el fa­llo dic­ta­do por la jue­za Ro­sa­rio Pe­ral­ta.

“Uno de los po­li­cías en­cu­bier­to di­jo que re­co­no­ce a Jai­me Na­va­rre­te por­que a una dis­tan­cia de 30 me­tros le ob­ser­vó en un bra­zo ta­tua­do el Es­cu­do de Nicaragua; pe­ro yo le mos­tré a la jue­za los bra­zos de mi clien­te y ella a tres me­tros de dis­tan­cia no le mi­ró nin­gún es­cu­do”, ex­pre­só el abo­ga­do Roger Al­va­ra­do.

El po­li­cía có­di­go dos afir­mó ha­ber vis­to a Jai­me Na­va­rre­te dis­pa­rar con un ri­fle que tie­ne mira te­les­có­pi­ca, pe­ro la ofi­cial que hi­zo las in­ves­ti­ga­cio­nes ma­ni­fes­tó que el dis­pa­ro fue he­cho con ar­ma ar­te­sa­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.